« Ante todo hay que ser buena persona... | Portada del Blog | ¡Esto es Halloween! »

Una más al menos...

Hola...

Prometí un último cuento en el blog y allá va. Será realmente el último, eso creo. Una más de esas tristes historias que en un futuro próximo, muy posiblemente, se reunirán en un libro de relatos breves: "Amores imposibles". Espero que os guste. También os dejo un fragmento del último cuadro que estoy pintando, está aún inacabado. Retales de arte humilde, sin otra pretensión que compartir agradecido con los que visitan este espacio, en el que se ve lo que no se ve en los Telediarios. Abajo os dejo un tema que me encanta de Tracey Thorn. Creo que le va bien al texto.


Una más al menos

"El tren de detiene por fin junto al anden central, anochece. El día que muere fue hermoso a su manera. Aun llueve y no llueve. La luz y la oscuridad todavía juegan a las adivinanzas entre las nubes bajas. La tramontana susurra a rachas aúllos de invierno. No se entiende bien lo que intenta decir. Un hombre vestido de negro baja del vagón muy despacio, con ganas de llegar pero con lentitud de octubre. Un gentío impaciente huye y se apresura por las escaleras del pasadizo que les llevará a sus casas, a sus cosas. Él tipo oscuro enciende un pitillo, fuma lánguidamente y espera que desaparezcan todos los viajeros del apeadero.

Luego desciende también la escalinata. Abajo, al final de los cincuenta escalones, está ella asomando medio escondida tras la esquina. Allí están los dos, por fin. Abajo esperan la sonrisa y los ojos que él buscaba. Los amantes llevan tiempo sin verse. Se acercan, se abrazan, se besan, intercambian caricias leves, caminan prendidos de la cintura y suben al coche que ella dejó mal aparcado frente a la estación.

"Llévame al mar", le pide él. Ella le complace y recorre sin prisa la sinuosa carretera que lleva a la costa. Apenas dicen nada por el camino, algunas vaguedades, algún te quiero. Mientras ella conduce, la mano del hombre arrulla poco a poco la piel de su amada, se encierra entre sus piernas, o cae de la mejilla al hombro y baja por el brazo hasta la mano apoyada en el volante o en la palanca de cambios. Serán pocas horas. La ternura no tiene mucho tiempo, lo saben, pero los dos apacientan la impaciencia por tenerse. La alternativa de amar escasea para ellos. Él, pensativo, mira por la ventanilla. Más allá de lo que dictan los relojes está lo que le dicen las olas, otra medida, otra cadencia más apropiada para medir sus pasiones.

Aparcan en el paseo marítimo. Está desierto, es casi invierno. Solo ellos, una bella pareja enamorada, camina ceñida y feliz por la marina mientras el viento acompaña sus pasos, su danza. El mar ruge amable, rítmico y sereno. Dos barcos anclados no muy lejos de la costa balancean sus reflejos en la profunda oscuridad del agua. A pesar del vacío invernal, algunos locales permanecen abiertos, como esperando un aluvión de clientes que nunca llegará. Entran en una de las cantinas, un comedor acogedor y recoleto lleno de mesas vacantes. Cenan frugalmente entre palabras, miradas y gestos de amor. Luego buscan un lugar en el que refugiar su pasión, una cama en la que pasar amando la corta noche que no espera. El tren de regreso saldrá temprano, demasiado temprano, al amanecer.

También parecen ser los únicos clientes del hotel. Piden una habitación con vistas al mar. Un viejo y cansado recepcionista, tras registrarles y cobrar por adelantado, les da la llave número diez. La fuerza de las olas salpica de tanto en tanto el balcón alfombrado en la primera planta. Se desnudan, beben y respiran amor en ese ya batallado aposento. La ventana queda abierta pero no sienten frío, por ella solo entra el rumor renovado de las olas rompiendo los segundos. Un millar de peces plateados despiertan y miran y chapotean mientras ellos dejan de ser dos. El viento sigue susurrando palabras que no entienden, tal vez una dulce advertencia. Se duermen abrazados y deshechos de placer. Al poco una llamada rompe sus sueños. Es la hora, dice una fastidiosa voz al teléfono. Ha llegado el fin del encanto. Regresan en silencio por donde vinieron.

Una hora después, ya de nuevo en la estación, amanece mientras la pareja se demora en los últimos abrazos, los últimos besos. Se dicen un inevitable adiós. El hombre sube al tren y regresa a su lugar entre los bosques, entonando para si, para ella, una triste y callada canción de despedida. El traqueteo del tren adormece su pena y su desvelo. Se duerme oyendo aun su voz, sintiendo aun el tacto de su cuerpo y de sus manos. Al despertar siente todavía sus dedos en la piel y tiene amor y sal y arena y algas enredadas en el pelo. Lejos de ella, tal vez para siempre, el hombre sombrío llega a su destino. Baja del tren convertido en humo, en una sombra de si mismo, arrastrando un alma empañada y dolorida, preguntándose si volverá a verla una vez más. Una más al menos…"



              




            Easy. Tracey Thorn, (Out of the woods)

58 Comentarios

Preciosoooooooooooooooooooooo.No tengo palabras para describir las sensaciones a las que me has conseguido transportar David.El cuadro tambien es sumamente hermoso.
No sé si es el mejor, todos son bonitos, pero este me dado en el corazón.
Mucha suerte con tu libro, y en lo que emprendas en tus ratos de ocio.
Planta una semilla y crecerá algo, seguro que sí.Tienes un huerto, hazle cobijo para una nueva que a tí te guste.
Un saludo enorrrrme.

Hola... te juro que no se que escribir, me quedé sin palabras. Llevo un ratito mirando la pantalla del ordenador, tus palabras, tu cuadro e intentando recomponer las emociones, que se desordenaron al leerte... y es que las despedidas ya sean leidas o vividas tiñen de melancolía mi ánimo.
Intento asimilar este adios, y no pierdo la esperanza de que al pasar otro día por aquí vuelva a encontrarme con alguno de tus deliciosos cuentos, por si acaso, vuelvo a leer el último que nos dejaste hoy...
pd: gracias por "desordenarme las emociones"
Besos para todos los que leeis y escribís...

me ha encantado david


Hola David!!! Me ha encantado, mi corazón se encogió al final de leerlo. Besos.

Es un cuento precioso David, creo que es el que más me ha gustado,no he podido acabar de leerlo si soltar una lágrima , es una pena que los buenos momentos sean tan breves.Te deseo mucha suerte con la publicación de tu libro.
El cuadro tambien me ha gustado mucho ,tienes un estilo muy personal.Y tu estudio es fantástico,ya me gustaria a mi tener uno así,yo tambien pinto y cuando lo hago en casa es todo un despliegue de medios.
Sigue así David,creciendo en lo personal y en lo artístico.Un beso

Ha sido precioso! un cuento que merece la pena leer! espero leer "amores imposibles" con muchas ganas, con las mismas al menos que leí "Amantea", que me encantó!

Un abrazo David!

Que decirte David,... me ha gustado mucho, el que más. Muy bonito el cuadro, los cuadros; eres todo un artista. Un abrazo.

Hola David,
de verdad que es maravilloso,cada frase,cada palabra me trasmite sentimiento.
Estare muy pendiente de "Amores imposibles",ya nos iras informando.
El cuadro me encanta,sinceramente lo digo,me parece muy original y especial.Me gusta mucho el color y ademas los retales siempre me han encantado.
Realmente eres un verdadero artista.
Mil gracias por mejorar mi tarde de domingo,ya se sabe que enfrentarse al Lunes da mucha pereza.
Espero que pases una gran semana.
Un abrazo enorme para C&C.

Hola David....
Gracias por tu cuento... el último? Tomo prestadas las últimas palabras de tu cuento... y me pregunto... si volveré a leerte una vez más aqui.. Una vez más al menos. ;)
El cuadro me gusta mucho.. me pregunto que significará ese 19 de septiembre :) , pero sobre todo... te agradezco muchisimo que nos hayas abierto una puertecita a tu estudio.. es como si hubieras leido y concedido el deseo que no pedí, pero sí pensé, el otro día en tu post sobre José Mª Cano cuando comenté que me entusiasma ver al pintor en su salsa.. Me encanta!! Pienso, Imagino.. es como si oliera la pintura, la trementina y el aceite de linaza en la proporción perfecta esperando ser utilizado.
Muchas gracias de nuevo.. y espero impaciente tu segundo libro.. qué ilu!! qué notición!!!
Un beso.. y feliz semana.
Silvia

Hola David, espero que escribas más cuentos por aquí, y que no sea el último. Me gusta el cuadro, mucho de verdad, pero sobre todo la foto de tu estudio, con los caballetes, se ve muy bonito y el suelo. precioso!!. En el cuarto que yo pinto, he metido la mesa blanca lacada de la cocina, es también el cuarto de "los trastos", donde tengo la tabla de la plancha, un tendedero plegable, la bici fija y la otra y cajas todabía de la mudanza, jejeje.
Suerte en todo lo que emprendas. Me haces sentir muchas cosas.
Besiños.

bien

Hola David!

Es un cuento hermoso. Tus palabras me hacen sentir sensaciones y descubrir olores, me transportan a lugares lejanos. Cuando escribes, haces volar mi imaginación, y eso no tiene palabras. Gracias! Espero ansiosa tu libro.

El cuadro es muy original y alegre.

Por cierto, te acabo de ver en el Telenoticias, y me has alegrado el poco tiempo de fin de semana que me queda, pero se echa de menos que digas dulces sueños cuando te despides :(, ya que nos hacías sentir mas cercanos a ti.

Que pases una muy buena semana!

Un beso

Rosa

Hola David
Que tema tan bonito has escogido, me ha gustado la historia, no se podia esperar mas de ti.
Aqui te dejo algo que quiero compartirlo con tigo ... no soy una experta en la materia como vos pero igual aqui te lo dejo....
......

Llega a casa con prisas, a la misma hora, se despoja del maletin y prepara todo para recibir a su amada, mientras la espera, bebe un vaso de agua, su ansiedad por verla le hace caer en la desesperación, en la impasciencia, mira el reloj y aún falta un minuto.

Ella entra a casa, saluda, como siempre muy cariñosa. Un silencio les rodea, sus miradas lo dicen todo, desde un te quiero hasta un me haces falta. Vestdia de rosa, con el cabello cedoso , sus labios, finos delineados suavemente y maquillados con un poco de carmín, sus ojos claros y su mirada transparente, asi es ella, delicada, dulce y suave como la brisa del mar, ella da comienzo a un nuevo dia en su vida, un dia lleno de esperanza, esta vida sin ella no tendría sentido. La observa fijamente, siente que sera la última vez que la vea, que la tendrá cerca. Ella empieza a hablar, a contarle cosas pero aún asi no la escucha, es como si un grueso cristal hoy estubiera en medio, entre sus palabras y el deseo de tenerla, desea acariciarle, sentir sus manos, oler de cerca su perfume, besarla poco a poco hasta llegar al mas mínimo y lejano rincón de su cuerpo, blanco, suave, con ansias de sentir sus pechos en su boca, de jugar con sus dedos entre sus piernas. Ella sigue hablando.
Sabe que solo queda unos instantes para que ella diga adios, pero aún así quiere disfrutar de esos minutos,
.- es hora de marchar, dice Ella.
Mientras ese deseo incontrolable, incoherente que siente por tenerla esta ahí. Esta a su lado pero es como si no le sintiera, sus ojos le miran pero no le ven.
.- estoy aquí, te quiero.- dice, pero no le escucha

La acaricia tiernamente pero ella no le siente, le dice que no se vaya, pero no le escucha,
.- hoy estas mas radiante que ayer, me gustas, le dice , pero no le escucha

Ella le mira , y se va. Se va con una sonrisa en sus labios y en su mirada.
Ahora solo le queda esperar a que ella regrese . Lo que hoy no pudo ser, sera mañana...

....

Saludos

¡Qué generoso eres con nosotros, David!
¡Mucha suerte con tus libros! Estoy deseando leer ya "El hombre del baobab".


Hola David (y también María),

Jo...lin, como escribes. Muy bonito.
La tramontana delata un pueblo de la Costa Brava, con vía de tren y mar. Sólo pueden ser Port Bou o Colera, dos lugares tristes en invierno y bonitos y marineros en verano. ¿Románticos?: cuestión de la pareja, si se quieren, siempre y mucho. ¿Porqué tiene que ser triste el cuento?¿Porqué le queda esa duda al amante?.Se quieren, no pueden estar el uno sin el otro, como mínimo se hacen gracia. Seguro que se vuelven a ver. Ese amor no es imposible, ya existe.
"Touché" porque es una zona que quiero mucho y una historia que le gustaría vivir a más de uno (hasta el final feliz por supuesto). Sólo tendríamos que poner dos nombres. ¿Ves como llega tu texto?
Escribes muy bien, con mucha calidad, seguido sin resultar pesado sino todo lo contrario, muy ameno, y con un ritmo entre poético y narrativo, tirste y esperanzado. Compraré el libro, te lo prometo, es de Premio Planeta como mínimo.
Si estoy touché por el texto, con el cuadro ya no sé que decirte. Alucinante. Gracias por hacer de la comunicación y de la intimidad un arte. Si haces una exposición estaré encantado de irla a ver. Ya estiy impaciente. Aunque mi nivel es algo limitado en arte me gusta mucho analizar un cuadro, cualquiera que sea el estilo. Felicidades, eres un número uno, de veras muchas felicidades.
Carlos

Que bonito, tenemos un gran orador que sabe transmitir con su mirada, con su voz, con sus gestos, sus palabras y ahora con su pintura... tan solo decirte desde Maspalomas Gracias David, un saludo María Buen fin de semana para todos y todas

Hola nube me encanta que te pases por mi blog y espero sinceramente que lo sigas haciendo, no invades ningún espacio privado ni nada de eso, gracias por molestarte y darte un paseo, besos

Hola David,yo solo puedo darte las gracias.me has emocionado con cada palabra.Trasmitiendo a cada momento un poco de ti,mucho de ti.solo esa sensibilidad que tu sabes trasmitir en cada uno de tus escritos,espero que no tardes en publicar ese prometido libro por que deseo leerlo ya.Gracias de nuevo por tu regalo y dejarnos ver ese arte tuyo al pintar,es precioso el cuadro.Yo solo puedo darte mil besos para pagartelo.y saludos a los demas blogueros

Hola David. Este ha sido uno de los cuentos que más me ha gustado. Tienes la habilidad de hacer que imagine todo lo que voy leyendo por la forma en que utilizas las palabras. Realmente hermoso. Te deseo mucha suerte con tu próxima publicación. Pásatela bien esta semana.
Saludos.


Bueno, si además es como en el video. ¿Dónde hay que apuntarse?. ¿Quién toma nota?.

Hasta muy pronto, espero.

Carlos

Hola a todos.
Buen comienzo para la mañana del lunes.
Arte por todas partes, música, literatura y pintura.
Yo, una más, impaciente porque se publique ese cuento de relatos, aunque el título suene triste, ¿quien no tiene una historia de esas para contar?los amores imposibles existieron siempre.
Bo día a todos, que aunque aquí llueve un poco, no dejamos que la lluvia nos entristezca.
Bicos e apretas.

Hola David y queridos blogueros. Hacia ya tiempo que no visitaba el blog por falta de tiempo.
Hoy me encuentro con el texto mas bonito que he leido de David. Y otra vez un cuadro, que cuadro! Me uno a Lu por lo de agradecerte lo generoso que eres con nosotros.
Al leer tu cuento me paso como a Mai, me quedé quieta, en silencio, solo parpadée un poco mas fuerte para auyentar la lagrimita...
Grandioso, emotivo, ya he escrito en este mismo blog que me abruma leerte puesto que me da la impresion que abres tu alma, no porque lo que escribas sea vivido o no, sino porque nos entregas tu imaginacion, y tus sentimientos. Alguien que escribe asi, tiene que tener un interior muy rico en emociones, y lleno de colores, como tus cuadros.
He saboreado cada palabra de tu cuento. Hace muchos años, cerca de un mar parecido de otra costa española, la protagonista de tu cuento podria haber sido yo.
Carlos C, que bonito tu comentario. Tu también escribes muy bien. Por favor David, si puedes, cuando publiques tu libro de Amores imposibles, hazlo saber en este blog porque aqui en Paris no lo podré saber y quiero comprarlo en cuanto salga.
Me has abrumado "encore une fois"....
Perdonarme el atrevimiento, pero es que estoy emocionada y lanzada asi es que, aqui os va un texto que por supuesto no es comparable a la calidad de David ni lo pretendo, pero es un texto que sale del corazon, y que podria ser escrito por la protagonista de tu cuento, algunos años después de ese encuentro en el hotel....
Besos a ti, mi querido David, y a todos los blogueros.
" Mientras la música suena de fondo,
Me toco la garganta como para impedir que salga algún sonido.
Deslizo mi mano hacia el escote y pienso si mi piel habrá cambiado mucho
Desde la última vez que la tocaste.
Me daría miedo que la tocaras ahora que está más vieja y menos suave
Sé que ya no te quiero de la manera que te quise.
Pero estás ahí...
Algunas veces más presente que otras.
A veces duermes, horas, días, semanas,
y ni me acuerdo que eres inquilino de mi cuerpo.
Otras te despiertas, te desperezas y te estiras, y me despiertas a mí.
Una canción, un libro, una película, una frase,
Una historia imposible (no podría ser de otra manera)
La lluvia, un perfume,
Cualquiera de todas estas cosas puede recordarme de golpe que sí que estás ahí.
Cuando me doy cuenta, una nostalgia rara me invade.
No de haberte perdido a ti,
Pero de haber perdido esa parte de mí que no existe desde que te olvidé.
Es una nostalgia interna, imposible de compartir.
Es visceral, esta agarrada a mis entrañas.
A pesar de esa nostalgia rara que vuelve de vez en cuando,
Me alegro de “reencontrarte” en mi interior.
Ya no pienso en ti con pasión, pero sí con una infinita ternura.
Es cierto que los dos compartimos cosas bellas con nuestros compañeros de camino,
Y el sufrimiento ya no existe, y las cosas están bien como están…
Pero a veces, solo a veces, cuando me acuerdo que formas parte de mí,
Cuando te despiertas y enciendes la luz,
Ese sentimiento extraño que no sé como se llama me invade otra vez.
No es amor, no es pasión, quizás ternura, quizás recuerdo,
Es un hilo muy fino que me da la impresión que me une a ti para siempre.
Cuando termine de escribir esto pasaré a otra cosa, me secaré las lágrimas,
Con naturalidad, sonreiré seguramente por alguna estupidez,
Y tú te dormirás de nuevo, hasta que te despereces la próxima vez…"

Cada tarde te veía
Siempre en la misma estación
Tu sin saber que existía
Yo esperando el cercanías
destino a tu corazón, para subirme algún día,
Por el andén te buscaba
Y tu mirabas atrás
Dios mío si se cruzaran, mi mirada y tu mirada ya no habría libertad ni tesoro que cambiara
Por esa casualidad
Y es que el destino es amargo, al menos para mi
No quiso presentarnos aquella tarde de abril
Y ahora me tienes aquí, flaca de amor
Como un galgo con pulgas que van soñando
De un rail a otro rail
Pero la suerte fue amable al menos por una vez
Y quiso un día sentarme misma hora misma tarde mismo vagón mismo tren mismas ganas de abrazarte.

Mil estaciones pasaron y no quisimos
Bajar aun sabiendo de antemano
Que el trayecto es limitado y el tren
Tiene que parar pues más tarde o más temprano
hay que asumir el final
Por que el destino es amargo al menos para mi,
quiso otra vez separarnos aquella tarde de abril
y ahora me tienes aquí flaca de amor como un galgo
con pulgas de amor que añoran tanto
tu amor de ferrocarril.

Aún recorro cada tarde la que fue nuestra estación
Por si acaso al cercanía le da por volver un día a este corazón descarrilado en la vida
Tu billete era de ida
se que no regresarás tu mirada lo advertía
en aquella despedida con en otro tiempo atrás al cruzarse con la mía
que cruel casualidad
Ves que el destino es amargo
al menos para mi no quiso inmortalizarnos aquella tarde de abril
y ahora me tienes aquí flaca de amor como un galgo
con pulgas de desengaño hurgando en mi cicatriz.

Pasión Vega, Flaca de amor.

Qué eróticos son los trenes!!!!

(Un placer leerle...)

Desde luego los minutos de telediario no dejan siquiera entrever esa delicada sensibilidad.
Es precioso.

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Los presentadores del TD


Son los rostros del Telediario, lo primero que ves al encender la TV.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios