« Grasse y la música del perfume | Portada del Blog | Gastronomía de cuaresma en Andalucía central »

Caminos de Pasión por Sevilla, Córdoba y Jaén

    miércoles 30.mar.2022    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

 

20220318_143900Foto: angelaGonzaloM

 

En Carmona los alumnos de la escuela de saeta Paco Moya se preparan para las celebraciones de Semana Santa.  Funciona desde hace diez años y los saeteros y saeteras entrenan intensamente durante cuatro meses para cantar a las imágenes que procesionan los jueves y viernes santo, también llevan su cante a centros cívicos y residencias, acercando ese espíritu religioso.

En esta ciudad sevillana iniciamos un viaje al corazón geográfico y sentimental de Andalucía por diez municipios de las provincias de Sevilla, Córdoba y Jaén, descubriendo la riqueza de la imaginería de sus iglesias, de su gastronomía y su cultura popular e histórica. Las hermandades son las que marcan el paso religioso y social de estas poblaciones a lo largo del año. Y sobre todo cuidan con esmero las obras de arte que protegen, manteniendo este patrimonio cultural en perfecto estado de conservación.

 

 

Carmona celebra varias procesiones empezando por la Dolorosa de la Orden Servita que sale el Viernes de Dolores, como prólogo a la Semana Santa y la cierra la hermandad del Santo Entierro, que sale de la iglesia del Divino Salvador. De su rica imaginería destaca el Cristo de la Coronación de Espinas, una obra del XVII atribuida a Pedro Roldán, el Señor de la Amargura tallado por Jorge Fernández Alemán, el Cristo de la Humildad y paciencia atribuida a Montes de Oca y el Jesús Nazareno de Francisco de Ocampo.

La ruta Caminos de Pasión recorre Écija, Lucena, Osuna, Cabra, Carmona, Priego de Córdoba, Puente Genil, Alcalá la Real, Baena y Utrera. La cuaresma es tiempo de preparación para tener todo apunto para la semana más intensa del año.

En este municipio, Inmaculada García-Rayo, ultima los bordados de un manto que lucirá una virgen por las calles de la ciudad durante la Semana Santa. Un trabajo que siempre requiere mucha atención.

 

IMG20220316120617Foto: angelaGonzaloM

 

El manto de la Virgen tiene una simbología protectora . El color rojo representa el fuego, el amor o la sangre, mientras el negro es el del dolor y la tristeza. El azul es el color mariano por excelencia y recuerda la pureza, mientras el blanco es el de la eternidad, que se relaciona generalmente con los ángeles. En el mismo taller de bordados, Jessica nos explica que otras tonalidades de los mantos son el marrón de la humildad, el púrpura que recuerda el que utilizaba María para la ropa de su hijo, el verde que simboliza la naturaleza y el dorado, que es el reflejo de la divinidad.

Porque el arte religioso no se queda dentro de las iglesias, sino que sale a las calles para revivir, a su manera, los diferentes pasos de la Semana Santa y otras fiestas populares. 

 

Campaneros Utrera_Foto Web Campaners.com
Foto Web Campaners.com

 

En Utrera, conocida como la cuna del flamenco más puro, durante esos siete días procesionan 13 cofradías siguiendo una carrera oficial y en la Plaza del Altozano se instalan palcos y sillas para poder seguir el recorrido de las hermandades utreranas algunas con más de cinco siglos de historia.

Uno de los lugares más emblemáticos es la parroquia de Santiago el mayor del siglo XIII, junto al hospital de la Santa Resurrección. En esa iglesia y en la de Santa María de la Mesa los acrobáticos campaneros utreranos voltean los bronces subidos a la campana y mientras tiran y aflojan las cuerdas, entre repiques y tañidos, salen al exterior del hueco manteniendo la campana, de más de mil kilos,  en balanza sobre el vacío. Una tradición que han conservado a lo largo de la historia y que repiten algunas festividades, como nos explica Isabel Morales, gestora turística de Utrera.

 

Las torres de Écija

 

IMG20220317111449

 

Desde la distancia se distinguen algunas de las once torres del patrimonio eclesiástico de Écija. El siglo XVIII fue su siglo de oro. Varias de ellas sufrieron graves daños por el terremoto de Lisboa y los muros de algunas iglesias se vinieron abajo y han quedado inacabados.  En la iglesia de la Purísima Concepción están las conocidas como las gemelas, la de Santa María tiene un campanario inspirado en el modelo de la Giralda y la de San Juan es la más elegante de todas ellas.

Junto a la fachada del convento de la Filipensas, sede del consejo de hermandades y cofradías, encontramos al alcalde David Javier García Ostos que nos explica que los ayuntamientos acuerdan con estas entidades el lugar de paso de las figuras para acondicionar las calles y no afectar al funcionamiento de las procesiones.

 

IMG20220317100741Foto: angelaGonzaloM

 

En Écija procesionan 13 cofradías, una de ellas es la Virgen de la Alegría, llevada exclusivamente por costaleras. De los interiores de conventos e iglesias destaca la de los Descalzos, del barroco tardío, con una excepcional ornamentación y policromía, sus celosías panzudas, la carpintería ecijana  del siglo XVIII y su cúpula representativa del cielo, con angelitos cantores y músicos.

Pero sin duda lo más sorprendente es su magnífico órgano a cuatro caras, uno de los más bellos del mundo. Mila García destaca también una representación del salmo 150, que está en la parte inferior del este sorprendente instrumento.

 

Compartir un camino religioso, artístico y cultural

 

IMG20220317123526Foto: angelaGonzaloM

 

De la majestuosidad de los Descalzos de Écija nos trasladamos a una de las representaciones más fantásticas sobre la muerte. El Sepulcro Panteón de los Duques de Osuna. El edificio, que domina la ciudad, es de gran sobriedad exterior pero de innegable grandiosidad en su interior con una interesante decoración plateresca de artesonado de madera y oro.  La capilla del panteón es una obra maestra del renacimiento sevillano, de planta rectangular con tres naves, muros decorados con grutescos y el relieve del Entierro de Cristo. "Es un canto a la vida eterna", nos dice Beatriz Cuevas, responsable de visitas de este monumento, porque hay muchos temas relacionados con la vida eterna, la muerte y la resurrección del alma". Es una constante en la iconografía del edificio, que fue construido para los duques de Osuna, la familia más poderosa de España entre los siglos XVI y XIX, cuando se arruinaron.

Desde hace 100 años en la población cordobesa de Lucena trabajan la orfebrería religiosa. La temporada alta empieza en Navidad y acaba estos días, y uno de sus talleres, el de la familia Gradit todavía están soldando el aluminio o hierro para la estructura de los palios, mientas la orfebrería se trabaja con latón, bronce, cobre y un baño final de oro de 24 kilates o plata de ley. 

 

IMG20220317174652Ultimando los trabajos de orfebrería. Foto: angelaGonzaloM

 

Una de las ciudades que cuenta con mayor número de cofradías es Cabra, donde durante la Semana Santa desfilan 29 hermandades que mezclan imágenes del barroco y otras más modernas del siglo XX y XXI, como son el Cristo de la Inspiración o el misterio del Traslado al Sepulcro.

Desde el domingo de Ramos, en la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción y Ángeles se pueden ver unas dieciséis figuras que procesionan del jueves al sábado, convirtiendo el centro religioso en una especie de museo temporal. Además una de sus factorías artesanas más importantes es la producción manual de velas. Una tradición que se inició en el siglo XVIII.

 

20220317_185137Foto: angelaGonzaloM

En la plaza del Coso de Baena hay una estatua dedicada al judío. Las turbas judías llevan dos elementos esenciales: el tambor y las crines de cola de caballo en el casco. Son los  llamados coliblancos y colinegros. Desde la víspera de San José, cuando se celebra la fiesta de los candelorios o pequeñas hogueras, se escucha el redoblar ininterrumpido y chillón de los tambores, que dan vida y color a los actos populares.

Uno de sus rasgos más originales es la figura del cofrade judío, los coliblancos y colinegros que llenan las calles de la ciudad cordobesa redoblando ininterrumpidamente y de forma aleatoria sus tambores. Un sonido que se intensifica durante la presencia de los pasos o escenificaciones de las figuras bíblicas.  

 

IMG20220318100704Foto: angelaGonzaloM

 

Llegamos a la cuna del barroco cordobés. En la entrada a la villa antigua de Priego de Córdoba se levanta la iglesia de la Asunción del siglo XVI. De gran sencillez exterior, Lucía González nos llama la atención para que observemos los detalles de su obra más valiosa, la capilla del Sagrario, un octógono con amplia tribuna y una impresionante cúpula gallonada por donde entra la luz a través de sus ocho amplios ventanales.

En el centro, un tabernáculo del escultor Manuel Garnelo, que combina mármoles, relieves y figuras de madera. Lucía nos explica también que los visitantes que acudan a la ciudad podrán llevar como costaleros al Cristo.

 

20220319_121804 ancianaFoto: angelaGonzaloM

 

En Puente Genil, se preparan con una curiosa estampa de la imaginería popular. La vieja cuaresmera, que sostiene en una mano el bacalao  y en la otra una cesta de arenques y verduras, los alimentos típicos de las semanas de ayuno anteriores al lunes de pasión. De su falda sobresalen siete patas, que son un calendario cuaresmal, que se van escondiendo una a una cada sábado tras los desfiles por la ciudad al compás de pasodobles de la banda de música del Imperio Romano, hasta llegar al Sábado Santo.

También se escuchan tambores en Alcalá la Real, la única ciudad jienense de la ruta. Cuna de los imagineros Juan Martínez Montañés y Pablo de Rojas cuenta con ocho procesiones cronológicas y se distingue del resto porque en la procesión del Jueves Santo la hermandad de los apóstoles y los discípulos realizan el simulacro de la Santa Cena, procesionando con la mesa del sacrificio, mientras la hermandad del Señor del Ecce Homo saca su cuadro del flagelado, entre penitentes que desfilan con caretas o rostrillos que cubren la cara.

 


Escuchar otros temas relacionados

 

 


 

@angelaGonzaloM
@Viaje_Itaca
Instagram: angelaGonzaloM
Programas RNE-R5 
10.000 lugares para viajar con Ángela Gonzalo
Spotify 
10.000 lugares para viajar
Ivoox: angelaGonzaloM

Categorías: Actualidad , Religión , Viajes

Ángela Gonzalo del Moral   30.mar.2022 12:41    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Viaje a Ítaca

Bio Viaje a Ítaca

Un viaje nunca se acaba. Queda grabado en el recuerdo, se vuelve a él al ver una película, al leer un libro, al escuchar unas notas musicales, al mirar una fotografía, al saborear una bebida, al disfrutar una comida o cuando el país salta a la actualidad por algún acontecimiento específico. El viajero mantiene siempre un nexo interno con el lugar que un día conoció.... y trenza un vínculo con el nuevo destino que empieza a imaginar. La visita a cualquier lugar, cercano o lejano, tiene tres fases. En la etapa de preparación se sueña, en la del viaje se disfruta lo imprevisible y a la vuelta se reinventa la aventura..... Con los cinco sentidos alerta, anhela que la experiencia sea lo más enriquecedora posible.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios