« Embajadores gastronómicos de la guipuzcoana Urola Kosta | Portada del Blog | El turismo gastronómico, ofrece nuevas experiencias viajeras »

10 cosas para visitar en Nimes

    miércoles 19.jul.2017    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

Nimes

En los primeros siglos de nuestra era, Nimes es una colonia de derecho latino y se llena de monumentos suntuosos. El emperador Augusto y sus sucesores la convierten en la punta de lanza de la romanización de la Galia.

Un anfiteatro que es uno de los mejores conservados porque durante la Edad Media, la población se refugia en él y lo transforma en fortaleza en vez de destruirlo. Las fuentes, serán básicas para los curtidores, tintoreros y comerciantes de tejidos. Las guerras de religión también fueron determinantes. Los protestantes se orientan hacia el comercio y la producción manufacturera. La producción de tejidos y productos de seda se exportan a Europa y América, en aquel entonces, Indias españolas. Esa prosperidad se refleja en los magníficos palacetes y urbanismo de la ciudad. Aparecen los primeros telares Jacquard iniciados por un obrero nimé: Turion.

El mundo del toro está presente en varios acontecimientos a lo largo del año. En primavera y otoño se celebran sus famosas carreras, un juego en el que el hombre se divierte con el toro. En los cuernos del animal se colocan una escarapela, varias borlas y cordones mientras diferentes Razeteurs intentan quitárselos ayudándose con un gancho. Del 15 al 17 de septiembre se celebra la segunda feria del año, aprovechando la Feria de las Vendimias, que supone la clausura de la temporada taurina. Durante tres días la ciudad vibra al ritmo de corridas, encierros, charangas y fiesta. El año festivo que se incia con el Festival de Nimes en julio, se cierra en noviembre con el Salón de artesanía artística. Se trata de la mayor cita anual de oficios artesanos.

1.- Anfiteatro

El circo romano de Nîmes fue escenario de cazas de fieras salvajes y combates de gladiadores, que se ha mantenido activo durante 2000 años, lo que ha permitido que seael mejor conservado del mundo romano. Con más de 130 metros de largo y 21 de alto, se compone de dos niveles de arcadas y 5 galerías circulares que permitián la presencia de 23.000 galorromanos ocupando 34 gradas. Durante la Edad media, se transformó en fortaleza siendo un refugio para la población en caso de peligro y posteriormente se instalaron casas privadas hasta el siglo XIX. A principios de esa centuria se demolieron las casas, la capilla y el palacio de los vizcondes para devolverle su apariencia antigua. Actualmente se desarrollan numerosos eventos, desde corridas de toros a congresos, conciertos y manifestaciones deportivas.

2.- Los Grandes Juegos Romanos

El año que viene se celebrarán el 28 y 29 de abril. Combates, desfiles, espectáculos, exposiciones permiten vivir un fin de semana romano. Cerca de 500 artistas de toda Europa participan en un gran desfile romano, con ejercicios ecuestres galos contra romanos, espectáculos de caballo y combates de gladiadores, y el desfile del Emperador con su guardia pretoriana. Durante seis días en Pentecostés, y tres en septiembre se celebran sus famosas Ferias, con corridas, peñas, baile de sevillanas e incluso paella, justas en la fuente y mercados al aire libre.

3.- Maison Carrée (Casa cuadrada)

Nimes_4

Se trata de un templo construido en honor a Cayo y Lucio César, nieto e hijo adoptivo del emperador Augusto, que formaba parte del foro y marcaba el núcleo económico y administrativo de la ciudad. Inspirado en los templos de Apolo y Marte el Vengador mantiene una impresionante armonías en sus proporciones. Es el único templo del mundo antiguo completamente conservado, aunque se han tenido que realizar algunas rehabilitaciones en los últimos siglos. Ha estado en uso ininterrumpido desde el siglo XI, y durante ese tiempo ha sido casa consular, caballeriza, apartamento e iglesia.

4.- Carré d’Art

Frente al edificio histórico se levanta la Carré d’Art, obra de Norman Foster, que en 1993 transformó la zona para crear una unidad espacial entre el antiguo edificio de la Maison Carrée y el nuevo museo terminado en 2010. El edificio de translúcido de acero, cristal y hormigon, acoge bibliotecas, mediateca y un museo de arte contemporáneo inspirado en el Centro Pompidou de París. Cinco de sus nueve plantas son subterráneos para no competir con la Maison Carré.

5.- Torre Magna

Era la torre más alta y prestigiosa de las murallas romanas de Nîmes. Visible desde lejos señalaba la presencia de la ciudad y la localización del santuario imperial de la Fuente. De forma octogonal tenía tres plantas que iban disminuyendo de diámetro conforme se iba ascendiendo por el edificio. Desde su cima hay una magnífica vista de la ciudad. Del recinto amurallado se mantienen las Puerta Augusta o de Arlès y la de Francia o de España, con un solo arco de medio punto coronado con una galería ciega decorada con pilastras toscanas.

6.- Los jardines de la Fuente

Creados en el siglo XVIII se enmarca en el entorno de la Torre Magna y el Templo de Diana. Adornados con jarrones y estatuas es uno de los principales jardines públicos de Europa. Es una obra del ingeniero militar Jacques-Philippe Mareschal y el arquitecto local Pierre Dardailhon. Son el lugar de paseo preferido por los nimenses.

7.- Templo de Diana

Jardin-temple-de-diane

Su función exacta sigue siendo todo un misterio. Se cree que tenía una función dentro del santuario imperial de la Fuente y podría haber acogido una biblioteca. Lo cierto es que sus pasillos laterales, que conducían a una planta superior y las distintas bóbedas que lo cubren no corresponden a los elementos arquitectónicos típicos de los templos grecorromanos. A finales del siglo XVI un incendio lo destruyó parcialmente y lo único que se conserva son los croquis del arquitecto veneciano Palladio.

8.- Otras obras contemporáneas

En el casco viejo de la ciudad encontramos el ayuuntamiento, la catedral que ha sufrido todo tipo de vandalismos a lo largo de la historia, la plaza del Mercado y laplaza de Assas con sus dos cabezas monumentales que representan a Nemausa, la fuente de origen de Nîmes y al dios Nemauso, una alegoría a la fuerza masculina de la ciudad. Diseñada en 1989 por Martial Raysse, este espacio está atravesado por una corriente de agua.

9.- Arquitectura moderna

Nîmes no solo mantiene unos edificios históricos que recuerdan su importancia en la época romana, sino que también ha incluido obras de importantes arquitectos contemporáneos. Jean Nouvel, levantó en 1987 el Nauso, un edificio de viviendas sociales que recibió el premio “Patrimonio del siglo XX”. Su autor premió el ahorro de espacio, la comodidad y la luminosidad.
El japonés Kisho Kurokawa, construyó el Coliseo, un conjunto de oficinas, comercios y viviendas inspiradas en el anfiteatro romano, mientras que Philippe Starck se encargó del mobiliario urbano de mármol oscuro para la marquesina del Abribus, un transporte circular que conecta el centro con los aparcamientos de las afueras y que ha permitido reducir el tráfico rodado en el interior del casco antiguo. A ellos se añade elEstadio de Costières y el Parnaso, obra de los arquitectos Vittorio Gregotti yMarc Chausse. Se trata de un estadio de estilo inglés que acoge competiciones de fútbol y rugby. El Parnaso es un polideportivo que se edificó cerca del recinto deportivo

10.- Gastronomía nimeña

26. Les Halles. Photo OT Nîmes

Quesos, bebidas, carne y arroz conforman la base de la gastronomía tradicional nimeña.
La brandada es el plato Nimés por excelencia. Sus orígenes documentales son de 1786 y adquirió título de nobleza con el cocinero Durand alló por el año 1830. La bandada es un bacalao desalado que se desmiga y se mezcla con aceite de oliva y un poco de leche, que se sirve caliente y en una masa hojaldrada.
La Gadianne de toro, es su segunda especialidad, basada en carne de toro marinada en vino tinto de las Costières de Nîmes, que se come durante todo el año, pero que pasa a ser el emblema de las fiestas votivas y domingos. Platos que se acompañan con el famoso arroz de la Camarga, donde también se cultivan los espárragos de arena, con su inconfundible perfume de yodo y sal.

La Fougasse es una masa de pan con lardones (grattons) hojaldrada y cortada, que se puede comer fría. Irrestible también l’anchoïade, una crema de sabor fuerte a base de anchoas machacadas con ajo y aceite de oliva, que se puede untar en pan o comerla con crudités.

Entre los aperitivos destaca la Picholine, una aceituna típica de la zona con carne abundante, firme y suave con un sabor muy afrutado. La Tapenade es una pasta de aceitunas negras o verdes que se machacan con anchoas, hierbas provenzales y aceite de oliva.

En dulces se pueden degustar el croquant Villaret, una deliciosa galleta larga y dorada que tiene gusto a limón o a miel. Tan duro, que es imposible comerlo sin ablandarlo y tan especial que su receta se mantiene en secreto desde 1775. El caladónes una golosina con forma de pequeño canto que combina la consistencia crujiente de la almendra y la dulzura de la miel. El Pélardon es un pequeño queso de cabra afinado, cremoso o seco, de la zona de Cevenas. Y las fresas de Nimes, con denominación de origen desde 2001, que tienen una forma alargada y elegante, que crece a mediados de marzo. La Gariguette y Ciflorette, son particularmente perfumadas.

Entre los vinos destacan los Costières de Nîmes, que se remontan a la época romana y que se encuentras en los restaurantes más selectos, ya sea blanco, rosado o tinto. También hay que añadir los Côtes du Rhône Gardoises, unos viñedos que se extienden por seis departamentos. En el Gard está el Lirac y el Tavel, considerado el Primer rosado de Francia. Para los que no les guste el vino, en Vergèze, a pocos kilómetros de la ciudad,encontrarán la fuente Perrier con sus famosas burbujas chisporroteantes.

Por último una curiosidad. Nîmes es el origen de los pantalones vaqueros o la tela Denim. En el siglo XVII la ciudad tenía una rica manufactura textil. Sus comerciantes vendían paños y seda, y fueron diversificando la fabricación de tejidos, importando algodón y más tarde el índigo, una planta cultivada en Italia que ofrece un color azul bello y económico. De ahí surgió la sarga de Nîmes, una tela resistente al estar tejida de forma oblicua con al mínimo dos hilos. En esa época establecen sucursales en varios lugares del mundo, especialmente en Nueva York que se siente atraída por elbleu de Gènes (el azul de Génova), que se adapta fonéticamente al inglés como “Blue jeans”. En el siglo XIX Levi Strauss comienza a fabricar ropa para los mineros y buscadores de oro y compra un lote de la tela nimeña. A partir de entonces el vaquero Denim, solido y barato, será adoptado por la mayoría de americanos para conquistar más tarde los cinco continentes.

 @angelaGonzaloM
@Viaje_Itaca

Categorías: Viajes

Ángela Gonzalo del Moral   19.jul.2017 18:35    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Viaje a Ítaca

Bio Viaje a Ítaca

Un viaje nunca se acaba. Queda grabado en el recuerdo, se vuelve a él al ver una película, al leer un libro, al escuchar unas notas musicales, al mirar una fotografía, al saborear una bebida, al disfrutar una comida o cuando el país salta a la actualidad por algún acontecimiento específico. El viajero mantiene siempre un nexo interno con el lugar que un día conoció.... y trenza un vínculo con el nuevo destino que empieza a imaginar. La visita a cualquier lugar, cercano o lejano, tiene tres fases. En la etapa de preparación se sueña, en la del viaje se disfruta lo imprevisible y a la vuelta se reinventa la aventura..... Con los cinco sentidos alerta, anhela que la experiencia sea lo más enriquecedora posible.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios