« La voz eterna del fado | Portada del Blog | Calafell, la mar doméstica de Carlos Barral »

L'Escala, playas junto a las ruinas grecorromanas de Ampurias

    sábado 5.sep.2020    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

20200706_132757

Una suave tramontana sopla en la bahía de Roses. Suficiente para empezar nuestra clase de iniciación de navegación a vela de crucero. El Club Nàutic l'Escala, lleva más de 40 años organizando cursos en el corazón de la Costa Brava.

La tramontana mece dócilmente nuestro velero.... Hasta que deja de soplar, y nos impide navegar. La falta de viento nos mantiene estáticos en el mismo lugar. Miro hacia el noreste, hacia el cabo Norfeu, una lengua de tierra que se alarga en el mar unos 2 kilómetros.

20200706_132145
Foto: angelaGonzaloM

Calma chicha en medio de la bahía. Un momento extraordinario para situarnos mirando a tierra... entre acantilados, playas y pequeñas calas. Vemos el pefil de Rosas, un poco más a la izquierda adivinamos Ampuriabrava rodeado por el Parque Natural dels Aiguamolls de l'Empordà, hacia el fondo Sant Pere Pescador y cerrando la bahía por el sur, el macizo del Montgrí, que separa el Alt y Baix Empordà y parece recoger al municipio de l'Escala.  Ese es el recorrido visual desde cala Montjoi a cala Montgó.

 

Escuchar más podcast de angelaGonzaloM en ivoox

 

Decía el poeta griego Hesíodo en sus trabajos del mar, que "el verano es propicio a los mortales para navegar... las brisas son regulares y el ponto, apacible. Entonces, y confiando en los vientos, saca a la mar tu nave ligera... y en ella pon toda la carga".

Me parece ver algunas de aquellas naves con comerciantes helenos, dirigiéndose hacia el fondo del golfo, Fue el primer lugar de la Península Ibérica en donde desembarcaron, hace ya unos 2.600 años. Todavía se mantiene en pie una parte de la escollera original, que levantaron para refugiar las naves y que ha sobrevivido a miles de temporales.

L'Escala: nadar junto a las ruinas

grecorromanas

 

Escala_Moll grec
Playa del moll grec - Foto: angelaGonzaloM

Hoy en día es posible bañarse junto a sus restos del viejo muelle en la playa del Moll Grec. Junto a él, entre las muscleres grossa y petita (las hombreras grande y pequeña) están las ruinas de Emporion, mirando hacia la playa, junto al camino de ronda.  El municipio de l'Escala tiene unas 10 playas, la mayoría de arena fina, aunque también tiene de piedras pequeñas y arena gruesa. Son ideales para poder disfrutar de la playa de diferentes maneras.

Lesplat7

Son de arena fina, las del Riuet, Empúries, Musclera grossa, Musclera petita, Portitxol, del Rec, Riells, Cala Montgó, y de arena gruesa o de piedras, Port d' en Perris y les Barques. En algunas de ellas se puede practicar windsurf, ayudado por la tramuntana.  Todas permiten baños refrescantes entre aguas cristalinas,  y paseos por el camino de ronda, que se extiende por toda la bahía, descubriendo poblaciones marineras con encanto.

Rodeados de siglos de historia

 

20200706_220340
Ruinas de Empúries Foto: angelaGonzaloM

Hacia el siglo VI antes de Cristo, los griegos crearon dos asentamiento coloniales, Rhode (actual Roses) i Emporion que da nombre a Ampurias o al Empordà. La palabra quiere decir "mercado". Toda una seña de identidad, que muestra la gran actividad mercantil de aquella época en un mar dominado por fenicios y griegos.

Lo convirtieron en uno de los puertos comerciales más importantes de la antigüedad. Una especie de puerta del comercio. Acudieron atraídos por los metales que fabricaban los íberos que vivían por la zona desde la Edad de Hierro. Una de las ciudadelas ibéricas más importantes de Cataluña se encuentran a unos 30 kilómetros, en Ullastret, donde se puede visitar una reconstrucción en 3D.

Junto a la playa, en el actual yacimiento Arqueológico de Empúries, permanecen los restos del ágora, la plaza pública, -centro del poder cívico, político y económico-. Era de planta rectangular, bordeada por un pórtico en tres de sus lados, o un centro terapéutico y religioso consagrado al dios de la medicina Asklepios

20200706_204308
Una de las variadas playas y calas de l'Escala  Foto: angelaGonzaloM

Todo fue bien, hasta que en en siglo III antes de Cristo, desembarcaron las legiones romanas, y se convirtió en una entrada fácil para sus incursiones en la península. Hicieron cambios administrativos y fiscales, e impusieron el stipendium, impuestos que no fueron aceptados por las tribus locales. En el 199 antes de Cristo, Catón el viejo llegó a Rhode. Con él desembarcaron 50.000 hombres. Objetivo: sofocar las revueltas populares. Fue una matazanza terrible.... 40.000 bajas entre la población local.

Todos estos hechos ocurrieron a tan solo unos metros de las playas escalenses. Por las aguas de la bahía de Roses, navegaron estas dos grandes civilizaciones europeas. En el fondo del golfo, vislumbramos las desembocaduras de los ríos Muga, Fluvià y Ter.  Los griegos llegaron entre dos ríos. En aquella época el paisaje era totalmente diferente y todo estaba lleno de agua, de los ríos y de las marismas.  

 

20200706_153125
Foto: angelaGonzaloM

El historiador y filósofo Jenofonte, pedía "que se me permita hacer el resto del viaje en barco y tumbada sobre mi espalda", mientras Hesíodo reconocía que "otra época para navegar es la primavera, entonces es asequible el mar". Ese es otro buen momento para visitar la zona y navegar por las aguas de esta zona del litoral gerundense, donde a parte de la  navegación se pueden realizar una gran diversidad de actividades náuticas, o de senderismo, tanto bordeando la costa como por las montañas próximas, como el macizo del Montgrí o las planicies del Empordà.

"L'Escala es un pueblo donde la navegación forma parte de nuestro ADN desde que llegaron los griegos hace más de 2.000 años", nos dice Xavi López, director deportivo del Club Náutico de l'Escala.

 

Sant Martí d'Empúries, el capitán Trueno

y las anchoas

 

20200706_194739
Iglesia de Sant Martí d'Empúries - Foto: angelaGonzaloM

Recorremos el camí de Ronda de esta ciudad gerundense. Son unos dos kilómetros, inaugurado en 1992 para acoger la llegada de la llama olímpica de los Juegos de Barcelona. Bordea la costa, de arena fina y pequeñas calas. Paseamos para descubrir in situ, aquellos lugares históricos donde ocurrió todo. En Sant Martí d'Empúries, vivió desde niño, Gabriel Maragall, guía del museo de l'Escala, que recuerda que en aquella época vivían una veintena de personas.

Habitado de forma ininterrumpida durante más de 2.600 años, los griegos localizaron en Sant Martí su primer núcleo de viviendas. Estuvieron poco tiempo y entre los siglos IX al XI volvió a resurgir el pueblo. El actual casco urbano mantiene su fisonomía medieval, con sus construcciones de piedra y un entramado urbano determinado por la ciudadela amurallada que sigue una parte del trazado de la época romana... También destaca la iglesia de sant Martí, construida en 1538. Junto a los restos del antiguo castillo sorprende el edificio modernista de la Casa Forestal, construido a finales del siglo XIX .

20200706_194500Edificio modernista - Foto: angelaGonzaloM

A los amantes del cómic, les gustará saber que el viejo castillo fue la residencia original del Capitán Trueno, famoso personaje creado por el guionista y novelista barcelonés Víctor Mora. Los nombres verdaderos del capitán Trueno, Goliath y Crispín, podrían ser los de Hug IV d'Empúries, su escudero Berenguer de Palou y el el asistente de armas Nunó de Roselló. Su autor los situa "en la costa... no lejos de una barrera montañosa... en una región donde sopla a veces un endiablado viento del norte", en clara alusión a la comarca del Empordà.

En el camino de regreso a l'Escala, entramos en las ruinas de Empúries testigos de los últimos años de la presencia griega en la zona, de los campamentos romanos y de la época posterior, muestra de ello es la basílica y el cementerio paleocristiano de la Neápolis.  El origen de las excavaciones del yacimiento, en 1908, fueron una iniciativa del arquitecto modernista Josep Puig Cadafalch. El visitante tiene la sensación de estar tocando la historia, mientras contempla los mosaicos de las viejas casas señoriales, la escultura de Asclepio o el imponente foro romano.

 

Tostada-de-fresas-con-anchoas
Foto: Anxovas de l'Escala

También la factoría de salazones, destinadas a la elaboración de conservas, con su sala para el despiece y manipulación del pescado. Una tradición que se recuperó en el siglo XVI con la salazón de las anchoas, y que a lo largo de los siglos ha sido el motor económico del municipio.

El Alfolí,  es el edificio que recoge toda esa historia. Construido cerca de la playa del antiguo puerto, servía de almacén de sal, cuando ésta era monopolio real. El preciado producto llegaba por mar en grandes barcos, desde donde se distribuía hacia los municipios del interior. Actualmente acoge el Museo de la Anchoa y la Sal (MASLE). Cada tercer sábado de septiembre celebran la fiesta de la sal, para recordar la importancia que tuvo este producto en el desarrollo de l'Escala.

20200705_201703
Vista de la bahía de Roses desde el hotel Albons   Foto:angelaGonzaloM

Las anchoas de l'Escala son un referente gastronómico ligado a ese territorio, pero no el único. Tierra de vinos, aceites y pescados, al norte de la bahía, en Cala Montjoi, entre 1962 y 2011 estuvo abierto el Bulli, un referente mundial de la restauración y la gastronomía. El restaurante La barra del port, permite disfrutar buenas vistas al mar, al puerto deportivo y al club náutico, mientras se degustan productos locales como mejillones a la plancha, magret de pato, timbal de berenjenas, queso de cabra y anchoas de la Escala, tártar de atún "blue fish" con aguacate, sopa de sandía y fresas con sorbete de limón, mar y montaña de albondigas y sepia con guisantes y postres como manzanas de l'Empordà rehogadas, flan de recuit de Fonteta o crema catalana. A un precio muy asequible, 20€, y el fin de semana 30€.

Nos despedimos de la bahía desde Albons, siguiendo algunos relatos romanos que dicen que la batalla de Ampurias se disputó a unos 3 kilómetros tierra adentro. Hay dudas, pero en el montículo encontramos el Albons Country Boutique Hotel, desde donde se divisa toda la amplitud de estas histórica bahía.

El espacioso y luminoso edificio, fue construido en 1999 por los arquitectos gerundenses Pigem, Vilalta y Aranda, recientemente ganadores del Pritzker, el nobel de la arquitectura. Como nos explica su director, Miguel Ángel Carulla, "sorprendió en los premios FAD, por su originalidad y su concepto arquitectónico ligado al paisaje".

IMG-20200708-WA0003

La última imagen que retenemos en la retina: de frente la Bahía de Rosas y de reojo las cimas redondeadas del macizo del Montgrí y la llanura del Baix Empordà.

En el horizonte.... creo ver algún barco pirata.... ellos también subían hasta aquí, desde el Magreb, en busca de joyas, riquezas y mercancías .... pero eso queda para otro día.

@angelaGonzaloM
@Viaje_Itaca
Instagram: @Audioguíasturísticas
10.000 lugares para viajar con Ángela Gonzalo

Categorías: Viajes

Ángela Gonzalo del Moral    5.sep.2020 11:22    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Viaje a Ítaca

Bio Viaje a Ítaca

Un viaje nunca se acaba. Queda grabado en el recuerdo, se vuelve a él al ver una película, al leer un libro, al escuchar unas notas musicales, al mirar una fotografía, al saborear una bebida, al disfrutar una comida o cuando el país salta a la actualidad por algún acontecimiento específico. El viajero mantiene siempre un nexo interno con el lugar que un día conoció.... y trenza un vínculo con el nuevo destino que empieza a imaginar. La visita a cualquier lugar, cercano o lejano, tiene tres fases. En la etapa de preparación se sueña, en la del viaje se disfruta lo imprevisible y a la vuelta se reinventa la aventura..... Con los cinco sentidos alerta, anhela que la experiencia sea lo más enriquecedora posible.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios