« Cali se mueve a ritmo de salsa | Portada del Blog | 70 aniversario de la Comisión Europea del Turismo »

España más cerca de Uzbekistán, el corazón de la ruta de la seda

    viernes 23.feb.2018    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

  640px-Stans08-241_(3134185551)
Samarcanda/Foto Wikipedia /Dave Proffer

En 1403, el madrileño Ruy González de Clavijo tardó un año y medio en viajar desde Cádiz a Samarcanda. Unos 7.000 kilómetros de distancia, a partir del 24 de mayo, el tiempo de viaje entre España y Uzbequistán será de 7 horas. La compañía aérea nacional Uzbekistán Airways, enlazará con vuelo directo y frecuencia de un día a la semana, Barcelona y Tashkent.

Viajar a Uzbekistán, es llegar al centro de la antigua ruta de la seda, cruce de caminos entre Persia, China, India, Bizancio o Roma. Un sendero por el que llegaban no solo la preciada tela, sino también especias y conocimientos. Eso enriqueció a este país centroasiático, tanto económica como culturalmente y potenció la construcción de importantes ciudades. 4 de ellas son actualmente Patrimonio de la Humanidad: Jivá (Itchan Kala), Bujará, Shakhrisyabz y Samarcanda. A las que hay que añadir la cadena montañosa de Tien-Shan, catalogada de bien natural. Aquí os damos más detalles para proyectar un viaje por este país envuelto de la magia de la leyenda de las mil y una noches, el lujo de las telas y en los olores de las especias.

Emisario del rey de Castilla, Enrique III, González de Clavijo fue el primer embajador europeo ante Amir Timur, el Gran Tamerlán y último gran conquistador de Asia Central. Seis siglos más tarde una de las calles de la emblemática Samarcanda, lleva su nombre. Fue una encrucijada de culturas del mundo entero, y ha estado poblada durante más de 1.600 años de forma ininterrumpida. Fundada en el siglo XVII a.C, alcanzó su apogeo en la época de los timúridas, en los siglos XIV y XV. De sus edificios destacan la mezquita y las madrazas del Registán, los conjuntos arquitectónicos de Shah i-Zinda y Gur -i-Emir, el observatorio de Ulugh-Beg y la mezquita Bibi-Khanum.

640px-Madrasa_Mir-i_Arab
Bujará / Foto Wikipedia / Patrickringgenberg

Al sur de Samarkanda, encontramos el centro histórico de Shakhrisyabz (Sajrisab), conocida como la ciudad verde. Sus antiguos barrios son testigo del nacimiento de Amir Temur que conserva los restos de su palacio, los mausoleos de sus hijos y la mezquita Kok Gumbaz, con su cúpula azulada que a menudo se confunde con el cielo. Las conquistas del Tamerlán eran tales que sus territorios llegaron a las puertas de Delhi, fue una amenaza para China y alcanzó la costa del Mar Caspio.

Uzbekistán ofrece un rico patrimonio de diferentes épocas y ha visto el ascenso y declive de todos los grandes emperadores de Asia y Europa, como Agha Khan, Carlomagno o el mismo Amir Timur. Tiene ciudades de más de 2.750 años de historia, tan antiguas como Roma o Atenas. Hace más de dos milenios tribus del Asia central empezaron a poblar Bujará, que viviría sus momentos de esplendor con la ruta de la seda, siempre omnipresente en este país asiático. Está considerada como el ejemplo más completo de ciudad medieval de esa región y su tejido urbano primitivo, un oasis convertido en un laberinto de calles, se ha conservado casi intacto. Con la plaza del estanque Labi-Hauz, la tumba de los samánidas, el bazar, la puerta Chor Minor, o sus hamams. Entre sus monumentos está la tumba de Ismail Samani, una obra maestra de la arquitectura musulmana del siglo X, a lo que hay que añadir varias madrazas del siglo XVII.

Uzbekistan_Airways_A310-324_in_Tashkent_Yuzhny_Airport

Un desierto inhóspito separa Bujará de Jivá. En el camino cruzaremos el desierto rojo, el Kizilkum con sus oasis de finales del siglo XVIII, o el río Oxus (Amu Daria). La vieja Itchan Kala, casco histórico de Jivá, está protegida por una muralla de ladrillo de unos 10 metros de altura. Era la última etapa de las caravanas antes de empezar la travesía del desierto rumbo a Irán. Es un lugar fascinante para dejarse llevar a aquellos tiempos cuando las caravanas de seda, especias y esclavos formaban parte de su cotidianidad. Aunque ha conservado pocos monumentos antiguos vale la pena deambular sin rumbo fijo por sus calles observando los trabajos en talleres de artesanía. Entre los edificios notables destacan la mezquita Djuma, varios mausoleos y madrazas, y dos magníficos palacios del siglo XIX.

Dicen que la luminosidad de Uzbekistán lo convierte en un paraíso para los amantes de la fotografía. También los senderistas pueden disfrutar de una de las siete mayores cadenas montañosas del mundo. Tien-Shan tiene altitudes que llegan a los 4.500 metros con una gran diversidad de paisajes y una rica biodiversidad. El amplio y fértil valle de Fergana une a este país con Kirguizistán, y era el punto de entrada, desde China, de la emblemática ruta comercial.

565px-Aral_Sea_1989-2008
Mar Aral 1989-2008 / Foto Nasa

El país que deslumbraba en la época de la gran ruta que unía Asia y Europa, tiene su punto oscuro. Un lugar símbolo de cómo la codicia humana, se convierte en efecto nocivo para el medio ambiente. El mar de Aral. Un lugar sin ningún atractivo turístico ni económico, pero que nos traslada a la inmensidad de la nada, y que permite moverse entre barcos varados, que algún día navegaron por uno de los lagos más grandes del planeta, hoy convertido en un cementerio de naves. Desde allí se puede entrar en el desierto y descubrir la vida de los nómadas, pasando una noche en cómodas yurtas.

La capital del país es la moderna Taskent, con sus grandes avenidas, la ópera, la madraza Kukeldahs y el metro, que se ha convertido en un centro de interés turístico, porque algunas de sus estaciones, emulando a las del suburbano de Moscú, son pequeñas obras de arte. Asolada por varias guerras, el ejército rojo y un terremoto en 1996, uno de los lugares imperdibles es el Chorsu Bazar, un inmenso mercado donde la vida se desarrolla de modo tradiconal. Allí podemos saborear algunos de los platos típicos de la cocina uzbeca como los pilaf, con diecisiete tipos diferente, o el varhan, elaborado a base de diferentes tipos de carne, especias, arroz y, en algunos casos, frutas. Empanadas de Djizaks, que pesan hasta 500 gramos, los fideos del lagman, el kazan-kabob, la sopa shurpa, o los garbanzos cocidos de Samarcanda, forman parte de la oferta gastronómica del país centroasiático.

178a9209

La nueva conexión aérea entre Barcelona y Taskent, está pensada en trasladar turistas uzbecos a la costa mediterránea, pero sin duda también abre las puertas de ese país a los turistas españoles. Para facilitarlo, a lo largo de este año se abrirá un servicio de visados electrónicos y se simplificarán los visados para 45 países, incluyendo los de corta estancia (hasta 72 horas). Para viajar al país hay que tener en cuenta que los inviernos son muy fríos y los veranos excesivamente calurosos.

El gobierno y agentes privados también está desarrollando inversiones en infraestructuras hoteleras de categoría superior, y se han abierto restaurantes internacionales y parques temáticos.  Desde 2011, funciona el tren Afrosiyob, -con tecnología Talgo-, que une los 345 kilómetros que separan Taskent de Samarcanda en dos horas. También está previsto alargar el servicio hacia Bujará. Poco a poco, y sin prisa, el país se abre al exterior y espera que el turismo se convierta en un motor económico, como ya ocurre en otros países. 

@angelaGonzaloM
@Viaje a Itaca

Categorías: Viajes

Ángela Gonzalo del Moral   23.feb.2018 07:47    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Viaje a Ítaca

Bio Viaje a Ítaca

Un viaje nunca se acaba. Queda grabado en el recuerdo, se vuelve a él al ver una película, al leer un libro, al escuchar unas notas musicales, al mirar una fotografía, al saborear una bebida, al disfrutar una comida o cuando el país salta a la actualidad por algún acontecimiento específico. El viajero mantiene siempre un nexo interno con el lugar que un día conoció.... y trenza un vínculo con el nuevo destino que empieza a imaginar. La visita a cualquier lugar, cercano o lejano, tiene tres fases. En la etapa de preparación se sueña, en la del viaje se disfruta lo imprevisible y a la vuelta se reinventa la aventura..... Con los cinco sentidos alerta, anhela que la experiencia sea lo más enriquecedora posible.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios