« Lugares de Semana Santa en Jerusalén | Portada del Blog | Por tierras de Burgos: Aranda y Lerma »

Turismo de floración

    lunes 5.abr.2021    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

 

23_Valle del Jerte_JerteFoto: angelaGonzaloM

Estos días los campos del hemisferio norte se cubren de colores: lilas, blancos, amarillos o rojos. Las flores se desperezan, al principio poco a poco, luego muestran sus delicados pétalos de forma coordinada.  Las redes sociales publican centenares de fotografías mostrando la floración.

Los que más llaman la atención, los más mediáticos, son los cerezos, principalmente en Japón, China, el Valle del Jerte o Washington.

 

 

En Polonia florece el azafrán, en el desierto de Estados Unidos, amapolas de un brillante naranja iluminan la tierra árida. Le llaman la superfloración mostrando amarillos o morados, cactus con flores blancas o rosáceas.

El sakura, como se llama a la floración del cerezo en Japón, es uno de los símbolos más representativos del país y una auténtica pasión para sus habitantes. Una muestra de ello es el Festival de Hanami que se celebra coincidiendo con la primera floración. 

 

19_Valle del Jerte_JerteFoto: angelaGonzaloM


Los cerezos son una imagen ligada a Japón o al Valle del Jerte. Ver estos árboles cargados con flores rosadas y blancas es un motivo suficiente para que miles de personas viajen a esos lugares para presenciar este mágico fenómeno de la naturaleza. Y los centros de promoción turística se apresuran en dar toda la información para que puedan llegar a tiempo. Los servicios meteorológicos facilitan las fechas en que eso sucederá.

En el valle extremeño del Jerte las flores se mantienen unas dos semanas y se convierte en una excusa perfecta para realizar actividades lúdicas, culturales, rutas senderistas o marchas en bicicleta. Otros lugares de atractivo turístico son Washington, con su parque Potomac donde sus cerezos en flor acogen los primeros picnics de la temporada, lo mismo ocurre en el surcoreano parque de Jinhae

En Japón, donde se cultivan con esmerado cuidado plantas y flores, a finales de abril surgen las glicinias, que cubren de variados colores los túneles artificiales de los jardines de Kawachi Fuji. Es una maravilla pasear por debajo de unos 22 tipos de glicinias de diferentes colores.

 

20190304_155915Foto: angelaGonzaloM

Hace unas semanas lo hicieron los almendros y las camelias.  Luego llegarán los girasoles, la lavanda, ciruelos, manzanos, melocotoneros, amapolas, piornos...

Cuando las amapolas inicien su despertar en Toledo los campos se cubrirán de rojo. En Polán han revitalizado su actividad económica con esta floración. En Treviño y los valles alaveses hay plantadas unas 80 hectáreas de estas flores, tiñendo sus campos de malva. En La Bureba o el Valle de Tobalina hay miradores para permiten capturar esta belleza y lo mismo ocurre con los girasoles.

En Carmona, en los últimos años han vivido un fenómeno sin precedentes: miles de japoneses viajaban hasta la localidad sevillana, atraídos por sus campos de girasoles, convertidos en un mar amarillo.

 

20190815_181657Foto: angelaGonzaloM

Los melocotoneros de la población murciana de Cieza, cambian de color en pocos días, transformándose en un manto que va del rosa al rojizo. Tienen tres rutas de floración, de unos 10 kilómetros cada una, que complementan con concursos de fotografías, menús típicos de la región, almuerzos camperos junto al río Segura, actuaciones musicales, mercadillos o visitas a lugares de atractivo turístico.

En Holanda, desde mediados de marzo hasta finales de mayo, encontramos la carretera de las flores, con más de 50 kilómetros de campiña holandesa convertida en un mar de tulipanes.

El paisaje de la Provenza francesa se tiñe de malva, lila y violeta con la aparición de la lavanda o la lavandina en los valles de la región. En España destacan los campos de Brihuega en la provincia de Guadalajara.

Las protagonistas de este turismo son flores, que nos presentan anualmente este espectáculo tan bello como efímero.

La primavera vista por los artistas

Monet un his Gardeny b

Pero este año tan difícil para viajar no vamos a proponer un viaje geográfico sino un viaje a los sentimientos, tan relacionados con esta estación meteorológica.

La primavera ha inspirado a muchos artistas a lo largo de los siglos. Músicos, poetas o pintores no han sido ajenos a la estación más colorida y al parecer, enamoradiza del año. Prácticamente ninguno de los más celebres poetas, pintores o músicos se han resistido a plasmarlo en sus obras. 

Quizá la melodía más emblemática para esta estación es La Primavera del italiano Antonio Vivaldi. Pero seguro que si se paran a pensar un poquito más recuerdan otras obras musicales.

 

20190506_105925Foto: angelaGonzaloM

 

Léo Delibes, en la ópera Lakmé, nos deleita con el maravilloso dúo de las flores que dos sopranos cantaron por primera vez en París en 1883. Suena en el primer acto, y a lo largo de 6 minutos, Lakmé, la hija de un sacerdote brahmán, y su criada Mallika conversan mientras van a recoger flores cerca de un río.

El vienés Johann Strauss, le dedicó un vals a las golondrinas y nos relató con su música las voces de primavera. El noruego Christian Sinding, más íntimo, nos lo susurraba, el ruso Stravinsky la consagraba con sus notas, Beethoven, le dedicaba una sonata y Schuman, una sinfonía.

Los poetas, también le han escrito versos. Desde las oscuras golondrinas, de Gustavo Adolfo Bécquer, a las frescas lluvias de abril que Antonio Machado describía en La primavera besaba. García Lorca lo guardaba en secreto, Gloria Fuertes, se sentía cursi ante ella, y Jorge Guillén nos la presenta delgada, entre los remos de los barqueros.

 

1407Foto: angelaGonzaloM

 

En la Galería Uffizi de Florencia, podemos contemplar el cuadro La Primavera de Sandro Botticelli, que muestra el rito pagano de esta estación mediante una atmósfera de fábula mitológica en la que aparecen Venus en el centro, junto a ella Cupido, el dios del amor, la diosa Flora y Céfiro, el Dios del viento.

A la primavera le han dedicado cuadros Cosmè Tura, Giuseppe Archimboldo, Narui Nuzzi, Chésare Marchesini, Ivan Rabúzin, Ornella Pavirani o Kazimír Malevich.

Auguste Renoir, intentó "encerrarla" en un jarrón, mientras Van Gogh, dibujaba los almendros en flor. William-Adolphe Bouguereau , nos recordaba su eterno regreso y David Lloyd Glover nos mostraba sus efectos en los campos de Normandía.

 

20170608_123048Foto: angelaGonzaloM

De lo que no hay ninguna duda es de que los impresionistas adoraban la primavera y la han plasmado en multitud de cuadros recogiendo sus múltiples expresiones.

La primavera, no solo ha inspirado a muchos artistas de diferentes disciplinas sino que es una de las mejores épocas para viajar.

@angelaGonzaloM
@Viaje_Itaca
Instagram: @Audioguíasturísticas
Programas RNE-R5 10.000 lugares para viajar con Ángela Gonzalo
Spotify 10.000 lugares para viajar

 

Categorías: Música , Viajes

Ángela Gonzalo del Moral    5.abr.2021 09:33    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Viaje a Ítaca

Bio Viaje a Ítaca

Un viaje nunca se acaba. Queda grabado en el recuerdo, se vuelve a él al ver una película, al leer un libro, al escuchar unas notas musicales, al mirar una fotografía, al saborear una bebida, al disfrutar una comida o cuando el país salta a la actualidad por algún acontecimiento específico. El viajero mantiene siempre un nexo interno con el lugar que un día conoció.... y trenza un vínculo con el nuevo destino que empieza a imaginar. La visita a cualquier lugar, cercano o lejano, tiene tres fases. En la etapa de preparación se sueña, en la del viaje se disfruta lo imprevisible y a la vuelta se reinventa la aventura..... Con los cinco sentidos alerta, anhela que la experiencia sea lo más enriquecedora posible.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios