« El Festival de Peralada cumple 30 años con un gran programa musical | Portada del Blog | Girona-Costa Brava, el paraíso de los festivales musicales »

Waterloo, el turismo después de la batalla

    viernes 17.jun.2016    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

46582_3 Foto Belgica turismo

El 18 de junio de 1815 los ciudadanos de Waterloo sufrían los "efectos colaterales" de una de las batallas que iba a cambiar el rumbo de la historia. El ejército de Napoleón era derrotado y se desvanecía su sueño de dominar al continente europeo.

"Si no hubiera llovido esa noche del 17 al 18 de junio de 1815, el porvenir de Europa hubiera cambiado. Algunas gotas de agua, una nube que atravesó el cielo fuera de temporada, doblegaron a Napoleón.... La batalla de Waterloo estaba planeada, genialmente... pero llovió toda la noche", relata Víctor Hugo en "Los Miserables". Los cronistas de la época también recogieron todos los detalles de aquella cruenta batalla.

Después de los grandes boatos del año pasado, cuando se celebró el bicentenario de la batalla, Waterloo vuelve a recuperar la normalidad de su fiesta, sin el boato y las celebraciones de 2015.  Grupos de figurantes representarán aquella histórica contienda, alimentando el imaginario colectivo. El año pasado organizaron una reposición histórica, única hasta entonces en Europa, con unos 5.000 extras de 52 países, 300 caballos y 100 armas de fuego. Durante tres días recrearon los hechos, con una puesta en escena rigurosa.

16779_2 Foto Belgica turismo

Muchos turistas que se acercan a esta pequeña población belga, no repararán en que en ese lugar murieron o resultaron heridos más de 60.000 hombres. Situado a 25 kilómetros de Bruselas, en sus calles se venden todo tipo de objetos conmemorativos y los tour operadores ofertan paquetes para participar en los eventos anuales. Este antiguo pueblo agrícola convertido en suburbio de la capital belga explota comercial y turísticamente, como muchos otros, un acontecimiento que marcó la historia del mundo.

El turismo de guerras o relacionado con conflictos está cada vez más en alza. Antoine Delsemme, un jubilado que ha vivido 50 años en Waterloo, cree que "esto atrae a la gente, hace la ciudad más conocida y se benefician todos los habitantes, especialmente los comerciantes y hoteleros". La alcaldesa y periodista, Florence Reuter, espera que todo esto sirva para que "nos convirtamos en el punto de entrada del turismo en Valonia".

Waterloo, donde hoy en día viven unas 30.000 personas, no sufrió directamente aquella guerra, sino que fue el centro de operaciones del duque de Wellington, que dirigió las fuerzas británicas y prusianas aliadas. La batalla que pusó fin al imperio napoleónico se disputó en la llanura de Mont-Saint-Jean. Los turistas pueden visitar el castillo de Hougoumont, las granjas de la Haye-Sainte, donde se vivieron encarnizados combates, la posada Belle Alliance, que Napoleón utilizó como cuartel general, o la Colina del León.

17846_3 Foto Belgica turismo

Después de la puesta en escena del fin de semana, los visitantes que asisten a la representación pueden seguir reviviendo los hechos históricos en una exposición subterránea llamada "Memorial 1815" con cuadros de animación y películas en 3D, que busca sumergir en la batalla a los más de 500.000 turistas que visitan el pueblo cada año. Más del doble de los soldados que lucharon en aquella guerra.

Como otros pueblos de Europa, Waterloo aprovecha el tirón de un acontecimiento histórico para potenciar el "turismo de guerras". Belchite, Corbera d'Ebre, Verdún, Yprès, las playas de Normandía o Mostar son solo algunos nombres que recuerdan los horrores de las guerras, pero también son un ejemplo de superación y una muestra de que el odio y la venganza nunca ayudan a avanzar. Sus habitantes tampoco quieren olvidar... y si con ello llega dinero, bienvenido sea.

Eso sí, pocas ciudades tienen la suerte de que una estación de metro, un libro, una canción o una película popularicen su nombre, como ocurre con Warterloo.

 

Categorías: Viajes

Ángela Gonzalo del Moral   17.jun.2016 06:40    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Viaje a Ítaca

Bio Viaje a Ítaca

Un viaje nunca se acaba. Queda grabado en el recuerdo, se vuelve a él al ver una película, al leer un libro, al escuchar unas notas musicales, al mirar una fotografía, al saborear una bebida, al disfrutar una comida o cuando el país salta a la actualidad por algún acontecimiento específico. El viajero mantiene siempre un nexo interno con el lugar que un día conoció.... y trenza un vínculo con el nuevo destino que empieza a imaginar. La visita a cualquier lugar, cercano o lejano, tiene tres fases. En la etapa de preparación se sueña, en la del viaje se disfruta lo imprevisible y a la vuelta se reinventa la aventura..... Con los cinco sentidos alerta, anhela que la experiencia sea lo más enriquecedora posible.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios