« Alepo, otra ciudad con su patrimonio histórico en peligro | Portada del Blog | Ciudades con la marca 2017 »

El reloj de la Puerta del Sol, 150 años dando las campanadas

    sábado 31.dic.2016    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

Unnamed1_Foto Comunidad de Madrid

El reloj de la Puerta del Sol del Madrid, es un lugar de refencia cada final de año y esta noche estará puntual a su cita. Pero éste ha sido un año muy especial para este artilugio, ya que ha cumplido 150 años. Fue el 19 de noviembre y para conmemorarlo la Comunidad de Madrid, propietaria del edificio ha celebrado una serie de actos, entre los que destaca una muestra fotográfica del edificio,de  la Puerta del Sol y del histórico mecanismo.

El reloj puede verse de forma virtual en un vídeo grabado en 360 grados, que permite subir a la torre del edificio de la Real Casa de Correos, ver su maquinaria y las vistas que desde allí se divisan.

Cada año, sus campanas dan inicio del año en todo el país, y son muchas las cadenas de televisión que ofrecen su señal para celebrar la llegada del nuevo año. A sus pies miles de personas disfrutan en directo de ese momento. A lo largo de 150 años ha sido escenario y testigo de numerosas anécdotas que pueden seguirse en la cuenta de twitter @elrelojdesol, que explica tanto la historia del reloj como de la ciudad.

Fue fabricado por el relojero leonés José Rodríguez Losada, afincado en Londres, que lo regaló a la capital española para sustituir a un artilugio anterior, y que arrastraba la mala fama de sus continuos desajustes. Estaba situado en la misma plaza, pero en la iglesia del Buen Suceso, y funcionaba desde el siglo XVIII.

Fueron necesarios tres años para conseguir ajustar una maquinaria totalmente artesana. El 19 de noviembre de 1866, la reina Isabel II, inauguró el nuevo artilugio, coincidiendo con su cumpleaños. De hecho la campana del edificio está dedicada a la regente.

El reloj ha sido testigo de una parte de la historia de España, como la proclamación de la República o de los bombardeos de la Guerra Civil. Incluso se dice que un obús entró en el edificio por la esfera de la calle Carretas, aunque no llegó a explotar y no afectó al normal funcionamiento del famoso e icónico reloj. Ha visto como ante él han finalizado miles de manifestaciones reivindicativas a lo largo de las últimas décadas y durante la transición, y junto con la plaza, se ha convertido en un icono del movimiento 15-M.

El famoso reloj también comparte escenario con otros símbolos de la capital madrileña como la placa del kilómetro cero de las carreteras españolas, las estatuas del Oso y el Madroño, la ecuestre de Carlos III o el cartel del Tío Pepe. Tras la última remodelación de 2009, la plaza es peatonal.

Uno de los relojes más famosos del mundo

Unnamed_Foto Comunidad de Madrid

El reloj de la puerta del sol, es tan famoso como otros edificios históricos similares en Europa. El más emblemático de ellos es el Big Ben en Londres, que corona las casas del Parlamento Británico, en uno de los extremos del Palacio de Westminster. Como el de Madrid, desde 2009, también rinde homenaje a otra Isabel, la reina de Inglaterra. Otro reloj famoso en las capitales europeas es el de la plaza Starometská, de la capital checa. Este minucioso y espectacular reloj astronómico, está situado en la torre gótica del Palacio Municipal de Praga. El mejor momento para verlo es cada hora, cuando la figura de la muerte toca la campana, seguido de un desfile de personajes entre los que están los doce apóstoles, familias de nobles, mercaderes, artesanos y el cacareo del gallo que marca la hora exacta.

En Bruselas podemos contemplar el "carrillón de los ciudadanos", situado en la fachada del Palais de la Dynastie, en el barrio de Mont des Arts. Está decorado con 24 campanas que representan varios personajes. Construido para la exposición Universal de 1958, está totalmente automatizado.

En Múnich el carrillón más espectacular es el "Glockenspiel", del Ayuntamiento Nuevo, situado en la Marienplatz. A las 11 de la mañana sus figuras comienzan a moverse en una coreografía que dura un cuarto de hora. El mecanismo se inauguró para celebrar la boda de los duques Guillermo V y Renata de Lotaringia, cuenta con 32 figuras de tamaño natural, entre las que no faltan bufones, músicos, bailarines, invitados y guerreros.

En Ginebra encontramos un reloj que silenciosamente va moviendo sus manecillas con puntualidad suiza. Esta junto al lago Leman y es uno de los iconos de esta ciudad. Formado por más de 6.000 impecables flores, funciona desde 1955. Otros famosos relojes, son el de la torre de San Salvador en el Kremlin, que preside la Plaza Roja; el Zytglogge, que desde 1530 marca las horas en Berna; el incomprensible "Corpus clock" de Cambridge; o el reloj Olomouc, situado junto a la catedral de San Wenceslao en Praga, constuido en 1420.

Unnamed2_Foto Comunidad de Madrid

Al reloj de la Puerta del Sol le llegó el reconocimiento internacional al ser elegido en 1962 por Televisión Española para ofrecer las campanadas de Nochevieja. Desde entonces los españoles comen las uvas al compás de sus repiques, pocos años después muchos ciudadanos decidieron congregarse para celebrar este ritual anual en directo, desde la misma plaza.

El reloj ha sido protagonista de canciones como "Un año más" de Mecano, películas como "El misterio de la Puerta del Sol", del director Francisco Elías Riquelme o de obras literarias como "San Camilo 1936", del Nobel de literatura Camilo José Cela o "El arquitecto y el relojero" de Jerónimo López Mozo.

Categorías: Viajes

Ángela Gonzalo del Moral   31.dic.2016 16:25    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Viaje a Ítaca

Bio Viaje a Ítaca

Un viaje nunca se acaba. Queda grabado en el recuerdo, se vuelve a él al ver una película, al leer un libro, al escuchar unas notas musicales, al mirar una fotografía, al saborear una bebida, al disfrutar una comida o cuando el país salta a la actualidad por algún acontecimiento específico. El viajero mantiene siempre un nexo interno con el lugar que un día conoció.... y trenza un vínculo con el nuevo destino que empieza a imaginar. La visita a cualquier lugar, cercano o lejano, tiene tres fases. En la etapa de preparación se sueña, en la del viaje se disfruta lo imprevisible y a la vuelta se reinventa la aventura..... Con los cinco sentidos alerta, anhela que la experiencia sea lo más enriquecedora posible.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios