« Conoce los nuevos lugares Patrimonio de la Humanidad | Portada del Blog | Mont Blanc, 230 años de alpinismo »

El puente 25 de abril de Lisboa, un símbolo de la capital portuguesa, cumple 50 años

    sábado 6.ago.2016    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

25th_April_Bridge_and_boat Foto Wikipedia OsvaldoGago

El puente sobre el Tajo en Lisboa, no solo une las orillas del gran río ibérico, sino que se ha convertido en todo un símbolo de la capital portuguesa y un atractivo turístico añadido. ¿Quién no ha visitado la ciudad y no lo ha fotografiado? El 6 de agosto de 1966 se inauguraba esta gran obra de ingeniería, que había de ser el gran emblema del futuro para Portugal. Era el puente más largo de Europa, con una longitud de 2.277 metros y situado a unos 70 metros sobre el nivel del mar. Tardaron casi un siglo en diseñarlo y 4 años en levantarlo, con más de 2.800 personas trabajando en su construcción. Costó un millón de euros, un desembolso faraónico para aquella época.

Vigilado por el Cristo Rei de Almada, algunos lo denominan el Golden Gate lisboeta en una simbiosis entre estas dos emblemáticas infraestructuras, aunque se asemeja más al Bay Bridge de la capital angelina. El puente llevó primero el nombre del dicatdor António Oliveira de Salazar, durante ocho años y a partir de 1974 cuando triunfó la "revolución de los claveles", pasó a denominarse 25 de abril. Desde hace 50 años es la principal vía de entrada y salida de Lisboa. A diario lo cruzan 150.000 vehículos y casi 160 trenes. Originariamente pensado para cuatro carriles, actualmente cuenta con seis y en 1999 se inauguró la línea de tren. A pesar de su importancia no ha acabado con los atascos diarios de la ciudad, ni con el polémico peaje que hace que a muchos lisboetas y turistas, les cueste apreciar la belleza de uno de los iconos más reconocibles de la ciudad, junto con la torre de Belem.

Como todos los puentes o infraestructuras que unen distancias geográficas, el puente cambió a la capital y al país, mejorando la comunicación entre las dos orillas, y potenciando el crecimiento de los barrios dormitorios. También desarrolló el turismo y la economía del sur del país y el Algarve. Una de las mejores panorámicas es cruzarlo al atardecer y para conocer su historia, se puede visitar la exposición que ha organizado el Archivo Municipal de Lisboa. El Banco de Portugal ha puesto en circulación una moneda de 2 euros con la imagen del puente en el reverso.

El peaje del puente que se incrementó a partir de 1994 un 50%, sirvió para financiar parte de la obra del segundo puente emblemático de la ciudad, el Vasco da Gama, que se inauguró coincidiendo con la Expo'98, y que recorre la desembocadura del Tajo a lo largo de 17 kilómetros.

Puentes emblemáticos y turísticos en Europa

640px-Puente_de_la_Torre,_Londres,_Inglaterra,_2014-08-11,_DD_092 Foto Wikipedia Diego Delso

Son numerosos los puentes construidos a lo largo de todo el continente y que además de su utilidad tienen un innegable atractivo turístico, muchas veces convertidos en símbolos de las ciudades que unen. Sin salir de Portugal, encontramos el Don Luis I, inaugurado en 1886 sobre el río Duero, uniendo Oporto y Vila Nova de Gaia. Este puente de dos pisos construido en hierro, tiene unos 400 metros y por el circulan el metro de la ciudad y los vehículos. Con el tiempo se ha convertido en un impresionante mirador desde el que se observan, las bodegas en una orilla, en la otra, las viejas casas de colores del barrio de Miragaia y los barcos navegando por el río.

Construido por Norman Foster, el viaducto de Millau, situado en la ciudad francesa de Aveyron, no sólo es el puente más alto del mundo, con 343 metros sobre el río Tarn, sino que además presenta una gran elegancia y parece que levite en el aire. En Europa destaca también el puente-túnel de Oresund que con sus 7.845 metros une las ciudades danesas de Copenhague y sueca de Malmö.

Las grandes capitales europeas tienen también sus puentes históricos como el Tower Bridge de Londres sobre el río Támesis; el puente Carlos de Praga; el de las Cadenas sobre el río Danubio en Budapest, o el Most SNP o Puente OVNI también sobre el mismo río pero en Bratislava. El Pont neuf, el más antiguo de los que cruzan el Sena en París; el de Sant'Angello en Roma, mandado constuir por el emperador Adriano para extender el centro de la ciudad más allá del río Tíber o el puente peatonal de Dublín, construido en 1816 y que recibe el nombre popular de Ha'penny Bridge. Berlín también tiene su puente histórico el de Oberbaum, de doble cubierta que cruza el río Spree a lo largo de 124 metros.

Puente_de_Vizcaya_(Bizkaiko_Zubia)_desde_Portugalete Foto Wikipedia Gato Preto

Otros puentes históricos que cruzan Europa son el puente romano de Alcántara en la provincia de Cáceres; el Nuevo en la ciudad malagueña de Ronda: el Kapellbrücke, sobre el río Reuss, en Lucerna (Suiza), construido en 1333. Sin olvidar el acueducto del Gard, construido en la localidad francesa de Remoulins por los romanos en el siglo I, o el viaducto de Garabit, obra del arquitecto Eiffel y convertido en el puente en arco más largo del mundo, con sus 565 metros; los de Rialto y los Suspiros en Venecia; el Ponte Vechio de Florencia construido en 1345; el de Mostar sobre el río Neretva, levantado en el siglo XVI y convertido en un símbolo de la guerra de los Balcanes o el puente transbordador de Vizcaya.

A todos ellos podemos añadir el famoso puente medieval de la ciudad francesa de Aviñón; el puente Gálata que une el viejo y el moderno Estambul; el puente basculante de Magere Brug, sobre el río Amstel en Amsterdam o el de Europa (Europabrücke) un viaducto austríaco que permite atravesar el valle Wipp en Innsbruck. Otro viaducto que une dos continentes es el del Bósforo que atraviesa ese canal uniendo la parte europea y asiática de Estambul. Muy cerca de esa ciudad turca encontramos el de Río-Antirio, que conecta la península del Peloponeso con el resto de Grecia o el Hohenzollern, que une las dos orillas del Rin, en Colonia, mientras el Hardanger, cruza el fiordo del mismo nombre en Noruega.

Categorías: Viajes

Ángela Gonzalo del Moral    6.ago.2016 01:20    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Viaje a Ítaca

Bio Viaje a Ítaca

Un viaje nunca se acaba. Queda grabado en el recuerdo, se vuelve a él al ver una película, al leer un libro, al escuchar unas notas musicales, al mirar una fotografía, al saborear una bebida, al disfrutar una comida o cuando el país salta a la actualidad por algún acontecimiento específico. El viajero mantiene siempre un nexo interno con el lugar que un día conoció.... y trenza un vínculo con el nuevo destino que empieza a imaginar. La visita a cualquier lugar, cercano o lejano, tiene tres fases. En la etapa de preparación se sueña, en la del viaje se disfruta lo imprevisible y a la vuelta se reinventa la aventura..... Con los cinco sentidos alerta, anhela que la experiencia sea lo más enriquecedora posible.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios