3 posts de diciembre 2013

Carta al Dr. Google

Muy señor mío: 

Google-symptoms_1761142cPertenezco a los dos tercios de la población española que se pone en sus manos con total confianza. Para todo, desde el acné adulto hasta el hígado graso. Está usted tan disponible, es tan amable y eficiente que no veo razón alguna para acudir a otro especialista.

También formo parte de ese otro grupo demográfico cuya dimensión está aún por determinar que no se sonroja al reconocer sentir una rendida admiración hacia su inagotable sabiduría. 

Gracias a usted me he informado hasta el último detalle de las causas reales, posibles y probables de mi insomnio. He conocido a cientos de personas tan insomnes como yo. Me he documentado con tutoriales estupendos para aprender a usar el corrector antiojeras tras una noche en blanco y he probado cientos de remedios naturales, fármacos y masajes que podrían funcionar (aunque no funcionan). Y le estoy agradecida, claro que sí, a pesar de que no me he curado porque, como también me ha informado usted con sabiduría a la par que insistencia, el insomnio es una enfermedad crónica

El motivo de mi carta es mostrarle mi apoyo ante cierto movimiento intelectual de desprestigio que pretende hacerlo culpable de las manías e hipocondrías que nos asaltan cada vez con más frecuencia y nos hacen consultarle una y otra vez. 

Es cierto que tras varios años de haber sido su fiel paciente domino como nadie toda la jerga clínica, que puedo pelearme con un médico con gracia y soltura, y de hecho lo hago, aportando abundante documentación sacada de sus propios archivos, querido Dr. Google.

Si alguna vez decidiera usted cobrar por sus servicios me daría un disgusto grandísimo, tendría que pagar sin remedio o resignarme a volver a un médico de los de verdad. De esos de los que preguntan, y encima esperan que una les responda.

Dr. Google, gracias por existir. 

Lindo y Auserón en formato pixelado

Elvira_Lindo Santiago_Auseron_3

En el #torresyreyes11 tuvimos dos entrevistas de lujo: una con la escritora Elvira Lindo y otra con el cantante Santiago Auserón. Ambos nos entretuvieron gracias a su facilidad para contar historias y conmovernos con ellas. Como siempre, Héctor Bometón (Mierdecitas) les aplicó su toque especial creando un par de monísimas versiones animadas.

YouTube, todo un icono cultural

En el undécimo programa de Torres y Reyes hablamos del fenómeno YouTube, una plataforma creada en 2005, que se ha convertido en uno de los grandes iconos culturales de nuestra época. 

En el programa conoceremos a esa gente que se gana la vida gracias a sus canales en la plataforma de vídeos: chicos y chicas con gracias, que sostienen a miles de seguidores en base a contenidos sobre videojuegos, estética, tutoriales, deportes, cine, música... En fin, algo tan infinito como hobbies existen en el mundo.

A lo largo de estos ocho años, YouTube ha creado estrellas y ha acogido vídeos que han pasado a la historia gracias a su enorme viralidad. Sin duda la de la música, ha sido uno de las industrias que más influidas se han visto por la llegada de la plataforma comprada por Google en 2006 (ya lo tratamos en el programa Música para camaleones). Según Nielsen, el sitio preferido por el 64% de los adolescentes estadounidenses para escuchar música es YouTube, lo que ha convertido al servicio en una nueva televisión musical en la época en la que la MTV hace más caja con el reality show.

VI-RA-LI-DAD

Si buscamos en los 30 vídeos más vistos de todos los tiempos, solo uno no es un videoclip. Este...

Charlie Bit My Finger, un simple vídeo casero, se subió en el año 2007 y hasta la fecha acumula 612 millones de reproducciones. Esos 56 segundos tan cándidos como virales convirtieron a Harry y Charlie Davies-Carr en estrellas mediáticas. Su padre, que solo "intentaba capturar cómo crecían los niños", logró incluso montar una tienda de tasas y camisetas, creó aplicaciones para iPhone y Android, ha firmado campañas de publicidad, a la vez que les ha avergonzado por el resto de sus días. Pero oye, al menos han hecho el vídeo más viral de todos los tiempos según la revista TIME.

El resto de vídeos más vistos se reparten entre grandes estrellas como Shakira, Eminem, Katy Perry, Miley Cyrus o Bruno Mars. Los tres primeros: "Gangnam Style" de PSY (un hit musical exportado desde Corea del Sur exclusivamente gracias a YouTube y a las redes sociales), "Baby" de Justin Bieber (un artista creado y fichado gracias a YouTube), y "On The Floor" de Jennifer López y Pitbull.

Si miramos en la lista de vídeos más vistos en España, el top 25 también es bastante musical y sobre todo internacional (con mucho de Pitbull, Lady Gaga y Justin Bieber). Pero también hay sitio para mucho ritmo latino en castellano (los reyes son Don Omar, Cali & Dandee, Enrique Iglesias y Carlos Baute con Marta Sánchez), además de varios vídeos infantiles: El cuento de los 3 cerditos y el lobo; Hora de acostarse y La flor musical, de Pocoyó.

Pero YouTube es algo más que música. Más allá de las grandes estrellas que lo utilizan como vía de promoción, también hay "Gent Normal" (que dirían los Manel) que consigue la fama instantánea solo por cumplir con las reglas de la viralidad: vídeo corto, que normalmente toca algún sentimiento. Y no es algo nuevo: en 2006, el Ninja Negro fue tanto o más viral que Charlie y su hermano.

De repente esta gente, sin comerlo ni beberlo, se convertían en celebridades no solo gracias a su acumulación de reproducciones; si no que, además, informativos televisivos y webs de diarios de todo el mundo se sumaron al carro de dar voz a aquello que hacía gracia en YouTube.

Nuestra propia tele

Pero en plena explosión de los blogs y los podcasts, llegó una nueva legión de gente de internet dispuesta a destacar en el terreno más difícil hasta la época: el vídeo. Así surgieron videoblogs como Diggnation, series como Tiki Bar, o el informativo tecnológico más importante entre 2004 y 2007: Rocketboom. Ah, en España también tuvimos al fatídicamente cancelado Mobuzz TV... Sí: ¡los de internet queríamos ser como la tele!

El primer YouTube, una chica pija

Tras el éxito enorme de estos videoblogs, estaba claro que los amateurs se lanzarían a intentarlo. La primera reconocida a nivel mundial fue Justine Ezarik, iJustine. En 2007, la chica subió a YouTube un vídeo repasando una factura telefónica de 300 páginas que le había llegado en el mismo mes en el que compró el iPhone (sí, el primer iPhone). En 10 días el vídeo acumuló los 3 millones de reproducciones, y desde entonces Justine se convirtió en alguien que vivía de su canal.

Cada vez fueron más y más los que se animaron, y finalmente YouTube creó un programa para "reclutarles" como parte importante de la plataforma. Gracias a esa unión, miles de ellos viven de los beneficios por publicidad de sus vídeos, y sacrosanto Google incluso tiene un estudio en Los Ángeles para ayudarles a producir cada día mejores vídeos, el YouTube Space L.A.

La tele quiere ser YouTuber

Y la cosa no para de crecer, a pesar de que la televisión (y sus estamentos) siguen mirando raro a esa gente que viene de internet. Y resulta que internet parece ser el siguiente paso (Yahoo, por ejemplo acaba de fichar para encabezar su sección de noticias a la reportera y corresponsal televisiva Katie Couric), así que mejor no escupir hacia arriba, amigos del medio tradicional.

Y que no se nos pase de largo, internet es eso que también convierte a la televisión en algo viral y global. Sin YouTube, ninguno conoceríamos a esa concursante del programa inglés Britain's Got Talent, Susan Boyle; nuestro Enjuto Mojamuto no sería el líder de masas que es a día de hoy; el nombre de Shakiro no significaría nada para nosotros; e incluso nos habríamos perdido a la primera dama estadounidense bailando en el Late Night. Sí... ¡los de la tele quieren ser como internet!

Sí, vídeos cortos y que buscan hacernos reír o conmovernos. Si ustedes buscan las claves del éxito para que su vídeo sea popular, tengan en cuenta que según un estudio de la empresa canadiense Sysomos, sobre todo terminan colgados en un blog los vídeos musicales (31%), de entretenimiento (15%), deportes (6%), películas (3,6%), animación (3,2%) o tutoriales (3,1%). ¿La duración de cada vídeo? Una media de 4 minutos, 12 segundos.

Consejos

¿Que quieres ser como Loulogio, Isasaweis, Unicoos y otros tantos YouTubers? Busca ese hobbie o tema que más te apasiona y sobre el que mejor puedes hablar. Seguro que hay gente que comparte esos gustos contigo, y empieza a seguirte por muy minoritario que sea el tema (piensa en alguien que busca interesado algún tema en el buscador de YouTube, y cómo darle una respuesta).

Y ten constancia y paciencia, estas cosas no pasan de la noche a la mañana. Salvo magníficas excepciones, como esa parodia de Miley Cyrus en Chatroulette que ya suma 69 millones de reproducciones de visitas en 10 días...

Torres y Reyes


'Torres y Reyes' es un talk-show sobre la vida (después de Internet) presentado por Mara Torres y Joaquín Reyes los jueves por la noche en La 2 de TVE.
Ver perfil »

Síguenos en...