« El puente 25 de abril de Lisboa, un símbolo de la capital portuguesa, cumple 50 años | Portada del Blog | Qué te parecen estos vídeos turísticos premiados por la OMT en 2015 »

Mont Blanc, 230 años de alpinismo

    lunes 8.ago.2016    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

Caravane_Bardy Foto wikipedia

Se celebra el 230 aniversario de la primera ascensión al Mont Blanc, que con sus 4.810 metros de altura es el pico más alto de la Unión Europea y uno de los lugares más visitados del mundo. El 8 de agosto de 1786 dos aficionados bien entrenados de Chamonix, Jacques Balmat y el doctor Michel Gabriel Paccard, consiguieron subir hasta la cumbre pasando por Grands Mulets y bajaron sanos y salvos, consiguiendo una gesta para el montañismo internacional. Detrás de ellos fueron otros expedicionarios y con el tiempo, llegaron excursionistas de otros países, viajeros románticos, turistas, esquiadores, hoteleros y empresarios, convirtiendo la ciudad en un parque temático sobre la montaña. Chamonix ha acogido también los primeros Juegos Olímpicos de invierno en 1924.

Cuna del alpinismo

Chamonix en Instagram

El macizo del Mont Blanc, está situado entre los valles italianos de Aosta y la Alta Saboya francesa. Se considera que el monte Dolent (3.823 m) es la cumbre común de Francia, Suiza e Italia, y puede verse muy bien desde la cima Grands Montets. Chamonix es la ciudad más importante de la zona. Está rodeada de unas 28 cumbres de más de 4.000 metros de altura, con bosques de pinos, agujas de piedra, glaciares, neveros y torrentes. El mal tiempo, también está muy presente, y a veces es imposible ver durante varios días la cima de la mítica montaña. En sus casi 180 kilómetros cuadrados, se contabilizan un centenar de glaciares, cada uno con su nombre.

Durante el verano hay unas 300 salidas diarias para subir a alguna de las cimas, con la consiguiente masificación, a la que hay que añadir las visitas de los turistas que utilizan el teleférico para llegar hasta el mirador de la Aiguille du Midi y cruzar hasta Italia en largas colas interminables, aunque el paisaje bien merece ese esfuerzo. En Chamonix se puede coger el teleférico y un sistema de cabinas cableadas o teleféricos para alcanzar el mirador situado a unos 4.000 metros de altitud, y desde allí se puede cruzar con cabinas por el glaciar de Vallée Blance en dirección a la parte italiana, disfrutando de una vista espectacular del macizo alpino pasando por la punta Helbronner y l'Aiguille du Midi. Los que quieran cruzar desde la ciudad francesa de Chamonix (Alta Saboya) a la italiana de Courmayeur (Valle de Aosta), pasarán un primer tramo hasta "Plan de l'Aiguille", para continuar viaje hasta Aiguille du Midi (el punto más alto), seguirán por la "Punta Helbronner hasta el refugio Torino y de ahí bajarán al "Pavillon di Monte Frety".

Otro medio de transporte es el tren cremallera rojo que sale de Montvers y que funciona desde hace más de un siglo. Al final del recorrido se puede ver la Mar de glace, de unos seis kilómetros, los glaciares de Argentiére y Bossons y una cueva de hielo. También el tranvía del Mont Blanc sube desde Saint-Gervais-les-Bains al glaciar de Bionnassay y para los menos osados, hay unos 17 kilómetros de senderos que recorren el valle de los Alpes Occidentales, o pasear junto al río Arve. Además desde 1965 se puede circular por el túnel del Mont Blanc, que atraviesa en un cuarto de hora, los pasos del Gran y pequeño San Bernardo.

Deportes de alto riesgo

Escalada en Instagram Mont Blanc

Subir al Mont Blanc es una actividad de riesgo que muchos ignoran. Cada año se producen unas 50 muertes en todo el macizo y se realizan unos 1.200 rescates, para lo que en muchas ocasiones es necesario utilizar helicópteros, que no siempre pueden llegar hasta la persona accidentada por dificultades de visibilidad. Hasta el siglo XVIII se le llamaba la "Montaña maldita", rodeada de tabúes y leyendas que atemorizaban a los lugareños.

Hay una idea extendida de que el Mont Blanc es fácil, pero subir no es excursionismo, es alpinismo. No todo el mundo puede hacerlo y eso hay que tenerlo en cuenta. Los alpinistas consideran que los últimos metros de la ascensión son fáciles, pero para llegar allí hay que superar tramos que requieren dominar técnicas básicas de montañismo. Estos pasos son perfectamente asequibles para escaladores expertos, pero no son aptos para novatos. El material imprescindible debe incluir crampones, piolet, casco, arnés, cuerda y mosquetones. Pero además de llevarlo, hay que saber como utilizarlo.

También es imprescindible saber leer la climatología cambiante de esta montaña. Los rescatistas contabilizan miles de personas que suben a pesar de que la meteorología sea adversa, sin tener en cuenta que ese paisaje maravilloso en una mañana soleada puede convertirse en un auténtico infierno de niebla y frío. Por eso además de tener una preparación técnica adecuada, es necesaria una buena preparación física. Si no es así acabarás agotado o sufriendo mal de altura debido a una mala aclimatación a la altitud.

Los responsables de seguridad de la zona recuerdan que existe un 70% de posibilidades de alcanzar la cima si se va con guía de montaña y un 30% si se hace por cuenta propia. La primera apuesta es cara, unos 1.000 euros por ascensión, más la pernoctación en el refugio. La segunda tiene muchos riesgos innecesarios.

Garganta Diosaz, Foto Instagram Chamonix

Del 22 al 28 de agosto se celebrará la novena "Petite trotte à Léon" (PTL), una de las cinco pruebas propuestas en el marco del UTMB. Se trata de una prueba de ultra resistencia pedestre que se realiza en equipos de dos o tres personas, con altas exigencias a nivel técnico, físico y mental. La Ultra-Trail de Mont-Blanc es la prueba de trail running más prestigiosa de Europa y está previsto que participen unos trescientos corredores a través de 290 kilómetros dando una gran vuelta por el macizo que permite descubrir lugares de difícil acceso y muy poco conocidos. Recorrerán la cascada de seracs del glaciar del Trient, las aristas entre el Mont Fallère y el col Sérena o descender por el Mont Chétif, a la altura de Courmayeur, con las legendarias paredes de la cara sur de Mont-Blanc. Para recorrer estos caminos de los Alpes franceses, suizos e italianos, se precisa gran sentido de la orientación. El punto de partida es la ciudad de Chamonix y los participantes recorrerán 19 municipios, 71 glaciares, 7 valles y 400 cimas. Los mejores lo recorren en menos de 14 horas, pero la mayoría necesitan 30 o 45 horas.

Investigaciones científicas

Macizo en Instagram

La primera expedición incorporaba en su afán un objetivo científico. Jacques Balmat era un joven buscador de cristales y guía de montaña, y Michel Gabriel Paccard, era un investigador aficionado. Estuvieron a punto de morir en varias ocasiones, pero Balmat y Paccard alcanzaron la cima, la tarde del 8 de agosto y permanecieron durante media hora en lo más alto de la montaña para que el doctor pudiera comprobar la acción de la presión atmosférica con el barómetro de Torricelli, confirmando así la teoría de Blaise Pascal sobre la reducción de la presión cuando se aumenta la altitud.

A lo largo de la historia, se han realizado muchas expediciones científicas en todo el macizo, para investigar sobre la flora y la fauna de la zona pero sobre todo para analizar el comportamiento de los glaciares, especialmente en los últimos años en que muchos de ellos han entrado en retroceso. Para ello se han instalado varios observatorios, como el Vallot, en recuerdo del botánico y meteorólogo Joseph Vallot, el de Janssen, que lleva el nombre de un famoso astrónomo francés y otro subterráneo, que acoge un observatorio situado a más de 1.700 metros de profundidad, donde se recogen datos sobre radiación cósmica.

Durante este mes de agosto, doce especialistas franceses, italianos y rusos pasarán varios días a 4.300 metros de altitud para extraer tres barras de hielo de 140 metros de largo, lo que supone varias toneladas, que serán depositadas en cajas aislantes. Los científicos temen que los glaciares que están situados a menos de 3.500 metros de altitud en los Alpes desaparezcan antes de que acabe este siglo. Los investigadores podrán estudiar en particular la evolución de la contaminación o de la actividad industrial a nivel europeo a lo largo de unos cien años.
Por eso el objetivo de esta expedición, y de otras que se realizan en varios lugares del mundo, es conservar durante siglos "la memoria del hielo", una "materia prima" extremadamente valiosa para los científicos.

Categorías: Deportes , Viajes

Ángela Gonzalo del Moral    8.ago.2016 13:59    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Viaje a Ítaca

Bio Viaje a Ítaca

Un viaje nunca se acaba. Queda grabado en el recuerdo, se vuelve a él al ver una película, al leer un libro, al escuchar unas notas musicales, al mirar una fotografía, al saborear una bebida, al disfrutar una comida o cuando el país salta a la actualidad por algún acontecimiento específico. El viajero mantiene siempre un nexo interno con el lugar que un día conoció.... y trenza un vínculo con el nuevo destino que empieza a imaginar. La visita a cualquier lugar, cercano o lejano, tiene tres fases. En la etapa de preparación se sueña, en la del viaje se disfruta lo imprevisible y a la vuelta se reinventa la aventura..... Con los cinco sentidos alerta, anhela que la experiencia sea lo más enriquecedora posible.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios