Jardines

    domingo 26.may.2019    por Lara López    0 Comentarios

 

Acuarela sonora de Amaya Prieto

"Uno de los mejores amigos de mis padres se llamaba Alfonso Valverde. Un hombre sonriente y cariñoso que además era profesor y que era el director de mi colegio cuando yo tenía unos cuatro años. Estaba casado con una de las personas más dulces que he conocido en mi vida. Sefi, de voz suave y tranquila. Son esas las cosas con las que te quedas de niña. Las personas que te encandilan, aunque no sabes por qué y las que no. Pero no fue hasta muchos años después que conocí su historia.

 

Alfonso había sido misionero en Mozambique, cuando aún era colonia portuguesa, junto A Martín Hernández, hermano de la que años después sería su mujer. Y allí fueron testigos de las atrocidades que cometió el ejército luso EN 1971,  años antes de la Revolución de los Claveles, en la llamada masacre de Mucumbura en la que fueron asesinados, quemados vivos, decenas de personas. 

Alfonso y  Martín enterraron a los muertos y recogieron las pruebas de la agresión. Con ellas escribieron el informe Mucumbura 1971, que  encontró poco eco entre la jerarquía eclesiástica mozambiqueña, que era pro Portugal, así que decidieron viajar con las pruebas a la vecina Rodesia, gobernada entonces por el régimen racista de Ian Smith, para que compañeros misioneros en ese país lo dieran a conocer fuera de África. Y así lo hicieron. Lograron pasar el informe a un periodista sudafricano y acabó publicado en El Times, provocando un gran revuelo internacional.

Cuando regresaron a Mozambique las autoridades coloniales portuguesas los encerraron en prisión. Durante un año nada se supo de su suerte hasta que la Oficina de Información Misionera, publicó una nota diciendo que “sobre los misioneros españoles pesa la acusación de haberse manifestado públicamente en favor de la autodeterminación del pueblo de Mozambique y la de haber denunciado de palabra y por escrito las muertes de mujeres, niños y hombres ocurridas en la región de Mucumbura durante las acciones de las fuerzas gubernamentales contra los guerrilleros de Frelimo”. En total pasaron dos años en la cárcel, gran parte del tiempo incomunicados y en condiciones deplorables. Un tiempo que según me contó Alfonso la úncia vez que hablamos de esto utilizó para aprender varios idiomas gracias a Biblias escritas en diferentes lenguas.

El tiempo pasó, volvieron a España sin pasaporte, y se volvieron a marchar a República Dominicana. Alfonso, años más tarde, se casó con Sefi y tuvo un hijo, Rubén.  Siempre fue un hombre más de actos que de palabras. Aunque dejó el sacerdocio siguió practicando el amor al prójimo, que al final creo que en eso se basaba su fé. Los últimos años los pasó acompañando a enfermos terminales de SIDA, e imagino que haciendo muchas otras cosas. En él bondad y generosidad no eran palabras abstractas. Tampoco coherencia. Ni AMOR".

 

Postal sonora

Isla de Barú, Colombia. Javier Cámara

Poemas 

Julio Espinosa Guerra De lo inútil (Ed. Candaya)

Joselyn Michelle Almeida Condiciones para el vuelo (Los libros del Mississippi, Poesía)

Pez Mago A la velocidad del deseo y otros poemas (Noviembre Editorial)

Flor

Textos de

El humor en Platón: Humor y filosofía a través de los diálogos (Efialtes/

Editorial Doble J) Jonathan Lavilla de Lera/ Javier Aguirre Santos ( y voz)

Arquitecturas de José Miguel G. Acosta (Márgenes/Arquitectura)

Fragmento de Los jardines, Michel Baridon.

Músicas y canciones de

La chanson des vieux amants – Melody Gardot

La chanson des vieux amants – Jacques Brel

Breathe con Piers Faccini

One Way con Erik Truffaz

El cielo con Diana Baroni

Coplita para mi mamá

– Las Hermanas Caronni

Clock Winder – Hilary Hahn y Hauschka

Punta Campanella – Joan Valent

Memphis Angustiae – Rui Massena

Gentry – Chris Garneau

Ángel caído– Nella

Yo era ninya – Maria Farantouri, Cihan Türkoğlu

La Canzone Dei Vecchi Amanti – Franco Battiato

Lara López   26.may.2019 09:13    

En la imaginación

    domingo 19.may.2019    por Lara López    0 Comentarios

 

Postal sonora

Día de rodaje; exterior; lluvia. Medellín, Colombia. Javier Cámara

Puente de los Alemanes, Málaga. La casa del Sonido RNE, gentileza de José Luis Carles.

Cosas que me explica mi madre de Berna Wang (Sumar)

Músicas 

Desconsuelo – Pequeña Orquesta Reincidentes

En la Imaginación – Haydée Milanés

En La Imaginación – Sílvia Pérez Cruz y Javier Colina Trío

Fui a Buscar al Sol – Maria Rodés y The New Raemon

En La Imaginación – Marta Valdés y Chano Domínguez

Sonate en mi mineur, K. 11: Allegro – Domenico Scarlatti por Thibault Cauvin

Un Hombre Oscuro – Suso Sáiz y Pablo Guerrero

Atum Yin – Monstrare

La Alcoba Y La Mosca - José Mercé

Poemas de

Alejandra Pizarnik 

Antonio Machado

Andrés  Aberasturi (Poesía de la vida. 187 Reflexiones sobre las grandes y pequeñas cosas)

Lucas Pez Mago (A la velocidad del deseo )

Gonzalo Cortizo (Inéditos)

Esther Muntañola (Árbol)

4seasons

Textos de 

Wislawa Szymborska

Ignacio Martínez de Pisón

Félix Romeo

Seleccionados y leídos por Eva Cosculluela (Los Portadores de Sueños, Zaragoza)

Platón y la Poesía, Ión. Javier Aguirre

Arquitecturas de José Miguel G. Acosta (Márgenes/Arquitectura)

Ani, Armenia (Márgenes 5, Camposanto) Texto de Joseph Kun

Lara López   19.may.2019 10:18    

Nombres Propios

    domingo 12.may.2019    por Lara López    0 Comentarios

 

Arquitecturas de José Miguel G. Acosta (Márgenes/Arquitectura)

Nuuk (Márgenes 4, Norteuropa)

Nuuk
Dinamarca, provincia autónoma de Groenlandia


64º11’01’’N 51º43’17’’O
Fundación 1728
Población 22568 habitantes (2010)

Dos características sobre todas las demás hacen de Nuuk un lugar único: la fuerza de su entorno natural y el increíble caos de su planificación urbanística. O por decirlo de otro modo, el impacto absoluto que la dureza de su territorio tiene sobre el visitante, y la dificultad para entender una idea de ciudad que prácticamente no existe. 
Con menos de 20.000 habitantes, Nuuk (llamada en danés Godthåb, Buena Esperanza) es una de las capitales menos pobladas del mundo. También una de las más desconocidas. Ni siquiera el halo de fascinación de la inmensa isla de la que forma parte, Groenlandia, ha hecho que su nombre sea familiar para la mayoría de los europeos. Y, aunque la ciudad fue fundada en el año 1728, los asentamientos humanos, por sorprendente que parezca, se remontan miles de años atrás.
La primera impresión de Nuuk es deslumbrante. Cubierta de nieve gran parte del año, desordenadamente dispersa en un amplio territorio, enclavada en un sistema de fiordos glaciares, recogida sobre los irregulares pliegues de su península, vigilada desde lejos por la imponente silueta de la montaña Sermitsiaq… Pareciera que nada en Nuuk remitiese a la arquitectura, sino a la geografía. Sin embargo no hay que dejarse llevar por esta primera y poderosa impresión. Lo que hace única a Nuuk es el momento en el que se encuentra. Nuuk es una ciudad que, en realidad, está comenzando a crearse.
Debido a su dispersión y la abundante presencia de pequeñas casas aisladas, Nuuk da la sensación de ser una pequeña aldea. Sin calles, al menos a la manera de la ciudad decimonónica europea, Nuuk se entiende más fácilmente desde el coche. Aun así, un pequeño núcleo central, donde se concentran los pocos edificios representativos, los grandes almacenes y el breve patrimonio histórico, conceden a Nuuk, por un momento, una atmósfera urbana. 
Los contrastes caracterizan Nuuk. Entre el territorio casi salvaje, marcado por unas condiciones climáticas adversas y el hecho urbano, reciente y aún falto de la musculatura suficiente para afrontar sus próximos retos. Entre su arquitectura tradicional, la diminuta vivienda unifamiliar de madera y los enormes bloques de apartamentos de hormigón y líneas duras propios de una funcionalidad descarnada. Entre la belleza tradicional que se puede reconocer en el corazón arquitectónico danés y la radicalidad estética de su arquitectura reciente, en pura mezcla.
Nuuk, de alguna manera, nos muestra la materia urbana en el momento mismo en que cobra forma. Nuuk, aquí ahora, evidencia el orden incipiente que nace a partir de la organización espontánea. Una ciudad con multiplicidad de puntos de vista, sin un punto de fuga central. Lejos de la dulce repetición y el ornamento de la ciudad decimonónica, lejos de las melodías y las tonalidades clásicas de las capitales continentales, Nuuk se inclina hacia la disonancia, la arbitrariedad de la asociación de ideas, la presencia de armonías ilógicas, la arritmia de las formas.
Nuuk es una ciudad disonante, pendiente de resolución, de ser redondeada por una cadencia que probablemente nunca llegará. Una disonancia que pierde su carácter deformador para convertirse en elemento constructivo y que se diluye en la potencia de su enclave natural. 
Visitar ahora Nuuk es asistir a la incipiente creación real de una ciudad del siglo XXI, capaz de acoger el flujo creciente de población inmigrante. Es verla en un proceso de cambio radical del cual no podemos imaginar su resultado.

Groenlandia

Acuarela sonora de Amaya Prieto

 

¿Donde es la boda señores? Qué pregunta! En El Miraflores. Así anunciaban mis abuelos su restaurante del Paseo de la Quinta de Burgos. Una casa grande, como un caserío vasco, que fue bastante popular en la ciudad. Allí se fundó además la revista de poesía y vanguardia: Artesa.

Mi abuelo, un autodidacta encantador, amante de la poesía auspició la creación de una tertulia literaria en la que participaban entre otros Antonio Bouza, Luis Carlos Balbás y mis tíos: Tino y Jesús Barriuso. La verdad es que me da cierto vértigo hablar de esa época en la que ni siquiera existía y que me ha llegado siempre a retazos.

En los recuerdos familiares el Miraflores está en un altar, quizá porque sólo han sobrevivido al paso del tiempo los buenos, los buenos recuerdos. Allí acudían intelectuales y curritos, estudiantes, seminaristas que estudiaban al lado, todos eran bienvenidos. Con dinero y sin él, algo tan habitual en la posguerra. No, en el restaurante de mis abuelos, Aurora y Felipe, no había un cartel de no se fía. Allí se fiaba y se confiaba. También se trabajaba prácticamente de sol a sol y desde niños. Tuvieron 7 hijos y en cuanto podían subirse a una caja, se ponían a fregar platos, limpiar, servir y lo que hiciera falta. Lo único que recuerdo de mi abuelo es su alegría. Siempre estaba silbando, siempre sonriendo. De mi abuela, a la que conocí mucho más, envidiaba su determinación, su fuerza y su cabeza prodigiosa para las matemáticas. Ella siempre me dijo que le hubiera gustado nacer mucho más tarde y poder haber estudiado.

El Miraflores tenía un jardín, yo ya lo conocí en su horas bajas y un pequeño estanque. Había dos perros que me daban miedo y una buhardilla que me encantaba. Recuerdo el frío que pasábamos en invierno y los paseos a la orilla del Arlanzón en verano. A mí sin embargo lo que me gustaba era ponerme detrás de la barra del bar, me parecía que era estar como en un teatro, en un minúsculo escenario, pero mi abuela se enfadaba y creo que solo lo pude hacer una vez. Teníamos una caja registradora antigua y majestuosa. Subida, yo también a un taburete, cobré las consumiciones de unos turistas ingleses que me dejaron 25 pesetas de propina ¡25 pesetas!.

Después de que mis abuelos se jubilaran el restaurante se vendió. Recuerdo la última vez que estuve allí con mi madre y con mi Tia Cristi. Había tantos platos que se pusieron a romper algunos. ¡Por los sabañones! ¡por todas las horas fregando platos!. En realidad no recuerdo lo que gritaron sólo que dijeron cosas, y que lloraron y se rieron haciendo añicos la vida que desaparecía con esa casa: su infancia, su juventud, los amigos que ya no estaban, las canciones cantadas, los deseos, los sueños, las frustraciones. Todo desapareció a golpe de una de esas bolas gigantes que lo destruyen todo. En el solar construyeron pisos. Pero aún hoy, todavía hay gente que se acuerda y nos dice: Donde es la boda señores?¡Qué pregunta! En El Miraflores...

Miraflores
 
*Cortesía de Tina Barriuso.
 

Cosas que me explica mi madre de Berna Wang

El sombrero de Li

Poemas 

Andrés  Aberasturi 

Felipe Benítez Reyes

Pequeño Vals vienés. Federico García Lorca.  Lee Donna León. Pieza grabada y cedida por Susana Santaolalla de  Libros de Arena Radio 5

Boceto. Sergio Rodríguez Saavedra (Nombres Propios, Amargord) Lee Lara

Matrioska, 2017. Virginia Navalón (Azul y Blanco, Antología Breve) Lee Beatriz Tavalán

Si no puede hacer nada por su cabeza, al menos arréglese la gorra, Ernst Jandl  (Arrebato). Lee Sandra Santana

Lucas Pez Mago

Textos de Clara Obligado

La biblioteca de agua  (Páginas de espuma)

 

Biblio

Músicas y canciones de

Fragile Years – Nightports y Matthew Bourne

Je ne me consolerai jamais – Eleni Karaindrou y Alexandros Botinis

New York - Mad Rush (Philip Glass) – Thibault Cauvin, Adélaïde Ferrière

Venezia - Sì dolce è'l tormento, SV 332 ( Claudio Monteverdi) – Thibault Cauvin y Lea Desandre

Una Voz + Frogs in Love – Suso Sáiz

The astounding eyes of Rita – Anouar Brahem

Phare au large – Vincent Rouard

Pavane pour une infante défunte – Airelle Besson con Edouard Ferlet y Stéphane Kerecki

Attraverso l'acqua – Enzo Avitabile y Francesco De Gregori

Addò so nato io – Enzo Avitabile  y Lello Arena

Si te he visto no me acuerdo – Mayte Martín

Un vestido y un amor – Caetano Veloso

Lara López   12.may.2019 08:00    

Espigadores

    domingo 5.may.2019    por Lara López    0 Comentarios

 

Poemas por Poetas

Poesía de la vida. 187 Reflexiones sobre las grandes y pequeñas cosas

Andrés  Aberasturi

Otro caso de inseguridad

Patricia González López

Felipe Benítez Reyes

 

Benitez-1

 

Textos

84, Charing Cross Road (Fragmento)  Helene Hanff (Anagrama)

Postales sonoras de

Sara Alonso Esparza ( Grecia)

Alfredo Laín (Córdoba, Argentina)

Arquitecturas de José Miguel G. Acosta (Márgenes/Arquitectura)

Cantón
China
Fundación 214 a. C.
Coordenadas 23°07′44″N 113°15′32″E
Altitud 21 msnm
Población 14.000.000 hab. (2011)
Densidad 1.891,89 hab/km²

Como en la ciudad futura de Blade Runner, cuyo tiempo está a punto de ocurrir o no ha de suceder nunca, Cantón nos recibió con una lluvia cálida que casi no caía, sino que más bien se mantenía sin cambio, ingrávida, suspendida sin más, colgada en el colapso del aire nocturno. 
Era la primera vez que nos enfrentábamos a las colosales ciudades del sudeste. Monstruosas y capaces de albergar la totalidad de lo imaginable. Entre el feroz desorden de sus barrios de casas hacinadas, carreteras elevadas y modernos rascacielos, la isla de Shamian, la isla de arena, es un lugar tranquilo, ordenado, completamente al margen. Por un lado nos resultó anecdótica, puesto que nuestros ojos estaban fascinados por la incontenible masa urbana de la ciudad asiática. Por otro lado, su trazado colonial, sus casas importadas, sus iglesias extrañas en mitad del gran ruido de la urbe, así como la luz de un tiempo ya pasado acabaron fijando, más en nuestro recuerdo que en el instante exacto de la visita, la imagen de un recuerdo inexistente ya, decadente, olvidado, tan sólo presentido en algunos hoteles como el del Cisne Blanco o el Victoria. 
Como quien visitara el barrio chino en una enorme urbe occidental, paseábamos nosotros por esa isla arenosa del pasado. Llegamos hasta allí tras un largo camino, pasando bajo las enormes estructuras de los viaductos como quien atraviesa el acceso secreto de una ciudadela. Al fondo, el fabuloso río de las Perlas con su tráfico marítimo y sus torres brillantes y vulgares asomadas al agua, en el reflejo de un turquesa contaminado. 
Por la noche, a la vuelta, subimos la colina de un gran parque. Casi no había farolas y la gente paseaba como sombras por los largos senderos arbolados. Había corredores nocturnos, deportistas, familias de ritmo sosegado y ofrendas en un templo. La ciudad se veía como un monstruo dormido respirando, acechando bajo esa persistente lluvia idéntica al momento en que llegamos. Una humedad en pausa, suspendida perpetuamente antes de caer.

 

Platón de Javier Aguirre (Plaza y Valdés, Madrid 2013)

Cosas que me explica mi madre de Berna Wang

El enfado es caliente.

Músicas y canciones

Still – Dirk Maassen

Waiting, Holding, Breathing – Chad Lawson

Edward – North Sea Navigator, Rose Kemp

Atum Yin – Monstrare

Jardines – Chancha Via Circuito, Lido Pimienta

Yearning – Areni Agbabian, Nicolas Stocker

Perdóname Luna – Las Migas

Lake - X Version – Dub Mentor y Anna Domino

Evening (Beau soir) – Ann Malcolm

Temas de Atlántica  – Vassalo (Ana Vassalo, Julio García, Susana Rico. Invitado especial, Jaques Morelenbaum)

 



Lara López    5.may.2019 09:01    

Terapia de cetáceos

    domingo 28.abr.2019    por Lara López    0 Comentarios

 

Acuarela sonora de Amaya Prieto

El tilo

Poemas sonoros de Imanol Bértolo

Eolo

Manantial

Postal sonora de José Miguel G. Acosta

Campanas de la iglesia de Cabo de Gata

Arquitecturas de José Miguel G. Acosta (Márgenes/Arquitectura)

Ulaanbaatar (Ulán Bator, Mongolia) Márgenes 1, Reciclaje urbano 

Ulaan baatar

Cosas que me explica mi madre de Berna Wang

Cuanto más cerca, peor.

Platón de Javier Aguirre (Plaza y Valdés, Madrid 2013)

Poemas por Poetas

Un dragón en la lavadora/Cita a ciegas/ El contrato/Como conocí a Batman/Sin título/Mapas/Control de equipajes/Manual de Instrucciones/Terapia de cetáceos

Gonzalo Cortizo (Inéditos)

Poesía de la vida

187 Reflexiones sobre las grandes y pequeñas cosas

Andrés  Aberasturi

Aberas

Canto de siega chino/Let it be

José María Jurado García-Posada (Gusanos de seda )

Los autores y sus textos

A la carta (Inédito)

Samuel A. Omeñaca

Herido leve  (Voces / Ensayo)

 (Fragmento)  Ed. Páginas de espuma

Eloy Tizón

15510900579788493932551_04_l

Músicas y canciones de

Caracol – Tremor

A La Mar – Vicente García

Sueños – Manuel García

Atum Yin – Monstrare

El Conocimiento – Lulacruza

You are landlocked my life –Jessica Bailiff

Edward – North Sea Navigator/ Rose Kemp

Le cose semplici – Dimartino y Fabrizio Cammarata

Carillion/ Music Box / The Siesta Inn – Decoder Ring

The Lamb – John Tavener con The Temple Church Choir, dir. Stephen Layton

Genedigaeth koring-bato – Catrin Finch y Seckou Keita

Uno Resuena – Lulacruza

Pensami – Dimartino y Fabrizio Cammarata

Lara López   28.abr.2019 08:31    

Calibre 38

    domingo 21.abr.2019    por Lara López    0 Comentarios

 

 

Postales sonoras

Macu de la Cruz, Un desayuno sencillo (Madrid)

" Un desayuno sencillo.

Cada mañana tomo tres medicinas (dos gotas de una cosa, dos gotas de otra y un sobrecito de otra), un café con una pizca de leche desnatada sin lactosa y un soplo de canela, y 100 gramos de pan integral tostado con aceite de oliva virgen. Siempre me había parecido que es un desayuno sencillo, barato (no creo que llegue a un euro su coste incluyendo todo) y suficiente. Hasta que lo he fotografiado y me he puesto a pensar en todo lo que ha sido necesario para que yo pueda tomármelo. 
            La pizca de leche requiere de alguna vaca en Cantabria, por ejemplo, y una vaquería industrial con sus equis empleados que procesen la leche para quitarle la grasa de la nata y el azúcar de la lactosa que tan mal me sienta. El café necesita una plantación en Colombia, por ejemplo, recolectores, envasadores y un George Clooney que me seduzca para comprar ese y no otro, además de otra instalación con sus correspondientes operarios donde se fabriquen los envases de aluminio donde el café se conserva como recién molido. La canela es complicada de obtener, en Ceilán o quizá en Centroamérica, recolectores, procesadores, envasadores, importadores... El pan integral necesita unos campos de trigo y centeno, en Valladolid, por ejemplo, recolectores, procesadores de harina y un simpático panadero que de forma a mi panecillo y lo hornee. El aceite de oliva virgen, tan imprescindible o más que todo lo anterior, necesita los olivos de Jaén, recolectores que cojan las aceitunas del árbol (si las recogen del suelo no será virgen), molineros que las trituren y las instalaciones necesarias para envasarlo... para mis gotas y sobrecito de medicinas necesito tres industrias farmacéuticas (vete a saber en qué país) con todo lo que suponen... y no voy a contar todo lo necesario para que yo pueda comprar todas estas cosas y luego pueda comer y beber todo en vaso, taza y loza variada encima de un mantel (seguramente portugués)... ni tampoco acompañarse de una preciosa camelia, porque esa la cultivo yo... ni hacerlo escuchando solamente pájaros y algún ladrido de perro que saluda a los que pasan por la calle...

Como se comprende fácilmente me he quedado abrumada. No hay cosa más complicada y sofisticada que un sencillo desayuno en el silencio de la mañana..."

Samuel A. Omeñaca, Semana Santa en Ágreda

José Miguel G. Acosta, Despertar en Granada.


Músicas y canciones de

I am who i remind you of – Haiku Salut

Wallowa Lake Monster – Sufjan Stevens

Humankind – Dhafer Youssef

Heridas – Bely Basarte

Save it for another – Hejira

Hurricanes – Dido

Cosas que me explica mi madre, Los invitados y el cielo.

Berna Wang para Venga la Vida.

Platón

Javier Aguirre (Plaza y Valdés, Madrid 2013)

Poemas por Poetas

Judith Rico ( Calibre 38, Ed. Zoográfico)

Pez Mago, A la velocidad del deseo (Noviembre Poesía)

Poemas de los autores participantes en las XXI Jornadas de poesía en español de Logroño, coordinadas por Raúl Eguizábal.

*La lluvia, de Ana Gorría, por Tere Vilas

*Cámara del fuego, de Roberto Iglesias Hevia. Por Julio Valverde

**Autores participantes en las XXI Jornadas de poesía en español de Logroño, coordinadas por Raúl Eguizábal

Textos

Alejandra Costamagna ( fragmento de El sistema del Tacto, Anagrama)

Fc23cabc774f000a73a3d4924bc144ad5d1986a9


Lara López   21.abr.2019 08:33    

La energía del aire

    domingo 14.abr.2019    por Lara López    0 Comentarios

 

Músicas

To the Sun – Annelies Monseré

Genedigaeth koring-bato – Catrin Finch, Seckou Keita

Capuchino Pecho Blanco – Barrio Lindo

Uno Resuena – Lulacruza

Ay, que será del Sol  – Rodrigo Gallardo

Uda Egun Bat Ote – Joxan Goikoetxea con Eñaut Elorrieta

Tristana – Nils Frahm

Sonata in F Minor, K 466 (L 118): Andante moderato – Domenico Scarlatti por Vladimir Horowitz

Ninna Nanna – Piers Faccini

Vildaluodda– Vildá

Textos

Piezas de Filosofía, por Alejandro Escudero (Hanna Arendt)

Ion (Plaza y Valdés, Madrid 2013) de Javier Aguirre

 

Cosas que me explica mi madre de Berna Wang

El pelo recién cortado

Postales sonoras

Amaya Prieto desde Galicia

Leo Abarzúa desde Barcelona

 

Images

Arquitecturas

NYC Por José Miguel Gómez Acosta

Poemas por poetas

Soneto XVIII

Shall I compare thee to a summer's day?

Thou art more lovely and more temperate:

Rough winds do shake the darling buds of May,

And summer's lease hath all too short a date:

 

Sometime too hot the eye of heaven shines,

And often is his gold complexion dimm'd;

And every fair from fair sometime declines,

By chance or nature's changing course untrimm'd;

 

But thy eternal summer shall not fade

Nor lose possession of that fair thou owest;

Nor shall Death brag thou wander'st in his shade,

When in eternal lines to time thou growest:

 

So long as men can breathe or eyes can see,

So long lives this and this gives life to thee.

 

 

¿A un día de verano compararte?

Más hermosura y suavidad posees.

Tiembla el brote de mayo bajo el viento

y el estío no dura casi nada.

 

A veces demasiado brilla el ojo

solar y otras su tez de oro se apaga;

toda belleza alguna vez declina,

ajada por la suerte o por el tiempo.

 

Pero eterno será el verano tuyo.

No perderás la gracia, ni la Muerte

se jactará de ensombrecer tus pasos

cuando crezcas en versos inmortales.

 

Vivirás mientras alguien vea y sienta

y esto pueda vivir y te dé vida.

William Shakespeare Poesía. Versión en castellano de Manuel Mújica Láinez

 

Javier Aguirre Gandarias, con La energía del aire en La sirena, Poesía (Pamiela, 2019)

Pez Mago, A la velocidad del deseo (Noviembre Poesía)

Elías Moro, con sus greguerías “a la manera de...” Gómez de la Serna, del libro “Morerías” (Ed. Liliputienses, 2018)

Emoro

Lara López   14.abr.2019 09:19    

El Alef

    domingo 7.abr.2019    por Lara López    0 Comentarios

 

Cosas que me explica mi madre de Berna Wang

Dientes y Lengua

Ion (Plaza y Valdés, Madrid 2013) de Javier Aguirre

Poemas por Poetas

Pez Mago, A la velocidad del deseo (Noviembre Poesía).

Esther Muntañola.  Marais Potevin

Javier Codesal (Un eclipse no se elige, Amargord Ediciones)

Judith Rico 

Alba Sabina Pérez (Ediciones Liliputienses)

Meninas

" ¿Hace frío en Viena, Margarita?

¿Te persiguen aún las sombras de la corte?

Aquí, en la lóbrega cripta de la Kapuzinerkirche,

pudridero del Sacro Imperio Romano Germánico,

he visto tu ataúd de bronce tenebroso.

¿Dónde están los caballos españoles, las águilas del Hofburg?

¿La mazurca que anuncia bajo el techo dorado

el baile de las máscaras en la rueda del tiempo?

Todo es sombra y ceniza.

Pero tú, Margarita, con tu traje de raso,

con tu gracia menuda, tu mirada azorada

y la breve pisada sobre azules y rosas,

marfiles, plateados, carmesíes y gualdas

-oro pálido nimba

su carita curiosa y asustada-,

tú, que no has nacido de la espuma de un dios,

danza silenciosa e inmóvil la pavana.

En este vertedero de sangres y de siglos,

¡qué espléndida reluce la gran Degolladora!

Ella nunca descansa.

Pero a ti, Margarita,

Velázquez te ha salvado de la Muerte".

Pavana para una infanta difunta, Jose María Jurado

Canciones y músicas 

Hadas – Aca Seca Trío

The Beatitudes (Vladimir Martynov) –Kronos Quartet

Sleeping Lotus – Joep Beving

Mystical Garden – Omar y Faruk Tekbilek

Digg Dyne – Jo David Meyer Lysne y Mats Eilertsen

What are you doing the rest of your life – Scott Walker

Fruits Verds – Rusó Sala con Aleix Tobías y Miriam Encinas

Camino del Agua – Ana Laan

Melankolia– Vincent Rouard con Philippe Laloy, Kathy Adam

Formas – Aca Seca Trío

Harvest – The Breath

Wonderful – Lianne La Havas

3 poemas del disco-libro Alegría Subversiva, de Sisu

 

Textos

Piezas de Filosofía, por Alejandro Escudero.(Las Meninas)

El Aleph (fragmentos), Borges, leído por José Miguel Gómez Acosta

Red para coger mariposas, de Bernardo Atxaga ( Lista de locos y otros alfabetos, Xordica)

 

Granada

Lara López    7.abr.2019 11:40    

Márgenes

    domingo 31.mar.2019    por Lara López    1 Comentarios

 Márgenes

Poemas por Poetas

La hora de los imanes ( fragmento) Manuel García.

Ángel Manuel Gómez Espada ( Ventana de Emergencias,  Huerga y Fierro Editores)

Pavana para una infanta difunta, Jose María Jurado

Salvoconducto, Adalber Salas Hernández  (Selecciones Liliputienses)

Pez Mago, A la velocidad del deseo (Noviembre Poesía).

Arquitecturas. Por José Miguel Gómez Acosta

Estación Alcázar Genil, de Granada Antonio Jiménez Torrecillas

Músicas y canciones de 

Mi 'Sfuegra

Mara Aranda    

Mojácar: I. Sofía

Ricardo Villanueva         

Arpa - X Variazione

Ennio Morricone            

Con toda palabra

Depedro            

Cerca del Mar

Salvador Sobral               

Flores - Tangos

Chicuelo             

Peace Keeping

Omar Sosa y Seckou Keita     

Love effect   

 

Luz Negra

Albert Sanz y Javier Colina

Recuerdos de Yparacai

Caetano Veloso

Arenas del Duero

Juan Perro 

Cosas que me explica mi madre de Berna Wang, "Las abuelas de mi padre".

Textos

Antonio Jiménez Torrecillas

 

Ion (Plaza y Valdés, Madrid 2013) Javier Aguirre

Postales sonoras

Ensayando la semana santa, de Samuel A. Omeñaca

La Mata do Buçaco, bosque encantado de Portugal, con Tato Puerto.

Arturtomaz_bussacomisterioso

Lara López   31.mar.2019 08:00    

Doblez

    lunes 25.mar.2019    por Lara López    0 Comentarios

 

 

Músicas y canciones de 

Sleep – GABI

Walls We Build – urfabrique

The Roughest Trade 

The Dane – Nils Frahm

De Corrales a Tranqueras – Fernando Cabrera

Roman Nepi Tancok (Romanian Folk Dances) , Bb 68: 1. Bot Tanc - Jocul Cu Bata – Béla Bartók, Jenő Jandó

Dwa Serduszka – Joanna Kulig, Marcin Masecki

Epíleg – Guillamino y Manuel García

Borrasca – Zenet

Bassin d'Attraction – Wim Mertens

They Know God (But I Know You) – Peter and Kerry

Pensamento

Os Teus Ollos – Uxía y Lenine

Il sogno – Franco Battiato, Carlo Boccadoro

 

Letras de Canciones

Jam Albarracín, Farmacia de Guardia

Pepe Curioni, El tiempo está después, de Fernando Cabrera

Arquitecturas. El Palacio de Potala en Lhasa/ Beijing Road. Por José Miguel Gómez Acosta

"Todas las ciudades se olvidan después de visitarlas, excepto Lhasa" (Canción de amor del sexto Dalai Lama)

 

Lhasa

 

Cosas que me explica mi madre de Berna Wang

Obstinación, Herman Hesse, por Juan Suárez

Ion (Plaza y Valdés, Madrid 2013) Javier Aguirre

Poemas por Poetas

Silvia Terrón

Tilsa Otta

Santiago Vera (Ediciones Liliputienses)

Elena Román ( La isla de Siltolá, Colección Tierra)

Esther Muntañola.  Comenzamos el otoño.

Javier Codesal (Un eclipse no se elige, Amargord Ediciones).  

El segundo sexo. Piezas de Filosofía, por Alejandro Escudero para Venga la Vida.

" Las primeras décadas del siglo XX, el siglo de las mujeres, están marcadas por una lucha política: la del derecho al voto, logrado en 1908 en Dinamarca, en Inglaterra en 1918, en 1920 en los Estados Unidos de América y en 1933 en España.

En 1949, firmado por Simone de Beauvoir, apareció un libro tan sobrio como impactante: El segundo sexo.

El existencialismo filosófico subrayaba que no hay una eterna esencia humana. Siendo así, apostilla Simone de Beauvoir, tampoco hay una permanente identidad femenina ni, tampoco, un instinto maternal, ni un instinto de fregar o de barrer que justifique la reclusión de las mujeres en el recinto del hogar.

En 1927 Heidegger, en su libro Ser y tiempo, afirmaba que la existencia humana es la de un ser de posibilidades, caracterizada, pues, por su apertura, su versatilidad, su plasticidad. Cada uno de nosotros es, entonces, un proyecto vital que, tendido entre el nacimiento y la muerte, pende del futuro.

Siguiendo esta pista se articula el hilo conductor del Segundo sexo: “no se nace mujer, se llega a serlo”.

Pero el quid de la cuestión está aquí: tradicionalmente la feminidad ha sido definida como el lado negativo de lo masculino, resultando, una y otra vez, subordinada, ubicada en un escalón inferior, en un segundo plano. Con el trazado de la dualidad hombre/mujer se postula, constantemente, una jerarquía, una férrea asimetría.

Por eso, con su libro, Simone de Beauvoir, encaraba, con coraje, dos retos. En primer lugar, desmontar las justificaciones que amparan la ancestral dominación masculina (por ejemplo, que el varón es dueño de su mente y la mujer esclava de su cuerpo). A continuación, se propone promover el reconocimiento recíproco en condiciones de simetría, bajo la tesis de que la justicia social está incompleta sin la igualdad de las mujeres con los varones.

Otro de los méritos de este libro fue destapar un problema al que aún hoy seguimos dándole vueltas: entender a fondo cómo se articulan el sexo y el género, es decir, acertar a entender cómo se solapan y complementan lo biológico y lo cultural.

El segundo sexo, por su audacia y por su rigor, se ha convertido en un clásico del siglo XX, en un hito del movimiento feminista".

 

Lara López   25.mar.2019 07:39    

Lara López

Bio Venga la vida

Venga la vida, es un Instagram radiofónico. Un programa para llenar una maleta infinita ligera de transportar. Un viaje virtual a través del tiempo y el pensamiento.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios