16 posts con categoría "festivales"

El vestíbulo de la muerte

Hace un día lleno de sol, la falda del Teide se desliza tan suave hasta el Atlántico... En ese camino hacía el mar hay pequeñas aldeas, refugios, casitas donde uno podría dejar ver pasar el tiempo hasta que el sol quisiera marcharse.

Pasan de golpe decenas de aves que fantaseo que se van a cruzar el oceano, buques que pasan quizá de paso hacía Sudáfrica, hay pequeños barcos de pesca que faenan por La Gomera y hay café, un humeante café que se cuela por cada rendija del mirador. Un mirador como el de Carmen y Emeterio, un matrimonio anciano que vive sus últimos años en su casa de Acapulco.

Les cuesta ir del dormitorio a la sala, de la sala a la cocina un mundo, ya salir a lavar y tender la ropa a Carmen le cuesta un mundo pero lo más difícil para los dos es mantener el deseo de seguir tirando de no sé qué carro. "Sólo la muerte logrará separarnos..." dice Emeterio. "Quizá no" dice Carmen.

Un día menos (2010), opera prima de la mexicana Daniela Ludlow que compite en MiradasDoc en el concurso internacional de óperas primas. La biografía de los últimos días hasta la muerte de una pareja que han vivido juntos toda su vida, que han construido una familia de veintitantos miembros y que ahora, juntos también, caminan un largo pasillo hasta quizá pillar el último tren.

Un día menos no será aceptada por el circuito de exhibición y distribución, nadie querrá mirar ese proceso, una etapa donde el deterioro de la vida deja secuelas y huellas muy dolorosas: la soledad, el miedo y una casa como resultado de la desmemoria, el desorden natural de los objetos abandonados y la obvio grisura de las paredes, las puertas, los marcos y el óxido de los espejos.

Puede que nadie quiera mirar aquí y es lógico pero -por otra parte- es importante mirar a este instante, saber que ese tunel está ahí, quizá al conocerlo tal y como lo muestra Dariella puede hacernos más humildes, no somos ese puñado de pequeños dioses que a veces nuestra vanidad y nuestra momentánea posición puede transmitir: somos pequeños, muy pequeños seres para la muerte, eso no nos hace ni pesimistas, ni tristes ni muertos.

Quizá nos hace más vivos y valorar más este otoño, estas cañadas del Teide, este próximo invierno y, sobre todo, este vuelo de aves marinas que se precipitan a cruzar el Atlántico, saben que no todas lo lograrán, que es largo y peligroso, lo saben, pero ahí van.

Categorías: festivales

RTVE.es    4.nov.2010 10:48    

La pasión religiosa puede matar

Javier Fesser nos mostró en su última película, Camino, que hay pasiones religiosas que matan. Eso sí, te medio garantizan un lugar en el cielo. El cine nos ha ido mostrando a lo largo de sus más de cien años de existencia que las distintas confesiones religiosas suelen prometer un lugar en el paraíso a quienes frecuenten sus templos, se les observe una conducta piadosa y colaboren en el mantenimiento de sus gastos, aunque hayan colaborado en el cierre de fábricas, declarado guerras en Oriente o hayan destruido el paraíso terrenal.

Esas mismas iglesias arrojan a la pira funeraria para toda la eternidad a quienes declaren su ateísmo y su falta de fé, aunque hayan salvado miles de vidas, descubierto vacunas o hayan dedicado su vida a la literatura y al arte. Esta reflexión viene a propósito de una contundente película exhibida hoy en Sevilla, en su sección oficial: My Father, My Lord, opera prima del realizador israelí David Volach. Este realizador creció con sus diecinueve hermanos (sí, sí diecinueve hermanos) en la comunidad Haredic de Jerusalén, una de las más ortodoxas del país. Al final de su adolescencia ingresó en la prestigiosa escuela talmúdica Ponecezh, donde empezó un lento proceso de secularización que le llevaría al abandono de su comunidad religiosa y a comenzar sus estudios de cine en Tel-Aviv. Toda la pasión religiosa de su familia y de su comunidad no han podido convertirle en rabino y sí en un prometedor director de cine. En My Father, mi lord nos muestra que todo el conocimiento religioso de un hombre no le vale para responder a las preguntas más sencillas aparentemente de su pequeño hijo de siete años, preguntas cómo ésta:

- Padre, ¿los perros van al cielo?
- No
- ¿Ni siquiera los perros buenos?
- No, no, noooo.

No le es suficiente la respuesta negativa y la frustación que le lleva a su hijo que horas antes ha visto como los enfermeros de una ambulancia no podían echar a un perro pastor alemán que se cobijó debajo de la camilla de su amo que se encierra con su esposa para advertirle que ese pequeño y único hijo muestra señales de una evidente desviación. Sencilla, lenta y primaria película de David Volach que salva por ella misma a un festival de cine.

Sarejevo Forever

Ayer contábamos ese inicio en el que fuera Pabellón de Marruecos de Sevilla de un ciclo que tiene como propuesta una mirada hacía Los Balcanes, hacia Sarajevo y hasta el historico puente de Mostard, puente que piedra a piedra rescatada ha sido identificada y señalada con placas para su ya remontada reconstrucción (siglos de civilizaciones, culturas y conflictos han vivido ese conjunto de piedras). Godard, siempre nos quedará Godard por mucho que a veces nos pese su discurso y sus palabras: las revoluciones con muerte y con palabras sólo queda la muerte, desde la muerte es imposible construir una sola idea. Cuesta años y años superar una sóla víctima que haya sido sacrificada para defender una idea. La gran metáfora Europea se quedó rota con el conflicto de Los Balcanes, pasarán muchos años hasta que de nuevo pueda convocarse un ideal teorico europeo, pasarán muchos años para que la sociedad vasca pueda de nuevo convocar a la palabra, de ahí que fuera bueno el discurso de Jaime Rosales, de ahí que a veces nos pese el cine de Jean Luc Godard. Interesante, inteligente, comprometido y necesario el ciclo de La Fundación Tres Culturas de Sevilla y enhorabuena para José Manuel Toledo, coordinador que se ha traído quizá las películas más interesantes y buenas que, realizadas este año, logran que no nos olvidemos de Sarajevo.

Una sección oficial en Sevilla con mucho sabor del norte de la vieja Europa

Media docena de extraordinarias películas en la sección oficial logran batir records de asistencia de público en Sevilla: Gomorra de Matteo Garrone, Il Divo de Paolo Sorrentino, Delta de Kornel Mundruczó, Mongol de Serguei Bodrov (El prisionero de las montañas, 1996), Edén del irlandés Decklan Recks y La Ola del alemán Dennis Gansel. No olvidaremos un ciclo de cine andaluz que nos ha mostrado películas como Desde la oscuridad, de Julio Sánchez Veiga y Mariano Agudo (de los que conocimos Presos del silencio, 2004), 4000 Euros de Richard Jordan, Ignacio Sánchez Mejias, más allá del toreo de José Ortuño y Retorno a Hansala de Chus Gutierrez. Sección oficial y un ciclo importante que muestra que Andalucía vive una etapa importante en su relación con el cine, de ahi que este festival que atraviesa un escurridizo paso del ecuador al vivir el siempre traumático relevo en la dirección artística, esté algo más que salvando los muebles. Esperemos que Sevilla y su festival de cine recobren a partir de la semana que viene la calma necesaria para construir una cita cinematográfica y cinéfila que esta ciudad exige.

VENIROS CON NOSOTROS A HACER EL SEPTIMO VICIO

El viernes que viene, a las 17 horas y el sábado, a las diez de la mañana haremos Juan Rios, los compañeros de RNE Andalucía y este cronista El séptimo vicio desde la terracita del Casino de la Exposición, sede del Teatro Lope de Vega de Sevilla y nos gustaría que los buenos aficionados al cine se acercaran, colaboraran y participaran en la elaboración de una Radio 3 en directo. Estáis invitados, a nosotros nos gustaría, sobre todo si estáis siguiendo este festival de cine.

Categorías: festivales

RTVE.es   12.nov.2008 19:04    

La Camorra copia a Tarantino

Matteo Garrone inauguró con Gomorra (2008) la 5ª Edición del Festival de Cine Europeo de Sevilla. Una película de la que venimos diciendo desde el mes de mayo en los programas de El Séptimo Vicio realizados desde Cannes, que es delicada en la forma y atrevida en su contenido. Tan atrevida que les ha valido tanto a él como a Roberto Saviano, autor de la novela en la que se basa el film, la sentencia a muerte de La Camorra napolitana.

Gomorra detalla minuciosamente las tareas y actividades del hampa local, así como la negra hoja de servicios de esta secta criminal, con penosa y trágica leyenda en Italia. Roberto Saviano ha podido disfrutar en Sevilla de un regalo que difícilmente olvidará y quizá ha sido hasta ahora uno de los grandes logros de un festival que convendría no olvidar que tan sólo cuenta con cinco años de experiencia. Ese regalo no ha sido otro que el de la posibilidad de conocer esta bellísima Sevilla del mes de noviembre, pasear por las calles de los barrios de Santa Cruz, Triana y ese laberinto de hermosas callejuelas de un barrio antiguo que va desde la Alameda de Hércules hasta la Catedral de Sevilla. A través de sus tabernas, sus cervecitas y sus tapas. Sevilla, las gentes del cine de este festival le ha proporcionado a Roberto Saviano quizá lo más valioso, los pequeños placeres de una vida que se le cambió de golpe en aquel mes de octubre de 2006, cuando salió en todos los escaparates de las librerías de Nápoles su libro, una guía elaborada por un joven periodista metido hasta los huesos en las casas, comercios, esquinas, descampados y bloques de una zona corrupta y mafiosa.

Sevilla le ha dado a Saviano algo que Cannes no pudo proporcionarle y es un trato humano y alejarle por un buen puñado de horas del secuestro maldito que impone la sentencia de la mafia. Saviano ha contado aquí muchas anécdotas, la que yo os cuento es que ahora la mafia copia literalmente a los mafiosos dibujados por Quentin Tarantino al empuñar la pistola, que ya no disparan con el revolver tal y como el cine clásico nos muestra, con el pulgar hacía arriba y la palma de la mano tiesa para arriba y en ángulo recto, ahora la mafia copia al cine y dispara con la palma de la mano tumbada tal y como ha enseñado el novísimo cine de Tarantino.

Fotos cedidas a El Séptimo Vicio por Lolo Vasco

Categorías: festivales

RTVE.es   11.nov.2008 21:08    

Un gatillazo más en la historia de los jurados

A la hora de hacer el balance de esta 56 Edición del festival de cine de Donosti, uno no puede más que lamentarse de las oportunidades fallidas que los diferentes jurados han desperdiciado de otorgar la Concha de Oro (la máxima distinción de Zinemaldia) a películas como “Muerte entre las flores”, de los Hermanos Coen o “Capitán Conan” de Bertrand Tavernier. Este año el derrotado por el jurado presidido por Jonathan Demme ha sido Hirokazu Kor-Eda, máximo exponente de la nueva generación de realizadores japoneses que había presentado la mejor película (así aparece en todas las encuestas realizados por diferentes medios de comunicación), la titulada Aruitemo, aruitemo. No sólo a Kore-Eda se le arrebata la concha de oro sino que ni siquiera aparece en todo el largo palmarés.

Evidentemente hay que aceptar las decisiones de los jurados pero es nuestra obligación contar que hemos detectado que la decisión ha llenado de grisura a la aficióno, que, por otra parte conviene resaltar que el festival ha cumplido, a todas luces ha sido una magnífica selección oficial, una edición exquisita y una organización perfecta de un festival de cine que debe seguir con la exigencia de continuar en esta línea y despojada de viejos prejuicios aspirar a cotas aún más elevadas.

Ganó La caja de Pandora, de la realizadora turca Yesim Ustaoglu

En el palmarés que dibujaba El séptimo vicio en la mañana del sábado estaba esta bellísima historia de Yesim Ustaoglu y decíamos que debería estar en el palmarés, pero uno piensa que la concha de oro es un premio quizá excesivo. Como también señalábamos que Michael Winterbottom con Génova tenía su sitio por méritos de guión, fotografía e interpretación, finalmente el autor británico se lleva el premio al mejor director y podemos considerar esa distinción como justa y compartirla con el jurado. Más discutible es el premio especial del jurado, para la joven realizadora iraní Samira Makhmalbaf, que con El caballo de dos piernas no logra la intensidad y la perfección de sus películas anteriores y creemos que el jurado ha optado por un premio fácil, al apoyarse en el apellido Makhmalbaf. Dos conchas de plata para dos actrices (primera vez que esto ocurre en San Sebastián), por que no se trata de compartir una concha sino de un galardón para cada una de ellas, y han sido para Melissa Leo por Frozen River y Tsilla Chelton de La caja de Pandora.

Excesivas las distinciones para el argentino Daniel Burman

Concha de plata para el actor Oscar Martínez, protagonista de El nido vacío de Daniel Burman y premio de fotografía para Hugo Colace de El nido vacío nos parece casi una burla (de verdad) a trabajos como los conseguidos por la película palestina El cumpleaños de Layla o la producción canadiense Mamá está en la peluquería. No sé nada de política ni de intereses que no sean los cinematográficos pero como aficionado y sobre todo después de haber chequeando día a día los gustos de público y crítica, esto es realmente imperdonable, o así nos parece.

Nada para las producciones españolas

Ni Tiro en la cabeza de Jaime Rosales, ni El patio de mi cárcel de Belén Macías y tampoco nada para Camino de Javier Fesser sólo es justificable desde el deseo de no convertirse en un certamen local, pero ahí también incurren en una injusticia para lo que ha sido una muy digna presencia española en este festival.

Paul Newman

Inolvidable Paul Newman (La gata sobre el tejado de cinc, es mi título de toda su abundante filmografía), un actor que cuando se supo la noticia en San Sebastián, coincidiendo además con la lectura del palmarés y con centenares de periodistas reunidos con el jurado, un halo de tristeza se apoderó de todos y ya importó menos el gatillazo del jurado.

Un agradecimiento a los aficionados al cine de esta ciudad

Han sido muchos los aficionados a Radio 3 de esta ciudad que se han acercado en varios momentos a los directos de El séptimo vicio y al aperitivo del pasado día 24 en La galera Altxerrri, todos ellos nos han transmitido su afecto por Radio 3, todos nos han hecho saber sus opiniones de los programas y novedades de nuestra cadena de radio y, sobre todo, su pasión por el cine. A todos ellos, de verdad agradeceros porque así resulta bastante fácil. Hasta el año que viene, Donosti.

Categorías: festivales

RTVE.es   28.sep.2008 15:42    

El primer pase de El Séptimo Vicio

La casa de Laila, del palestino Masarhawi

Nació Rashid Masharawi en los campos de refugiados de Gaza (Palestina) y algunos aficionados tenemos el placer de haber visto películas cuyas como Haifa (1996) y Ticket to Jerusalem (2002). En la sección oficial ha presentado La casa de Laila, la historia de un juez que debe dejar de serlo porque el estado palestino no puede seguir costeando su sueldo y el magistrado intenta sobrevivir convirtiéndose en taxista, con uno de los coches de su cuñado.

Este es el recurso de Masarhawi para mostrarnos las dificultades de vivir en Jerusalem: dificultades desde la pobreza, la desigualdad, los atentados y la intransigencia de los que intentando defender al pueblo palestino, también lo quieren salvar. El juez metido a taxista dialoga con sus pasajeros, con los ciudadanos, con los municipales, los bomberos… Cree firmemente en la justicia, en las leyes y en el dialogo frente al dialogo que se propone desde las armas, pero las mil situaciones que va marcando la ciudad se verá tentado también de caer en la desesperación y a punto de utilizar también la agresividad, cansado de injusticias de la vida cotidiana. Extraordinaria película palestina que desde la sencillez, el humor, la ternura y la emoción se sitúa en parámetros cercanos a los dos autores anteriores.

Esta noche estreno de la nueva temporada de estrenos de El séptimo vicio

El patio de mi cárcel de Belén Macías inaugura esta noche los estrenos de El séptimo vicio y ayer a mediodía El séptimo vicio invitaba a un aperitivo en la Galeria Altxerri de San Sebastián para hablar un poquito sobre cine y de la exposición Remakes del fotógrafo Manuel Outumuro.

Queremos agradecer a todos los que habéis participado en el blog, los que esta noche llenareis el cine y los que compartimos la cervecita en el boulevard donostiarra. Y acabamos de inaugurar el blog, pero estamos buscando una forma ideal de participación, esta quizá no ha sido la mejor pero las prisas y el deseo de que este blog nos vaya funcionando nos llevó a hacerlo de esta manera. Pronto colgaremos también las películas candidatas a los premios del público europeo y esperamos contar con vuestro apoyo para esas propuestas, para todas, pero especialmente para El Orfanato y para REC.

Lo dicho, gracias por vuestra participación. Nos gustaría mayor debate en el blog pero apenas llevamos con él una semana, pero esa es la intención: que tengáis información de nuestras propuestas, opinión de lo que vamos viendo y leeros. Así que gracias desde El séptimo vicio.

Categorías: festivales

RTVE.es   25.sep.2008 21:01    

Camino: cuánto daño ha hecho y está haciendo

El fanatismo religioso

No cabe duda que Javier Fesser es un buen contador de historias, relacionado con un tipo de cine esperpéntico, bufo y áspero genuinamente español (Amanece que no es poco, J.L. Cuerda, 1988). Pero algo suele fallar que no acaba de levantar ese vuelo abstracto en esa opción que toma en película que siendo buenas no terminan por ser excelentes, por ejemplo El milagro de P. Tinto El milagro de P. Tinto o esta última de Camino que durante este jueves llenará Donosti de tertulias y debates sobre el Opus Dei.

Camino está basada en un hecho real, al parecer la familia en la que se ha fijado Fesser considera que el realizador ha dejado bastante mal el suceso trágico y considera que ha hecho un flaco favor. Y quizá es posible que sea así pero es lo que pasa cuando el cine, la literatura adapta sucesos contemporáneos, que se entiende peor las licencias que se toma el autor, le ha pasado a Javier Fesser y le pasó a Julio Medem con su propia hermana Ana, se inspiran en un suceso pero luego lo pasan por el turmix de su creatividad y forma de ver las cosas. Camino es de las pocas películas que se atreve a mostrar el daño inmenso que ha hecho en la sociedad los grupos religiosos que para tener muy controlados a sus miembros les inoculan una especie de secuestro de las emociones. Fesser es valiente y quizá sólo él podría mostrar desde una especie de mal llamado realismo mágico, toda esta colección de cromos, rosarios y casas de oración. Y Fesser también propone un cine nada fácil, de riesgo y que cuando le salga bien conseguirá ese difícil equilibrio entre el fondo y la forma que obsesiona a todo autor.

La casa de mi padre, el cine vasco expresa el sentimiento de la sociedad vasca

Pobres vascos, entre los iluminados de la iglesia y de las armas deberán pasar muchos años para recuperarse de todo esto y quizá el cine sea una de las mejores terapias. En el ciclo de cine vasco hemos visto la propuesta del realizador donostiarra Gorka Merchán y la aplaudimos intensamente. Narra los atentados que ETA ha cometido con ciudadanos que han demostrado un pasado ejemplar contra la dictadura, por ejemplo en el personaje que hace el actor Alex Angulo reconstruye el asesinato del periodista José Luís López De La Calle, cuatro balazos le dejaron sin vida cuando venía con los periódicos debajo del brazo y de tomar un café en el bar de toda su vida en Andoain.

Gorka cuenta con un reparto importante: Carmelo Gómez, Emma Suárez, Juan José Ballesta y Verónica Echegui. Desde un discurso cinematográfico convencional y clásico, La casa de mi padre se sitúa en el ya no va mas, en el ya no es posible un tiro más. No se puede confundir la realidad de las luchas coloniales de principios de siglo con la sociedad vasca, la paranoia tiene un límite y para Jaime Rosales y para Gorka Merchán hace tiempo que aquí se ha traspasado esa raya.

Categorías: festivales

RTVE.es   25.sep.2008 20:55    

La caja de Pandora, Génova y sobre todo KOR-EDA

Still Walking es el titulo occidental que el realizador japonés Hirokazu Kor-eda ha presentado en la sección oficial de San Sebastián, una joya que difícilmente va a ser superada en la edición de este año por otra producción, oye, y si es superada bienvenida sea porque el cine saldrá ganando. Es Kor-eda uno de los últimos representantes de la nueva generación de la cinematografía nipona junto a Naomi Kawase, fino y laborioso documentalista es quiza del cine contemporáneo internacional que mejor y más veces ha trabajado la herramienta de la memoria en el ser humano y dos de sus últimas películas han logrado un importante éxito de público, Nadie sabe (2004) y Hana (2006). Con Still Walking, Kor-eda consigue deleitar al espectador desde el humor, desde la ternura y sin perder una hondura y una profundidad sin límites.

Es la historia de una familia, un par de ancianos recibe la visita de su hijo, de su esposa (divorciada y con un hijo del matrimonio anterior) y también de otra de sus hijas, esa visita durará apenas 24 horas pero es tiempo suficiente para que Kor-eda muestre las difíciles relaciones familiares, los conflictos que hacen de muro imposible de superar en todos ellos y el análisis es digno del estudio psicoanalítico porque el estudio sobre la figura del padre y de cómo el hijo y el nieto están condenados a repetir y caer en los mismos errores del abuelo: el viejo y caduco rol del padre, la resistencia, el empeño, los celos…

Y todo está como aderezado, como salpicado sobre una ligera sopa de mijo. Kiyoshi Kurosawa intenta en Tokio Sonata analizar esa figura del padre japonés que no puede dialogar con su hijo de igual a igual (dialogo que si era posible en los tiempos de Yasujiro Ozu en Padre) y que le lleva al veto, a la prohibición y a una agresividad constante con el hijo pero es Hirokazu Kor-eda con Still Walking quien propone todos los matices y ofrece numerosas claves del desentendimiento histórico en las relaciones padre-hijo (también Bergman, en Saraband ataja este asunto). Y lo hace sin afán de transcender, construyendo un guión para editar con letras de oro y con un puñado de actores fascinantes.

Difícilmente podrán arrebatarle a este director del palmarés, esta película tiene el aroma de Concha de Oro, pero, bueno, San Sebastián tiene suficiente hoja de servicios de fallos y jurados, como para no fiarse demasiado.

Categorías: festivales

RTVE.es   25.sep.2008 08:32    

Jaime Rosales, sin palabras

La peña se ha dividido por culpa de Jaime Rosales a partir del estreno en San Sebastián de Tiro en la cabeza y esa polémica yo creo que además de buena es intensa y real. No hay mejor historia que la discutida, la pensada y que ayude al debate político y, sobre todo, al cinematográfico. Me parece curioso que la cinematografía española pueda acoger este ejercicio arriesgado, atrevido y yo no sé si nuevo, pero desde luego, original sobre todo desde el cine documental, el cine de investigación y el cine que se propone de verdad cuestionar la narrativa convencional.

Tiene razón Rosales, ya no cabe más palabras con quienes imponen sus proyectos, sus ideas y sus forma de vida a través del tiro en la nuca, de bombas donde la chavalaría descansa y juega en su pueblo. Frente al acto de matar no vale la palabra ni el discurso, esto está agotado desde hace mucho tiempo y así lo ha sentido y lo muestra el autor de La Soledad. Jaime Rosales muestra como esta gente que es capaz de asesinar a sangre fría tiene una vida aparentemente normal: toma vinos en los bares de su pueblo, tertulian por bares y calles, tienen amores y fiestas gastronómicas, defienden sus cuentas y créditos en los bancos y hasta se distraen con sus hijos y con sus amigos pero, les diferencia con el resto que un determinado momento pueden volar la tapa de los sesos de cualquier ciudadano y eso sólo tiene una palabra que la omitimos porque así lo hace Jaime Rosales en esta película, no hace falta poner la palabra, sino mostrar de lo que son capaces de hacer.

La verdad es que me gustaría ver esta película en el palmarés, en vez de la cuota obligatoria del cine iraní, sería estupendo que al menos el premio especial del jurado fuera para un realizador que ha tenido la valentía de mostrarnos quienes son estos tipos y el atrevimiento de hacerlo desde un discurso cinematográfico de alto riesgo, desde una opción estética que debería ser digna de un merecido galardón donostiarra.

Se fue el tiempo de la ambigüedad, de la flojera, de rizar el rizo de la teoría política para quienes sólo usan la ciencia jurídica que para hacer más daño. Mi más sincero reconocimiento para quien ha mostrado que quizá esta gente de ETA puedan dejar algún día de matar, que lo hacen desde el lado oscuro de su existencia y que (vamos a dejar un poso para la esperanza) puede llegar el día que ellos mismos (uno a uno o una a una) abandonen el territorio de la pistola y luchen por dejar la parte oscura. Tiempo habrá para analizar con más detalles esta película producida por los valientes Hermanos Morales, pero quisiera dejar constancia también del convicente trabajo de Ion Arretxe, director de arte que se ha metido a realizador un trabajo de actor, quizá único en toda su vida. Ha merecido la pena, no cabe duda.

Categorías: festivales

RTVE.es   24.sep.2008 19:01    

El patio de mi cárcel y Tiro en la cabeza

Debo reconocer que me cuestan cada vez más los temas carcelarios: Septiembre, Leonera… Me cuesta encontrar originalidad y, sobre todo, me fatiga ver el regodeo de los realizadores con el argot, el sexo en la trena y esa vocación por la cínica reinserción social de los presos. Pero me quedo con algo importante de esta película: las actrices que intervienen en El patio de mi cárcel. Mundial esta Verónica Echegui en la que pocos confiaban, contenida Candela Peña que nos hace creer en la ingenuidad, Patricia Reyes Spindola que certifica la cuota colombiana (aunque ella sea mexicana) en los patios de las cárceles españolas.

Tiro en la cabeza

Hay curiosidad y expectación por ver la película de Jaime Rosales en San Sebastián, unos dicen que por la insistencia de la banda etarra en no dejar que sea la democracia quien hable, otros por la obsesión de Rosales con el tema y por llevarlo a través de un estilo cinematográfico muy personal… Ya os diré.

Mientras tanto me escriben oyentes donostiarras diciendo si es verdad o mentira la invitación de El séptimo vicio a un aperitivo el próximo jueves dia 25, a las 13 horas en La Galeria Altxerri de San Sebastián, y ya digo que sí, que será una oportunidad para vernos, hablar de cine y tomar un “pequeño” aperitivo, pero que escribáislos que os apuntéis en el blog con nombre apellidos: presentaremos la exposición de Manuel Outumuro , nos acompañarán algunas actrices que han participado en esa exposición y avanzaremos los contenidos de la nueva temporada de pre estrenos, ciclos y foros.

Categorías: festivales

RTVE.es   23.sep.2008 18:19    

La caja de Pandora o el certificado de la derrota

Parece mentira que el pesimismo, la derrota y la falta de seguir viviendo pueda transmitirse desde la belleza. Una anciana que ha vivido la mayor parte de su vida sola, en las montañas, abandonada por su marido y por sus hijas imparte las últimas lecciones de filosofía a su joven nieto. Entre las aguas y la luz de Estambul, entre la naturaleza salvaje y espectacular se esconden las miserias humanas, las dificultades de la vida y la certeza de que el sur humano pese a ser un animal social está siempre solo.

Yesim Ustaoglu, turca que sabe lo que es ganar la espiga de oro en Valladolid ha presentado sus opciones en San Sebastián, y lo ha hecho con un desgarrador ensayo sobre la soledad, la falta de comunicación y el aislamiento. Bellísimas imágenes para decirnos quizá que mientras odiamos a nuestros semejantes no tenemos ni tiempo ni ganas de saber que cada día amanece, que se suceden las estaciones, que durante todos los amaneceres los pescadores salen a pescar entre una galería de sonidos y de luces. Los temas se repiten en todas las familias y en todas las épocas: las cuentas pendientes con la madre, la incomunicación padre-hijo, la feroz lucha por la supervivencia en esta aldea del siglo XXI, los conflictos amorosos entre las parejas… problemas y más problemas entre los seres humanos que descuidan quizá los valores esenciales de generosidad, de hablar con los otros y de permitir que os hijos lleven a cabo sus proyectos.

Una grata lección existencialista desde las riberas del Bósforo, desde la mirada de una mujer, Yesim Ustaoglu que conoce perfectamente un lenguaje cinematográfico de silencios y sonido. Hermosa, dura e inapelable, “tarde o temprano nos damos por vencidos”, dice uno de los protagonistas de La caja de Pandora, “y quizá es el momento de irse”.

Categorías: festivales

RTVE.es   23.sep.2008 00:13    

Javier Tolentino

Bio El Séptimo Vicio

Javier Tolentino es el director de 'El Sétpimo Vicio', el programa de cine de Radio 3. Es uno de los críticos cinematográficos más reconocidos de España y destaca por su compromiso y su capacidad de análisis.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios