« Sonidos de Sanabria y la Sierra de la Culebra | Portada del Blog | Zaragoza, la ciudad que sorprende »

La ruta Lutero, siguiendo los pasos de la Reforma

    martes 31.oct.2017    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

  Lutero6_8f64ddf1_Turismo  X

Los aniversarios son aprovechados por los responsables de turismo del mundo para potenciar rutas culturales y turísticas que faciliten a los turistas conocer nuevos lugares.  Fechas históricas o personajes populares se convierten en un reclamo para aquellos que conocer nuevas propuestas poco masificadas. Aunque eso es cada vez más difícil. Alemania no ha dejado escapar el quinto centenario del inicio de la Reforma Luterana y propone 8 rutas en las que se mezclan lo religioso y lo cultural para seguir los pasos de Martín Lutero.

Sin celebrarlo a lo grande, los responsables de turismo de Alemania han organizado varios recorridos para dar a conocer las ciudades que han estado históricamente vinculadas a Martín Lutero, el promotor de la reforma luterana. Unas rutas que se entrelazan entre el interés cultural y el religioso. En el caso español se ha potenciado más el primer aspecto, aunque Frank Bausback, director de la oficina de Madrid, destaca que les ha sorprendido el interés que ha despertado la figura de Lutero en España.

Existen 8 rutas Lutero, que se interrelacionan, en algunos puntos. Eisleben donde nació y murió, Erfurt (donde estudió, y Wittenberg (donde vivió y clavó sus famosas 95 tesis que ponían en discusión algunas de las doctrinas de la Iglesia católica), conforman el triángulo central y básico para conocer la vida del hombre que dividió no solo al cristianismo sino que también realizó un profundo cambio de la cultura europea.

 

  Recorrido Lutero

El responsable de la oficina de turismo de Alemania en Madrid, Frank Bausback destaca el hecho de que los diferentes recorridos de la ruta luterana  no estén masificados. Es muy fácil viajar al mundo Lutero. Además de los aeropuertos de Berlin o Frankfurt, se puede llegar o salir de Leipzig, Dresden o Erfurt-Weimar. También hay estaciones de tren en la mayoría de las 9 ciudades que marcan este viaje, rico no solo en detalles religiosos sino en importantes monumentos. Bausback nos recuerda que tan solo es más práctico alquilar un coche si se quiere visitar a fondo toda la ruta luterana, porque algunos pueblos, no están tan bien comunicados o se necesita más tiempo para realizar todo el trayecto.

 

 

Visitando las ciudades de Lutero


©DZT

Este es el recorrido básico de la ruta por las ciudades de Lutero en Alemania. Han pasado cinco siglos desde aquel 31 de octubre de 1517 y Alemania celebra el año de la reforma con una ruta por las ciudades de Lutero que va desde el castillo donde el reformador estuvo escondido y en el que conoció a su esposa, hasta la ciudad en la que nació, Eisleben, y en la que por casualidad también falleció, pasando antes por sus inicios universitarios y por supuesto por el epicentro de su reto religioso en Wittemberg. Lutero y Bach coincidieron en una misma geografía con una distancia en el tiempo de 200 años. Han sido dos hombres de épocas muy distintas, también de distintos temperamentos, pero en ellos concurría una profunda fe cristiana.

Eisenach

Wartburg Castle
©DZT; Hans-Peter Merten

Comenzamos en el castillo de Wartburg, en Eisenach, una pronunciada cuesta con decenas de escalones nos recibe en la parte superior. La otra opción es utilizar una furgoneta, pagando unos pocos euros, hasta poder llegar al castillo de barro cerca de Eisenach. En lo alto nos espera una vista impresionante sobre los bosques cercanos, también se puede apreciar un conjunto arquitectónico que nos retrotrae el siglo XVI y es allí, en 1521, cuando Lutero permanece escondido durante 10 meses por haberse escapado a la Dieta imperial de Worst, una especie de corte tras la que huyó por haberse negado a retractarse de sus postulados y rechazado la autoridad papal. Este castillo, declarado patrimonio de la humanidad comenzó a ser construido en 1080 y pasó de ser un fuerte defensivo a convertirse en residencia ducal y sede del gobierno.

Tras acceder por el puente original de entrada, se llega a los patios del castillo, a lo lejos se encuentra el Palax o casa de los señores feudales de origen románico y en el segundo piso impacta enormemente la magnífica sala de los Trobadores. Dejando a tras la casa, a través de unas galerías, se accede a la casa del alguacil y al culmen de la visita, la muy conservada habitación de Lutero, donde pasó meses traduciendo la biblia al alemán, ya que, según él, cualquier cristiano debía estar en contacto con Dios, sin intermediarios y a través de la palabra.

El arte cortesano de la Edad Media, la vida y la obra de Santa Isabel, la fiesta de las asociaciones de estudiantes alemanes, las obras de los menestrales y la romántica ópera de Wagner “Tannhäuser”, son inherentes ya a la historia de Wartburg para siempre.

Erfurt


Foto: ©Deutsche Zentrale für Tourismus e.V. (Keute, Jochen)

Nos vamos a Erfurt, los inicios religiosos de Lutero, donde encontramos su universidad, el alma mater de Lutero, ya que entre 1501 y 1505 se dedicó al estudio de las leyes, hasta que vio la luz tras ser alcanzado por un rayo y prometer que si salvaba la vida se haría monje agustino. La visita a este monasterio es sin duda imprescindible y la ciudad merece un largo paseo porque nos lleva a cruzar el puente de los comerciantes con varias decenas de casas al estilo del ponte Vecchio en Florencia. El broche final de la visita a la capital de Turingia, lo pone la plaza de la catedral con su impresionante escalinata. Tanto el conjunto catedralicio con un excelso gótico y la iglesia de San Ceverin, permite conocer la simplicidad arquitectónica, aplicada a los interiores, que alteró muchas de las iglesias católicas ya preexistentes.

Eisleben

Eisleben, Luther statue in front of the town hall
©Eisleben Fremdenverkehrsverein Lutherstadt

Nos acercamos a Eisleben, ciudad de nacimiento y muerte de Lutero. Casualidades del destino, hijo del dueño de una mina, venido a más, acabó muriendo en la misma ciudad que le vio nacer. La ciudad de cierto corte o aire medieval esconde dos joyas museísticas de su casa natal y la que hasta hace poco se creía que falleció, también la iglesia de San Pedro y San Pablo en la que fue bautizado el reformador y donde en el suelo, todavía existe una pila bautismal simbólica. A unos 20 kilómetros está la ciudad de Mansfeld, donde vivió la mayor parte de su infancia.

Leipzig

Leipzig, Church of St. Nicholas
©LTM – Schmidt

Nos vamos a Leipzig. Es algo más que la ciudad de Bach y de los Cantores de Santo Tomás. Es la ciudad en la que Martín Lutero sostuvo una acalorada disputa con el papista Juan Eck en 1519. El padre de la reforma volvió en 1538, a la ciudad sajona que comparaba con Sodoma y Gomorra por ese carácter comercial y liberal, y lo hizo para orar en la iglesia de santo Tomás, aquí la conexión con Bach. En 1989 tuvo lugar en Leipzig otro cisma, esta vez no fue religioso. Los ciudadanos de la República Democrática de Alemania se reunieron en la Iglesia de San Nicolás y comenzaron una serie de protestas civiles que acabaron doblegando al estado. La ciudad tiene actualmente un gran ímpetu cultural con una gran oferta musical en su ópera y casa de conciertos.

En Torgau se construyó la primera iglesia luterana. Esta pequeña ciudad esconde una joya arquitectónica de primer nivel, un castillo renacentista rodeado de un profundo foso arbolado, con una colonia de osos incluida, que la ha convertido en su hogar. El castillo alberga actualmente, y lo hará hasta febrero de 2018, una excelsa colección de objetos renacentistas, entre ellos finos artefactos de orfebrería y ropajes originales, que incluyen la capa nupcial del príncipe elector Federico III el sabio y también un traje italiano de brocado de oro de quien fue el protector de Lutero. Allí está enterrada Catalina de Bora.

Wittemberg

Castle Church, Lutherstadt Wittenberg

El culmen de las ruta del Lutero es Wittemberg. La tradición señala que en la puerta de la iglesia del castillo clavó sus 95 tesis. Con el título “Cuestionamiento al poder y eficacia de las indulgencias” atacó el uso católico de eximir las penas de ciertos pecados, previo pago. En el interior de la reconstruida iglesia gótica están enterrados Lutero y su protector político.

Y como es de imaginar el final del periplo luterano, no podía ser otro que la llamada casa de Lutero, originalmente un monasterio agustino. En este edificio vivió el reformador la mayor parte de su vida, junto a su esposa, Catalina de Bora, una exmonja que huyó del convento escondida en un barril. Lutero se oponía al enclaustramiento forzoso de las monjas. La Casa de Lutero, es hoy el mayor museo de la reforma en Alemania y alberga una gran hermosa variedad de documentos y libros originales, como la primera biblia en Alemán, así como una gran cantidad de de obras de arte y objetos de la vida cotidiana del reformador.

 @angelaGonzaloM
@Viaje a Itaca

Categorías: Religión , Viajes

Ángela Gonzalo del Moral   31.oct.2017 00:12    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Viaje a Ítaca

Bio Viaje a Ítaca

Un viaje nunca se acaba. Queda grabado en el recuerdo, se vuelve a él al ver una película, al leer un libro, al escuchar unas notas musicales, al mirar una fotografía, al saborear una bebida, al disfrutar una comida o cuando el país salta a la actualidad por algún acontecimiento específico. El viajero mantiene siempre un nexo interno con el lugar que un día conoció.... y trenza un vínculo con el nuevo destino que empieza a imaginar. La visita a cualquier lugar, cercano o lejano, tiene tres fases. En la etapa de preparación se sueña, en la del viaje se disfruta lo imprevisible y a la vuelta se reinventa la aventura..... Con los cinco sentidos alerta, anhela que la experiencia sea lo más enriquecedora posible.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios