2 posts de enero 2010

Poema de las riberas

Vincent d'Indy

Hoy nuestra obra principal lleva la firma de un compositor nacido en Paris en 1851, considerado un maestro de la orquesta, muy interpretado en otra época en Europa y América, y hoy más citado que interpretado en relación a sus contemporáneos e importantes díscipulos. Un nombre que aparece repetidamente en muchas biogracias de músicos destadcados del siglo XX.

Vincent d’Indy, alumno de Cesar Franck en el Conservatorio de Paris, fundador de la Schola Cantorum en 1894 y maestro a su vez de muchos compositores; entre otros Leo Arnaud, Erik Satie, Albert Roussel, Albéric Magnard, Isaac Albéniz, Arthur Honegger, Otto Albert Tichý, Darius Milhaud , Xian Xinghai o Joseph Canteloube quien luego escribiría una biografía de su maestro.

D’Indy nació en una noble y antigua familia de provincias, sirvió a su país en la guerra franco prusiano, era católico ferviente, partidario de la monarquía, y en algunas ocasiones se le tachó de antisemita, aunque hay que decir que entre sus alumnos podemos encontrar a compositores de origen judió como Milhaud…

Su patriotismo no le impidió profesar una devoción por las formas del sinfonismo alemán y una visión historicista de la música. Propugnaba no rebajar en nada el nivel alcanzado por el lenguaje musical gracias a la fe gregoriana, al genio de Monteverdi, de Beethoven o de Wagner…lo cual puede chocar con el resultado de algunas de sus obras; por ejemplo con la frescura y pluma golosa de sonidos con la que pintó las riberas mediterráneas en la obra que hoy escuchamos.

Viudo desde hacía 13 años, en 1920 d’Indy se casó con una alumna del conservatorio de Versalles, treinta y seis años menor que él. Un en el que matrimonio que, como él diría, por fin pudo elegir y eligió a una mujer que quiso hasta el último de sus días y que cambió sin duda su vida…y su obra (el tono renovado de sus últimas obras)

Caroline d’Indy fue quien condujo al compositor hasta las orillas soleadas del Mediterráneo. Tras una luna de miel en Sicilia, la pareja alquiló una habitación de hotel en Agay; más tarde en la misma localidad construyeron una pequeña villa con vistas al macizo del Esterel y el mar. En ese mar, d’Indy con casi 70 años d’Indy aprendió a nadar. Se bañaba durante dos horas al día y comentó que ese sol del Midi “fecundó su imaginación”

Vincent d’Indy comenzó su Poema de las Riberas en 1919, lo orquestó en el veranó, 1921 en una terraza de Agay. Es el primer fruto de esta nueva vida artística de tintes panteístas

La partitura para gran orquesta está formada pro cuatro marinas de dibujo y proyecto precisos. Aunque los títulos sean vagos, las indicaciones proporcionadas a los amigos no lo son. Es una pintura que se esfuerza en combinar detalles escrupulosos y línea general haciendonos compartir un viaje con cuatro paradas: Agay, Mallorca, Falconara (Adriatico) y el Golfo de Gascuña.

Poeme des Rivages, opus 87 de Vincent d’Indy con la Orquesta Filarmónica de Luxemburgo dirigida por Emannuel Krivine , OPL-Timpani Records, 2006

Poulenc, Bach, Dukas...y el valor de la vida

Son tres de los compositores que centran esta semana nuestro programa. Estamos escuchando esta semana algunas sonatas de Poulenc (flauta-piano, violin-piano y oboe-pian0) y algunas de sus melodías ( La Fraicheur et le feu, Airs Chantés) con grandes intérpretes como Koljia Blacher, Eric Le Sage o Elly Ameling.

CLASSICA, ENERO 2010


Siguiendo el hilo del extensísimo dossier que dedica la revista francesa "Classica" en su número de enero 2010 a la figura de Js Bach nos encontramos también esta semana con algunas de sus obras en Té para tres. Ayer por ejemplo escuchábamos una grabación histórica de la Suite para orquesta nº3, la que dirigió Menuhin con la Orquesta del Festival de Bath, Inglaterra. Y mañana, alguno de los Conciertos de Brandemburgo, en la versión del Collegium Aerum, dirigido por Franzjoseph Maier y Gustav Leonhardth, al clavecín.

Hablando de Bach, Paul Dukas vino a decir que a veces con los grandes genios el problema puede ser el del excesivo respeto (la cita exacta pueden encontrarla en alguno de los discos de los Swingle Singers dedicados a arreglos vocales de obra de Bach). Precisamente, mañana miércoles escucharemos una extensa e interesante obra pianísitica de Dukas que vuelve la mirada (a su particular manera) al barroco: Variaciones, Interludio y Finale sobre un tema de Rameau, en la versión de Olivier Chauzu


FRANCIS POULENC, INTEGRALE MUSIQUE DE CHAMBRE (DUFOUR-PAHUD-LELEUX-MEYER-PORTAL-AUDIN-LE SAGE-BLACHER...) EDITION DU CENTENAIRE-RCA READ SEAL



El valor de la vida

Al narrador de esta novela -a quien suponemos español residente en America- una adinerada viuda norteamericana le pide que se ocupe de recoger a Gloria, una joven española a quien ella quiere rescatar del horror de la guerra civil...

El encuentro entre los dos jóvenes tiene lugar al pie de unas escaleras automáticas de una estación ferroviaria de Nueva York.

Este es el inicio de una novela apasionante a la que Salinas (Madrid, 1891- Boston, 1951) dedicó varios años y abandonó sin concluir.

La parte conservada de esta novela ha sido editada recientemente para completar la parte narrativa del autor de La voz a ti debida y esa edición, de la que leemos cada día algún pasaje nos acompaña esta semana en el programa.

EL VALOR DE LA VIDA (PEDRO SALINAS) Edición de José Paulino Ayuso. Biblioteca del Exilio, Editorial Renacimiento

Té para tres


Música, libros, revistas, conversaciones… y cada día un tipo diferente de té.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios