« La academia y la igualdad | Portada del Blog | John Bardeen, doble Nobel de física »

El origen de la patata y la ira del mar

    jueves 24.nov.2016    por Pepe Cervera    0 Comentarios

Las patatas se llevan cultivando desde hace al menos 5.400 años según indica un estudio recién publicado en el que arqueólogos estadounidenses han identificado fósiles de patatas domesticadas en utensilios de molienda del antiguo Perú. Hallados en el yacimiento de Jiskairumoko cerca del lago Titicaca, junto a Bolivia, los instrumentos de piedra conservaban en sus poros granos microscópicos de almidón que los investigadores pudieron separar de la roca usando un nuevo método basado en ultrasonidos. Los granos de fécula son diferentes en las patatas cultivadas que en los tubérculos silvestres y de este modo se pudo confirmar que en aquella fecha ya había variedades domesticadas. La aparición de estos granos coincide con una mejora de la calidad de vida de los locales, que pasaron de la caza y la recolección itinerante al cultivo y se establecieron en casas agrupadas en poblados estables; para el año 2000 adC incluso disponían de joyería de oro. Los antiguos peruanos hicieron así un enorme favor a la Humanidad, ya que la patata es uno de los cultivos más extendidos hoy por todo el planeta y uno de los alimentos más valiosos de los que disponemos.

Patates

La ira del mar

El 20 de noviembre de 1820 el ballenero estadounidense Essex estaba en el Pacífico a 3.200 kilómetros de las costas más cercanas cazando cachalotes, muy apreciados en la época por el aceite que se podía extraer de ellos. Se trataba de un combustible fundamental para las lámparas domésticas ya que su llama es brillante y no deja hollín, por lo que se había desarrollado una próspera industria de balleneros en los EE UU, especialmente en la costa noreste de Nueva Inglaterra. Pero aquel día el Essex tuvo mala suerte: se topó con un cachalote macho de considerable tamaño (más de 80 toneladas) que no se tomó a bien las atenciones de los balleneros y contraatacó embistiendo al barco dos veces, con tal fortuna que lo hundió. Los 20 tripulantes se amontonaron en tres botes y pusieron rumbo a Sudamérica, a donde los supervivientes llegaron 83 días después: casi 3 meses a la merced del mar. Sin provisiones, acabaron por comerse los cadáveres de sus compañeros; los tripulantes de uno de los botes acabaron por sortear a quién le tocaría morir para alimentar a los demás. Sólo 5 marineros llegaron a la costa; 3 más se quedaron en una isla y fueron rescatados después. La historia, que fue muy conocida al ser publicada por la prensa una vez rescatados los supervivientes, inspiró a Herman Melville su inmortal novela Moby Dick.

Sección de ciencia en 'Esto me suena' del día 23/11/2016, minuto 41:17

Pepe Cervera   24.nov.2016 08:57    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Pepe Cervera

Bio Retiario

Pepe Cervera es periodista, biólogo y, entre muchas otras cosas, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos. Colabora con diversos medios y es un apasionado de Internet.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios