« Cercanía y calidez | Portada del Blog | Retro-family clip »

Transmitir magia

    miércoles 25.nov.2015    por Sarmient Peppers    0 Comentarios

Abordamos el trabajo del realizador Alberto Evangelio, un autor que transita con talento los caminos de la ficción (como director y guionista) pero que también se adentra con audacia en las inquietas aguas del formato videoclip.

Como veremos en la entrevista que nos ha concedido, Alberto hace comulgar con naturalidad lo mainstream y lo experimental, y traslada su propia voz a los diversos proyectos que toca.

Además, no es ajeno a la innovación y coquetea de forma intrépida y atrevida con la interactividad en algunas de sus piezas, por las que ha recibido multitud de premios.

Su reciente videoclip para Robe Iniesta "...Y Rozar Contigo" nos sirve como excusa para hacer un repaso por su obra desde su propia productora Beniwood.

 

 

- Llegas al audiovisual desde la dirección y el guión de ficción. ¿Cómo surge en ti la inquietud por el formato videoclip?

Desde que empecé a realizar mis primeros cortos de suspense con 16 años, sentía que la música jugaba un papel fundamental para transmitir emociones; incluso en ocasiones me ceñía a una canción para realizar el montaje de una secuencia. También me encantaba hacer pruebas montando planos con canciones de los Beatles: asociar imágenes a una obra musical que ya transmite una emoción por sí misma es algo muy reconfortante y desde jovencito me ha entusiasmado. Cuando ya había hecho algunos cortos, conocí a colegas músicos, como Shuarma o Manolo Tarancón, y enseguida surgió la idea de empezar a poner imágenes a su música. Después nos metimos en el proyecto Sesiongolfa.com, donde realizábamos reportajes musicales para un montón de artistas. Con el apoyo de amigos, especialmente de mi socio en Beniwood, Javier Abínzano, pudimos llevar a cabo estos primeros clips.

 

 

- En cualquier caso y analizando tu obra, tengo la sensación de que algunos de tus clips parten de un concepto narrativo y se mueven entre lo musical pero también tienen muy presente una historia que contar. Me refiero a piezas como "Tú" para Shuarma, "Con fuego" para Soraya (que funciona además como avance de un corto), o el más reciente "Todo terminó" para Abraham Mateo.

Claro, vengo de la ficción y en mi cabeza siempre pienso en narrativo: normalmente una canción me sugiere una historia, una pequeña película, la mayoría de las veces con un drama detrás. Mi preocupación es que el argumento que surja esté a la altura de la canción... Porque al contar algo concreto es importante que el público no se sienta decepcionado por haberse imaginado otras cosas que les pudiera sugerir el tema. Para ello creo que es clave que la historia sorprenda, que no sea lo que la mayoría de seguidores se imaginaría, sino algo que aporte otro punto de vista. En este sentido, creo que a parte de lo narrativo, introducir algún elemento conceptual ayuda mucho. Para esto es muy bueno tener mucha sinergia con el músico. Trabajar con artistas musicales, con una mente mucho más abierta que los directores (que solemos pensar en las limitaciones de los medios con los que contamos), me ha hecho abrirme a otros terrenos y jugar con elementos que nunca hubiera imaginado. En el caso de “Tú”, el vídeo es muy narrativo, habla del paso del tiempo, de cómo nos puede afectar el pasado... Soy amante de la película “Titanic” o “Los Puentes de Madison”, y ahí se nota.

 

 

En cuanto a “Con Fuego”, fue un primer esbozo de cortometraje interactivo + videoclip, y buscábamos un rollo muy noventero, muy Verhoeven: asociamos el fuego de una relación a un asesino que quema a sus víctimas. Como videoclip creo que funciona muy bien, el estilismo de Soraya fue algo arriesgado y acertamos.

 

 

Y en “Todo Terminó”, a pesar de que era muy importante la coreografía y que se buscaba un look muy loco, me parecía clave que nos identificáramos con Abraham, para ello había que mostrar su pasado, ya que la rabia que demuestra con la letra de la canción tenía que justificarse con una historia.

 

 

 


- Precisamente para Abraham Mateo realizas un videoclip-ficción interactivo como "Who I Am" a través de la aplicación PlayFilm. ¿cómo nace este proyecto y cuál fue el mayor reto técnico y creativo?

El proyecto creativo surgió mano a mano entre Beniwood y PlayFilm: pensamos un concepto audiovisual que pudiera integrar un corto donde el usuario pudiera interactuar con la historia, con un videoclip como avance. Sony Music nos ofreció al artista Abraham Mateo, que era ideal por su target, ya que la mayoría de sus fans son nativos de Internet. Se me ocurrió dividir la historia en dos partes: en primer lugar, un videoclip con tintes románticos y ciencia-ficción donde al final Abraham muere, en segundo lugar, un corto donde el usuario se tuviera que convertir en la protagonista de la historia y volver al pasado para salvar a Abraham. Con Rafa Navarro y Raquel Valero de PlayFilm trabajamos duro, pensando muy bien cómo aplicar la tecnología para introducir branded content: así conseguimos que Coca-Cola se enamorara del proyecto. El mayor reto fue el desarrollo creativo que hicimos entre todos: director/guionista, tecnología, marca y artista/discográfica. En este tipo de proyectos la clave es trabajar mucho el concepto, contar una buena historia, y pensar, ante todo, en la experiencia del usuario. Después, la producción y postproducción fue como la seda, el entendimiento con Abraham y los bailarines, brutal, y surgió un trabajo del que me siento orgulloso. El Premio a Mejor Video Nacional VEVO fue la leche... Y sobre todo, lo mejor, lo que aprendí de tanta buena gente. Mereció la pena el trabajo.

Este es el videoclip de la primera parte del proyecto. Para acceder a la versión interactiva pinchad aquí.

 

 

 

- Por cierto, ¿crees que la interactividad será hacia donde evolucione el audiovisual?

Es algo en lo que pienso muy a menudo. Desde mi punto de vista, el espectador quiere que le cuenten buenas historias, que le hagan sentir, vibrar, pensar... La interactividad ofrece que la inmersión en la historia (engagement) pueda ser mayor, pero hay que saber integrarla de tal forma que aporte y que nunca vaya en contra de la fluidez narrativa. Esto se ha logrado en los videojuegos, donde el usuario da por hecho que tiene que interactuar, pero en el audiovisual, tener que parar la historia para jugar todavía no se ha “dado por hecho”, y por esta razón las experiencias que más funcionan actualmente son aquellas en las que la interactividad ofrece recompensas. Tenemos que seguir trabajando para que la interactividad en sí misma sea un reclamo que potencie la propia experiencia narrativa. Estoy seguro que en un futuro próximo conseguiremos integrar con éxito tecnología con storytelling.

 

 

- Alberto, en tu obra conviven con naturalidad lo mainstream y lo experimental. ¿Cuál suele ser tu relación con artistas y discográficas al afrontar un proyecto?

Mi forma de trabajar siempre suele ser la misma, independientemente de si el proyecto es mainstream o experimental: me preocupa mucho aportar algo propio, contar una historia, ya sea narrativa o conceptual. Siempre intento tener mucha comunicación con el artista o discográfica para que mi punto de vista y el suyo se retroalimenten y al final surja algo de lo que ambos nos podamos sentir orgullosos. Creo que para que el proyecto funcione es clave esta relación de cercanía. Compartir tiempo con el artista, conocer su mundo, hace que surjan ideas, que absorbamos el uno del otro. La relación con otros creadores es uno de los puntos que más me enamora de esta profesión. El hecho de que luego las creaciones lleguen a más o menos público para mí es secundario. Lo primero es que la obra sea lo más parecida a lo que surgió de las cabezas del artista/discográfica y de la mía en un primer momento. Y, si por lo que sea, se superan las expectativas, eso es magia

 

 

 

- De entre tus creaciones me gustaría destacar tu último clip para Robe Iniesta "...Y Rozar Contigo" un cruce entre la danza, el sueño, el arte, la pasión...
Es una pieza basada en la coreografía de Hugo Rosales y en la puesta en escena. ¿Cómo nació este proyecto y qué es lo que destacarías de esta creación?

Una de mis colaboradoras, Blanca C. Quintana, y yo, llevábamos tiempo dándole vueltas a la idea de contar una historia a través de la danza, donde un bailarín que está solo en un espacio cerrado se siente atraído por otra bailarina que se mueve en el exterior del espacio, siempre separados por la pared. Nos encantaba que la chica, por fuera, subiera unas escaleras y el bailarín la siguiera subiendo las paredes. En Beniwood, conocíamos ya a Alén (discográfica) y a Robe, y nos pasaron el tema que habían elegido como single de su nuevo disco “…Y Rozar Contigo”, y les encajó muy bien esa idea. Robe buscaba algo que aunara varias artes y decidimos que huiríamos de la típica historia de amor. Nos decantamos por hablar de un pintor que ha perdido la inspiración (Joan Llorca nos cedió su obra) y de cómo una musa lo inspira: todo el baile es una ensoñación. A Robe y a mí nos flipaba mucho el estilo de Hugo Rosales, que no era ni clásico ni Hip-Hop, sino algo original, el caso es que transmitía a través del baile, a su forma. Le pedimos que se sumara al proyecto e hiciera una coreo. Y poco a poco, entre todos, fuimos puliendo el guion. Nos preocupaba mucho a nivel técnico, por lo que realizamos pruebas con Hugo, volteando la imagen, viendo como serían los gestos de alguien que sube una pared o anda por el techo. Finalmente, cuando estábamos convencidos, dimos luz verde y el rodaje fue una barbaridad por la complejidad. Los FX que supervisó Rubén Mateo eran muy complicados: Hugo tenía que caer del techo (lo rodamos “de verdad”, con un arnés), había que dar la vuelta al decorado e integrarlo en planos generales… Gracias a un equipo ilusionadísimo, lo sacamos adelante. Todos admiramos a Robe y para nosotros era una pasada estar ahí. Aprendimos un montón. Lo único es que con una canción de Robe, parece que el video nunca va a estar a la altura… Sólo con que se acerque, estamos contentos.

 

 

 

- Por último, quiero destacar una obra como "Equilibrios", una pieza experimental (alejada de convencionalismos narrativos) codirigida con Rubén Mateo y partiendo del B/N, el slow motion y rodado en el Metro.
¿Cómo conseguísteis esa extraordinaria factura final?

Fue un trabajo en el que pusimos mucho empeño; con Shuarma, Hugo, Julio y Jordi, los “Elefantes”, tenemos una gran relación y queríamos buscar algo diferente, algo muy “de sensaciones” y elegante. Rubén y yo recuerdo que visitamos galerías de arte para ver si nos inspirábamos (alguna cerveza también caía). Y un día vino Rubén con el concepto de la cámara lenta de Adam Magyar. Grupo y directores estábamos entusiasmados con la idea y empezamos a organizar la producción. Utilizamos la Epic para grabar a 120fps y luego el material lo ralentizábamos en postproducción. Concha Bernat nos ayudó con la figuración y con mil cosas. Además, todos nuestros amigos habidos y por haber aparecen en el vídeo. La forma de grabar era ajustarse con los horarios del metro (ya que la cámara iba dentro del vagón), y organizar a todos los figurantes en los andenes. Luego, además, hacer que coincidieran las acciones que nos interesaban con las frases de la canción. Fue un rodaje muy poco convencional porque los planos eran los que eran, no había margen para improvisar desde la realización, sólo esperar a que pasara el siguiente metro. La magia estaba en la propia idea y en lo que sacáramos de los figurantes. Muy bonita experiencia.

 

 

 

- Para finalizar Alberto, desde tu productora Beniwood, ¿cual es la línea editorial para próximos proyectos?

Nuestra idea en cuanto al videoclip es seguir experimentando. Nos gustaría volver a hacer un cortometraje experimental protagonizado por un músico o donde su música tenga mucha importancia, y sacar de ahí el video de su canción. Me encantaría que artísticamente música y cine se fundieran. Pero para ello debería haber mucha sintonía entre nosotros, que músico y guionista estuvieran implicados desde un principio. Y, desde luego, lo más importante: que alguien lo financie, que tenga un sentido de distribución. Es una idea que ya hemos trabajado con Soraya en “On Fire”, y con Abraham Mateo en “Who I Am”, y que ahora me gustaría llevar a un campo más experimental.

En cuanto a la ficción, que es en lo que más centrados estamos en Beniwood actualmente, Javier Abínzano (productor) y yo estamos preparando nuestra primera película de terror/ciencia-ficción, en la que contamos con el apoyo de la actriz Sandra Cervera, con la que llevo trabajando desde que salí del instituto. Si todo va bien esperamos rodarla en 2016.

- ¿Crees que en España se puede vivir exclusivamente del clip, un formato muy libre pero difícil de rentabilizar?

Hasta hace 15 años, por lo que nos cuentan, era posible vivir sólo del video musical, porque los presupuestos eran mayores. En la actualidad, los realizadores de videoclips, en general, alternan su trabajo con la publicidad o con la ficción, como es mi caso. Para vivir exclusivamente del clip creo que hay dos opciones: emigrar y trabajar también para artistas extranjeros, con mayores presupuestos, o realizar dos o tres clips al mes, con lo cual no se le puede dedicar a las ideas el tiempo que requieren y los resultados no son siempre satisfactorios. Para mí, lo importante es transmitir y aportar algo, sin importarme el formato.

 Esperamos esos nuevos proyectos con gran interés, confiando con que, como hasta ahora, los clips de Alberto Evangelio estén "a la altura de la canción" y sus piezas transmitan esa fusión audiovisual que las caracteriza.

Así pues, hasta próximos artefactos,  síguenos en redes sociales, 

   twitter // facebook

Categorías: Música

Sarmient Peppers   25.nov.2015 12:46    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sarmient Pepper's

Bio A rienda suelta

A Rienda Suelta" (ARS)... Porque los dos amamos lo desconocido, porque nos interesa la música pero también la imagen y su poder de hipnosis. Disfruta de ARS, un universo distinto con las propuestas videocliperas más singulares y originales, un crisol único donde se mezclan la experimentación, el juego y la arqueología audiovisual siempre teniendo muy presente el punto de vista de los realizadores. Quiero que vengas conmigo a este laboratorio mágico...¡déjate sorprender!
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios