« Portugal, fútbol y turismo deportivo | Portada del Blog | Apuntes turísticos julio 2016 »

Bratislava, una tranquila capital europea

    martes 12.jul.2016    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

Bratislava 03_Foto angelaGonzaloM

Aprovechando que Eslovaquia preside la Unión Europea durante el segundo semestre de 2016, proponemos una escapada rápida a su capital, Bratislava, para disfrutar de la historia de esta importante ciudad europea, gran desconocida para los españoles, aunque cada vez son más los turistas nacionales que descubren una capital tranquila y cómoda. Madrid y Barcelona tienen vuelos diarios, tanto de las grandes compañías como de low cost, y además desde 2010 pertenece a la zona euro y por tanto no es necesario llevar cambio, ni pasaporte. 

Nos adentramos entre sus callejuelas históricas.

Bajo la antigua puerta de San Miquel, la única que queda de la muralla medieval que encerraba el casco histórico, se encuentra una brújula que marca las distancias desde la capital eslovaca a varios puntos del mundo. La distancia con Madrid es, según su marca, de 1.865 kilómetros y la capital europea que está más cerca es Viena, a poco menos de 60 kilómetros. Su aeropuerto internacional, situado a unos 45 minutos en autobús, es la puerta de entrada a Eslovaquia. Un viaje muy cómodo, que cuesta 4 euros y que incluye wifi, tv y café gratis. El resto de bebidas están a precios muy asequibles y populares. Curiosamente el aeropuerto de Bratislava, como decía antes, habitualmente escogido por las compañías de low cost, está peor comunicado que el vienés.

Bratislava 09_Foto angelaGonzaloM

Se llegue por un lado o por otro, nosotros vamos a iniciar nuestro recorrido en el kilómetro cero de Bratislava. Lo que más sorprende al llegar a la ciudad es la cantidad de ofertas turísticas que el visitante puede escoger para recorrer un centro pequeño pero coqueto. Tranvías, autobuses, trolebuses, patinetes, trenecillos, autobús histórico, bicicletas, hasta organizan carreras para recorrerlo corriendo. Yo me decidí por el tradicional patear. Es placentero, te permite entablar conversaciones curiosas -aunque los bratislavos tienen fama de ser muy cerrados, quizá por su accidentada historia,- y puedes parar donde quieras.

Situada en el corazón de Europa, a unos 60 kilómetros de Viena, 200 de Budapest y 300 de Praga, tiene unos 450.000 habitantes. Es una ciudad muy cómoda para pasear, y me da la sensación que también para vivir. Sus estrechas callejuelas están repletas de palacetes pertenecientes a la alta nobleza, iglesias de varios estilos y cafés históricos como el Stefanka, donde se reunían los intelectuales del siglo XIX, decorado de estilo rococó. De hecho se dice que el danés Hans Christian Andersen, dijo en una ocasión "Me piden que les cuente un cuento. ¿Para qué? Si vuestra ciudad es un cuento". Cuentan también, que la vieja Presburgo le inspiró la historia de El patito feo y La cerillera. A cambio Bratislava le ha dedicado una escultura de Tibor Bartfay, en la plaza Hviezdoslavovo námestie.

Bratislava 14_Foto angelaGonzaloM

De la puerta de San Miguel podemos decir que fue construida en el siglo XIV y que a su lado se encuentra la Michalská Brána, considerada la casa más estrecha del mundo con sus 130 centímetros de ancho. Según una leyenda, cerca de allí se quemó a una mujer acusada de brujería por una amiga que le disputaba el amor de un joven. A pocas calles y cerca de la estación central de trenes, se encuentra el palacio Grassalkovich, residencia del presidente, diseñada en estilo rococó/barroco, que durante años fue un centro cultural muy importante para la ciudad, y que hoy sigue siendo un foco de atención para los bratislavos que aprovechan las tardes de primavera, y verano para pasear por su jardín francés, situado en la parte trasera del edificio, donde encontramos la estatua del compositor eslovaco Jan Nepomuk Hummel.

De las numerosas iglesias que hay en la ciudad destacamos la de los franciscanos y la de Santa Isabel de Hungría, conocida como la iglesia azul o la iglesia de los pitufos, pues aseguran que sus creadores se inspiraron en esta iglesia de estilo art noveau, construida por el Gaudí húngaro, Odon Lechner, en las primera década del siglo XX.

En el centro encontramos también el Teatro de la Ópera, que ofrece conciertos a unos 30€, una prueba de la importancia que da esta ciudad a la música. No en vano la capital eslovaca fue la primera en escuchar el primer concierto público de Mozart, cuando el músico austríaco tenía 6 años. También Liszt realizó su primer concierto con 9 años y Beethoven mantuvo una estrecha relación con esta ciudad. Béla Bartók, se convirtió en un admirador del folclore eslovaco y Joseph Haydn fue maestro de capilla de una acaudalada familia, llegando a estrenar la ópera "La Canterina".

La ciudad está dominada por dos estatuas verticales que sobresalen al fondo de la ciudad. La torre de TV de Kamzík, construida en 1975 como torre de transmisión de 196 metros de alto y el obelisco de 29 metros situado en el cementerio militar de Slavin. Culmina con una estatua de 11 metros de un soldado ruso vitorioso sobre la colina en la que hay enterrados unos 6.845 soldados, la mayoría rusos, y muchos menores de 30 años, que perdieron la vida liberando Bratislava de las tropas alemanas. En Eslovaquia se expulsaron a unos 22.000 judíos trasladados a los campos de exterminio de Polonia.

El castillo de Bratislava, es el símbolo de la historia del país

Bratislava 04_Foto angelaGonzaloM

Desde 1536 a 1784 fue la capital de Hungría y en ella se coronaron unos 19 reyes húngaros. Las coronaciones se celebraron en la catedral de san Martín, y para recordarlo, en la cúspide de la torre principal se ha colocado un cojín y una corona bañados en oro, que pesan unos 300 kilos y miden 1 metro de alto. Entre los adoquines de las calles aledañas encontramos unas placas doradas con el escudo de la ciudad que señalan el camino que seguían los monarcas tras su coronación. La presencia de los reyes comportó el traslado de los nobles que empezaron a construir sus palacetes en la ciudad amurallada. Actualmente hay más de 50 palacios o palacetes.

Bratislava también es conocida como la "ciudad de la paz", título concecido por el Consejo Mundial de la Paz, ya que se han firmado 3 tratados de paz y 3 armisticios. Algunos se firmaron en el castillo de Bratislava, que domina la ciudad desde un promontorio junto al Danubio y que es la "marca" de la capital eslovaca. Su más destacada moradora fue la reina María Cristina, hija de María Teresa de Austria y hermana de Maria Antonieta. Representado en las monedas de euro, el castillo está presidido por la estatua de Svatopluk, el rey de la gran Moravia, que protege así a la ciudad de las invasiones. Ocupado por militares durante las guerras napoleónicas, actualmente acoge el Museo Nacional y las oficinas de los diputados. Tras sufrir un incendio estuvo un siglo sin rehabilitarse y en 2011 lo pintaron con el color blanco que lo caracteriza actualmente.


Una ciudad plagada de estatuas

Bratislava 08_Foto angelaGonzaloM

Aunque no lo parezca también puede hacer calor en Bratislava en pleno mes de julio o principios de agosto. La fuente más famosa es la Fontána Maximiliánova (Fuente de Maximiliano), situada en la plaza principal y que en el siglo XVI suministraba agua a la ciudad. Aunque se ha reconstruido en varias ocasiones todavía conserva su aspecto inicial. En la misma plaza encontramos la estatua de un soldado francés apoyado sobre un banco y con los ojos tapados por el típico bicornio napoleónico. Bratislava es conocida por sus estatuas desperdigadas por varios lugares de la ciudad. Se calcula que hay unas 150, las más conocidas están cerca de la plaza mayor y la más emblemática es la de un hombre trabajando que surge sonriente por una alcantarilla. Le llaman El mirón y es el más fotografiado de la ciudad, junto con El Guapo Náci, inspirado en un personaje muy popular en la ciudad durante el siglo XX.

Bratislava, la capital de Eslovaquia, está instalada en un cruce de caminos de la Europa central. Dividida por el Danubio, lo cruzan 5 puentes, el más antiguo es el Starý most, cuyo nombre original era Puente de José Francisco I y, tras remodelarlo, actualmente solo circulan tranvías, bicicletas y peatones. Aprovechando que hemos bajado hasta esta zona de la ciudad, realizaremos un tour en barco por el río para conocer los puentes de la capital. Cuesta unos 6€ y sale del embarcadero. El mismo que se utiliza para viajar en barco hasta Viena o Budapest. Durante el trayecto se van viendo grandes barcazas de transporte de mercancías, recordándonos que estamos en el gran río de Europa, que durante siglos fue el trayecto fluvial más utilizado para intercambiar comercio entre 15 países.

Hasta 1985 no se construyó el Puente del puerto, por donde circula la autopista. En 1992 se construyó el primer puente de hormigón, el Lafranconi y en 2005, levantaron el puente de Apolo, con una singular forma de arco. Hemos dejado para el final el emblemático SNP, considerado el puente más largo del mundo de un solo pilón coronado por un ovni, como se denomina al restaurante que culmina la obra, y al que se llega en ascensor o tras subir 230 escalones. Junto al castillo son las dos insignias de la capital eslovaca. Por ese puente nos alejamos de Bratislava camino del aeropuerto.

 

Categorías: Viajes

Ángela Gonzalo del Moral   12.jul.2016 15:28    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Viaje a Ítaca

Bio Viaje a Ítaca

Un viaje nunca se acaba. Queda grabado en el recuerdo, se vuelve a él al ver una película, al leer un libro, al escuchar unas notas musicales, al mirar una fotografía, al saborear una bebida, al disfrutar una comida o cuando el país salta a la actualidad por algún acontecimiento específico. El viajero mantiene siempre un nexo interno con el lugar que un día conoció.... y trenza un vínculo con el nuevo destino que empieza a imaginar. La visita a cualquier lugar, cercano o lejano, tiene tres fases. En la etapa de preparación se sueña, en la del viaje se disfruta lo imprevisible y a la vuelta se reinventa la aventura..... Con los cinco sentidos alerta, anhela que la experiencia sea lo más enriquecedora posible.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios