« Turismo de lujo, un sector en auge en España | Portada del Blog | Celebrando aniversario con Mickie y Minnie en los parques Disney »

Trenes históricos: el vagón de los armisticios

    lunes 12.nov.2018    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

 
 
 14816367w

Cien años después del final de la Primera Guerra Mundial, volvemos la mirada un viejo vagón restaurante, de nombre 2419D , que los franceses habilitaron para dos firmas históricas. Los armisticios que pusieron fin a la Gran Guerra y a la rendición de Francia durante la Segunda Guerra Mundial.  Un vagón que no solo tiene una importancia histórica, sino que también guarda una curiosa historia.

En la noche del 11 de noviembre de 1918, el Mariscal Foch, Comandante Supremo del frente Occidental, esperaba ansioso la llegada de las delegaciones de la Entente (Francia, Reino Unido y Estados Unidos) y de los representantes alemanes. Los británicos Rosslyn Wemyss (primer lord del Mar) y George Hope (contraalmirante) y Jack Marriott (capitán) y eran los actores secundarios del acto. Por la parte alemana Matthias Erzberger (civil), el conde Alfred von Oberndorff, que representaba al gobierno alemán y los militares Detlof von Winterfeldt y Ernst Vanselow.

A los últimos hacía dos días que les había dado un ultimatum "rendición o rendición". Por la madrugada, a las 6.50, los alemanes firmaban su rendición, unas horas más tarde las campanas de las iglesias de todo el país redoblaron sus campanadas y en los campos de batalla dejaron de escucharse disparos. Lo que el militar francés desconocía es que el destino de aquel vagón estaría muy ligado al devenir de la historia europea de la primera mitad del siglo XX, y que la firma que acababan de estampar en el papel era una paz demasiado frágil.

Armisticetrain

Foto: Wikipedia

En el bosque de Compiègne, al norte de París, era según Maxime Weygand, un paraje que aseguraba la calma, el silencio, el aislamiento y el respeto por el adversario. En el mismo lugar de aquella noche, hay una réplica exacta construida en 1962. Dos décadas después, durante la Segunda Guerra Mundial, Hitler quiso que fuera el lugar en el que se firmara la capitulación de la Francia ocupada. Y se llevó el vagón a Berlín para exhibirlo. Aquel pequeño espacio simbolizaba para él la derrota del Imperio alemán, vivida como una humillación.

Por eso, cuando intuyó su propia derrota, mandó destruirlo. En 1944 cuando los aliados empezaron la invasión de Alemania los soldados trasladaron el vagon hasta el interior de un túnel de ferrocarril en Turingia, situado entre las ciudades de Ruhla y Gotha. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, las SS acusaron a los aliados de su destrucción, pero nunca se constató esa tesis. Entre los restos encontrados estaba el emblema de la compañía que fueron donados al memorial de Compiègne, en 1992. 

Bundesarchiv_Bild_183-M1112-500 _Waffenstillstand_von_Compiègne _Hitler _Göring
Foto: wikipedia

Actualmente queda una réplica exacta del histórico vagón, que se construyó en 1962. Está en Compiègne, al Norte de París, en el mismo lugar que se firmó el Armisticio. El Mariscal Ferdinand Foch, comandante supremo del Frente Occidental fue el encargado de imponer las primeras cláusulas de rendición a los representantes civiles y militares alemanes. Estaban presentes también los británicos Rosslyn Wemyss (primer lord del Mar) y George Hope (contraalmirante) y Jack Marriott (capitán). Por la parte alemana Matthias Erzberger (civil), el conde Alfred von Oberndorff, que representaba al gobierno alemán y los militares Detlof von Winterfeldt y Ernst Vanselow.

En el papel que firmaron estaban escritos los términos de la rendición, que suponía el fin de las hostilidades militares en las seis horas posteriores a la firma y la retirada inmediata de todas las tropas desplegadas en Francia, Bélgica, Luxemburgo y Alsacia-Lorena. También debían replegar la flota alemana y entregar gran pate del material de guerra, cañones, morteros, aviones, locomotoras, y vagones de ferrocarril.

Otros de los imperativos eran desmilitarizar el territorio al oeste del Rhin y a trenta kilómetros al este de la orilla izquierda, mientras que Maguncia, Coblenza y Colonia serían ocupadas por tropas aliadas y estadounidenses. Las tropas alemanas debían retirarse también del Frente Oriental.

@angelaGonzaloM
@Viaje_Itaca
Instagram: @Audioguíasturísticas

Categorías: Actualidad , Viajes

Ángela Gonzalo del Moral   12.nov.2018 19:02    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Viaje a Ítaca

Bio Viaje a Ítaca

Un viaje nunca se acaba. Queda grabado en el recuerdo, se vuelve a él al ver una película, al leer un libro, al escuchar unas notas musicales, al mirar una fotografía, al saborear una bebida, al disfrutar una comida o cuando el país salta a la actualidad por algún acontecimiento específico. El viajero mantiene siempre un nexo interno con el lugar que un día conoció.... y trenza un vínculo con el nuevo destino que empieza a imaginar. La visita a cualquier lugar, cercano o lejano, tiene tres fases. En la etapa de preparación se sueña, en la del viaje se disfruta lo imprevisible y a la vuelta se reinventa la aventura..... Con los cinco sentidos alerta, anhela que la experiencia sea lo más enriquecedora posible.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios