« De nuevo aquí... | Portada del Blog | Emilio Morenatti »

Agosto, lienzos, palabras, música...

En cierto modo es cierto, como se apunta en un comentario del anterior post, que esto del blog, al menos a mí, llegó a saturarme. Demasiados asuntos que atender, demasiadas cosas que abarcar, tal vez.

Tras un año de blog, la sensación era esa: saturación. Propia y posiblemente ajena. La experiencia ha sido y es positiva, claro, de lo contrario no hubiera vuelto a entrar aquí, pero esto de actualizar con frecuencia puede resultar fatigoso, sobre todo si uno pretende hacerlo sin caer en la estupidez, incluso en lo grotesco.

Para no saturar ni saturarme, procuraré no prometer demasiado. (¡Se hará lo que se pueda, maestro! – que dijo la lamparita al sol del atardecer).

Esto, supongo, seguirá siendo lo que fue, un espacio insólito y sin pretensiones en el que cabrán muchas cosas diferentes. También la pausa, el silencio, la ausencia, incluso la nada…

Pero he de ser agradecido con esas personas que aquí me suelen demostrar su admiración y su afecto, algo que sigue sorprendiéndome. Para vosotros un post de agosto “saturado”. Si os apetece, os invito esta tarde a mirar unos lienzos y a escuchar algo de música mientras leéis las palabras que forman un relato.

Espero que os gusten…

Mirando hacia otra parte.

Detalle de un pueblo costero.

La dama que lleva el timón.

Bolonia, mi máxima alegría.

Y algo de música para leer lo que viene justo debajo...



El dictamen

"Fue un momento dantesco para él. Tal vez pueda parecer una exageración emplear esa palabra, pero no lo es. Llegar hasta allí le había costado tanto, ¡tantísimo! Tardó en atreverse a rasgar el discreto sobre que contenía los resultados de la prueba.

Desde el preciso instante en que decidió enviar las muestras, empezó a temer el momento que, por fin, dos semanas después, había llegado. No recordaba cuándo le abordó ese imprevisto afán por saber, cuándo le asaltó la primera duda acerca de su verdadera paternidad.

El informe aseveraba que el niño no era hijo suyo, aunque también advertía que el análisis no era fiable al cien por cien. Él asumió el dictamen como seguro. Nunca llegó a desearlo, por nada quería ser padre, que existiera la posibilidad de sufrir por ello. Pero cuando llegó al mundo y lo tuvo en sus brazos, su aprensión cedió y todas sus reticencias se desmoronaron.

Amó a ese niño de inmediato y sin medida, como sólo se ama a los hijos. Siempre, para siempre. Pero ante lo que le pareció una tragicómica evidencia, todos los momentos vividos con su madre, con él, por él, por ellos, buenos y malos, se mezclaron en su mente convirtiéndola en un pastiche infecto, incomprensible. Intentó recapacitar, pensar con cierta lucidez, sin demasiada afección, sin dramatismo.

No sentía la furia previsible en el cornudo, siquiera un desasosiego demasiado insoportable. No era odio o rencor lo que experimentaba ante la inmensa patraña urdida por aquella mujer. Al conocer la verdad, se vació, así de simple. Evacuó su alma convertida en diarrea. Su espíritu giró en un sucio sumidero hasta desaparecer, hasta perderse en un inmundo retrete salpicado de mierda.

¿Qué hacer ante semejante evidencia? Tal vez fingir no saberlo, no saber nada. Continuar con la farsa que aquella pérfida hembra había impuesto a sus vidas. ¿Quién sería el verdadero padre? ¿Qué hacer? Daba igual lo que dijera aquel papel redactado con prudencia, enviado con discreción. No podía creerlo. En el pequeño se adivinaban parecidos inequívocos, intentó convencerse aún. Todos aseguraban que tenía sus mismos ojos, la misma mirada de su padre. Se parecían. Dudó sin dudar.

Bien saben los humanos afanarse en las ilusiones, hacerlas parecer ciertas a fuerza de aludirlas o eludirlas, pensó, apuntarse a los engaños conscientes o inconscientes de ellos. No era un imbécil, sabía que los análisis de parentesco no eran infalibles, pero también que raramente erraban. Ojeó otra vez la escueta carta y desesperó de nuevo...

“…el informe no podrá ser utilizado ante los Tribunales de Justicia, en procedimientos civiles o penales, siendo imprescindible la autorización de la madre del menor para que la prueba realizada, siempre con el consentimiento previo, tenga capacidad probatoria…”

Sintió náuseas y repugnancia de sí mismo, de su actuación, más que de la de ella. No tenía la más mínima intención de acudir a ningún tribunal, ni probar nada ante nadie, si quiera ante sí mismo.

¿Por qué había hecho aquello? ¿Para qué saber aquello? ¿Para qué inflar hasta ese punto el globo de las dudas? Sus vacilaciones le habían estallado en plena cara dejándole aturdido, ridículo. El resultado de la pesquisa no tenía ningún sentido a esas alturas. Una vez alcanzada la certidumbre, maldijo tener que digerirla, haberla deseado alguna vez, haberla conseguido. Aún a su pesar, a pesar de sus pocas ganas de ser padre, mucho antes de que naciera ya sintió que lo amaba, como si por sus venas corriera su propia sangre. De forma clara. ¿Y qué importaba eso? Todos los hijos son solo uno, son siempre el mismo, nazca en un solo cuerpecillo o repartido en varios. Aquel era su hijo aunque no fuera suyo, aunque su sangre fuera otra.

Y seguiría amándolo, ¿cómo evitarlo? De abandonarlo intuía que sufriría por él, por su ausencia, hasta lo indecible. La mala idea pasó fugaz por su mente, frunciéndole alguna víscera, plegándole el nacimiento del alma.

Recordó que el niño saldría del colegio en apenas un par de horas. Estaba demasiado perturbado para ir a recogerle. ¿Cómo mirarle a los ojos esta vez? ¿Cómo sonreírle? ¿Cómo abrazarle sin delatar su tremenda zozobra? Llamó a la madre. No empleó muchas palabras. Sin dar lugar a la réplica, le aseguró que no podría ir por el pequeño a la salida de la escuela, que era completamente imposible, que debía ir ella, o llamar y avisar para que lo metieran en la ruta. No ofreció más explicaciones, el comunicado fue tajante, las palabras ásperas. La madre, aturdida, indignada, intentó eludir la imposición, el imprevisto mandato. Tenía mucho trabajo por hacer, quiso explicarle, no llegaría a tiempo, pero no pudo acabar la frase…

Él colgó y dejó descolgado el auricular. Luego, despacio, muy despacio, metió en una maleta lo imprescindible y sin mirar atrás salió de la que ya no podía considerar su casa. Sintió que allí dentro quedaba encerrada una existencia corta, ficticia, anómala, grotesca, que ya no le pertenecía en modo alguno. Punzó su corazón un dolor extraño, un inclemente deseo de partir, de acabar de una vez por todas con todo.

No podría dejar, así por las buenas, de ser padre del pequeño, pero tampoco obviar lo sucedido y seguir siéndolo. Al cerrar la puerta, supo que dejaba atrás a la mujer que un día creyó amar y a un hijo que, a pesar de los dictámenes, seguiría sintiendo suyo eternamente. Al que añoraría y querría de forma definitiva, incluso más allá de la muerte...".

David Cantero

112 Comentarios

Hola David
Mi comentario no tiene nada que ver con los de tu blog, era sólo para decirte que me encantó tu libro "el hombre del baobab", que me hiciste viajar a Africa, soñar, emocionarme,reir, desear y lo devoré en escasos días entre el metro,mi trabajo y restando alguna hora de sueño a mi noche.Muchisimas gracias por compartir.
Un saludo
Virginia

Bienvenidas sean todas las saturaciones si son como ésta!
Creo que un blog como cada cosa en esta vida tiene el sentido que le queramos dar. Si sirve de algo, yo creo que sí tiene sentido asomarse por aquí de vez en cuando, un día cualquiera, en agosto por ejemplo, y descubrir que hay gente maravillosa a la que no le importa compartir libre y generosamente su talento.
Hay post que marcan la diferencia, como éste. Gracias David. Actualiza cuando puedas y cuando quieras. Te estaremos esperando.
Un saludo.

Gracias otra vez por tu actualización. Como siempre, tiene ese toque especial que te caracteriza.
Y como te dije en mi anterior comentario, nosotros vamos a estar ahí cuando sientas que tienes que contarnos algo, pero si no hay nada que contar, entendemos que no lo hagas. Creo que lo último que todos queremos es que te sientas en la obligación de actualizar y que eso te agobie.
Besos para todos los blogueros, me despido por una semanita, que ya llegan las vacaciones. Nos "blogueamos" pronto :)

Precioso como siempre David la música de Bagdag Café por si alguien no lo sabe se llevó un Oscar de la academia.La de Jaime Cullum también la conocía.Los dibujos preciosos, y el relato también.¿Todos somos padres alguna vez no? aunque sea por unas horas para no ver a nuestros hijos nunca más.Dejo una aportación musical no temas, es suave.
http://www.youtube.com/watch?v=Dfd3eahHen0

¡Hola David!
No te satures, tú tranquilo... Si alguna vez no puedes actualizar, pues no actualices, no pasa nada. Actualiza cuando quieras y cuando puedas!!! ;) Entendemos que a veces no puedas actualizar debido a tu vida y a tu trabajo... Bastante tienes ya de escribir y acordarte de los blogueros que te seguimos y te admiramos, que ya es mucho!!! Poca gente famosa, como vosotros, hace eso.
En cuanto a tu relato, es muy bonito, me encanta. Me encantan tus cuentos, me está gustando mucho tu nuevo libro, me encanta tu forma de escribir... Y los lienzos, son tuyos? Son preciosos ;) Felicidades!!!
Y las canciones que has puesto, como siempre, muy bonitas ;)
Pues eso... nos vemos en los Tedés de las 9!!!!
Muchos besos de parte de la benjamina del blog ;)
Se te quiere muchoooo!!!!

Totalmente de acuerdo con Siena. Actualiza cuando puedas y quieras, y no te preocupes.

Dos días seguidos de grata sorpresa al visitar el blog. Realmente me ha sorprendido que nos regalaras tan prontamente tu visita. Y es que entiendo lo que dices cuando hablas de saturación, y bla bla bla..... Agradezco también tu sinceridad, esa que me pareció percibir el día que pude verte en persona. Claro que me gustaría poder leerte cada día en el blog (se nota que no tengo muchas ocupaciones en este momento), pero prefiero que cuando eso ocurra sea con algo como lo de hoy, algo que sale de dentro, bello... aunque no sea tan a menudo.
Bueno, muchas gracias por dedicarnos tus momentos, tu pintura y tus relatos. Gracias también por la música.
besitos

Hola David,

Me alegra leerte, en todo, lo cotidiano y lo literario. Lo espontáneo y lo meditado a conciencia.

Por lo que se ve Bolonia es tu paraíso, pero a juzgar por la lectura vertical de tus escritos, hay mucha turbulencia interior.

Te emplazo a un lugar remoto, aunque no tanto, donde la nada existe, aunque existe algo, y donde te encontrarás con los elementos vitales (sí, de la vida) agua, aire, fuego, tierra.

Quizá un entorno turbulento (y agresivo de ver), escaso de seres humanos, te sugiera algo, te impregne de algo, No sé, es una sugerencia.

Besos,

PD (se me olvidaba, Islandia)

Hola David!!!
Muchas gracias de verdad por haber leido el comentario que hicimos yo y Alba. Gracias una vez más por ser honrado y sincero con nosotros... Entiendo perfectamente que estés saturado, solo que no entendiamos ese silencio, pero ahora ya todo aclarado, no pasa nada porque no actualizes en un tiempo, lo entendemos perfectamente.


Gracias también por poner este gran relato, y compatir tus pinturas.

Un beso fuertee!!!

A este paso David, voy a dejar de leer tus post. Siempre haces que se me corra el maquillaje... [Aquí el índice se detiene un breve segundo antes de darle al 'Enter'. Y se arrepiente] Por favor David, nunca dejes de escribir tus post (o de pintarlos, o de ponerles música). Siempre me libero del maquillaje cuando los leo. Mil gracias.

Hola David!!! Yo personalmente entiendo y muy bien que tu o María no actualicen tan a menudo como nos gustaría a los blogueros. A veces simplemente hay cuatro mil cosas que hacer impresindibles antes de actualizar el blog. Aún así, cuando actualices estaremos aquí leyendo tus interesantes comentarios, y si nos regalas un relato como el que acabas de poner pues mejor. Me ha encantado al igual que tus cuadros, en especial el de Bolonia. Ahhh, y ya hace mucho tiempo me había dado cuenta que tanto tu como María tienen un exelente gusto musical. Un abrazo.

Hola David!!
Se entiende que no hayas escrito durante unos días, al fin y al cabo estabas de vacaciones y no tenías ninguna obligación de escribir nada. Esto también te habrá servido para descansa, desconectar y coger energías para la nueva temporada que ya has empezado.
Del relato que has escrito, decir que es muy bonito aunque no me gustarí estar en la piel del personaje, ya que debe ser muy triste estar en esta situación. Al fin y al cabo creo que a pesar de lo que te puedan decir los resultados de una analítica como esta, debe prevalecer el amor y el cariño hacia el pequeño, ya que al fin y al cabo éste no tiene ninguna culpa. Bueno en fin darte la enhorabuena por el relato.
Y no te creas que se me han olvidado ni las pinturas ni la música. En cuanto a las pinturas son muy bonitas, y en cuanto a la música decir que es superior.
Bueno, no me enrollo mas, creo que ya lo tengo bien por hoy, tan solo desearos a todos que seais felices y darte de nuevo la enhorabuena David. (Aunque lo parezca esto no ha sido una despedida ni vacacional ni definitiva). Aunque sí estoy de vacaciones largas, más o mes hasta el mes de ostubre. Aún me queda un poco. Bueno hasta luego y saludos para todos.

Saludos.

¡¡¡¡¡Gracias !!!!!! . Tus posts reflejan tu alma, tu romanticismo, tu humanidad....... tu vena artística.

Actualiza cuando puedas , y, ¡¡¡¡Otro libro!!!!!!.

Rosa gracias , a tí también cliko sobre tu nombre .

Os lo dedico a todos va muy bien con el texto y también es una delicia de música del fallecido Elmer Bernstein http://www.youtube.com/watch?v=rBHXy-kvKPA

David!! no sabes que alegría me llevé al verte al frente de los tedés otra vez. Una de tres: o te has pasado con el pote, o los colores de mi tele están mal o te has puesto bastante moreno.
Te diré una cosa... a veces, aunque escribáis una "tontería", se agradece saber que estáis al otro lado y no os olvidáis de vuestros incondicionales. Claro, que lo que tú escribes nunca me parece una tontería. Así que no te satures, que por lo menos yo no me siento saturada por tus post. (Vaya juego de palabras). Un beso enorme y bienvenido a la cruda realidad de las NO VACACIONES. Muuuuuuuuuuuuuuuuaka!

Hacía tiempo ya que no intervenía en este blog. Tampoco lo leía. Es que estaba en un período de 'desenamoramiento'... de David Cantero. Cuando me enteré de que estaba casado (no lo sabía de forma segura) en mayo en un programa de informativos, decidí acabar con este 'enamoramiento'. No voy a ver más los telediaros presentados por David Cantero. Para evitar las recaídas. Prefiero boicotearle al cien por cien para destruir definitivamente todo sentimiento.

Adiós.

¡Hola David!
Gracias por compartir tu tiempo, se entiende que en ocasiones no puedas; este agosto está siendo menos agosto, más entretenido... y en parte es gracias a ti. Muy bonitos los cuadros, la música y como no, el relato ¿preparas otra novela?. Como te envidio por tener esa facilidad para describir sentimientos, emociones...todo.
Un abrazo.

Rosa, tu comentario ha surtido efecto enseguida eh? Jeje! Muchas gracias David por regalarnos palabras, notas musicales y el colorido de tus pinturas.

Besitos!!

David,

Gracias (sobretodo por la historia). Estoy muy de acuerdo. Escribir en el blog es difícil sobretodo por el tiempo. Es cosa de paciencia, pudor (muchísimo pudor!) y creatividad.

Hola David,
Bienvenido, por lo que he leído has tenido unas estupendas vacaciones, no sabes como me alegro; ojala cuando haga las mías pueda decir lo mismo. La música preciosa, y la de piano……… es mi instrumento preferido, con esto te lo digo todo, y lo se tocar un poquito, cuando lo hago me siento como nueva. Los dibujos que bonitos, que facilidad para todo tienes, sigue así creativo en todo.

Entiendo perfectamente que estés saturado. Este espacio tiene que ser para ti como es para nosotros, por lo menos para mí, un espacio al que vas siempre que quieres y cuando quieres participas. Es como los amigos siempre están ahí pero a veces necesitan esa comprensión y esa libertad para no estar, estar callados …, cuando lo necesiten volverán, como hacemos nosotros. Así tienes que hacerlo tú.

He leído tu libro, me ha gustado mucho, cuantos sentimientos… y dentro de un par de meses lo volveré a leer, ya que siempre encuentro cosas nuevas que me pasaron por alto la primera vez. Que pena no tener tu dedicatoria, pero otra vez será, cuando vengas por Barcelona. El relato desgarrador y precioso, ¿es un descarte del libro?

Dejo ya de dar la vara, David siempre será bienvenido actualices o no, para eso te tenemos también los fines de semana, que es mucho, y ahora disfrutaremos de tu compañía las noches de agosto.

Besos a toda la familia de blogueros, y un achuchoncito muy cariño para ti.

Hola David.
Buenos días.
Tienes mucha razón. Sabes que pasa? Nos habeis mimado mucho en esto de los post. Yo por mi parte ha llegado un momento en que nada más llegar a la ofi mi manera de empezar la mañana ha sido:"buenos días" a los compis, y acto seguido arrancar el ordenador y entrar aquí pensando que nos podías haber puesto.Ansiaba ver tus comentarios, cuentos y también los de los demás bloqueros.
A veces he pensado que todo esto podía pesar demasiado en ti, en vosotros. Quizá se convirtió en una obligación. Ya se sabe que cuando eso sucede...el disfrute empieza a ser nulo.
Siempre que algo comienza nos arrastra y todo nos parece poco, es una ilusión compartida, pero con el tiempo todo vuelve a su sitio, todo toma su ritmo más pausado, más sosegado.
Es comprensible lo que dices y estoy completamente de acuerdo. Dosificar y disfrutaremos el doble.
Claro que las ausencias, silencios pues va a ser un "mono" que tendremos que sufrir y superar.
De cualquier manera seguiré ahí, esperando espectante...
Tú bonito no te agobies, siempre estaremos ahí.
Poquito a poco, y saboreando.

Inés, ánimo y paciencia las cosas se van arreglando.
Mai, enhorabuena, que seas féliz. Cuando funciona es la mejor manera como una persona puede estar

Besos y abrazos para todos.
Besos y abrazos para ti David.

¡Hola David, muchas gracias por acordarte y ser tan considerado con nosotros, tú,entra cuando puedas en blog,no te sientas agobiado, pero que sepas que te estaremos esperando muy gustosamente.
Todo me ha gustado mucho.Un beso y hasta pronto.

¡Hola David!
La verdad es que no iba a entrar en vuestro blog, porque es cierto que no actualizas diariamente y pensaba que no habría nada nuevo.
MUCHAS GRACIAS POR ACTUALIZARLO TAN RECIENTEMENTE.
Yo que hago muchas cosas parecidas a ti, menos presentar el telediario... ja ja ja, no tengo tiempo para hacer todo lo que querría, así que SINCERAMENTE UN 10 POR LA ORGANIZACIÓN, ya que te da tiempo para todo.
El cuadro que más me gusta es: "Mirando hacia otra parte"
El relato que haces es muy bueno y tan real como la vida misma, estoy convencida que si se hicieran siempre las pruebas de paternidad , muchos hombres se llevarían una sorpresa.
Qué triste a su vez que una madre un niño se quede sin padre .
La mujer que tiene un hijo y quiere que cargue con la responsabilidad de ese hijo otro hombre que no es el padre biológico tendría que ser sincera con el segundo.
Porque siendo sincera con la persona que no es el padre puede ser que esta persona se responsabilice, cosa que si hay engaño hace que esa persona sea más negativa hacia la criatura.

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Los presentadores del TD


Son los rostros del Telediario, lo primero que ves al encender la TV.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios