« Preparando viajes con niños por Europa | Portada del Blog | Información turística Noviembre 2021 »

Les corniches, la carretera del cine de la Costa Azul

    martes 16.nov.2021    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

 

376_Cd'A1_Monaco_Rolls Royce_Foto: angelaGonzaloM

 

Las tres corniches de la Riviera francesa forman una de las carreteras con más glamour del mundo. El cine las ha inmortalizado. En sus innumerables curvas han rodado directores como  Alfred Hitchcock o Martin Campbell y han conducido lujosos coches, Grace Kelly o Pierce Brosnan. Recorremos la Costa Azul guiados por el interés de descubrir su relación con el séptimo arte.

Dejamos Mónaco a nuestra espalda, mientras enfilamos la gran Corniche, una de las tres carreteras que unen el Principado, o más en concreto Menton con Niza.

 

 

Viajamos en un Rolls Royce Corniche, junto a nuestro chófer, Anton Jelisejeus, que nos transmite su pasión por este tipo de vehículos y por la carretera, "me encanta conducir estos coches porque no importa a dónde vas, sino disfrutar del camino, sin prisas".

Las tres carreteras que recorren zigzagueantes los roquedales de los Alpes Marítimos ofrecen vistas panorámicas espectaculares. La Grande Corniche, es la más elevada; la moyenne, permite apreciar el relieve entre el mar y la cima y la basse -inferior- o del litoral serpentea por los pueblos costeros.

359_Cd'A1_Monaco_Rolls Royce_

Nos detenemos en uno de los entrantes para ver Mónaco a nuestros pies, mientras nos parece escuchar los chirridos de neumáticos del roadster Mercedes 190  SL conducido por Grace Kelly con sus guantes blancos al volante, acelerando el vehículo entre Èze y La Turbie. Junto a ella, un nervioso Cary Grant.

Para los que no quieran perderse esa experiencia es posible alquilar un coche antiguo a los coleccionistas y especialistas Rent a Car Classic. Se puede escoger entre un Mustang, el Porsche Speedster, Alfa Romeo Giulia o el Mercedes que hemos elegido para recorrer esta  carretera tan cinematográfica. En total más de unos 60 vehículos. Es un servicio cada vez más demandado por los turistas, incluso Brad Pitt y Angelina Jolie rodaron By the sea en un Citroën DS convertible de esta compañía.

Disfrutar de las tres Corniches

 

336_Cd'A1_Monaco_Rolls Royce_Foto: angelaGonzaloM

Hace un buen día, como casi siempre en la Costa Azul, el descapotable en el que viajamos se desliza suavemente por el asfalto, el viento peina nuestro cabello y el mar nos lanza los reflejos del sol. El paisaje es impresionante. Nos parece que también formamos parte de alguna de las muchas películas que se han rodado aquí.

No solo nos movemos en una localización cinematográfica continua, sino que circulamos por la antigua vía romana, la vía Julia Augusta, cuya carretera fue construida siglos más tarde por Napoleón I. Desde Menton pasamos por las avenidas Carnot y la Madone para llegar a Roquebrune-Cap Martin, un antiguo pueblo asentado en la falda de una colina con sinuosas callejuelas y un castillo carolingio que nos permite disfrutar de las vistas del mar.

 

348_Cd'A1_Monaco_Rolls Royce_Foto: angelaGonzaloM

 

Entre olivos, pinares y rocas calizas alcanzamos La Turbie, desde donde hay unas panorámicas de Mónaco, Cap Ferrat y Èze, con su Trofeo de Augusto en la cima, -un monumento conmemorativo de la época romana-, sus puertas medievales o el camino hacia la colina situado a unos 512 metros de altura. Los ciclistas aman este lugar. La gran Corniche acoge cada año, la París-Niza. Estamos muy cerca de la frontera italiana, que se divisa al este. 

Escuchamos el chirriar del Aston Martin DB5 de James Bond en su alocada carrera por las curvas de las Corniches, en la película Golden eyes.  En la Corniche Media es imprescindible parar en los miradores de Mont des Mules, sobre Mónaco, el puerto de Villefranche o el descanso de Beaulieu.

Si escogéis la carretera del litoral a lo largo de 30 kilómetros se atraviesan muchas localidades de la Costa Azul, que vale la pena visitar como Villefranche-sur-Mer con la Capilla de San Pedro, de época medieval, decorada por el artista y cineasta Jean Cocteau. Comer en sus marisquerías o acercarse a la Villa Ephrussi de Rohschild, construida hacia 1910 que destaca por sus obras de arte medieval y renacentista o los jardines temáticos con fuentes musicales. Allí Sean Connery rodó Nunca digas nunca jamás.

 

 

En la Costa Azul han vivido o veraneado miles de famosos. En Villefranche han residido personalidades como Katherine Mansfield, Jean Cocteau, Aldous Huxley, Tina Turner o Bono, que tienen una residencia en la ciudad. El aclamado álbum de The Rolling Stones “Exile on main St.”, fue grabado en el castillo de la población. En Roquebrune, Coco Chanel vivió en su casa de Villa La Pausa, en Antibes disfrutaron de fiestas y buen tiempo escritores y artistas como  F. Scott Fitzgerald, Ernest Hemingway, Graham Green, John Dos Passos, Fernand Léger, Pablo Picasso, Archibald. MacLeish, John O'Hara, Cole Porter, Dorothy Parker y Robert Benchley. Actores como Rita hayworth, Marlene Dietrich, Nicole Kidman, Tom Cruise, Rodolfo Valentino.

Descendemos por la vertiginosa carretera que nos acerca a Niza, a su bahía de los Ángeles, abrazada por el paseo de los ingleses, uno de los más emblemáticos del mundo.  En esta ciudad comenzó el turismo de lujo, con la llegada de los aristócratas de los países más fríos, que buscaban pasar el invierno en una zona calidad y luminosa como la riviera francesa. Ese papel protagonista en los orígenes del turismo, y como benefició al desarrollo urbanístico de la capital de costa Azul, le ha valido el reconocimiento de la Unesco como patrimonio de la humanidad desde 2021.

Cannes rendida al glamour del cine

 

553_Cd'A1_Cannes_Foto: angelaGonzaloM

 

Con nuestro Rolls Royce llegamos a otro de los paseos más reconocibles del mundo: la Croisette. Cannes es un nombre inseparable al del cine. Junto a la playa, el Palais de Festivals, el Palacio de Festivales y congresos, que desde hace 75 años acoge uno de las citas más importantes de la cinematografía mundial. El paseo es cine en esencia, fantasía y glamour.

La ciudad se transforma cada año. Ninguna estrella del cine ha faltado a este encuentro anual, y todas han cruzado por su paseo marítimo construido en la primera mitad del siglo XIX . Junto a la alfombra roja vemos a miles de fans apelotonados bajo las escaleras, esperando ansiosos la aparición de las estrellas que posan bajo los destellos de los flashes. Allí se ha visto a Kirk Douglas atusando el cabello a una joven Brigitte Bardot en bikini, Sofía Loren luciendo pierna, recostada en una hamaca o a Grace Kelly conociendo a su particular príncipe azul.

 

486_Cd'A1_Cannes_Foto: angelaGonzaloM

 

Hacia 1900, cuando aún no existía el festival, comenzaron a levantar grandes hoteles de lujo, palacios y mansiones maravillosas, pensadas para alojar a la nobleza europea con un aire de belle époque. El más antiguo es el Intercontinental Carlton donde se hospedaba la Bella Otero y ha sido escenario de películas como Atrapa al ladrón de Hitchcock y en su casino jugó James Bond. En la séptima planta, la suite Grace Kelly, de 300 metros cuadrados, está decorada con reminiscencias de la película protagonizada por la actriz estadounidense. Actualmente está en obras.

El Majestic Le Barrière, nos recibe con unas impresionantes columnas art déco en el vestíbulo. Este lujoso, elegante y atractivo palacio de la Belle Époque está situado frente al Palacio que acoge el festival y casi todas las habitaciones y suites tienen vista al mar, con dos habitaciones tipo penthouse en el séptimo piso que dispone de un solárium y una piscina privada.

En el emblemático Hotel Martínez, un 5 estrellas inaugurado en 1929, destaca su fantástica e impresionante escalera, por la que han descendido actrices y actores mostrando todo el glamour que podemos soñar. En sus pasillos se rinde homenaje a sus ilustres huéspedes  y con la última renovación ha combinado el diseño actual y el ambiente Art Déco. Forma parte de la Unbound Collection de la empresa Hyatt.

 

554_Cd'A1_Cannes_Foto: angelaGonzaloM

 

En la séptima planta acaban de inaugurar dos impresionantes suites, con unas vistas envidiables a la Croisette y un interior donde se ha diseñado todo al milímetro. Las suites llevan el nombre de la actriz francesa  Isabelle Huppert y el director del festival de Cannes Thierry Frémaux. Allí recibe a todos sus invitados al certamen lo que convierte a este establecimiento en lugar de referencia durante los días que el mundo del cine se traslada a la costa azul francesa. 

Es el hotel preferido de Penélope Cruz, Woody Allen, Tim Burton y de la mayor parte de actores y directores que visitan la ciudad en mayo. Su playa privada, la Zplage, es la más grande de Cannes con capacidad para 400 tumbonas, y su restaurante Palme d'Or, dirigido por el chef Christian Sinicropi también luce estrellas, en este caso dos, de la guía Michelin. En el local se celebra la primera cena del jurado.

La mayor parte de la playa es de uso privado de las instalaciones hoteleras,  y a lo largo del paseo encontramos interminables tiendas de lujo, restaurantes exquisitos, terrazas, cafés, casinos que nos recuerdan que la fama es muy limitada. Las estrellas de cine han dejado las huellas de sus manos grabadas en el pavimento.

El cine en las calles de Cannes

 

496_Cd'A1_Cannes_Foto: angelaGonzaloM

 

Un poco alejada del glamour, la ciudad de Cannes sigue mostrando su estrecha relación con el cine. Algunas de sus paredes nos recuerdan esta simbiosis, con frescos dedicados al séptimo arte, una propuesta pictórica que se inició en 2004. Fachadas que recuerdan a Belmondo, Depardieu, Harold Lloyd, Charlot, James Dean, Marilyn Monroe, Jean Gabin, Truffaut. 

René Pierre, un greeter, nos dice que la mejor manera de realizar este recorrido por más de 12 muros es en la plaza Cornut-Gentille. Allí están todos nuestros referentes cinematográficos, empezando por los hermanos Lumière, y siguiendo por Batman, Superman, Fred Astaire, Tarzán o Humprey Bogart. En el boulevard Vallombrosa, Charlot, el eterno vagabundo y el niño, en blanco y negro; en la plaza du Suquet, el hotel de la playa, un homenaje a Jacques Tati, el tío preferido de los franceses saliendo del hotel de Monsieur Hulot , un mural convertido en un reconocimiento a los cines de barrio.

La creación artística de un decorado también tiene su espacio en la calle de los Suizos, mientras Buster Keaton nos mira agarrado a una cámara, inmutable, sin sonrisa, como siempre lo vimos en el cine. Y en la estación del tren, un homenaje a los hermanos Lumière, con su llegada del tren a la estación, la primera película que se proyectó en público.

Las paredes de Cannes son un auténtico museo iconográfico y cinematográfico al aire libre, que como toda la Costa Azul hará las delicias de los amantes del séptimo arte.  

 

 

@angelaGonzaloM
@Viaje_Itaca
Instagram: angelaGonzaloM
Programas RNE-R5 
10.000 lugares para viajar con Ángela Gonzalo
Spotify 
10.000 lugares para viajar

Categorías: Cine , Viajes

Ángela Gonzalo del Moral   16.nov.2021 17:44    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Viaje a Ítaca

Bio Viaje a Ítaca

Un viaje nunca se acaba. Queda grabado en el recuerdo, se vuelve a él al ver una película, al leer un libro, al escuchar unas notas musicales, al mirar una fotografía, al saborear una bebida, al disfrutar una comida o cuando el país salta a la actualidad por algún acontecimiento específico. El viajero mantiene siempre un nexo interno con el lugar que un día conoció.... y trenza un vínculo con el nuevo destino que empieza a imaginar. La visita a cualquier lugar, cercano o lejano, tiene tres fases. En la etapa de preparación se sueña, en la del viaje se disfruta lo imprevisible y a la vuelta se reinventa la aventura..... Con los cinco sentidos alerta, anhela que la experiencia sea lo más enriquecedora posible.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios