« Lo digo para ver | Portada del Blog | La Historia Escondida »

Parábola

    domingo 8.dic.2019    por Lara López    0 Comentarios

 

Parábola del jardinero de Antony Flew

(M. Fraijó, A vueltas con la religión)

Han vuelto a pintar/ Muchacha de Castilla en Managua/ Epifanía

Mercedes Cebrián (Muchacha de Castilla, la Bella Varsovia)

La Guerra (microrrelatos)

Ana Shua (La Guerra, Páginas de Espuma)

Tontos

Pala (Alamar)

Conté los sueños/ La memoria de oro

Juán Andrés Pastor Almendros

La calle de Jamás (Michael Ende, Momo)

La Ciudad Literaria de José Miguel G. Acosta

 

La Pieza de Filosofía de Alejandro Escudero:

 

Darío Sztajnszrajber y las frases filosóficas

La filosofía, en su larga y sinuosa historia, está atravesada por una serie de frases célebres. Son fórmulas breves, concisas, rotundas, fáciles de memorizar. Y ante ellas el desafío constante es abrirlas, movilizarlas, entender qué es, aún, eso que pueden enseñarnos.

En el libro de Darío Sztajnszrajber Filosofía en once frases se escarba en algunas de ellas, escudriñando con brillantez su contenido, expandiéndolo y siguiendo su irradiación en nuestra agitada actualidad.

Cada capítulo es un estimulante ejercicio del pensar, una burbujeante maraña de preguntas y respuestas, certezas que se desvanecen y dudas que se afianzan.

A medio camino entre el ensayo y la novela la trama del libro está urdida por unos personajes que deambulan desorientados por la ciudad. Azuzados por sucesos cotidianos que los zarandean y los obligan a reaccionar. Viajan, así, espoleados por el deseo de saber y la inquietud del preguntar.

11 Frases 2 (1)

En un pasaje del libro leemos: «La filosofía nos golpea de lleno con nuestras propias limitaciones. Interrumpe el fluir de una cotidianidad segura donde todo funciona, y pone todo eso entre paréntesis. Al interrumpir, la filosofía hace que todo lo que venía funcionando normalmente se detenga. Es que interrumpir es básicamente cuestionar la norma. Y así se abre el espacio de la pregunta. Una pregunta con respuesta nos calma. Una respuesta que aún puede ser abierta con una nueva pregunta nos moviliza. Y si cada nueva respuesta puede a su vez ser abierta, alcanzamos lo abierto».

Contrastando, en el punto de partida, una frase fluvial de Heráclito con una sentencia del Antiguo Testamento abrazamos el radical dinamismo de lo real, en el que cualquier identidad o permanencia es, apenas, una detención provisional, una parada, un efímero equilibrio siempre a punto de desbaratarse.

Caminando con Sócrates por las calles de Atenas se nos revela, en la esfera pública de la ciudad, que el profundo motor del saber -del buscar y el encontrar- es todo aquello que a la vez que ignoramos nos importa, nos interpela, nos conmueve.

Siguiendo una frase de Aristóteles y otra de Agustín de Hipona nos adentramos en el laberinto de la amistad y el amor, dos vínculos en los que la convivencia se articula y, a la vez, se deshilacha.

En las frases de Hobbes y Descartes nos asomamos a la definición del ser humano que se fue forjando en el alba de la modernidad. Hobbes nos define como irremediables individuos egoístas enfrentados despiadadamente en una sociedad atomizada. Descartes nos muestra divididos por dos partes inconciliables: una mente inmaterial atrapada en un cuerpo mecánico. Que estas definiciones ya no nos parezcan convincentes e indiscutibles es un indicio de que estamos en el lento ocaso del mundo que las vio nacer.

En las frases afiladas de Marx y Nietzsche, emitidas a finales del siglo XIX, late una lúcida crítica del mundo moderno. Marx cuestiona las entrañas de la sociedad mercantil bajo la conmoción de la injusticia social. Nietzsche se interroga sobre cómo vivir en plenitud sin agarrarnos al falso ídolo de un Absoluto que, en vez de impulsarnos hacia lo mejor, nos ata y coarta.

Ya en el siglo XX, en medio de sus turbulencias, Jacques Derrida subraya que todo es huella de una inscripción, y, así, el mundo está tejido, como un inmenso texto, por infinitas huellas diseminadas. Lo real, traducido en texto y escritura, está, por ello, siempre inacabado, latiendo una y otra vez bajo el impulso de lo posible y lo desconocido.

Por último, al final del libro, Michel Foucault apunta que allí donde el saber y el poder están firmemente enlazados siempre hay brechas que desestabilizan la normalidad y permiten atisbar alternativas. En el mundo actual hay agazapados en sus grietas, apenas insinuados en ellas, otros mundos pendientes de exploración.

Con este complejo conjunto de mimbres Darío Sztajnszrajber nos ha entregado un libro vibrante, tragicómico, lleno de idas y venidas, sembrado de pistas. En sus páginas, a cada paso del recorrido, se nos anima a pensar, es decir, a preguntar, a sumergirnos en las profundidades de lo que desconocemos. La aventura comienza en el mismo instante en el que se cierran las páginas de un libro y salimos a perdernos por las calles de la ciudad o los caminos del bosque".

Las músicas:

Noli me tangere – Wim Mertens

Rain Sequence (From the Townshend Shuffle) – Will Ackerman

Mungu – Lokua Kanza

If You Go Far Enough – Jan Garbarek

Six Encores: Wasserklavier – Luciano Berio/ Andrea Lucchesini

Clarisse – René Aubry

how many stars are there – Idealism

same stars /go home club /when the pink petals fall /little luv /stars n keys – fcj

No One's Here I – Piers Faccini

Clear Water /Dansons sous la pluie – René Aubry

Sunrise – Coldplay

Hayrapetakan Maghterg - Var. 2 – Tigran Hamasyan con Yerevan State Chamber Choir, Harutyun Topikyan

Ma Belle Dame Souveraine – Ambrose Field y John Potter

Lara López    8.dic.2019 08:00    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Lara López

Bio Venga la vida

Venga la vida, es un Instagram radiofónico. Un programa para llenar una maleta infinita ligera de transportar. Un viaje virtual a través del tiempo y el pensamiento.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios