'Ajoblanco, crónica en rojo y negro', en DocumentaMadrid - Somos Documentales

« La Once (Tea Time), una lección de vida en DocumentaMadrid | Inicio | 'Spanish Western', cuando el cine sacó a Almería de la pobreza »

03/05/2015

Comentarios

Fuente Puedes seguir esta conversación suscribiéndote a la fuente de comentarios de esta entrada.

Tiago

En 1980 Ajoblanco fue víctima de las contradicciones de sus creadores, su supuesto anarquismo y de la sociedad anónima que gestionaba la revista.
En una reunión de crísis a la que fueron convocados los socios ¿capitalistas?, los trabajadores (hasta poco antes llenos de voluntarismo e ilusión, hasta el nombramiento de Antonio Aponte como gerente) y representantes de los colaboradores -en total un 80% de los que hacían la revista-, exigieron la autogestión (¿no vais de anarcos?) y el reparto de la sociedad anónima entre todos: fundadores, trabajadores y colaboradores, una exigencia compartida por uno de los fundadores y redactores Fernando Mir, y liderada por Ramón I. Aguirre. Los socios -un paquete representativo de "la gauche barcelonesa di güisqui" - con Pepe Ribas y Toni Puig a la cabeza se negaron al reparto y nos despidieron. Ajoblanco tuvo un altibajo en la periodicidad de sus publicaciones y un cambio importante de colaboradores... su éxito fue tal que al cabo de pocos números tuvo que cerrar. Pasarían unos años hasta que Pepe Ribas y Pedro J. Ramirez (¿un anarco y la mano siniestra de Aznar editores de lo mismo?) se pusiesen de acuerdo para ponerla en circulación de nuevo. Pero ya no sería ni sombra de lo que fue, le faltaba la vitalidad, la entrega, el entusiasmo, la energía y la inteligencia de un puñado de jóvenes charnegos que de verdad quisieron cambiar su mundo.

acm

van a volverla a editar. sabes quien esta detras? gracias?

Los comentarios de esta entrada están cerrados.