« El universo no está hecho para nosotros | Portada del Blog | Paul Erdős, el matemático sin casa »

El gran intercambio americano y lo peor es no saber

    jueves 19.ene.2017    por Pepe Cervera    0 Comentarios

Hace 3 millones de años, cuando nuestros antepasados ya pululaban por África pero todavía no habían abandonado ese continente, se produjo en el hemisferio occidental un evento fundamental: el nacimiento de Centroamérica al levantarse el Istmo de Panamá. Al aparecer este nuevo pasillo de contacto se produjo un enorme intercambio de faunas y floras entre norteamérica y sudamérica, antes separadas. Desde finales del Cretácico, hace unos 60 m.a. Sudamérica había estado aislada del resto de los continentes, separada y evolucionando por su cuenta como una especie de superaustralia. Y el apodo es relevante, porque la fauna que se desarrollo en aquel continente eran marsupiales: todo un ecosistema de mamíferos diferentes de los del resto del mundo pero con un origen común con los australianos. Apareció así una fauna peculiar, con armadillos carnívoros, perezosos y tortugas gigantes, una versión marsupial del tigre de dientes de sable y otros ejemplos de evolución convergente además de aves incapaces de volar pero con aterradoras capacidades predatorias (apodadas Aves del Terror). Mientras tanto en Norteamérica surgieron líneas evolutivas propias, como por ejemplo la que desarrolló los caballos (aunque luego se extinguieron) además de toda una serie de gigantescos herbívoros, aunque manteniendo contactos con Eurasia con cierto intercambio de faunas (por eso los caballos sobrevivieron, en Eurasia). Cuando hace algo más de 3 m.a. se ponen en contacto estas dos faunas a través del nuevo puente centroamericano se produce una masiva migración bilateral, con extinciones e intercambios de fauna que aún pueden detectarse hoy día. La mayoría de los grandes mamíferos sudamericanos entran en decadencia terminal, y acabarán por extinguirse con la llegada (muy posterior) de los humanos; animales como los pumas o las llamas y alpacas descienden de inmigrantes norteamericanos en el Gran Intercambio. Pero en el norte también hay emigrantes del sur, aunque menos visibles como los armadillos o los Opossums. El Gran Intercambio fue descubierto por Alfred Rusell Wallace y aunque al principio se interpretó como una ‘colonización’ del Sur por faunas norteñas ‘superiores’ hoy se interpreta como un gran ejemplo de lo que ocurre cuando dos faunas diferentes entran por primera vez en contacto: la cosa no es tan unidireccional como parece, y tantos animales hicieron el cruce hacia el norte como hacia el sur como puede verse en la imagen; en verde animales sudamericanos que colonizaron norteamérica; en azul, animales de norteamérica que llegaron a sudamérica.

Great_American_Interchange

No saber es lo peor

¿Qué es peor, recibir una descarga eléctrica seguro, o recibirla quizá? La incertidumbre, el desconocimiento puede causar más desazón incluso que la certeza del dolor según experimentos realizados en EE UU; voluntarios que eran sometidos a pequeñas descargas eléctricas fueron monitorizados para analizar sus respuestas fisiológicas de estrés. Cuando uno sabe que va a recibir una descarga el estrés se dispara, pero curiosamente la reacción es mucho más intensa aún cuando el sujeto no está seguro de si la va a recibir o no; la falta de certidumbre es aún peor que la certeza del castigo. La probabilidad de recibir la descarga es del 50% es la que más estrés causa, mientras que la tensión disminuye cuando las probabilidades tienden a cero (no hay descarga) o a 100% (descarga segura). Es decir que lo peor el mundo no es el dolor, sino no saber si va a llegar o no el dolor: la duda hiere más que el daño mismo. Lo cual explica muchas, casi demasiadas cosas.

Sección de ciencia en 'Esto me suena' del día 18/1/2017, minuto 43:00

Pepe Cervera   19.ene.2017 08:57    

0 Comentarios

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido registrado. Los comentarios no aparecerán hasta que sean aprobados. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Los comentarios están moderados y no estarán visibles hasta que sean aprobados.

Mi comentario

Pepe Cervera

Bio Retiario

Pepe Cervera es periodista, biólogo y, entre muchas otras cosas, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos. Colabora con diversos medios y es un apasionado de Internet.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios