« El desierto de Lisboa | Portada del Blog | El esquivo origen del placer sexual »

Herramientas vikingas, cementerios de astronaves y Asunción Linares, paleontóloga

    jueves 17.nov.2016    por Pepe Cervera    0 Comentarios

Los vikingos eran feroces y temibles guerreros y magníficos navegantes; construían unos barcos increíblemente prácticos, ligeros, fuertes y capaces de cruzar el océano y a la vez de remontar ríos que podían ser sacados del agua y acarreados por su tripulación con facilidad. Todo el mérito era de sus calafates o carpinteros de ribera, que usaban una técnica de construcción de cascos llamada de tingladillo que permite construir barcos ligeros y resistentes incluso con madera verde, que además no se estropean si se quedan mucho tiempo en seco. Los calafates vikingos eran expertos carpinteros que utilizaban sofisticadas herramientas, cosa que sabemos porque se han encontrado varias cajas de herramientas de esa época, la última en Dinamarca. Las herramientas que usaban aquellos carpinteros eran de hierro y estaban basadas en modelos romanos: la Caja de Mästermyr (imagen) contenía 200 herramientas como varios martillos, un hacha, una azuela, sierras, tijeras, barrenos de diferentes tamaños, limas, punzones, un formón, una gubia, cinceles, una balanza romana, pinzas, cuchillos, tres candados, piezas de cerraduras, llaves... Con ellas construían varios tipos de barcos, entre ellos los langskip (barco largo o Drakkar) que usaban para la guerra y que llevaban entre 40 y 50 guerreros. Con ellos llegaron a Islandia, a Norteamérica (Terranova) y a arrasar ciudades como Sevilla o Pamplona, que alcanzaban subiendo por los ríos.

El cementerio de astronaves

En el sur del océano Pacífico hay un lugar llamado Punto Nemo que es el más alejado de cualquier zona habitada del planeta: las islas más cercanas están deshabitadas y a miles de kilómetros, por lo que es solitario pero por ello perfecto para deshacerse de astronaves sin riesgo para nadie. Más de 150 satélites, fragmentos de cohete y estaciones espaciales (como la soviética Mir) se han estrellado en esta zona, que se calcula está a más de 2.500 kilómetros de la persona más próxima. La NASA decidió sin embargo estrellar el Skylab en un rincón del Índico, y falló; por tanto que algunos fragmentos cayeron en un pueblecito australiano, que multó a la agencia espacial estadounidense por ensuciar. No les habría ocurrido si hubiesen apuntado al Punto Nemo...

Asunción Linares, la primera catedrática de ciencias

La primera mujer que obtuvo una cátedra de ciencias en España en toda su historia, y la segunda en conseguirlo tras la Guerra Civil, fue la paleontóloga Asunción Linares Rodríguez, que ganó la cátedra de Paleontología de Granada en 1961. Leyó la tesis sobre trilobites en 1955 bajo Bermudo Meléndez, uno de los grandes paleontólogos españoles, aunque luego se especializó en ammonites del Jurásico; dirigió 18 tesis doctorales y formó a centenares de paleontólogos y naturalistas. Hay varias especies de trilobites y ammonites que como homenaje llevan su nombre, una honra típica de biólogos y paleontólogos. Murió en 2005. En Granada capital hay una plaza que lleva su nombre (Catedrática Asunción Linares), y algunos colegios en la provincia en homenaje a su carrera.

Sección de ciencia en 'Esto me suena' del día 16/11/2016, a partir del minuto 40:00

Pepe Cervera   17.nov.2016 08:58    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Pepe Cervera

Bio Retiario

Pepe Cervera es periodista, biólogo y, entre muchas otras cosas, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos. Colabora con diversos medios y es un apasionado de Internet.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios