« Mis tardes con Margueritte, no tan ingenua como parece | Portada del Blog | ¿Por qué diablos me gusta el cine chino? »

Amar en Euzkadi

    miércoles 25.ago.2010    por RTVE.es    12 Comentarios

Recuerdo una conversación con Jorge Oteiza, en un pequeño restaurante de Zarautz, a mediodía: salmonetes, un plato lleno de chipirones pequeños y un besugo que aún no he podido retirar de mi memoria.
- Tú, Tolentino, ¿has visto El día de la bestia?, dime qué piensas
Me gustaba ver comer a Oteiza (¿verdad Félix Maraña?), disfrutaba como quizá los vascos saben gozar con estas cosas, la comida comenzó sobre la una del mediodía y se estaba poniendo el sol y ahí seguíamos.
- Muchos vascos no quieren ver ni saber, no quieren ver que tienen problemas con el estrago abierto por el inmenso e infinito poder de la madre y no quieren saber que, parafraseando a Unamuno, si hay en este país alguíen que sea español y que haya construido España esos son los vascos. Baroja, Unamuno, Zubiri, Chillida... el sentimiento trágico español nace en Bilbao (fijaros cuando Millán Astray quiere cargarse a tiros a Don Miguel, un 12 de octubre de 1936) y se ve en Granada (con la miserable ejecución de Federico García Loroca), la primera España nace entre Navarra y San Millán de la Cogolla. Carmen habla euskera, la pasión gitana del sur de España tiene tablas entre las antiguas tabernas del Bocho viejo y quienes quieren pintar de enemigo a España son renacuajos ignorantes que ni leyeron las teorias de Michelena, ni los textos de Aranguren o Zubiri y que pretenden lo imposible, desprenderse de España es una vieja quimera, de este País Vasco salió España. A nadie perjudicó más la absurda patria española que a España (o ¿no es García Lorca, Miguel Hernández, Miguel de Unamuno, Luís Buñuel, España?). La Guardia Civil tomó el congreso de España no La casa de juntas de Guernica... Pues eso, amigo Tolentino, es El día de la Bestia.

Recuerdo esta conversación, y recuerdo como un 11 de septiembre, en la sociedad gastronómica que está encima de la Plaza de la Trinidad de San Sebastián se lo contaba a Alex de la Iglesia en presencia de Mario Onaindia. "Yo flipo con Jorge", dijo Alex, el primer presidente de la academia del cine español en otorgar al rey un goya honorífico.
A Oteiza el besugo, a Alex un plato de pencas gratinadas.

Me vienen estas historias a la memoria a la hora de recordar una película sencilla en su textura y alambicada a la hora de mostrar o de contar una historia de amor entre las paredes de un baserri, en las profundidades de Euskal Herria. Ander, de Roberto Castón. Tengo que agradecer a José Antonio y a David que me invitaran a ver Ander: la historia de un hombre maduro que vive con la madre en un histórico caserio, las dificultades de este hombre para amar y, sobre todo, la impotencia para asumir que está enamorado de otro hombre. Fuerte, compleja, laberíntica, minimalista y rudimentaria en su estética, austera y severa. Recuerdo La muerte de Mikel y de cómo ya Imanol Uribe nos filtraba matizado y burgués una historia imposible de asumir desde las familias aristocratas. Pero Ander va más allá, quiere cruzar el umbral de la verdad, podrá hacerlo únicamente después de la muerte de la madre, no antes.

Y recuerdo más películas vascas sobre la verdad, Aupa Etxebeste (Asier Altuna y Telmo Esnal), esa crónica de un largo verano metida toda la familia en casa, en todo el centro del pueblo. Con las ventanas cerradas y escuchando a través de los patios interiores lo que realmente piensan de ellos sus vecinos. Y recuerdo el excelente trabajo de Borja Cobeaga con Pagafantas o esa linda historia de amor entre mujeres firmada por Jose Mari Goenaga (Lucio) y titulada 80 egunean. No, no creo que hablen ninguna de ellas de sexo (que no está nada mal), no va de eso. Va de algo más hondo, va de amar independientemente del sexo, de la tierra, de la familia, de la iglesia o de la cuadrilla y la sociedad. Y para amar, tal y como apuntaba Oteiza en ese almuerzo en Zarautz se necesitan huevos. Para follar sólo se necesitan ganas, pero para amar se necesita saber, saber, esa es precisamente la aventura de Aupa Etxebeste, de Lucio y, sobre todo, de Ander.

Amar es algo complicado en cualquier parte, amar en Euzkadi -y si nos fijamos en su cine- es combulso, apasionado y si es libre ese sentimiento, en una sociedad con tantas dificultades precisamente para desarrollarla, aún más. Importante Ander, decisiva 80 egunean. Si la sociedad vasca abrió una puerta muy importante con el humor y con una ETB que supo programar espacios para retratar desde la ironía y la sutileza a su sociedad, cuando supo reirse de sus totems sagrados quizá comenzó un camino sin retorno hacia la higiene y, ahora, cuando sabe contar historias de amor entre vaqueros, probablemente, algo poderoso está viviendo este rincón del norte, donde dice Oteiza que nació un día no tan lejano este país sin un sólo pueblo.

RTVE.es   25.ago.2010 09:11    

12 Comentarios

Ví Ander y ahí se ven mucho de los fantasmas que vivieron y siguen viviendo con nosotros. Tú sabes Javier que este País Vasco nuestro (y muy tuyo) ha pasado mucho: desde el hambre y la dureza de principios de siglo a las guerras carlistas, la persecución, ocupación y tortura en la dictadura y el mal de ojo a lo vasco, en la democracia. Dices bien, emotivo tu recuerdo a Oteiza, ya nadie le reivindica, ni siquiera los que tanto se lo adjudicaron. Digo que dices bien y recuerdas a Oteiza, Aranguren, Zubiri... joer y hasta a Unamuno que España sale de estos montes, de esta lengua y hasta de estos mares. Pero donde pones el dedo en la puta llaga es cuando convocas al amor desde la verdad, ahí creo que estás inspirado esta mañana. Mira, estoy con mi portátil en Urdaibai, tú conoces lo que significa este lugar y este paisaje reserva de la biosfera. Me has emocionado chaval. Es pedazo de buena Ander, la figura de la madre vasca es alargada y es muy fuerte esas conversaciones en la cocina, me gustan lo de darle un punto de wester, no deja de ser un medio duro, rural y aislado, muy aislado, aunque Hendaya esté ahí, a un paso.

miércoles 25 ago 2010, 10:02

¿Me podéis decir dónde puencontrar ANDER?

miércoles 25 ago 2010, 10:03

Es cierto, Ander cuenta muy bien lo duro que ha sido amar en este pueblo. Es muy posible que sea en las casas, en las familias y en las iglesias donde precisamente era improbable convocarlo. Gracias.

miércoles 25 ago 2010, 10:05

Vaya, y lo que cuentas ¿no pasa en todos los sitios?.

miércoles 25 ago 2010, 10:06

¿Cómo?, que España salió de ahí arriaba, se os fue la cabeza compltamente. No he visto ninguna de esas peliculas pero hay que leer estas barbaridades y no enteindo a cuento de que viene esto.

miércoles 25 ago 2010, 10:09

L'Espagne comme un pays sans un seul peuple, intéressant, très interesessant. Merci, Javier.

miércoles 25 ago 2010, 10:21

Querido Javier Tolentino, creo que es importante el punto que usted ha introducido en este post, el estrago abierto por el infinito poder absoluto de la madre. Es muy acertado aplicarlo tal y como lo aplica y debería ampliarlo y profundizar en ello. ¿Aceptaría una invitación en Barcelona para ello?. Creo que estás citando con toda la intención a Lacán y el objeto de frustación, la castración, la falta y el deseo. Pero además lo hace desde la experiencia amorosa o desde la impotencia de amar. Y lo ha hecho a propósito de un lugar donde tradicionalmente han operado las mujeres ante la falta o ante la débil figura del padre. Gracias y atienda mi (nuestra) invitación. (centro de estudio lacaniano de Barcelona).

miércoles 25 ago 2010, 10:54

Sr.Tolentino:

Gracias por haber ubicado la película de Ander desde un análisis tan lúcido y certero, desde Freud o Lacán, ha dibujado la omnipresencia de la figura materna castrante, y efectivamente el poco poder de presencia en las casas y sobre todo en los caseríos - un ambiente cerrado y rural- de la débil figura del padre dedicado a otras cuestiones, desde ahí se comprende la película, y tambien se pueden comprender el efecto de estrago, de muchos comportamientos con esas dificultades en la relación amorosa, de frustración, y de deseo que por esas tierras a veces se perciben.

miércoles 25 ago 2010, 14:40


No tengo vista ninguna de las películas que mencionas (ando pelín dejada con el cine, la verdad), pero a ver si las puedo conseguir, aunque de primeras no "me dijeran", el argumento no me atraía, vamos.
Escribo porque me ha hecho gracia que, dentro de lo que cuentas de la conversación con Oteiza menciones lo de la Carmen (y el mismo don José, que también hablaba euskara) y lo de San Millán de la Cogolla, pues en el País Vasco, en Euskadi (con ese, no con zeta; lo de la zeta es de Sabino Arana, quita, quita), hay quien no lo sabe, y me refiero a muchos de los que van de vascos de los de solemnidad (incluso no siéndolo, porque no nacieron aquí) y son capaces de escribir, por ejemplo, Santxez por Sánchez, cuando el apellido en euskara existe y es Ansorena o Antsorena, sin ir más lejos.
Y, bueno, por no alargarme mucho, no sé si no mencionas el nombre de la sociedad porque no lo recuerdas o sin más. Si es por la primera razón la sociedad se llama Gaztelubide (camino del castillo en la lengua de Cervantes).

viernes 27 ago 2010, 19:49

Gracias Mz, pero con tu permiso seguiré escribiendo Euzkadi por varias razones, ninguna de ellas ni por Sabino ni por Resurrección María y seguiré usando otros términos que me parecen lindos, los use quien los use. El lenguaje, qué diría Unamuno, es la verdadera patria. Como el cine, que atraviesa mugas y fronteras. Sí, Carmen hablaba euskera y Don José y quizá lo más interesante es un pueblo, el pueblo vasco, que determinó y modeló el pensamiento de un país que únicamente desde la demagogía se confunde el grano de la paja.

sábado 28 ago 2010, 01:56


Solo una precisión.La sociedad que está encima de la
Plaza de la Trinidad en San Sebastián, no es Gaztelubide MZ, sino como bien dice Javier Tolentino es la Sociedad Gastronómica, sin más, así se denomina, un lugar un rinconcito de la Parte Vieja desde donde se divisa a través de sus cristaleras la Plaza, no se rige por las normas de las sociedades tradicionales, ya que cualquier persona que lo desee puede ir a comer....me viene a la memoria una cena inolvidable con uno de los pioneros de la psiquiatría, Carlos Castilla del Pino, conversando con hondura y con la ironía que le caracterizaba, precisamente en la Gastronómica.

sábado 28 ago 2010, 14:52

Ander me gustó. 80 egunean me gustó aún más. Increible el cine vasco que salió del armario. felicidades a los directores y productores vascos. Una pena que en Barna Ander no se viese y 80 egunean estuviera en un solo cine.

jueves 2 sep 2010, 11:18

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Javier Tolentino

Bio El Séptimo Vicio

Javier Tolentino es el director de 'El Sétpimo Vicio', el programa de cine de Radio 3. Es uno de los críticos cinematográficos más reconocidos de España y destaca por su compromiso y su capacidad de análisis.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios