« Nueva Delhi-Madrid, Sevilla-San Sebastián, Barcelona-Madrid | Portada del Blog | Retos del turismo en África »

La riqueza artística de Maramureș

    domingo 11.dic.2016    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

Sapântsa_wikipedia_Spiridon Ion Cepleanu

En 2017 se cumplen 10 años del ingreso de Rumanía y Bulgaria en la Unión Europea. Aprovechamos para conocer una región rumana conocida por su gran riqueza artística. Al norte del país, junto a la frontera con Ucrania, está Maramureș, una zona montañosa con sus características lomas y sus bosques seculares. Es una de las regiones situadas más al este de la UE. Nos centramos en Săpânța, un pueblo de un gran legado artístico y de antiguas tradiciones, que nos trasladan a 1373. Lo cruza el río que lleva su nombre, y donde se pesca el Săpânța.

Unos kilómetros río arriba está la "Piedra del halcón", donde según la leyenda,- es lo que ocurre con los pueblos con tanta tradición-, el justiciero Pintea, escondió un tesoro de oro y plata. Sobre la guarida plantó dos árboles para reconocer el lugar, y hoy en día los vecinos todavía continúan buscándolo e invitan a los turistas y foráneos a buscarlo con ellos.

En la histórica región de Maramureș, Săpânța nos descubre un mundo de gran riqueza artística. Son famosas las puertas de Stan Patras, con una ornamentación inédita y original en la que aparece el sol antropomorfo, una serpiente de dos cabezas o el árbol de la vida con pétalos acabados en estrellas. Pero si hay algo que distingue a esta zona, son sus tallas de madera pintada, especialmente las Cruces de tres cuerpos, que enmarcan el Cementerio Alegre. Esculpidas y pintadas cada una de ellas tiene escritos epitafios en verso,  la mayoría con una carga humorística, una muestra del carácter de esos pueblos rumanos del norte del país, limítrofes con Moldavia.

Escrito con cincel, el epitafio de Stan Ileana, muerta a los 38 años, dice así: "Reposo aquí he encontrado.... Mientras con vida he estado, seis chicas he alumbrado, y las lágrimas las han rodeado. Huérfanas se han quedado, la menor era bebé, en mis brazos la guardé, y en la vida la dejé". En otra cruz nos explican algún dato del difunto "Reposo aquí he encontrado, Stan Toader me ha llamado. A seis años apenas llegado, la muerte me ha buscado y sin piedad me ha cazado. Y a mis padres y mi hermanito sin consuelo ha dejado". Pero también encontramos auténticas ironías: “Aquí descansa mi suegra, si hubiera vivido otro año más, yo ocuparía su lugar”;  “Aquí yace mi mujer, fría como siempre” o “Aquí yace mi marido, al fin rígido”.

El cementerio está plagado de monumentos funerarios de piedra y mármol, con sus acabados de colores. Unas cruces que también encontramos en las encrucijadas de los caminos. El cuerpo central contiene el texto personalizado del difunto, rodeado de un marco decorado en vivos colores y sobre él se construye la cruz con un techo de dos aguas, parecida a una flecha dirigida hacia el cielo. Todo esto surgió de la imaginación de un artista de la madera, Ion Stan Patras, que ha creado uno de los ambientes de arte popular más característicos del mundo. Una de las tumbas más visitadas es la suya. El artista murió en 1977.

Wooden Churches of Maramures ©_Unesco_Andrea Albertino

Otra tradición del lugar es el arte del tejido, sobre todo la lana. Así encontramos mantas, cubrecamas bordados, alfombras o colchas, tejidas por la mayoría de las mujeres del lugar. Otra de sus riquezas es el convento de las monjas ortodoxas Sapanta Peri, convertido en un lugar de peregrinación para los creyentes y una visita casi obligada de los amantes del arte religioso.

La riqueza maderera y artística de la zona, queda plasmada en las iglesias ortodoxas de Maramureș. Son construcciones estrechas, con sus característicos campanarios esbeltos y altos, de los siglos XVII y XVIII, enmarcado en un paisaje cultural de esta zona montañosa, con pueblos que todavía conservan un estilo de vida tradicional.

Aunque una gran parte de esta arquitectura religiosa ha quedado destruida o ha sido pasto de las llamas, todavía existen unas 42 iglesias, ocho de ellas están declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco (Deseşti, Bârsana, Poienile Izei, Ieud, Budeşti, Surdeşti, Plopiş y Rogoz).

 

 

Categorías: Viajes

Ángela Gonzalo del Moral   11.dic.2016 14:49    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Viaje a Ítaca

Bio Viaje a Ítaca

Un viaje nunca se acaba. Queda grabado en el recuerdo, se vuelve a él al ver una película, al leer un libro, al escuchar unas notas musicales, al mirar una fotografía, al saborear una bebida, al disfrutar una comida o cuando el país salta a la actualidad por algún acontecimiento específico. El viajero mantiene siempre un nexo interno con el lugar que un día conoció.... y trenza un vínculo con el nuevo destino que empieza a imaginar. La visita a cualquier lugar, cercano o lejano, tiene tres fases. En la etapa de preparación se sueña, en la del viaje se disfruta lo imprevisible y a la vuelta se reinventa la aventura..... Con los cinco sentidos alerta, anhela que la experiencia sea lo más enriquecedora posible.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios