« Una habitación compartida | Portada del Blog | La claridad »

Porque ya no queda tiempo

    domingo 9.ago.2020    por Lara López    0 Comentarios

Pincha aquí para escuchar el programa.

 

Músicas:

Cerca de las estrellas – Pekenikes

Blow With The Wind – Paula Rae Gibson

Finn – Tori Amos

Visions of Gideon – Sufjan Stevens

Sunset – Cosmo Sheldrake

Change in the Air – Bill Frisell

Kaddaba – Attarazat Addahabia, Faradjallah

 

La pieza de filosofía de Alejandro Escudero: Hartmut Rosa y la aceleración del mundo

El principal libro del filósofo alemán Hartmut Rosa tiene un título musical: Resonancia (editorial Katz, 2019). En él se pone de relieve la potencia de la vibración sonora, como, también, en la física actual, se plantea en la teoría de las cuerdas. 

Sin embargo, nos vamos a centrar en el libro titulado Remedio a la aceleración (ediciones Ned, 2019).

Su meta es ofrecer un diagnóstico del actual estado del mundo. Para lograrlo acude a una clave peculiar: la velocidad, la celeridad. Sus indagaciones parten, pues, de este prisma. El reto se concentra en explicitar la lógica de la aceleración e identificar su motor. 

La aceleración afecta a la mayoría de las áreas del mundo contemporáneo, pero se pueden destacar, básicamente, tres vectores de su afianzamiento y expansión: 

El desarrollo de medios de transporte que han encogido el espacio del mundo: el tren, el automóvil, el avión.

Una red cada vez más tupida de comunicaciones a distancia: desde el teléfono o la radio hasta, en la era digital, el móvil e internet. 

El consumo compulsivo de mercancías alentado por el fenómeno de la moda y espoleado por la publicidad.

El capítulo más llamativo del libro se titula “Impresiones de un viaje a China”. En él relata un intenso recorrido con tres estaciones: la futurista y agitada Shanghái, la ciudad industrial de Wuhan y la región rural de Huang Pi. Nos resume Hartmut Rosa su itinerario con estas palabras: «El trayecto se asemeja a un viaje hacia el pasado a través del tiempo: de la modernidad digital de Shanghái, a través de la modernidad industrial de Wuhan, a la premodernidad de la China meridional». Este enorme contraste es lo que, siempre, da qué pensar, impulsando las preguntas de la filosofía.

La aceleración del mundo tal vez contenga algunos frutos positivos. Pero también muchas consecuencias negativas. El ritmo frenético es el caldo de cultivo de una vida estresada, extenuada, agobiada. 

Así concreta su diagnóstico de la situación: «La consecuencia de todo este proceso es que cada año, y no importa que vivamos en Europa, en China o en Estados Unidos, tenemos que correr un poco más deprisa con la única finalidad de que todo se quede como estaba. La modernidad tardía desemboca, por lo tanto, en una inmovilidad paradójica que nos aleja del mundo y de la vida, provocando el deseo de una forma de vida distinta, una manera resonante de estar en el mundo».

La extrema aceleración induce una desconexión, una separación, una distanciación. Impide cualquier modo racional de reacción ante lo que sucede. 

Lo más complicado, aquí, es proponer un remedio al imperativo de la velocidad. En primer lugar, porque para encontrarlo hay que frenar. Hartmut Rosa, principalmente, nos invita a buscar experiencias de resonancia, es decir, nos anima a resintonizar con el mundo, a recuperar unos vínculos, unas vibraciones, un feedback que hemos perdido. Su propuesta es a la vez sencilla y compleja. Por eso, acercarse a sus libros, hoy, en un mundo frenético, un mundo acelerado que se derrumba ante cualquier detención, por breve que sea, es especialmente oportuno. ¿Aprenderemos a resonar con el mundo? ¿seremos capaces de nutrirnos de la resonancia en las distintas áreas de la vida? Una porción del futuro del mundo depende de cómo afrontemos estas incógnitas. La velocidad no puede ser infinita como Einstein nos enseñó. Todo tiene un límite y ya lo hemos rebasado con creces. 

H R Remedio a la aceleración

 

José Miguel Gómez Acosta lee El cirujano celeste de R.L. Stevenson.

Aloma Rodríguez trae tres canciones:

Nada de nada, de Cecilia.

Niño futuro, de Rafel Berrio.

Noam Chomsky se ha enamorado de ti, de Astrud.  

Eduardo Gómez lee del barón de Holbach, Leyes morales sobre los sabios, las ciencias, las letras y las artes, de su Etocracia o el gobierno fundado en la moral.

Samuel Alonso Omeñaca lee a Xoan Bello.

El título del programa, Porque ya no queda tiempo, nos lo regala Rafa Cervera, que nos lee fragmentos de su novela (Jekyll & Jill, 2020).

Rafa portada

Lara López    9.ago.2020 13:07    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Lara López

Bio Venga la vida

Venga la vida, es un Instagram radiofónico. Un programa para llenar una maleta infinita ligera de transportar. Un viaje virtual a través del tiempo y el pensamiento.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios