« Ruta de la magia en León | Portada del Blog | Noticias Fitur 2020 (II) »

Tres joyas arquitectónicas de Granada

    martes 17.dic.2019    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

Alhambra, Albaicín y Alhambra Palace

Albaicin y Alhambra

En el siglo XVIII los viajeros románticos fijaron sus ojos en España. En el subconsciente europeo el país  guardaba  una especie de fantasía exótica: era el último bastión que conservaba un cierto orientalismo. Viajaban en diligencias, con una maleta llena de tópicos. Era una aventura: anhelaban encontrarse con bandoleros como Juan Palomo o El Tempranillo...

Quedaron fascinados por Granada, tanto como los Reyes Católicos cuando entraron en enero de 1492 en la Alhambra. Los monarcas cristianos descubrieron maravillados un palacio de ensueño. El que habían ido moldeando durante más de dos siglos los descendientes del primer sultán de la dinastía nazarí, Al-Ahmar. Enriquecieron el palacio de Comares, el patio de los Arrayanes, el salón del Trono, los baños árabes, el patio de los leones.

Hay una vieja leyenda, tan improbable como delicada, que afirma que la Alhambra fue construida de noche, a la luz de las antorchas. Para los ciudadanos de Granada, el rojizo de sus amaneceres eran como el de la sangre. Desde las torres Bermejas, hay una vista privilegiada del Albaicín, también desde la sala de oración del Mexuar, o desde el tocador de la Reina, desde la torre de la Vela.

Y para ver la Alhambra, el Albaicín es el lugar privilegiado. Es como si ambas orillas del Darro se necesitaran, como si no pudieran existir el uno sin el otro.

Emmeline Stuart, escribía en 1852, que "Granada se ama antes de verla y cuando la ves, se la ama aún más". Para Hans Christian Andersen "la Alhambra es como un antiguo libro de leyendas, lleno de signos de escritura fantásticos, trazados sobre oro y policromía". Y es que la ciudad palatina habla en todas sus estancias. El poeta Ibn Zamrak dejó sus palabras escritas en fuentes y yeserías.


J-valentine-vista-del-darro-granada-1888-archivo-patronato-de-la-alhambra-y-generalife-coleccion-de-fotografias
Foto: J. Valentine (vista del Darro) Granada 1888. Archivo Patronato de la Alhambra

El Albaicín ha sido siempre un enjambre de callejuelas con sus cármenes, sus miradores, sus celosías, -que para los románticos ocultaban historias de amor intrigantes-..... Muchas de sus calles no han cambiado el nombre a lo largo del tiempo, y mantienen unos topónimos que trasladan al visitante hasta algún punto de su historia, como el lavadero de la manchega, el paseo de los tristes, -para los granadinos, el lugar más romántico de la ciudad, a los pies de la Alhambra, junto al río Darro. Y el agua, siempre tan presente  en los espacios y jardines árabes.

Desde el Albaicín se subía al conjunto monumental por la cuesta del Rey Chico, un escarpado acceso  al recinto amurallado que se inicia en el río y flanquea la muralla norte.

Exterior-exterior-3
Foto: web Alhambra Palace

Otro de los caminos históricos, la vía más corta, pero también la más empinada, era la cuesta del Realejo. En el camino encontramos el hotel Alhambra Palace, un cinco estrellas, que desde hace mas de un siglo, se mimetiza con la Alhambra y forma parte también de la historia turística de la ciudad. En sus habitaciones se han hospedado reyes de España, de Bélgica, de Irán, Marruecos o  Arabia Saudí. También miembros de la familia real inglesa. Presidentes  como De Gaulle, Giscard d'Estaign o Gorbachov, primeros ministros,  escritores como García Lorca, Vargas llosa o Umberto Eco; músicos como Manuel de Falla, Richard Strauss, Andrés Segovia, Rubinstein, Von Karajan, Rostropovich, Zubin Mehta; pintores como Sorolla o Barceló; actores de Hollywood, como Lawrence Olivier, Burt Lancaster, Rock Hudson, Steven Spielberg, Brad Pitt.

De todos ellos, los que tuvieron una relación más estrecha fueron Manuel de Falla y Federico García Lorca. En el teatrillo del Palace, presentaron en junio de 1922, el concurso del cante Jondo. Allí interpretó por primera vez la "Baladilla de los tres ríos", acompañado al piano por Falla.

Zonas-lobby-3
Foto: web Alhambra Palace

Ignacio Durán, director de marketing y ventas del Alhambra Palace, dice que este hecho solo representa una parte de las aportaciones culturales de este alojamiento turístico a la ciudad de Granada.

Falla nació en Cádiz, y aunque vivió en Madrid, Barcelona y París, Granada fue la elegida para desarrollar parte de su vida artística, donde está su casa museo. Allí se descubre el ambiente en el que vivió. Reunió a grandes intelectuales como Rodríguez Acosta, Rusiñol y Federico García Lorca o Zuloaga, que le realizó un retrato, que podemos ver en su casa-museo.

J-valentine-granada-desde-el-generalife-1888-archivo-patronato-de-la-alhambra-y-generalife-coleccion-de-fotografias-f-13222
Foto: J. Valentine. Granada desde el Generalife, 1888. Archivo Patronato de la Alhambra y el Generalife

El descubrimiento de los románticos de los siglos XVIII y XIX, dió una nueva dimensión de la magia de la Alhambra. Ya no sólo genera obras literarias o ilustraciones gráficas, sino que da lugar a una ingente recreación arquitectónica. A partir de este momento se levantan numerosos palacetes, hoteles, casinos, teatros, cines o salones de recreo marcados por un nuevo diseño: el alhambrismo. Una reinterpretación de los restos de la Alhambra que será tamibén el estilo decorativo que se emplee para restaurar el propio monumento.  Ignacio Durán nos explica que El Alhambra Palace sirivió a algunos de sus restauradores para realizar prácticas.

Referencia durante muchas décadas del turismo de élite, la construcción, elegante y exquisita del Hotel Alhambra Palace, unido a su legado histórico y arquitectónico, le ha hecho merecedor de ser protegido por la UNESCO, siendo testigo durante décadas de la transformación de la ciudad y de sus mayores acontecimientos sociales.

800px-Albaicin_2012_San_Nicolas_Sacromonte
Foto: wikipedia / Jebulon

El barrio del Albaicín, está considerado Patrimonio de la Humanidad desde hace 25 años. Según la Unesco, conserva un rico conjunto de construcciones hispanomusulmanas armoniosamente fusionadas con la arquitectura tradicional andaluza. El máximo momento de esplendor del Albaicín fue en los últimos años del dominio nazarí, con una población de más de cuarenta mil habitantes y treinta mezquitas.

Situado en una colina, hay que prepararse para recorrer sus callejuelas, siempre subiendo cuestas o escaleras hacia los miradores y luego bajando por su laberinto. Y sin desfallecer, ir descubriendo incluso detalles, que no vienen en las guías: iglesias, plazas, casas, palacios, aljibes, plazas y cármenes. Un tipo particular de vivienda sola rodeada por un alto muro que la separa de la calle y que alberga en su interior un huerto o jardín. Algunos cármenes son bellísimos, pero de propiedad privada, con lo cual solo pueden intuirse o vislumbrarse; otros están abiertos al público.

El Albaicín es la joya de la ciudad de Granada con permiso de la Alhambra, a la que este barrio mira de frente cada puesta de sol.

@angelaGonzaloM
@Viaje_Itaca
Instagram:@Audioguíasturísticas

Categorías: Viajes

Ángela Gonzalo del Moral   17.dic.2019 08:04    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Viaje a Ítaca

Bio Viaje a Ítaca

Un viaje nunca se acaba. Queda grabado en el recuerdo, se vuelve a él al ver una película, al leer un libro, al escuchar unas notas musicales, al mirar una fotografía, al saborear una bebida, al disfrutar una comida o cuando el país salta a la actualidad por algún acontecimiento específico. El viajero mantiene siempre un nexo interno con el lugar que un día conoció.... y trenza un vínculo con el nuevo destino que empieza a imaginar. La visita a cualquier lugar, cercano o lejano, tiene tres fases. En la etapa de preparación se sueña, en la del viaje se disfruta lo imprevisible y a la vuelta se reinventa la aventura..... Con los cinco sentidos alerta, anhela que la experiencia sea lo más enriquecedora posible.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios