« Girona, turismo de salud y bienestar | Portada del Blog | Isla Navarino, la aventura de un viaje »

Jornadas gastronómicas del lechazo en Aranda de Duero

    martes 11.jun.2019    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

IMG_3150-768x768

Hacia las 11 de la mañana, Clemente Tudela, enciende la leña de encina en un asador de Aranda de Duero.... sobre la piedra tiene varios cuartos de lechal, agua y sal....  Clemente nos explica uno de sus secretos ¨yo el tiro lo meto poco¨.

Prepara el menú para las jornadas del lechazo que se celebran durante junio en este municipio burgalés. El 23 de junio se celebra el "Día de la carne  de cordero" y en Aranda coincide con las Jornadas gastronómicas del lechazo, con menús más populares a 38€. Pablo Palomero del Asador El Ciprés, nos cuenta otro secreto de este popular plato castellano "tiene que cocinarse con mucha paciencia". Por eso los lechazos se asan lentamente, entre dos y cuatro horas, en hornos de leña. Y que hay que comer siempre recién hechos, nunca recalentados.

 

La gastronomía en Aranda tiene, entre otros manjares, el mejor lechazo del mundo y los mejores maestros asadores, cada uno con sus recetas originales y variadas para descubrir los matices de su cocina, que respeta la tradición transmitida de generación en generación, y todos ellos se dan cita durante todo el mes de junio, en la XIX edición de las Jornadas del Lechazo Asado de Aranda de Duero con la participación de nueve asadores y un menú especial. Estas Jornadas están organizadas por el Ayuntamiento de Aranda, la Asociación de Hosteleros de Aranda de Duero y Ribera (ASOHAR), en colaboración con el Consejo Regulador de la D.O. Ribera de Duero, la Lechuga de Medina y la Ruta del Vino de Ribera del Duero.

La ciudad burgalesa, capital de comarca del Ribera de Duero, ofrece una fusión entre su historia, su gastronomía y su vino.

IMG_3089-768x1024

En la Plaza Mayor un plano de 1503, recuerda que se conserva tal y como era en la Edad Media, con la misma trama urbana. Actualmente está rodeada de bares, tiendas y comercios. Unas calles más alejada, está la iglesia de Santa María la Real, un impresionante edificio de estilo gótico isabelino, con una pila bautismal del siglo XIII, un púlpito plateresco y un retablo románico. 

Allí encontramos a la Reina Isabel de Castilla.

IMG_3316-768x1024


Isabel I, llegó a la villa en octubre de 1473, antes de ser coronada.... una multitud sale a recibirla y le promete fidelidad. La futura reina lo agradece jurando los privilegios que tenía Aranda desde hacía siglos. La capital del valle del Duero burgalés está incluida en la ruta isabelina.

Junto a la Reina y su dama de confianza, Carmen de Aranda, recordamos el paso de la monarca por las calles arandinas. Una propuesta cultural del grupo Teatro en la Bodega, con las que recorremos la plaza mayor, el ayuntamiento, la escultura que recuerda el quinto centenario de su muerte, la iglesia de San Juan, donde se celebró el Concilio de Aranda; a su lado la Casa de las Bolas, que la tradición sitúa como residencia de Isabel la Católica, desde donde según la leyenda, oía la misa en directo.

Estos recorridos recrean pasajes históricos de la vida de Aranda de Duero y encarnan también a otros personajes como Napoleón que se hospedó en el Palacio de los Berdugo; Don Eulogio, constructor de las Bodegas, Román, el tirador de pelleja y otros protagonistas ilustres que visitaron la ciudad como el Empecinado, Pío Baroja, Hemingway, Alberti… Durante la visita hay que descubrir un importante enigma que enfrenta a algunos de estos personajes.

IMG_3387-768x576


Otro de los atractivos de la ciudad, está oculto al visitante. Las más de 300 bodegas que conforman la “Ciudad subterránea” comenzaron a construirse a finales del siglo XIII y continuaron hasta el XVIII. Actualmente se conservan 135 bodegas y sus galerías. En la bodega del Museo Ribiérte se conocen todos los entresijos de su compleja elaboración, su historia, procedimientos, herramientas y utilizaciones, ya que las bodegas subterráneas no solo servían para almacenar vino, sino de refugio en época de guerras.

Lerma, la huella de un duque

20181025_083946

Aprovechando las jornadas de lechazo, proponemos acercarnos a Lerma, que actualmente acoge la exposición itinerante Las edades del hombre. Pasamos de la Ribera de Duero a la del Arlanza. Allí descubrimos otro tipo de refugio. El que utilizaba el rey Felipe III durante su estancia en esa ciudad, para pasar desapercibido de la corte del siglo XVII. A través de pasadizos llegaba desde el palacio, situado en la Plaza Mayor, a cualquier iglesia de la población. Un pasadizo conectaba con iglesia de las Carmelitas, actual ayuntamiento, el convento de las clarisas y la colegiata  de San Pedro y otro pasadizo le comunicaba con el palacio, conventos de dominicas, dominicos y carmelitas, la iglesia y el hospital. De esta forma podía moverse por el centro y visitar seis iglesias y cuatro capillas.

El duque de Lema convirtió la villa, en lugar de recreo del rey. Los edificios fueron levantados por los mejores arquitectos herrerianos, que diseñaron el palacio Ducal, actualmente Parador de turismo, la Plaza Mayor, -una de las más grandes de España de casi 7.000 m2, colegiatas y hospitales. Bien comunicado con Madrid y Valladolid, capitales de la monarquía, en poco más de una década construyó un palacio, una colegiata, 6 conventos de clausura, un hospital, siete ermitas, fábricas, jardines, cotos y palacios de caza.... es decir puso en el mapa durante 20 años a esta población burgalesa. 

Esta especulación inmobiliaria, llevó a concederle el sobrenombre de "mayor ladrón de España", ya que estaba considerado el primer especulador inmobiliario de la historia. Su influencia con el rey era tal que consiguió convencer a Felipe III, para que trasladara varias veces la capital de España. En 1601 la trasladó a Valladolid y 5 años más tarde volvió a Madrid.

20181025_0904401

Don Francisco Gómez de Sandoval y Rojas, valido del rey, organizaba espectaculares fiestas cortesanas, algunas en este municipio, como las de octubre de 1617, que duraron casi 20 días (del 3 al 20 de octubre), coincidiendo con la ampliación y remodelación de la iglesia colegial de San Pedro de Lerma.  Se realizaron siete representaciones teatrales, una forma de demostrar su poder, y para dejar constancia de los festejos el noble pidió a Pedro de Herrera que escribiera una pormenorizada relación de todo lo acontecido, fue la crónica más oficial mientras que Francisco Fernández de Caso, imprimió otra y el archidiácono Miguel Rebeiro recogió los hechos en latín.

Retrato_ecuestre_del_duque_de_Lerma_(Rubens) Wikipedia
Retrato ecuestre del duque de Lerma de Pedro Pablo Rubens

El 7 de octubre se consagró la colegiata. El dramaturgo y poeta Francisco López de Zárate, relató los hechos en una composición de 233 octavas y la pluma de Lope de Vega relató una comedia con el título "Lo que pasa en una tarde", en referencia a los fastos  de la consagración de la colegiata de San Pedro. No era la primera vez que el escritor era invitado a las fiestas de Lerma que ya había escrito en 1613, La burgalesa de Lerma. Entre los asistentes se dice que también estuvo su acérrimo enemigo, Luis de Góngora. , que ese mismo año escribió un Panegírico al duque de Lerma.

En 2017, se repitió la procesión para conmemorar el cuarto centenario de aquella celebración. Toda una acción propagandística, que de poco le sirvió, ya que al año siguiente el duque cayó en desgracia, y se vió obligado a retirarse de la vida pública. 

Como el barroco fue la época dorada de la ciudad, cada agosto se celebra el "mes del barroco". A principios del mes se organiza la "Fiesta del Barroco" con actuaciones de danzantes , que dan paso a arpistas, violonchelistas y flautistas que interpretan piezas musicales de la época en el interior de la Colegiata de San Pedro. Sus dos órganos de 1615 y 1616, son los más antiguos de la península que todavía ofrecen conciertos barrocos.

Además de las huellas del duque de Lerma, también encontramos a otros personajes célebres como la figura del cura Merino, que está enterrado en la ciudad o la casa en la que vivió su adolescencia José de Zorrilla, y donde dicen que se inspiró para escribir su famoso "Don Juantenorio". Esta villa ducal, está incluida en uno de los pueblos más bonitos de España, y ofrece una interesante vista del río Arlanza, desde el mirador de la plaza de Santa Clara. Allí se entiende perfecamente la expresión de "ancha es Castilla"

Lerma, como Aranda y otros muchos municipios burgaleses, tienen muy buenos sitios para comer un buen cordero asado. Una propuesta para aunar turismo cultural y gastronómico.

@angelaGonzaloM
@Viaje_Itaca_
Instagram: @Audioguíasturísticas

Categorías: Gastronomía , Viajes

Ángela Gonzalo del Moral   11.jun.2019 11:30    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Viaje a Ítaca

Bio Viaje a Ítaca

Un viaje nunca se acaba. Queda grabado en el recuerdo, se vuelve a él al ver una película, al leer un libro, al escuchar unas notas musicales, al mirar una fotografía, al saborear una bebida, al disfrutar una comida o cuando el país salta a la actualidad por algún acontecimiento específico. El viajero mantiene siempre un nexo interno con el lugar que un día conoció.... y trenza un vínculo con el nuevo destino que empieza a imaginar. La visita a cualquier lugar, cercano o lejano, tiene tres fases. En la etapa de preparación se sueña, en la del viaje se disfruta lo imprevisible y a la vuelta se reinventa la aventura..... Con los cinco sentidos alerta, anhela que la experiencia sea lo más enriquecedora posible.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios