« Contrapunto de viento y agua | Portada del Blog

Música en la vida de María Lejárraga

Maria de la O Lejárraga nació en San Millán de la Cogolla (La Rioja) un 28 de diciembre de 1874 y murió poco antes de cumplir los 100 años en Buenos Aires, en 1974. Fue educada por su madre quien a su vez había sido alumna de Francisco Giner de los Ríos. María se dedicó en sus primeros años de juventud a la enseñanza, como maestra de escuela pero su afición por el teatro la llevó a intimar con Gregorio Martinez Sierra…a quien conocía desde la adolescencia. Ahí comenzó su relación amorosa y una de las más singulares colaboraciones literarias

La primera obra de Maria fueron unos cuentos que publicados al mismo tiempo que unos poemas de Gregorio, que tuvieron en casa de María una recepción mucho menos entusiasta de lo que ella había esperado…Esto la llevó a decidir que su nombre no apareciera nunca en un libro. Así lo mantuvo la protagonistas de esta historia hasta el final de su vida; hasta su última entrevista, en 1974, pocos meses antes de su muerte. María, muy enamorada de Gregorio, se casó con él en 1900, en un día que María recordaba terriblemente frió y gracias al dinero obtenido por la novela Almas ausentes.

María siempre explicaría que le bastaba con que sus hijos (su producción literaria) llevaran el nombre “del padre”Esta postura parece díficil de enteder en una mujer que participó en el activismo feminista o que fue diputada durante la II República.

La renuncia a firmar sus obras llegaría a perjudicarla años más tarde al no poder cobrar derechos por obras que estaban registradas a nombre de Gregorio Martinez Sierra. Así ocurrió cuando tras la muerte de Gregorio en 1947 intentó publicar con Aguilar sus obras completas, bajo el nombre de Gregorio y como homenaje póstumo. No pudo hacerlo al oponerse la actriz Catalina Barcena, la última compañera de Gregorio Martinez Sierra

Tras la guerrra, María Lejárraga viviría en Paris primero y en Buenos Aires después e incluso intentó ganarse la vida sin éxito en Nueva York, intentó, como ella misma decía siempre con buen humor “ hacer las Américas a la edad de 75 años”

En diferentes hoteles de Buenos Aires, adónde llegó en 1951 cuando ya había muerto Falla, residió María Lejárraga los últimos 24 años de su vida…viviendo especialmente de traducciones pero sin haber dejado nin un día de escribir…

Tres días después de su muerte, el periódico La Razón de buenos aires del 30 de julio de 1974, recordaba algunas declaraciones de la autora de los textos de El amor brujo, El sombrero de tres picos de Falla y Las Golondrinas de Usandizaga como ésta: “Durante toda mi vida tuve ansías de saber y he sido feliz toda mi vida trabajando…El día que no trabajo me pongo de tan mal humor que me quisiera morir”. En otra entrevista le preguntaron un día cual había sido su mayor virtud y contestó: Mi ansía de trabajar, de escribir, sin tregua ni sosiego, pero con la sombra de él, de Gregorio a mi vera”

(Apunte biográfico basado en los primeros capítulos del libro “Música y músicos en la vida de María Lejarraga” de MªLuz González Peña)

Música y músicos en la vida de María Lejárraga de Mº Luz González Peña

El libro al que hoy dedicamos el programa de hoy profundiza en la obra de una mujer que oculta (voluntariamente) bajo el nombre de su marido contribuyó al trabajo de tres generaciones de músicos del siglo XX y escribió entre otras obras los textos de El amor brujo, El sombrero de tres picos, de Falla y Las Golondrinas de Usandizaga.

Los dos primeros capítulos ( I: Contextos de una vida y capitulo II María y la Música) son una introducción general que es desarrolada en lso capítulos siguientes, en los que la autora analiza con detalle la colaboración de María Lejarraga con los distintos compositores en diferentes obras, agrupándolos por generaciones. “María y los músicos de la Generación del 98” es el tercer capítulo donde encontramos a Gerónimo Giménez y Rafael Calleja, Vicente Lleó, Amadeo Vives, Ramon Lopez Montenegro y por supuesto Manuel de Falla. El capitulo 4 aborda la relacion de los Martinez Sierra (expresión utilizada en algunos capítulos “ para mantener las formas” señala la autora) con con la llamada Generación de Maestros (Turina, Usandizaga y Conrado del Campo. Los trabajos de María Lejárraga con compositores como Manuel Font de Anta y Julian Bautista aparece recogidas en un capitulo 5º titulado “Maria y la Generacion del 27”

Sigue un epílogo que recoge el interesantísimo articulo-obituario “Doña Maria y sus músicos” publicado por Enrique Franco en el diario Arriba en el año 1974.

Ademas de los indices y bibliografía habituales en este tipo de obras histórico-biográficas cierra el volumen un Apéndice que ofrece el Catálogo Alfabético de obras de María Lejárraga puestas en música. Una herramienta muy útil que nos permite repasar en pocas páginas qué músicos e intépretes particparon en esas obras, la estructura de las mismas y su plasmación (o no) discográfica

Esta es la estructura muy meditada -como nos cuenta la autora en el Prólogo- sobre todo en el aspecto de agrupar a los compositores por generaciones- del libro “Música y músicos en la vida de María Lejárraga” de MªLuz Gonzalez Peñaa publicado por el Instituto de Estudios Riojano. Dice la escritora que confía haber puesto todo su cariño e ilusión y en segundo lugar un granito de arena en la tarea de estudio y divulgación que el Instituto de Estudios Riojanos se ha propuesto con Maria Lejárraga.

“Música y músicos en la vida de María Lejarraga” de MªLuz González Peña. Instituto de Estudios Riojanos, 2009

Obras escuchadas durante el programa:

Falla: El amor brujo (selección) Conchita Supervia, orquesta (sin especificar) dirigida por Antonio Capdevila

Joaquin Turina: MARGOT, Comedia Lírica

El triunfo de Afrodita, Plazoleta de Sevilla en la noche de Jueves Santo, arreglo para piano, Antonio Soria (piano)

José Maria Usandizaga: La llama (selección)

Coro Oiñarri de Rentería, Orquesta Sinfónica de Euskadi, Matthias Kuntzsch

15 Comentarios

Solamente para agradecer a Jon y a todo el equipo del programa las muchas tardes en que he tomado un té con vosotros y he disfrutado de vuestra sensibilidad y de vuestro trabajo para que dispusiera de lugar alejado del ruido cotidiano de estos tiempos.

Os deseo lo mejor

Hasta pronto

Me sumo al comentario anterior, de Carlos Jiménez Blasco.
Ayer mi día empezó con flores, era mi cumple, así que me autorregalé el programa... pero no esperaba ¡hoy! tan mala noticia. Me he quedado a cuadros. Ni siquiera sé qué decir... así que voy a añadir un par de poemas de Leopoldo Alas, espero que os gusten a todos.

AMIGA MÍA

¿Qué máscara usaremos cuando emerja la sombra?,
te preguntaba. Y siempre respondías lo mismo:
La sombra no emergerá. Sólo habrá
mágicos frutos y labios muy ebrios.
Mostraremos el rostro a la luz que tenemos.
No pude imaginar que llegarías en medio de la lluvia,
con el silencio intacto de tu frente
y esa sed que te volvía tan bella.
Desde entonces la amistad tuvo nombre de mujer.
Y cuando no lo tenía, feminizaba al amigo.
Nada es más hermoso ni verdadero.
Renunciarás al miedo, me dijiste.
Pero no había nada que pudiéramos temer.
Bajo tus alas desplegadas cabían las islas más exóticas,
un asombro permanente, el rumor de los libros
que no habíamos leído, compases de canciones
que aún no habíamos oído, y los destellos
de inolvidables películas ni siquiera concebidas
que por nosotros ya estaban muy vistas.
Para hacer un talismán me basta tu corazón.
Juntos luchábamos cuerpo a cuerpo con el mundo,
pero no exibamos ahora nuestros trofeos.
Dejémoslo para la leyenda, amiga mía.
Qué sabrán ellos de esta emoción y de esta inteligencia.


Y otro poema que siempre he pensado que hablaba de Jon...

HACIA LA SABIDURÍA

Elegantemente lento. Medido.
Como ordenar la casa
(en su día los juguetes).
Cada cosa en su sitio.
Reparar la ofensa,
agradecer la llave,
disipar los miedos.
Con elegancia, digo, y sin prepotencia.

Ambos son de Leopoldo Alas de "Concierto del desorden" Ed. Visor.

Creo que a Jon no le gustan las despedidas largas... pues yo soy especialista en llevarle la contraria a la gente... hum... esto... yo... quería añadir una cosa más... aunque me dé un poco de corte. Son tres décimas dedicadas al programa que escribí el pasado noviembre. Léanse con sentido del humor, por favor.

PARA TÉ PARA TRES
(Eva, Gerardo y Bandrés)

Aletargada mi frente,
casi en brazos de Morfeo,
mientras escuchaba a Orfeo
con atención displicente,
oigo a Jon que, de repente,
hace del blog una cita
y temo que en su visita
se detenga en mis locuras
que gustan de estar a oscuras
pues la luz las debilita.

Me incluyo entre vuestra audiencia
en la facción sediciosa
que os escucha perezosa
y al té ofrece resistencia,
pues es de mi preferencia
ser oyente no alineada
que no quiere ser citada
ni su gusto cafetero
cambiar por uso extranjero
a que no está acostumbrada.

No obstante tal diferencia
reconozco que os escucho
y además me gusta mucho
disfrutar con vuestra ciencia
mas en reportar audiencia
prefiero el modo normal,
la radio traicional,
que entre locutor y oyente
deja espacio suficiente
para una magia especial.


Pues hala, ya está... al final me he atrevido.

¡Euphemia!!! ¡Enhorabuena por tus décimas! ¡Qué curioso, décimas al programa, es genial! ¿Tienes más poesías para otros espacios? P.ej.: el del ángel analítico (léase "El diván y la cábala"), los de Pagán, "Audiovisión", el de Palacios... ¡Jejejeje!
El viernes iba de viaje, pude oír sólo un fragmento y de pronto sale Jon diciendo que a partir del lunes el programa será presentado por Martín Llade... ¿Un té con Llade? ¿Y tú te vas con la Torío o te esfumas sin más? Ello me apenaría mucho, pues tras dos años de compañía casi todas las tardes, primero con Eva y luego en solitario, te he tomado gran afecto. A mí tampoco me gustan las despedidas... En fin, gracias por todo. He de confesar que cuando oí el té en su primer día de emisión me chocó bastante e incluso me resultó que Eva y tú os poníais a hablar marginando a los oyentes... Pero eso duró poco y enseguida comencé a disfrutar del programa. Recuerdo en aquellos primeros días (tal vez el segundo o el tercero) cuando leísteis lo de la merienda que sale en "Alicia en el país de las maravillas", me encantó evocarlo.
Abrazos y mucha suerte donde quiera que vayas a partir de ahora. Espero poder oírte en otros espacios radiofónicos.

Euphemia, tu dominio del lenguaje lo llevas ya escrito en ese nombre tan griego y tan bonito (me encanta que lo pongas con Ph): "La que habla bien". Eulalia significa lo mismo; pero el tuyo sería más "la de buen decir", ¿verdad? Adoro el griego clásico y lamento haber aprendido tan poco.

Este viernes en el coche y al final del programa oí tu despedida Jon y la verdad es que me he quedado de piedra. Descubrí tus programas en Radio 5 y llegué a Radio Clásica, donde he pasado un año estupendo oyendo y aprendiendo música (soy un profano en Música Clásica).

En fin, espero volver a oirte pronto en Radio Nacional o en otra emisora. En cualquier caso, y como mal consuelo, aun están los Podcasts donde primero con Eva y luego solo hay unos programas magníficos (alguna vez les he puesto fragmentos a alumnos de ESO y han respondido muy bien).

Saludos y hasta pronto!!!

Acabo de oir el podcast del viernes (me apunté a un curso y desde finales de marzo viernes por la tarde y sábado por la mañana me toca mono de música: voy a estar en clase con la radio, en principio) y ahora entiendo los comentarios anteriores, la verdad.
No sé si el cambio en el programa será temporal o no, pero al principio se nos hará raro: solemos acostumbrarnos a las personas y, luego, cuando esa persona no es la misma, iguales cosas se nos hacen un poco raras, hasta volver a hacernos. No sé cómo explicarlo.
Pero al post. Me pareció muy curioso lo que contaste -y podemos leer también- de esta mujer, que imagino no será la única que haya vivido esa misma circunstancia vital y habrá que hacerse con el libro, lo mismo que con el de Pastaureau, porque la historia del azul (el color más bonito, en mi opinión) me pareció ..., pero con éste intentaré hacerme en lengua original.
Las músicas de la semana preciosas y ese Juanito Sebastián cantado por los de Gante, qué gusto. Por cierto, que el año pasado les vi y escuché en directo, fantásticos, creo que fue en la Quincena Musical de San Sebastián, y con Herrewege flipé un poquito, porque el hombre es médico psiquiatra y tiene el punto en el mirar de los que ejercen esa profesión, aunque él no sé si lo hace.
Gracias y hasta pronto.

Muchas gracias por todos los comentarios y en especial por las de Rocío, Ernesto y Euphemia (ellas dos, oyentes que siempre participaron mucho en este foro)
Lo cierto es que aprobé una oposición como informador en RNE y eso supone que debo pasar un tiempo en RNE-
Canarias. Es una buena noticias para mi, aunque me de pena dejar Madrid y el programa.

Muy probablemente, como dije el viernes, tras el verano me ocuparé de un nuevo programa en Radio Clásica. Un programa de música y literatura semanal y en la franja nocturna. Ahí espero encontraros. Hasta entonces un fuerte abrazo

Esperanzadoras noticias: la vuelta de Bandrés... Gracias por la mención especial. ¿Seguirá funcionando el blog con Llade?
Ernesto, somos colegas de profesión y mis alumnos de la ESO no responden a nada. Dime el secreto de tu éxito.
¡Mucha suerte en Canarias, Jon!
¿Herrewege es psiquiatra? ¡Lo que se aprende en Radio Clásica! Me ha hecho gracia lo del Juanito Sebastián.


Pues suerte y hasta la vuelta.

Siento tu despedida del programa Te para 3.

Mucha suerte en tus nuevos proyectos.

Recomiendo la lectura

En tierras bajas. Herta Müller

En Grand Station Central me senté y lloré. Elizabeth Smart ed. Periférica

Fins sempre

Muchas gracias, Rocío, por tus comentarios sobre mis décimas. Tengo otras tres inspiradas en el Sólo canciones de Luis Gago, pero son muy sosas y algo abstractas, ni siquiera tienen título. Lo mismo podría titularlas "Lied bajo las estrellas" que "Jonathan... no te metas pa lo jondo".

A mí también me gusta el griego clásico, leo los ingredientes de las cajas de galletas o de cualquier cosa que esté escrita en caracteres griegos para comprobar que no he olvidado el alfabeto. ¡Ay, qué rarita soy! Aunque el nombre de Euphemia lo he tomado de una novela de Joseph Roth, "El peso falso". Es que yo amo a Joseph Roth.

Jon, enhorabuena, me alegra saber el motivo de tu marcha. Temía que fueses víctima de acoso laboral. A lo mejor te gusta Canarias y no quieres luego volver a Madrid... y acabas hablando con acento guanche... y a tu nuevo programa lo llamas "La guagua". Ya lo estoy viendo (mejor oyendo) ¡Súbete a la guagua... aquí cabemos todos! Conducido por Jon Bandrés. Aunque tendrías que sacarte el carnet MP3 o algo así, para conducir autobuses radiofónicos.
Y ahora eres informador... a mí eso me suena a películas de espías.
Es verdad, Jon, he dado toda la brasa que he podido.

No estás loca, Eu; mi padre hace lo mismo que tú y yo si no fuera ciega haría otro tanto. ¡Je, je! Él se lee la "odontocrema".
Llade, enhorabuena: me están gustando tus programas; aunque yo no sé ahora quién lee y administra el blog, si todavía Jon o nuestro acompasado.

Antes de que pasen los fríos, vuelve el Jon a respirar los fríos y contaminados aires madrileños, ¡cuánta imprudencia! ¡Con lo bien que se está en las Canarias! Y encima vuelve sin acento guanche. Esperamos que, al menos, lo de viajar en guagua no se le haya subido a la cabeza.

Me gustan los lugares, personas, animales, blogs...abandonados.
¿Habrá alguien por aquí?

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Té para tres


Música, libros, revistas, conversaciones… y cada día un tipo diferente de té.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios