« Qué te parecen estos vídeos turísticos premiados por la OMT en 2015 | Portada del Blog | Los desastres naturales destruyen patrimonio de la humanidad »

Barack Obama pone de moda Papahānaumokuākea

    jueves 25.ago.2016    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

640px-Red_Fish_at_Papahānaumokuākea_ Foto U.S. Fish and Wildlife Service Headquarters

No hay duda de que Barack Obama, el presidente de Estados Unidos, es como un rey Midas del turismo. Lugar que visita, enclave que se convierte en punto de atracción turístico. Conocedor de su carisma aprovecha sus últimas apariciones como mandatario para destacar su política medioambiental y de acercamiento a otras culturas.

Una de sus últimas visitas antes de reincorporarse al despacho oval tras las vacaciones ha sido a Hawái donde acaba de convertir a Papahānaumokuākea, en la mayor área protegida del mundo. Situada en medio del Océano Pacífico, en el minúsculo atolón de Midway, y al noroeste del archipiélago de Hawái, estos islotes acogen a unos 14 millones de aves y 7.000 especies marinas, entre las que se encuentras las ballenas azules, albatros de cola corta o las focas monjes endémicas de esta zona a las que hay que añadir el coral negro, que pueden tener una antigüedad de más de 4.000 años.

Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, Papahānaumokuākea, que recibe el nombre de la diosa que dio luz a las islas, está formado por un conjunto de isletas y atolones de escasa altura. Para los hawaianos, tiene un significado cosmológico, ya que encarna el vínculo de parentesco entre los hombres y la naturaleza, cuna de la vida y tierra de albergue de los espíritus después de la muerte. Dos de sus islas, Nihoa y Makumanamana, poseen vestigios arqueológicos que atestiguan la presencia de asentamientos humanos y la ocupación del suelo antes de la llegada de los europeos. Las isletas y atolones acogen hábitats pelágicos de aguas profundas y otros elementos notables como montañas submarinas, bancos de arena sumergidos, vastos arrecifes coralinos y lagunas marinas.

A tres horas de vuelo de Honolulu, abarca una extensión de un millón y medio de kilómetros cuadrados, se ha convertido en un regalo de Obama a su lugar de nacimiento. Allí tiene previsto zambullirse practicando esnórquel para disfrutar del espléndido fondo submarino, que ahora trata de preservar. Sin duda, una buena promoción turística, aunque es muy difícil de visitar a no ser que se pertenezca a un grupo de estudio o investigación.

640px-Spinner_dolphins_Foto U.S. Fish and Wildlife Service Headquarters

La ampliación del área protegida, pone en evidencia la fragilidad de estos ecosistemas. Recientemente la Comisión Oceanográfica Intergubernamental de la Unesco ha alertado de que el 60% de los arrecifes de coral del mundo están amenazados por actividades locales, el 50% de las reservas de peces en grandes ecosistemas marinos están sobreexplotadas y 64 de los 66 grandes ecosistemas marinos han sufrido un calentamiento en las últimas décadas. Una muestra del impacto sobre estas zonas del cambio climático y la acción humana.

Los grandes ecosistemas marinos aportan 28 mil millones de dólares anuales a la economía global a través de servicios que proporcionan a la naturaleza: pescado para alimentación y comercio, turismo y recreo, protección costera de las inundaciones y la erosión, y beneficios menos tangibles a través de conexiones culturales, espirituales y con la naturaleza.

 


Patrimonio Mundial Marino

En un planeta en el que más del 70% de la superficie está cubierta por océanos, gran parte del patrimonio se encuentra en zonas marinas. Actualmente hay 46 sitios inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial Marino, formado por lugares únicos como la Gran Barrera de Coral de Australia, las Islas Galápagos de Ecuador o el Parque Natural de los arrecifes de Tubbataha en Filipinas. La singularidad de sus fenómenos naturales, sus procesos geológicos, su biodiversidad y el desarrollo ecológico, nos obligan a protegerlos.

El Patrimonio marítimo europeo está en Ibiza (declarada en 1999), el Mar de las Wadden compartido por Alemania y los Países Bajos; la costa de Alta y el archipiélago de Kvarken, entre Finlandia y Suecia; los golfos de Porto y Girolata, la cala de Piana y la reserva de Scandola, en Francia; país al que tambien pertenecen las lagunas de Nueva Caledonia en el Pacífico; Surtsey en Islandia, los fiordos del oeste de Noruega; la reserva de la isla Wrangel en Rusia y las islas Gough e Innaccesible y San Kilda en el Reino Unido e Irlanda del Norte.

El patrimonio marítimo americano está formado por la Península Valdés en Argentina; la red de reservas de Belice, las islas atlánticas brasileñas, formada por las reservas de Fernando de Noronha y el Atolón de las Rocas; el santuario de fauna y flora de Malpelo en Colombia; la zona de Guanacaste y la isla del Coco, en Costa Rica; las islas Galápagos en Euador, Papahānaumokuākea y el Parque Nacional de Everglades en Estados Unidos; la Bahía de los Glaciares de Canadá; en México el Golfo de California, el santuario de ballenas de El Vizcaíno y Sian Ka'an y en Panamá el parque nacional de Coiba.

En el continente asiático están los Sundarbans tanto de Bangladesh como de la India, el parque nacional del río subterráneo de Puerto Princesa y los arrecifes de Tubbataha en Filipinas, los parques nacionales de Komodo y Ujung Kulon en Indonesia, las islas de Ogaswara y Shiretoko en Japón; el archipiélago de Socotra en Yemén y la bahía de Ha Long en Vietnam.

En África el patrimonio Mundial Marino se encuentra en el parque nacional del Banco de Arguin en Mauritania; el Atolón de Aldabra en Seychelles, el parque del humedal de Isimangaliso en Sudáfrica.

Sin duda la lista más importante está en Oceanía. En Australia se encuentran la bahía de Shark, la costa de Ningaloo, la Gran Barrera de Coral, la Isla Macquarie y las islas de Heard y McDonald; en las Islas Salomón tiene esta categoría la Rennel Este, en Kiribati, las islas Fénix, a las que hay que añadir las islas subantárticas de Nueva Zelanda, y la laguna meridional de las Islas Rocosas de Palaos.

Otras grandes reservas marinas

Parque natural del Mar de Coral. Nueva Caledonia 

Situada a unos 1.300 kilómetros al este de Australia, era hasta ahora la mayor área protegida marina. Pertenece a Francia y ocupa casi un millón trescientos mil kilómetros cuadrados, es un santuario para tiburones, ballenas y tortugas. Situada cerca del arrecife de coral, acoge uno de los lagos más grandes del mundo de 24.000 kilómetros cuadrados, que abastece de agua potable y pescado a las poblaciones de su entorno. Otras importantes fuentes de riqueza de la población son el ecoturismo y los recursos marinos.

Monumento nacional marino de las islas remotas del Pacífico (Estados Unidos)

Ocupa una superficie de 1.271.500 km2, lugar destacado de algunas culturas de Polinesia y Micronesia, está prohibidas la mayoría de las actividades humanas, especialmente la minería, la perforación y la pesca comercial. En sus aguas encontramos unas 180 especies de aves marinas, cangrejos ermitaños, delfín de nariz de botella, almejas gigantes o el denominado pez Napoleón.


El tercer ecosistema marino más grandes es la Reserva Marina del Mar de Coral de la Mancomunidad (Australia), un hábitat de tiburones y atunes, arrecifes tropicales aislados y cañones marinos profundos que ocupa unos 989.842 km2.

El Reino Unido anunció en marzo que ampliará la Reserva Marina de las islas Pitcairn en el Océano Pacífico.



Categorías: Viajes

Ángela Gonzalo del Moral   25.ago.2016 19:41    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Viaje a Ítaca

Bio Viaje a Ítaca

Un viaje nunca se acaba. Queda grabado en el recuerdo, se vuelve a él al ver una película, al leer un libro, al escuchar unas notas musicales, al mirar una fotografía, al saborear una bebida, al disfrutar una comida o cuando el país salta a la actualidad por algún acontecimiento específico. El viajero mantiene siempre un nexo interno con el lugar que un día conoció.... y trenza un vínculo con el nuevo destino que empieza a imaginar. La visita a cualquier lugar, cercano o lejano, tiene tres fases. En la etapa de preparación se sueña, en la del viaje se disfruta lo imprevisible y a la vuelta se reinventa la aventura..... Con los cinco sentidos alerta, anhela que la experiencia sea lo más enriquecedora posible.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios