« Paseando con Magallanes por Sevilla | Portada del Blog | La innovación en el ADN de la centenaria KLM »

Ribera de Duero, a punto para la vendimia

    martes 24.sep.2019    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

Ribera de Duero Foto_angelaGonzaloM (2)
 
La vendimia está a punto de empezar en Ribera de Duero. Nervios y trasiego de personas y material para la recolección de un fruto que podrá alcanzar la excelencia, convirtiéndose en un vino de categoría reserva o un crianza.  Hay muchas personas implicadas en este trabajo colectivo, del que se benefician miles de personas, que no solo trabajan en el campo o en las bodegas, también en restauración, hostelería y actividades relacionadas con el enoturismo. 
 
Roberto Pérez nos prepara el globo aeroestático a las afueras de Pesquera de Duero. Nos acercamos en coche a un campo de cereales, que está en descanso tras las siegas de verano y a la espera de que se inicien las tareas de siembra. Roberto nos explica algunos detalles que tenemos que tener en cuenta antes de subir a la cesta en la que viajaremos 16 personas. Hay otras más pequeñas, depende del grupo que lleve en cada ocasión. Desde hace una década dirige la empresa VallaGlobo, y el precio por persona es de unos 160€. 
 
 
En pocos  minutos nos elevamos. Las nieblas de la mañana se agarran a los pocos montículos que hay en la zona y por encima de ellas sobresale el imponente castillo vallisoletano de Peñafiel, una zona que linda con la provincia de Burgos. Es la zona que hemos escogido para realizar nuestra visita a varias fincas de la D.O. Ribera de Duero. Bajo nosotros campos inmensos de viñedos.
 
Ribera de Duero Foto_angelaGonzaloM (7)
Foto: angelaGonzaloM
 
Nuestro piloto nos va explicando los municipios y los detalles de la comarca. "Ahora nos vamos de copas", nos dice, mientras sobrevolamos a escasa altura de las copas de los pinos, donde se dejan ver algunos cervatillos, jabalíes y animales silvestres. Roberto aprieta los calentadores para ascender o descender según el lugar en el que nos encontramos.
 
Es el único sonido que rompe el silencio en el que nos encontramos todos los que disfrutamos del espléndido vuelo. De vez en cuando, el piloto nos explica que también realiza viajes aéreos por capitales castellanoleonesas, lo que permite experimentar las ciudades desde otra perspectiva. Y nos cuenta que ha tenido peticiones de mano, y bodas. 

El vuelo dura una hora, y se nos ha pasado demasiado deprisa. Después de encontrar un lugar para aterrizar, bajamos del globo, pero antes de visitar los viñedos, el coordinador de VallaGlobo,  nos invita a celebrar el bautizo del vuelo... con productos de la tierra.

Viñedos rebosantes de racimos

 

Ribera de Duero Foto_angelaGonzaloM (3)
Foto: angelaGonzaloM

Es momento de adentramos entre los viñedos, donde es inevitable coger algún racimo y picotear las uvas ya a punto para la vendimia. Están dulces y si sostienes un racimo entre las manos se vuelven pegajosas, debido a una especie de ceramen que luego ayudará a la fermentación.

En el municipio burgalés de Roa, nos recibe Conchi Carreras.  Nos dice que aún quedan unos días para iniciar la cosecha. Como en las bodegas de Condado de Haza, toda la Denominación de Origen está ya preparándose para vendimiar. Emocionada nos explica que "este momento es especial porque es el comienzo de un trabajo que hay detrás de mucha gente, y muchos años".
 
Ribera de Duero Foto_angelaGonzaloM (4)
Foto: angelaGonzaloM
 
Lucía Fernández, copropietaria de los viñedos de la família Fernández Rivera, añade más sensaciones "son días de nervios, estás escéptico mirando al cielo de una manera especial, porque si cambio el tiempo todo el trabajo puede venirse abajo".

Visitar las bodegas en plena vendimia parece un buen momento, pero hay que tener en  cuenta que debemos compartir el espacio con muchos trabajadores que laboran sin  descanso para recoger las uvas lo antes posible y en el momento idóneo. Conchi entiende que "para el visitante es muy apetecible ver una bodega en pleno rendimiento, pero es la época más complicada para nosotros y es el visitante no puede ver todo el esplendor de la bodega".

Caminamos entre las vides, comprobando el gusto dulzón de la uva tinta, vestida con sus  característicos tonos azul y morado. A nosotros nos parece que ya están preparadas,  pero nos aseguran que todavía les queda unos días. Lucía Fernández hija, nos transmite lo que significa para ella un racimo de uvas. "Son proyectos futuros, lo que puedes hacer con la uva, lo que te va a dar, si la vas a dedicar a producir un reserva, si los racimos ya están a punto o hay que esperar unos días más".
 
Ribera de Duero Foto_angelaGonzaloM
Foto: angelaGonzaloM
 
Durante todo el año, muchas personas han ido moldeando la uva, retirando los racimos para reconducir la  producción y fortalecer el fruto. Entre un mes y quince días antes de iniciar la vendimia, se realiza un seguimiento de la maduración de los frutos y Dominico Guillén, Domi,  controla al detalle todo el  proceso en los laboratorios de la empresa vallisoletana, uno de los más modernos de España. La responsabilidad es mucha. "Desmesurada, diría yo, porque trabajar con bodegas que tienen tanta historia te presiona un poco"

Las bodegas ultiman los preparativos para el trasiego de recolectores y las personas que tratarán la uva para que inicie la fermentación. En su interior también encontramos las botellas de otras añadas, que continúan su  evolución para alcanzar la excelencia: ser un crianza o un reserva, el punto máximo al que  puede llegar la uva tras varios años de reposo.
 
Ribera de Duero Foto_angelaGonzaloM (5)
Foto: angelaGonzaloM

Estos días los pueblos de la Ribera de Duero están preparados para todo lo que comporta la vendimia. En unos días, con la llegada de los vendimiadores, se convertirán en un  hervidero de gente, y sus calles también recuperarán viejos olores y sensaciones. Como la que nos propone el joven violinista Manuel Urios, que ameniza una cena especial rodeados de viñedos.

El enoturismo no solo es un motor económico de las zonas rurales, sino que es un sector creativo, imaginativo e innovador, que el año pasado atrajo a más de 3 millones de visitantes. Ayuda a reducir la despoblación rural y es un producto turístico que potencia la cooperación y las sinergias. Nunca se visita una sola bodega, o una sola ruta, sino que el turista empieza a conocer una bodega, un museo, un restaurante de una ruta y después se añade a otras actividades.
 
Categorías: Actualidad , Gastronomía , Viajes

Ángela Gonzalo del Moral   24.sep.2019 13:55    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Viaje a Ítaca

Bio Viaje a Ítaca

Un viaje nunca se acaba. Queda grabado en el recuerdo, se vuelve a él al ver una película, al leer un libro, al escuchar unas notas musicales, al mirar una fotografía, al saborear una bebida, al disfrutar una comida o cuando el país salta a la actualidad por algún acontecimiento específico. El viajero mantiene siempre un nexo interno con el lugar que un día conoció.... y trenza un vínculo con el nuevo destino que empieza a imaginar. La visita a cualquier lugar, cercano o lejano, tiene tres fases. En la etapa de preparación se sueña, en la del viaje se disfruta lo imprevisible y a la vuelta se reinventa la aventura..... Con los cinco sentidos alerta, anhela que la experiencia sea lo más enriquecedora posible.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios