« Museos a golpe de ratón | Portada del Blog | Visitando Verdún cien años después de la batalla »

Los vikingos desembarcan en Alicante

    lunes 23.may.2016    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

Daneses a punto de invadir Inglaterra Miscelánea sobre la vida de San Edmundo, siglo XII _Wikipedia

En el siglo noveno, en el norte de Europa se producía un cambio político que afectaría al resto del continente. Se unificaban los reinos de Suecia, Noruega y Dinamarca. Una centralización del poder que supuso importantes cambios sociales, políticos y de dominio territorial.

Nacía la edad vikinga, y sus guerreros aterrorizaban, -como por el sur hicieron los árabes, y antes por el este los romanos-, a todos los pueblos que iban conquistando, sometiéndolos a su dominio. Desde entonces en Europa relacionaron al vikingo con saqueos, pillaje, barbarie y conquista. Su poder se extendió hasta el continente americano, a través del Atlántico norte; a toda la costa atlántica europea hasta llegar a la Península Ibérica;  siguieron por el Mediterráneo hasta Constantinopla, y por tierra -a través de los ríos orientales-, llegaron hasta Kiev.

Su poder era temido por todos. El 8 de junio del año 793, la Crónica Anglosajona recogía el primer latrocinio en el monasterio de Lindisfane. La historia vikinga se proyecta a partir de entonces hacia toda Europa. En el 830 dominaban Irlanda y fundaron Dublín en el 841. Dieron nombre a la ciudad de Normandía. Realizaron incursiones a los Países Bajos, saquearon París entre los años 845 y 885 y alcanzaron la península Ibérica en el siglo IX. Remontaron el Segura en el 858 atacando la ciudad de Orihuela, donde ocuparon el castillo durante todo el invierno. Al año siguiente alcanzaron Pamplona y desde ahí atacaron varios pueblos del Mediterráneo, llegando hasta Constantinopla, Azerbaiyán e Iraq. 

Conquistaron tierras inhóspitas y deshabitadas como as islas Feroe o Islandi y poblaron Groenlandia y Terranova en el año 1000, donde todavía quedan algunos restos en la granja Anse aux Meadows. Su conversión al cristianismo marcó el final de la era vikinga. Pero, ¿qué sabemos realmente de esta cultura, y cuánto hay de cierto o de falso, en la tradición histórica europea de este pueblo?

"Vikingos. Guerreros del Norte. Gigantes del mar"

10

Hasta enero de 2017, el Museo Arqueológico de Alicante, acoge una exposición conjunta con el Museo Nacional de Dinamarca, en la que repasa sus aportaciones histórico-culturales y económicas de este pueblo de guerreros y comerciantes.  Se exponen más de 600 piezas en una muestra dedicada al mar, la cultura y la sociedad vikinga y su gran devoción religiosa. Dentro de la exhibición se recogen sus huellas durante sus incursiones en Orihuela, Tierras de Tudmir y la costa mediterránea, dando a conocer la experiencia local de la era vikinga. Se ofrece la oportunidad de conocer con rigor científico muchos aspectos de su vida, deformada por una idea popular y parcial "que los ha mostrado como saqueadores violentos y asesinos, pero que oculta una realidad cultural y política mucho más rica, de un pueblo de grandes comerciantes, colonos, exploradores, ingenieros, arquitectos y artesanos, que fundaron ciudades y reinos", explica la comisaria de la muestra, la danesa Anne-Kristine Larsen.

Entre los objetos más destacados se encuentra la piedra de Jelling, una pieza única erigida en el año 965 por el rey Hararld Bluetooth para proclamar su bautismo y, con ello, el establecimiento del cristianismo como religión oficial de Dinamarca. Por cierto, el nombre de este rey, está muy de actualidad. Bluetooth (diente azul) es el nombre que el ingeniero informático Jim Kardach, utilizó para denominar el estándar de tecnología inalámbrica.

También se expone un timón de barco de más de dos metros de longitud, un conjunto de monedas, un fragmento de casco de Tjele, una espada de doble filo con adornos de plata o un yugo de madera con engaste ornamental de bronce, otro de los objetos más representativos que componen esta colección.

El vikingo fue granjero, comerciante, colono y aventurero, y las piedras rúnicas son el único ejemplo escrito que poseemos de esta cultura, que transmitía su saber de forma oral. En Inglaterra, reinaron sobre Danelaw, fundaron Dublín, se asentaron en York y en Kiev, dieron nombre a la región francesa de Normandía y siguiendo las corrientes atlánticas hacia el sur, alcanzaron las costas del norte de la Península Ibérica, a mediados del siglo IX, donde se encontraron con los reinos cristianos al norte y Al-Andalus al Sur. Asaltaron la ría de Arousa, Lisboa y Sevilla, duramente saqueadas hacia mitad de ese siglo.

"Vikingos. Guerreros del Norte. Gigantes del mar", nos introduce en su historia, en la construcción naval de sus drakares, su expansión como guerreros y comerciantes, y su vida cotidiana, a través de la vivienda, el arte y las creencias religiosas. Los vikingos eran expertos navegantes, sus barcos de madera eran estrechos, ligeros, con un casco de poco calado que permitía alcanzar velocidad y eran suficientemente ligeros. Además tenía dos extremos iguales, lo que permitía invertir la dirección de navegación sin tener que dar la vuelta. Todavía hay muchas lagunas sobre esta cultura. Recientemente se ha descubierto la valquiria de Harby, una estatuilla del tamaño del pulgar, que representa a una mujer armada con una espada vikinga de doble cara y un escudo redondo, con el pelo cuidadosamente trenzado con una larga cola de caballo y que podría haberse utilizado como colgante.

 

Ruta europea de los Vikingos

Viking_routs

Para conocer a los vikingos, podemos viajar a Alicante o realizar la ruta turística europea del legado vikingo, que recorre su presencia en casi todos los países europeos, desde Bielorrusia a Islandia, y nos traslada desde los hielos de Groenlandia, al Mediterráneo, el Mar Negro o el Caspio. Desde el Cabo norte a los viñedos del sur de la península ibérica o Italia, pasando por el norte de Marruecos o navegando por los grandes ríos europeos como el Danubio, o el Volga.

La ruta vikinga recorre unas 50 ciudades, la mayoría en el la península escandinava. Para recorrerla se necesita realizar varias etapas, pero podemos visitar el museo del barco vikingo, cementerios, centros religiosos en Noruega, fortalezas, restos arqueológicos o ciudades en Dinamarca; trineos, pequeñas embarcaciones, tejidos y objetos domésticos en Suecia y restos arqueológicos a lo largo de varios países europeos.

Noruega

El museo de los barcos vikingos, muestra tres grandes drakkar -los mejores conservados del mundo-, encontrados en tres grandes tumbas reales, cerca de Oslo. Fueron enterrados hace más de 1.100 años para transportar a sus reales propietarios al reino de los muertos. El país está lleno de pequeños museos, como el de las islas Lofoten, donde alientan a participar en el Festival Lofotr que dura cinco días, en el que organizan auténticos festines, mientras se escuchan historias de poder, gloria y riqueza, o se aprende el arte de la arquería y del lanzamiento de hacha. Además se puede navegar en una réplica del Gogstadskipet. Algunos barcos de pesca actuales siguen utilizando las mismas técnicas de construcción de las antiguas embarcaciones.

El asentamiento de Avaldsnes, en la isla de Bukkøy, permite experimentar como vivían en su vida cotidiana y familiar, desde el trabajo en las granjas, a la pesca o la manualidades. Incluso han reconstruido las viviendas típicas usando técnicas originales de la antigüedad. En Gudvangen, organizan el mercado del valle, catalogado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.  En su contacto con las culturas del sur, los vikingos también asimilaron algunas creencias y construyeron iglesias de madera, que mantenían tallas vikingas. Una de las más representativas está en Borgung. La mitología escandinava se basa en la naturaleza que fue creada por el cuerpo de un gigante muerto. La carne es la tierra, los océanos la sangre y el sudor, y el cerebro las nubes, mientras que la vegetación es el cabello del gigante, los arrecifes los dientes y las colinas sus huesos.

Dinamarca

5

Erik el Rojo conquistó a principios del siglo VIII la actual Groenlandia, hoy un estado autónomo de Dinamarca. En la tierra del hielo, vivieron más de 5.000 personas, unos asentamientos que tuvieron que abandonar por tratarse de una zona inhóspita, que no podía alimentarlos.

En ese país está el Museo de Barcos vikingo de Roskilde, antigua capital danesa entre los siglos XI y XV. Se puede subir a bordo de la réplica de un barco de carga y conocer como era la vida durante las travesías de estos navíos. 

En Lindholm Hoje, cerca de Aarlborg, está el mayor cementerio de la época, con más de 600 tumbas marcadas por círculos formados por piedras y que datan de la época medieval. Es un buen lugar para hacerse una idea de la visión que tenían de la muerte.

Suecia

Otro lugar donde pervive el espíritu de este pueblo es Birka, situada junto al lago Mälaren. Es la ciudad más antigua de Suecia, construida en el siglo VIII y un lugar estratégico para el comercio entre los tres países que se unieron ese siglo. Uppsala, se convirtió en el Olimpo de los dioses vikingos, Odín y Thor. Allí los veneraban y cada nueve años realizaban sacrificios para contentarlos. En el pequeño pueblo de Kaseberga se mantiene intacto el Ales Stenar, un conjunto megalítico funerario, formado por 59 piedras colocadas en fila, que forman un barco de 67 metros de largo. Impresiona su posición estratégica en referencia al sol.

Islandia

En Thingvellir, construyeron cerca del año 1000, el primer parlamento democrático. Actualmente es un parque nacional y se cuenta que cuando se instauró el cristianismo en esta pequeña isla, se lanzaron a la "cascada de los dioses", Goðafoss, todas las estatuas que representaban a las deidades vikingas.

Irlanda

Las islas Shetland, tienen marcada la huella de esta cultura, porque allí crearon uno de sus reinos y permanecen las ruinas de Sumburgh. La tradición dice que en el muro de la catedral de la Iglesia de Armagh yacen los huesos del héroe irlandés Brian Boru, que venció a los vikingos y liberó Irlanda en la histórica batalla de Clontarf en 1014. Aunque los historiadores, que muchas veces desmontan las historias populares -es su trabajo-, desmienten que eso sea así. Pero quedan pueblos con raíces nórdicas, como Wexford, Waterford (la ciudad más antigua del país) o Carlingford. 

Reino Unido

Castillo_de_Lindisfarne_Pablo Vernocchi_Wikipedia

Estuvieron en la isla unos 250 años, primero saquearon, y aprovechando la división de los siete reinos que habitaban en ella, acabaron siendo reyes. En el viejo monasterio de Lindisfarne, encontramos el primer lugar de contacto con los vikingos fuera de sus territorios. Fue en el 793, de ahí les viene su fama de saqueadores y asesinos, porque se lanzaron al pillaje del centro religioso y mataron a la mayoría de los monjes. Les llamaban wicingas "ladrones del mar" y conquistaron casi todo el país.

España

Los vikingos atacaron las costas gallegas en diversas oleadas entre el año 844 y el 1028. Diversos factores motivaron estas incursiones. El arte de la navegación en Escandinavia tuvo un gran desarrollo tecnológico y posibilitó la construcción de naves ligeras, flexibles, rápidas y de fácil maniobrabilidad. Eran navíos de guerra hechos con madera, de bajo calado y que permitían la navegación costera y en aguas poco profundas. Estas embarcaciones, denominadas drager, les permitieron realizar largos viajes entre los años 800 y 1500. Durante la Edad Media, los invasores se adentraron en la ría de Arousa en busca de los tesoros de Compostela. Si se sigue la ruta europea de los vikingos en esta parte de Galicia, se puede viajar a bordo de una auténtica embarcación recorriendo escenarios reales y disfrutando de los principales atractivos turísticos de la zona a través de su naturaleza, sus paisajes y su patrimonio arquitectónico. En Catoira, han reconstruido el drakkar "Torres de Oeste" una pequeña embarcación de finales del siglo VI que se encontró en las aguas del fiordo de Roskilde en Dinamarca, y con la que se pueden realizar travesías por la ría, hasta la desembocadura del Ulla

Estatua en recuerdo de las incursiones vikingas, Catoira (Galicia)_Luis Miguel Bugallo_Wikipedia

La inventiva popular, montó sus propios mitos. Pero lo cierto es que, los vikingos nunca llevaron cascos con cuernos, una imagen que fue potenciada por su agresividad, y además según algunas excavaciones eran muy coquetos y les encantaba llevar joyas. Sus avances tecnológicos en la construcción de barcos, les permitieron surcar los mares en busca de nuevos mercados que conquistaban en sangrientas batallas, temidas por sus enemigos. Y sobre todo.... eran unos grandes contadores de cuentos mitológicos, que han llegado hasta la actualidad.

 

Categorías: Viajes

Ángela Gonzalo del Moral   23.may.2016 09:46    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Viaje a Ítaca

Bio Viaje a Ítaca

Un viaje nunca se acaba. Queda grabado en el recuerdo, se vuelve a él al ver una película, al leer un libro, al escuchar unas notas musicales, al mirar una fotografía, al saborear una bebida, al disfrutar una comida o cuando el país salta a la actualidad por algún acontecimiento específico. El viajero mantiene siempre un nexo interno con el lugar que un día conoció.... y trenza un vínculo con el nuevo destino que empieza a imaginar. La visita a cualquier lugar, cercano o lejano, tiene tres fases. En la etapa de preparación se sueña, en la del viaje se disfruta lo imprevisible y a la vuelta se reinventa la aventura..... Con los cinco sentidos alerta, anhela que la experiencia sea lo más enriquecedora posible.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios