27 posts con categoría "Religión"

Westminster y Windsor: panteones de la realeza británica

 

AFP_32JK9DN_af85dFoto: Ben Stansall / AFP

 

La abadía de Westminster es uno de los edificios más emblemáticos para Isabel II. También un símbolo de solemnidad. En ese templo se casó el 7 de noviembre de 1947 y fue coronada seis años más tarde. A lo largo del siglo XX, en su interior se han celebrado los funerales de los reyes Eduardo VII, Jorge V, Jorge VI, el padre de la monarca fallecida y de su madre, Isabel Bowes-Lyon, hace 20 años.

El histórico edificio también acogió el matrimonio de su nieto Guilllermo, el actual heredero a la corona, y el funeral de su madre Diana de Gales, hace 25 años. Sin olvidar la multitudinaria despedida de Lord Mountbatten, asesinado por el IRA . El último funeral, el de Felipe de Edimburgo y este lunes el de la reina Isabel II.

Considerada como catedral de Reyes está relacionada con la realeza británica desde 1066, cuando coronaron a Guillermo el Conquistador. Desde el siglo XI ha acogido la coronación de todos los reyes ingleses, dieciséis bodas reales y varios funerales de Estado. En su interior están enterrados 17 monarcas. Las tumbas reales son impresionantes, entre las que se encuentran las de Enrique IIIEduardo IEduardo IIIEnrique V, junto al trono de coronación y Ricardo II

 

Coronation_Chair_and_Stone_of_Scone

Foto: Wikipedia

 

Originalmente la abadía era un pequeño monasterio que la orden benedictina había levantado junto al río Tamesis. El arzobispo de Canterbury bendijo su edificación en el año 960, sobre una pequeña iglesia anterior. En el centro de la capilla de los reyes está el  Eduardo el Confesor, fundador de esta abadía declarada Patrimonio Mundial de la Unesco en 1987, junto con el palacio de Westminster, sede del Parlamento británico. 

Hasta 1996 se conservó en su interior el trono de madera en el que se habían coronado todos los reyes desde el año 1308. La Coronation Chair estaba junto al altar y ha dejado un lugar vacío después de 700 años. A finales del siglo XX la Piedra de Scone fue devuelta a Escocia. Denominada también la Piedra del Destino dice la leyenda que fue utilizada por Jacob para apoyar la cabeza mientras soñaba con la Escalera de Jacob.

Se trata de un bloque de piedra de arenisca, que se empleaba en la coronación de los reyes escocese hasta que en el siglo XIII Eduardo I de Inglaterra la llevó a la abadía londinense como botín de guerra. Los escoceses se han comprometido a devolverla a Londres para las ceremonias de coronaciones de los monarcas británicos.

 

Itain_Queen_Culture_89111_d3a13

 

Westminster es símbolo para Inglaterra y un ejemplo del boato que rodea su historia allí reposan los restos de personajes ilustres del país como Isaac Newton, Charles Darwin, David Livinsgton y en el transepto sur encontramos la esquina de los poetas donde se rinde homenaje a otros literatos. Entre ellos se recuerda a Charles Dickens, William Shakespeare, Oscar Wilde, las hermanas Brontë, George Elliot o el compositor Frederick Häendel. Otra esquina importante es la de los científicos y exploradores, la mayoría de ellos de los siglos XVIII y XIX. En total 3.300 tumbas y lápidas. 

En la Sala Capitular, que rodea los claustros del siglo XIV, se reunía el Parlamento desde finales del siglo XIII y refleja la arquitectura de los monasterios medievales londinenses. el Undercroft Museum o Museo de la Cripta y la Pyx Chambre, son otros lugares interesantes. En esta último se guardan los tesoros de la liturgia. 

El templo de estilo gótico acoge desde 2018 una vidriera contemporánea del artista David Hockney, denominada la ventana de la reina. Sirvió para conmemorar el reinado de Isabel II y representa una escena campestre de la monarca. Cerca de la entrada está la tumba del soldado desconocido que se colocó al finalizar la Primera Guerra Mundial y donde los mandatarios de todo el mundo rinden homenaje durante sus visitas oficiales.   

Tras su funeral, la abadía de Westminster se prepará para la coronación de un nuevo rey británico.... Carlos III.

 

Capilla de San Jorge, panteón real

 

1280px-Castell_de_Windsor_-_Capella_de_Sant_JordiFoto: Josep Renalias / Wikipedia

 

En las entrañas del castillo de Windsor descansarán los restos mortales de Isabel II. Allí están enterrados todos los reyes británicos desde el siglo XVIII. Sus padres Jorge VI, Isabel Bowes Lyon, y su hermana menor, la princesa Margarita. Ambas fallecidas en el año 2002. La monarca será enterrada junto a su esposo Felipe de Edimburgo fallecido en 2021. el espacio se denomina memorial a Jorge VI, un anexo de la denominada Capilla de San Jorge del castillo de Windsor, que se construyó debido a que falta espacio para continuar con las tumbas de los últimos monarcas.

Otros familiares enterrados en esta cripta son Eduardo VII y la reina Alejandra, Jorge V y la reina María, Jorge III y la reina Carlota, Jorge IV y los reyes Guillermo IV y Adelaida. También está la osamenta de Enrique VIII y el cadáver decapitado de Carlos I. 

 

88347007_2988099044545160_6783702133075083264_nFoto: Facebook Saint Georges

 

Situado a una hora de Londres el catillo de Windsor es uno de los primeros en ser utilizado como residencia real, ya en el siglo XI. Construido sobre un montículo sus inicios tuvieron un carácter defensivo y fue reconstruido tras un incendio hace 30 años.

Aunque ha sido el hogar de unos 40 monarcas, a diferencia del londinense Buckingham Palace, el edificio se puede visitar parcialmente por sus jardines exteriores, patios y murallas. También se visitan los Departamentos de estado, siempre y cuando no está residiendo algún miembro de la familia real; la Casa de Muñecas de la Reina María, construido a principios de la década de los años 20 y la capilla de San Jorge, donde están enterrados 11 reyes ingleses.

 

@angelaGonzaloM
@Viaje_Itaca
Instagram: angelaGonzaloM
Programas RNE-R5 
10.000 lugares para viajar con Ángela Gonzalo
Spotify 
10.000 lugares para viajar
Ivoox: angelaGonzaloM

Categorías: Actualidad , Religión , Viajes

Ángela Gonzalo del Moral   19.sep.2022 09:30    

Navegar por los ríos Sarthe y Mayenne en Francia

 

20220624_104152Foto: angelaGonzaloM

 

Los calores sofocantes de este verano nos llevan a buscar un destino refrescante en el oeste de Francia: los ríos Sarthe y Mayenne, afluentes del Loira. Aunque menos que él, también cuentan con varios castillos  y ciudades históricas. Sus dos ciudades más importantes son Le Mans, en el Sarthe, y Laval en el Mayenne.

 Navegando por ellos podemos disfrutar de la naturaleza con sus orillas de flora asilvestrada, sus abadías y castillos que parecen controlar nuestro paso desde su omnipresente silueta y su historia de siglos, o los pueblos, que con la mirada más humilde nos invitan a pasear por sus calles y plazas para descubrir sus pequeñas historias, algún que otro personaje o una gastronomía con personalidad propia.

 

 

No es necesario tener carnet de conducir, ni de capitán si se alquila un barco para varios días disfrutando en familia o con amigos de unas jornadas tranquilas desembarcando en los pueblos de la ribera o atravesando las esclusas. "Antes de partir, en el muelle, durante una hora, ofrecemos unas instrucciones para adaptarse al río", porque como nos dice Raphaël Pierre, cogerente de Anjou navigation junto a su mujer, "se trata de olvidar el estrés y viajar relajado, para eso son las vacaciones".

Antes de coger nuestro barco, hemos querido tener un primer contacto con un aperitivo crucero por el río. Jean-Yves Lucotte es el capitán de La soñadora de San Nicolás. Una vieja barca arenera o toue sablière tradicional. Se le llama así porque como el fondo del río no permitía la navegación, desde la orilla debían "estirar" de la nave para poder recoger la arena del fondo del río. La arena se convirtió en una fuente de ingresos muy importante a partir de Luis XIV, porque se utilizaba para la elaboración de vidrio y cerámica.

 

20220623_115636Toue sablière tradicional.   Foto: angelaGonzaloM

 

Esa misma riqueza era un impedimento para la navegación. Las cantidades ingentes de arena, sable en francés, que había en el fondo del río lo hacía impracticable para navegar, por eso se utilizaban estas pequeñas embarcaciones de muy poco calado.

En el Sant Nicolás surcamos un tramo de las aguas del Sarthe, alrededor de la ciudad de Le Mans,  famosa por sus carreras de coches, pero que vive en un ambiente apacible durante el resto del año. Junto al río aparecen fachadas pintadas por artistas locales y cuando paseamos por sus calles nos encontramos con la impresionante catedral de San Julián. Uno de los edificios más grandes del gótico-románico francés.

 

Le Mans, la ciudad tranquila

 

20220623_144231Foto: angelaGonzaloM

 

Construida en el barrio antiguo de Plantagenê entre el siglo XI y XVI, se encuentra junto a las murallas romanas del siglo III, que todavía conservan la mitad de su lienzo. Llamada la ciudad roja, por la piedra que se utilizaba para la construcción de sus pisos, pasear por la ciudad vieja es un lujo, entre casas de entramado de madera y buhardillas de pizarra.

La catedral es como un barco vigía que siempre mira al río Sarthe. La verdad es que la historia arquitectónica no le ha hecho mucha justicia y ha ensalzado otros edificios similares como Reims o incluso Chartres, con la que comparte una de las mejores vidrieras medievales del mundo y el mismo taller de escultores en la puerta real.

 

20220623_152155Foto: angelaGonzaloM

 

Cruzamos las puertas gemelas de su pórtico  para encontrarnos con una nave central de 134 metros de largo. En el interior podemos comprender mejor la idea de esos siglos cuando Dios era un ser lejano que iluminaba el mundo, una luz que debía entrar en las iglesias. Fue el principio del estilo gótico, con edificios majestuosos, luminosos y para gloria de Dios. A final del XV se destruye una parte del edificio para ampliar el recinto, pero se quedaron sin dinero y no pudieron acabarla.

La catedral de Le Mans tiene una particularidad que se puede ver en los arbotantes. Isabelle Leone-Robin nos dice que forman una Y  de dos arcos que son únicos en Francia y en Europa. También tiene un doble deambulatorio porque las reliquias de san Julián atraían a muchos peregrinos a la ciudad. Curaba las enfermedades graves y las oculares.

Una de sus joyas es la capilla de la Virgen o de los Ángeles. Son 47 figuras con las alas desplegadas pintadas sobre fondo rojo, que brindan un concierto a los visitantes que son capaces de escucharlos. Sandra Rubio, especializada en turismo, nos descubre un instrumento que está dibujado en la bóveda. "Hay un ángel que toca un tablero de ajedrez, lo que no se sabe es cómo se tocaba. Podía ser como un piano, con teclas blancas y negras, o una especie de arpa, con cuerdas en la parte posterior".

Algunos ángeles sostienen partituras con notaciones de canto gregoriano y la mayoría otros instrumentos musicales de la época como cítaras, arpas o violines curvados.

Canto gregoriano en Solesmes

 

20220624_111309Foto: angelaGonzaloM

 

Canto gregoriano que, esta vez sí, podemos escuchar en directo en  la austera y majestuosa abadía benedictina de San Pedro de Solesmes, junto a Sablé-sur-Sarthe.  Se encuentra río abajo, con una historia de más de 8 siglos fue siempre un priorato modesto con una comunidad permanente de  doce monjes. El 12 de octubre de cada año leen la carta de fundación del edificio en el año 1010. 

Cada tarde se puede asistir a un oficio en canto gregoriano. El visitante verá dos partes diferenciadas, la nave de los fieles y el coro de los monjes. Las notas de las oraciones parecen perderse entre las figuras de dos conjuntos escultóricos de los siglos XV y XVI situados a ambos lados del transepto. Son los “Santos de Solesmes”.  La capilla del transepto norte está dedicada a la sepultura de la Virgen  y la sur a la de Cristo.

 

20220624_164423Foto: angelaGonzaloM

La exuberante iconografía y el movimiento de las figuras recalcan la belleza de las dos obras.  Entre la infinidad de figuras destaca Nuestra Señora de la dormición, la gran prostituta de Babilonia, la mujer del Apocalipsis, el rey David, Jesús ante los doctores de la ley y santos por doquier. En la parte alta de la tumba de Nuestro Señor, en el transepto sur consagrado a la pasión y muerte de Cristo, destaca una cruz vacía.

Uno de los momentos de máximo esplendor de la abadía fue en el siglo XII, con la llegada de una reliquia de la Santa Espina recogida en oriente por el señor de Sablé. Eso hizo que Solesmes se convirtiera en una casa monástica con una amplia comunidad y mucha actividad, superior a los prioratos de la época que tenían funciones más bien administrativas del territorio y habitualmente contaban con una comunidad de monjes reducida al mínimo.

 

La loza de Malicorne

 

20220624_152112

 

Durante más de 250 años la arcilla de Malicorne se ha utilizado para fabricar loza. Una aleación de tierra y esmalte, trabajada por el agua y el fuego y moldeada por las manos del hombre. Preparada, lavada de sus impurezas y almacenada durante dos años en las bodegas, la arcilla se convierte en una pasta lisa que luego será torneada, moldeada, calibrada y estampada.

Después la pieza se decora con elementos en relieve o calados.... la especialidad de esta población del departamento de Sarthe. Tras un secado lento se cocina a más de 1.000 grados para sumergirlo en un baño de esmalte.

Más tarde, y utilizando diferentes óxidos metálicos, el pintor dibujará con su pincel paisajes, flores, mariposas, escenas cotidianas y tras una segunda cocción a más de 900º, el esmalte se vitrifica. Los hornos eran espectaculares. Todo eso se puede conocer en el Malicorne Espace Faïence, ubicado en una antigua fábrica de gres del siglo XIX. En la actualidad en esa población hay otras dos fábricas en funcionamiento.

 

20220624_120311Foto: angelaGonzaloM

 

Muchos productos de esta zona se cocinan a fuego lento. Como las fantásticas galletas sablé, que elaboran en una pastelería tradicional: Maison Drans, en Sablé-sur-SartheEvelyne Chaignon nos explica que mantienen la receta de los fundadores del negocio, hace 90 años, y se realizan con la omnipresente mantequilla, -en este caso salada-, harina, huevos de ave criadas al aire libre y sin aditivos.  Ahora ya con variedades de nueces, té Earl Grey, limón y pepitas de chocolate o caramelo.

El origen de estos dulces enfrenta a Normandía y Sablé-sur-Sarthe. Estos últimos aseguran que la marquesa de Sévigné ya los menciona en 1670, porque estaban presentes en el salón del Gran Conde y más tarde lo dió a conocer en la corte de Versalles.

 

Más de 280 kilómetros de navegación fluvial por los ríos del Oeste

 

20220624_105435_01Foto: angelaGonzaloM

 

En Angers confluyen los dos afluentes del Loira.

Nos despedimos del Sarthe para dirigirnos al Mayenne. Raphaël Pierre nos explica la diferencia entre ambos. "El Sarthe está rodeado de más arquitectura histórica con castillos y abadías o las fábricas de loza de  Malicorne, mientras en el Mayenne se puede disfrutar más de la naturaleza".... y de las Guinguettes, unos pequeños restaurantes situados junto a los ríos donde, aunque llevemos comida en el barco, se puede amarrar cerca para disfrutar de un almuerzo o cena, escuchar música y encontrarse con la gente del lugar u otros compañeros de navegación.

Seguimos nuestro viaje fluvial por el Mayenne..... Navegamos al ritmo de los pasos de las esclusas descubriendo bellos paisajes, pueblos con carácter o ciudades tan históricas como Laval, una ciudad de artistas.

Las Rivières de l’Ouest, los ríos del Oeste, es el mayor conjunto de ríos navegables de Francia, con 283 kilómetros repartidos entre cuatro ríos: el Loira, Anjou, Mayenne y Sarthe.

 

 

 

@angelaGonzaloM
@Viaje_Itaca
Instagram: angelaGonzaloM
Programas RNE-R5 
10.000 lugares para viajar con Ángela Gonzalo
Spotify 
10.000 lugares para viajar
Ivoox: angelaGonzaloM

 

Ángela Gonzalo del Moral   28.jul.2022 18:33    

Saboreando el viejo San Juan de Puerto Rico

 

20220612_204522Foto: angelaGonzaloM

 

Puerto Rico es la menor de las Antillas mayores y no es la única contradicción que viven los puertorriqueños. Son un país sin estado y tienen tanta influencia en Estados Unidos, como ese país en su vida. Es una isla bilingüe y a pesar de que los taínos fueron sus primeros habitantes beben de la tradición hispanoafricana.

Tierra de vientos, en sus aguas podemos encontrar bahías bioluminiscentes y una sorprendente selva tropical húmeda. Tierra de salsa, defiende la bomba, como seña de identidad musical.

Los españoles la bautizaron como San Juan Bautista y la capital Puerto Rico, pero con el tiempo intercambiaron los nombres. Todas estas dualidades han marcado la historia de este país caribeño, que vamos a conocer hoy a través de su capital: San Juan de Puerto Rico.

 

20220614_165925Foto: angelaGonzaloM

 

Hace 500 años, Juan Ponce de León fue el primer gobernador de la isla, a la que Cristobal Colón llegó en 1493 y  es la única colonia española en el continente americano que nunca ha sido país independiente. Consiguió ser provincia española en 1897 pero solo le duró un año, hasta la guerra hispano-estadounidense de 1898 y el Tratado de París obligó a cederla al vencedor, que implementó una nueva situación para los puertorriqueños, y más tarde quedó como un estado libre asociado, que hace que culturalmente sean un país, pero sin independencia política.

 

 

 

Pero Puerto Rico tiene una importante riqueza cultural y se ha convertido en un puente multifacéticos con varios arcos interconectados: con España, el Caribe, América Latina, África y Estados Unidos. Ese es sin duda su gran vínculo al que denominan migración circular que les permite la ciudadanía estadounidense. Las remesas de su diáspora son culturales más que económicas.

Como nos recuerda Raquel Torres, curadora pedagógica de la pinacoteca, Puerto Rico se desplaza más allá de fronteras geográficas. "Puerto Rico no se limita a un espacio geográfico en términos de infuencia cultural, histórica, económica, social histórica, porque tenemos una multidiáspora en Nueva York, Chicago, Florida, Europa y otros países latinoamericanos, con una efervescencia cultural impresionante, que permite que los puertorriqueños se lleven lo que está pasando acá, lo plantean allá y recogen las ideas de esos países para volverlo a traer a nuesdtro territorio. Por eso -dice Torres- nuestro arte, en todas sus variantes, es tan rico y variado y ejemplo claro de cómo el arte se enriquece debido a que podemos salir y entrar del país".

Toda esa diversidad se puede descubrir y compartir en el museo de Arte de Puerto Rico, situado en el barrio de Santurce. 

 

20220612_103833Foto: angelaGonzaloM

 

Otro de los puntos de interés del Museo de Arte de Puerto Rico es la galería taller Cecilia Orta, una migrante en Carolina que  en 1950 fundó la galería rodante para futuros artistas. Descubría talentos y sus capacidades exponiendo sus obras por diferentes municipios.

Además hay un jardín con obras de artistas contemporáneos y una colección de cuadros sobre los diferentes paisajes puertorriqueños. Uno de los más atractivos para los artistas es el barrio de la Perla y sus humildes viviendas de llamativos colores.

 

Cinco siglos de historia en el viejo San Juan

 

20220614_191630Foto: angelaGonzaloM

 

Paseamos por el viejo san Juan, patrimonio de la humanidad que acaba de cumplir 500 años. Un ejemplo claro del patrón constructivo establecido en las colonias españolas. La ciudad se organiza en torno a una plaza mayor, la plaza de Armas, donde se instalan los edificios de poder, como el palacio virreinal, el sistema judicial y la catedral, con el altar orientado al este. En las calles aledañas, las residencias de los principales cargos políticos y militares y una zona comercial. 

Todas las calles eran rectas y orientadas hacia la puerta de la ciudad para facilitar la vigilancia y los refuerzos militares en caso de ataque. Pablo García nos explica como los conquistadores adaptaron el entramado de la ciudad a la climatología, marcada por los vientos. "Cuando construyeron la ciudad en el código de Indias se recoge este elemento y se establece que las calles que corren de este a oste son algo más anchas que las que van de norte a sur, para maximizar el flujo del viento que va de este a oeste". 

Y añade que como en otras ciudades coloniales, las órdenes religiosas tenían un papel concreto en la conquista del territorio. "Las órdenes monásticas tenían una función bastante militar. Los franciscanos eran los adelantados y se adentraban en el territorio para realizar mapas, los de san Jerónimo realizaban tareas administrativas y la orden de san Jorge dirigía las construcciones"

Recorremos esta ciudad llena de historia y encanto, con sus calles adoquinadas, sus plazas, iglesias, coloridas casas coloniales, sus balcones y patios interiores.

 

20220612_174542Foto: angelaGonzaloM

 

Recogida por sus murallas y defendida por dos fuertes, el de San Felipe del Morro da la bienvenida a todos los barcos que se acercan por la bahía y junto a él se encuentra el sorprendente cementerio marino. Están enterrados artistas, escritores y políticos. Destaca la de Gerardo Diego, uno de los miembros de la Generación del 27. 

En el fuerte de San Cristóbal, uno de los sistemas de defensa más importantes construidas por los colonizadores, encontramos la emblemática garita, que se ha convertido en el símbolo de la ciudad y del país.

Caminamos por sus empinadas calles, por sus adoquines de escoria de hierro que llevaron los galeones españoles desde Liverpool y que en la actualidad es un auténtico rompecabezas para los conductores, doblegados por  el paso del tiempo y de los vehículos.

 

20220612_181711Foto: angelaGonzaloM

 

Le dan un color plateado al pavimento, mientras sus casas de coloridos amarillos, verdes o naranja pastel ahondan en el cromatismo del viejo San Juan. En este viaje al pasado caminamos desde la plaza Colón hasta el Fuerte de San Cristobal, pasando por el antiguo casino, el paseo de la Princesa, la catedral de San Juan, la segunda más antigua del continente, fundada en 1520, mientras que la calle Fortaleza es la más antigua de la ciudad.

Hasta que llegamos a la capilla del Santo Cristo de la Salud y la Rogativa. Es una de las paradas obligadas en la ciudad vieja. Una puerta de grandes dimensiones y en el interior un retablo de plata repujada del pintor José Campeche con exvotos, vírgenes, santos y crucifijos.

A su lado el parque de las Palomas, que ocupa el lugar de un antiguo bastión defensivo de la muralla. desde donde se puede ver el puerto desde la muralla, también hay lugares para probar la gastronomía típica.

 

20220612_174127Foto: angelaGonzaloM

 

En el Tetuán Old san Juan, junto a la colorida casa estrecha, se puede disfrutar de una bebida auténtica: el Monchito. Una mezcla de piña colada, bacardí, coco cocinado en el horno y con hielo. Adelaida Núñez nos aclara que el nombre de Monchito se lo dió el creador de esta bebida porque se llamaba Ramón, que en Puerto Rico son popularmente conocidos con el apelativo de Moncho.

También nos habla de otras cócteles como el coquito, una bebida cremosa de coco, leche de coco, crema de coco y canela o el cocotazo, con curaçao  coco y piña, mientras, Keven nos prepara un mojito.

La variedad de bebidas puertorriqueñas van más allá de la piña colada y el ron…. El T Sunrise, tequila con  licor de cerezas y naranja; la brisa caribeña; el pitorro -un aguardiente o  la cerveza típica Las Medallas.

Degustando la gastronomía puertorriqueña

 

20220612_174910Foto: angelaGonzaloM

El arroz, habichuelas, bacalao, carnes de res y de cerdo, maíz y viandas, son la base de la gastronomía puertorriqueña. El historiador Luis Miguel Ortiz Cuadra, recoge en su libro Puerto Rico en la olla la historia de la gastronomía y cultura alimentaria de la isla. Donde se plantea porqué los boricuas comen lo que comen y no otras cosas. De sus investigaciones bebe el proyecto gastronómico-turístico The Spoon Experience.

Pablo García, es uno de sus guías y durante el recorrido por diferentes lugares de la ciudad se encarga de maridar comida y cócteles. "Somos los portadores de esta información  genuina y riquísima en sabores, y ahora nosotros compartimos con nuestros invitados la experiencia de la historia y la cultura de la ciudad amurallada a través de esa herencia gastronómica y ese intercambio colombino y boriquen".

El crisol de culturas de la isla han influido en la cocina puertorriqueña, donde se mezclan platos taínos, los que aportan los pueblos indígenas del Caribe, los productos españoles y otras influencias culturales como la africana o la latinoamericana.

En esta original propuesta se disfruta  plácidamente de la arquitectura colonial  mientras se degusta algún plato típico en los patios de edifciios históricos como El Convento o el Palacio Provincial.

 

20220612_181914Foto: angelaGonzaloM

Allí Sergio nos prepara Cevechi de mahi mahi con parcha o maracuyá, lima, limón y china, que le da un gusto más tropical.  Eso sí para conocer los productos que han incluido hay que echarle mano al diccionario gastronómico puertorriqueño.

Una forma de saborear las bebidas puertorriqueñas es callejear por el Viejo San Juan a partir del anochecer- que no suele ser muy tarde. Hay muchos lugares para elegir, modernos, tradicionales, extravagantes como el Aquí se puede, con sus cócteles artesanales, sabrosa comida y su ambiente hípster, el Taberna Lúpulo, que mantiene el orgullo de que cualquier cerveza nativa o importada, se exhibe primero allí,  el Aquí se puede o el Deavurdura, un local más relajado donde tomar jugo de frutas.

 

20220612_210942Foto: angelaGonzaloM

 

Y por encima de todos ellos el bar de cócteles más renombrado de Puerto Rico. La Factoría, con su laberinto de habitaciones, zonas con diferentes estilos musicales y singulares decoraciones. Ocupa el número 12 de los 50 mejores bares de América del Norte.

La capital puertorriqueña es un excelente punto de partida para conocer una isla que guarda muchas sorpresas. Más de las que os podéis imaginar.

 

@angelaGonzaloM
@Viaje_Itaca
Instagram: angelaGonzaloM
Programas RNE-R5 
10.000 lugares para viajar con Ángela Gonzalo
Spotify 
10.000 lugares para viajar
Ivoox: angelaGonzaloM

Categorías: Gastronomía , Música , Religión , Viajes

Ángela Gonzalo del Moral   23.jul.2022 02:14    

Manresa e Ignacio de Loyola, una estrecha relación que cumple 500 años

 

20220526_163949Foto: angelaGonzaloM

 

Cuando Ignacio alcanzó la colina de la Santa Creu, el 25 de marzo de 1522, llegaba con el alma atormentada, y todavía no sabía que su vida iba a experimentar un auténtico terremoto vital. Dejaba atrás Montserrat y ante él, sobre el Puig Cardener se mostraba exultante la Seu de Manresa, y una ciudad que, como él, también estaba transformándose y experimentaba una efervescencia económica y social.

Pensaba quedarse solo unas semanas, pero al final serían once meses transformadores, de continuos cambios interiores.

 

 

A sus 30 años, Ignacio de Loyola, con una cojera que le había dejado una herida en la batalla de Pamplona, había caminado 700 kilómetros, desde su Azpeitia natal, en busca de una vida nueva y con la idea de llegar a Jerusalén desde Barcelona. Ese mismo recorrido se ha convertido en ruta ignaciana, que a través de 27 etapas atraviesa cinco comunidades autónomas del noreste peninsular.

Para él, la etapa más importante y decisiva de ese recorrido fue Montserrat.

 

20220526_103011

 

Laia Puig miembro del equipo Manresa 2022 nos explica que hace 500 años Ignacio de Loyola llegó a la tercera ciudad de Catalunya en aquella época, con unos 5.000 habitantes. Una urbe medieval en plena expansión de la arquitectura gótica que lo acogió. Todavía mantiene algunos de los lugares que también le influyeron en ese momento místico y que fueron la guía espiritual de la futura Compañía de Jesús.

El ayuntamiento de esta población catalana ha documentado y señalizado 22 localizaciones relacionadas con el fundador de la orden de los jesuitas. Los tres puntos ignacianos indiscutibles son la cueva, la Seu y el convento de los dominicos, hoy convertido en el espacio Manresa 1522.

Joan Calmet , concejal de turismo y promoción nos dice que el resto de lugares no ha sido difícil de localizar, porque todo lo documentaba y lo dejaba por escrito.

 

20220526_101349Vista de la Seu de Manresa desde la Cova. Foto: angelaGonzaloM

Ignacio escoge una de las múltiples grutas naturales excavadas en la roca para rezar. Junto a él vivían varios ermitaños. Con el paso de las semanas y con las omnipresentes siluetas de Montserrat y la basílica manresana comenzó a redactar los Ejercicios Espirituales.

Ese es actualmente el lugar ignaciano por excelencia. La Cova o Cueva, un edificio situado en el Puig de Sant Bartomeu, obra de Joan Martorell de 1894, en estilo barroco catalán, que acoge el santuario y el Centro Internacional de Espiritualidad Ignaciana, todo un símbolo para los miembros de la orden religiosa y donde paisaje y arquitectura se  fusionan.

Recibe más de 30.000 peregrinos, fieles, seguidores jesuitas o exalumnos a lo largo del año que quieren entender y experimentar como era el lugar hace cinco siglos. Ver lo que veía cada día el fundador de la Compañía de Jesús. En el interior la pequeña capilla conserva la piedra original de la cueva: una gruta sobre el río Cardener excavada por la erosión fluvial. 

Desde el siglo XVII hay un retablo de alabastro de Joan Grau con el relieve de la figura del santo escribiendo los Ejercicios Espirituales.

 

La cova, el orígen de un proceso de cambio

 

20220526_102425Foto: angelaGonzaloM

 

El peregrino o visitante cruza una puerta de 1625 y después de disfrutar de los nueve medallones de Josep Sunyer que representan escenas de la vida de San Ignacio, se encuentra con las vidrieras de Maumejean y los ángeles de bronce de Josep Llimona. Otro artista, el jesuita esloveno, Marko Rupnik, al que denominan el Miguel Ángel del siglo XXI, ha realizado unos mosaicos en los laterales de la iglesia principal con más de 90 rostros que dialogan entre sí y representan escenas bíblicas y de la vida del santo.

"He utilizado el mosaico porque lo utilizaban los primeros cristianos y porque los padres de la Iglesia decían que dentro de la materia del mundo hay un código y si la abres encuentras descubres el enigma", explicaba Rupnik poco antes de terminarlos en julio de 2021. Esta remodelación del interior del Santuario se enmarca en la celebración de Ignatius 500.

 

20220526_103614Mosaico de Marko Rupnik. Foto: angelaGonzaloM

 

El artista jesuita explica que eso es también lo que le pasó en Manresa a Ignacio, "que encontró el código de una nueva vida". Le llama un espacio para el encuentro, donde se encuentran las personas entre ellas y el peregrino con Dios. Igual que  la Compañía de Jesús se extendió por el mundo, las piedras utilizadas representan a muchos lugares del planeta. Las obras artísticas están montadas e iluminadas de de tal manera que no existen las sombras.

No eran mosaicos, pero Ignacio de Loyola contemplaba los retablos de la Basílica de Manresa. Uno de los más valiosos es el del Espíritu Santo, lo financió el gremio de curtidores.

 

20220526_110347Retablo del Espíritu Santo en la basílica de Manresa. Foto: angelaGonzaloM

 

Ignacio pasaba horas visitando la Seu de Manresa, de estilo gótico. Fue construida encima de otra románica anterior y levantada por el arquitecto Bernat de Montagut que también construyó la catedral de Mallorca, Santa María del Mar en Barcelona y otra iglesia en Manresa. Eso muestra el potencial económico de la ciudad catalana en la Edad Media. La iglesia colegiata, basílica y parroquia de Santa María sigue siendo el emblema de la ciudad.

Acompañamos a Ignacio por los lugares más importantes de la Manresa que lo acogió. Nos adentramos por una calle empedrada que ha quedado estancada en la época medieval. Ni siquiera tenemos que imaginarnos como era aquella calle. Pisar sus callejones en el siglo XXI es un auténtico viaje en el tiempo. Es un magnífico ejemplo del urbanismo de aquella época.

 

20220526_113547Foto: angelaGonzaloM

Por sus callejuelas estrechas, desiguales y sinuosas siguiendo el tazado un barrancal se metía por debajo de las viviendas aprovechando cualquier espacio, debía vagar el futuro religioso Ignacio para pedir limosna o hablar con los comerciantes y representantes de gremios, o simplemente para encontrar un ambiente de bullicio que le ayudara a decidirse, a contrastar realidades.

El momento de esplendor de la Manresa medieval fue el siglo XIV cuando se comenzaron a construir la iglesia gótica de la Seu, los puentes viejo y nuevo, el Hospital de Sant Andreu, la Acequia, una de las obras de ingeniería medieval más relevantes de la Europa de aquellos siglos.

Todos esos edificios conformaban la ciudad que vivió su ilustre personaje. Un patrimonio que todavía se mantiene. No ocurre lo mismo con el convento de los dominicos donde iba a diario a rezar con su confesor.  Allí vivió momentos de dudas, penitencias y ayunos, que provocaron que enfermera e incluso pensara en suicidarse.

 

20220526_125348

 

Situado en el centro de la ciudad fue bombardeado en 1936. Durante la Guerra civil se destruyeron 6 de las 7 iglesias que existían. Actualmente hay una plaza y en el claustro un teatro y un museo.

También encontramos el Espacio Manresa 1522, convertido en un lugar de información para los visitantes y en donde se ha recopilado todas las obras fundadas por los jesuitas con el nombre de la ciudad. Joan Calmet recuerda que son más de 70.

Casi un año después de su llegada, Ignacio pudo viajar a Barcelona para seguir su camino de conversión hacia Roma. Decía que ese tiempo había sido una especie de noviciado en las cosas del espíritu.

En realidad nunca dejó Manresa porque la ciudad sigue manteniendo su legado humano mediante la ruta ignaciana que la conecta con otras 26 poblaciones del noreste español y la casa espiritual más querida de los jesuitas: la cova, que la conecta con el mundo. 

 

@angelaGonzaloM
@Viaje_Itaca
Instagram: angelaGonzaloM
Programas RNE-R5 
10.000 lugares para viajar con Ángela Gonzalo
Spotify 
10.000 lugares para viajar
Ivoox: angelaGonzaloM

Categorías: Actualidad , Religión , Viajes

Ángela Gonzalo del Moral   19.jun.2022 23:48    

Formentera, la isla de la tranquilidad

 

FQ27JruXwAAux0dFoto: Twitter @visitformentera

 

Formentera, la pequeña de las Pitiusas, es conocida por sus playas de arena blanca bañadas por aguas cristalinas de color turquesa. Además tiene lagos, salinas, cuevas, bosques de sabinas y pinos y una obsesión primordial por mantener la posidonia, que es la que le da ese color y transparencia al agua del mar. Es Arenals o Migjorn, al sur tienen unas playas de aguas poco profundas y perfectas para disfrutar en familia.

Ses Illetes es uno de los mejores arenales de Europa y comparte con Ibiza el parque natural de Ses Salines. Otro de sus lugares emblemáticos son los faros de Cap de Barbaria, el punto mas al sur de las Islas Baleares y La Mola, al este, sobre un acantilado que se eleva unos 120 metros sobre el mar.

 

Maravillas del mar

 

FQILjwlXEAAMkrzFoto: Twitter @RVEDIPRESS

 

La pradera de posidonia oceánica es la joya de la corona  de las Pitiusas, formadas por Ibiza y Formentera. En 1999 se estableció la “Reserva Marina de Es Freus de Ibiza y Formentera” para preservar el entorno. Es un lugar idóneo para bautizos de submarinismo. Las personas con más experiencia que opten por la inmersión tienen diez lugares para practicar diferentes especialidades y pueden observar rayas, caballitos de mar, pastinacas, arañas, morenas, congrios, crustáceos, moluscos o disfrutar con las cuevas submarinas .

La posidonia mantiene la calidad del agua y le aportan unos fondos marinos muy ricos. Permite una magnífica visión a mucha distancia y profundidad por lo que muchos buceadores consideran que son unos de los mejores del Mediterráneo. No solo es un paraíso para los buceadores, sino también para los amantes de la fotografía subacuática.

 

 

 

Muchos turistas prefieren el snorkeling, que permite llegar a muchas zonas marítimas o nadar entre Cala Saona y Espalmador. Para los que prefieren tomar el sol tienen muchas playas para elegir, con el añadido que si sopla el viento se puede cambiar en pocos metros de un lado a otro de la isla. Una de las dos vertientes está cobijada del viento. Lo mejor para eso es consultar los teléfonos de meteorología de la isla, que informan en cada momento de la situación meteorológica.

Además hay muchas zonas mixtas donde se puede practicar el naturismo. Las playas más familiares son Levante, Espalmador, Ses platgetes, Sa Roqueta y zonas de Migjorn, de 5 kilómetros de largo, que abarca todo el gran arco sur de la isla, con su característica media luna.

Otro de los rituales de esta isla  de 83 kilómetros cuadrados es contemplar las puestas de sol desde una playa o un acantilado Los lugares preferidos son Cap de Barbaria, playa de Cala Saona, S’Estany des Peix y el puerto de La Savina.

 

Rutas verdes y naturaleza

 

FPQ5PwYWQAU_1zgFoto: Twitter @visitformentera

 

Formentera es sinónimo de calma, tranquilidad, sosiego, contemplación, de ritmos pausados. Por eso es ideal para caminar o conocerla en bicicleta o a caballo. A través de 32 rutas verdes que entrelazan caminos se pueden recorrer unos 100 kilómetros que van de un lugar a otro de la isla. También se pueden hacer etapas de unos cuatro kilómetros, como el camino de La Savina-Ses Illetes, o un poco más larga como la ruta que une Sant Francesc - Ses Bardetes - Far de Barbaria, de unos 10 kilómetros y dificultad media. 

Una de las más accesibles es la que une Es Cap – Torrent de S’Alga, que no llega a 2 kilómetros y puede realizarse a pie en una media hora. Un camino en zigzag que nos descubre algo nuevo en cada curva. 

 

FPQym9vXEAct3xNFoto: Twitter @visitformentera

 

Durante todo el año se celebran varias competiciones deportivas como el Formentera all round trail y la regata Ophiusa en abril, la media maratón popular y la regata Trofeo peñón de Ifach de mayo, la vuelta a la isla en windsurf en septiembre, además de la Triatlón Illa de Formentera. y la vuelta cicloturista BTT en octubre.

En S’Alga están los varaderos, donde los pescadores resguardan sus pequeñas embarcaciones, el llaut, del mar y la lluvia. Destacan las ramas de sabina despojadas y secas clavadas en la piedra junto al mar y donde cuelgan unos pescados siguiendo la tradición del secado para permitir tener comida todo el año. El peix sec es el ingrediente estrella de la ensalada payesa.

    

Gastronomía 'Kilómetro 0' y 'food slow'

 

FLQPt3rXEAEkT4SFoto: Twitter @TurismeBalears

 

Aunque la agricultura y pesca formenteranas siempre fueron de supervivencia, os sorprenderá su gastronomía basada en el pescado, las carnes –excepto ternera- y las legumbres y cereales. Su aislamiento ha condicionado una dependencia casi absoluta de los productos autóctonos. Una escasez combinada con la creatividad y el aprovechamiento de productos de gran calidad. También tienen un relación con las estaciones del año. Los primeros calamares en otoño, la matanza del cerdo en invierno, los productos de la huerta en primavera o la fruta veraniega, como higos y uvas.

El pescado es la base de muchos alimentos fritos, arroces y guisos, los escabeches y el surtido de cocas elaboradas con diversos ingredientes como pimientos, cebolla, tomate, queso, y la sobrasada.

 

FHCu8eJXwAASqGBFoto: Twitter @visitformentera

 

Los platos estrella son las habas fritas, el cuinat, arroz de matanzas, arroz con morena, frito de pulpo, raors fritos, guisado de pescado d’escorxa, frito a la campesina, estofado de caracoles, coca con tocino, sobrasada y azúcar. Y para los postres, el flaó (una tarta de queso fresco con hierbabuena), la salsa de navidad, las orelletes, los macarrones de San Juan, la greixonera, la leche encallada o los buñuelos.

Las dos primeras semanas de mayo y octubre organizan los fines de semana gastronómicos, muy buscados por las personas que veranean en esa época del año en la isla, que permite degustar la cocina tradicional a  precios muy asequibles.

 

Patrimonio cultural humilde pero ancestral

 

FN4oP4TXMAsLMolFoto: Twitter @visitformentera

 

Esta pequeña isla posee un rico patrimonio histórico y variado aunque obviamente no es muy numeroso. El más importante es el sepulcro megalítico de Ca na Costa, el yacimiento funerario más antiguo de las Baleares, con más de 4.000 años de antigüedad. Le siguen en el tiempo, los yacimientos prehistóricos Cap de Barbaria, de la edad de bronce.

De época romana conservan el Castellum romano de Can Blai, una construcción fortificada de finales del siglo III y en los siglos XVIII y XIX los formenterenses construyeron muchos de sus municipios y conjuntos históricos, principalmente en Sant Francesc Xavier, la capital de la isla.

En el ámbito religioso destacan iglesia de esa ciudad, que comenzó construyéndose como fortaleza defensiva, ya que había que hacer frente a la piratería, muy en boga en aquellos siglos. Forma una única nave de planta rectangular, con la fachada blanca y muros de dos metros de grosor. También mantiene ese color tan mediterráneo la iglesia del Pilar de la Mola.

 

FOSb4NqXIAYEWWz
Foto: Twitter @visitformentera

 

Los otros monumentos arquitectónicos que destacan en la isla son los dos faros: el de Cap de Barbaria, famoso porque allí se filmó una escena de “Lucía y el sexo” y  el faro de la Mola, que es el más antiguo de los dos. Sin olvidar el de la isla d’en Pou, frente a la isla de Espalmador.

En los recorridos por la isla encontramos las torres de defensa costeras, paredes de piedra seca, mojones, cisternas, aljibes, norias, pozos,  Ses Salines, Es Campament, una colonia penitenciaria que fue un campo de prisioneros republicanos y los molineros harineros del Vell de la Mola, d’en Botigues, d’en Teuet, d’en Mateu, d’en Jeroni, d’en Simon y de ses Roques.

La más pequeña de la islas Baleares demuestra así que aunque más humilde que Mallorca, Menorca o Ibiza, también tiene su valor distintivo: el de la calma y la ausencia de multitudes.

 

@angelaGonzaloM
@Viaje_Itaca
Instagram: angelaGonzaloM
Programas RNE-R5 
10.000 lugares para viajar con Ángela Gonzalo
Spotify 
10.000 lugares para viajar
Ivoox: angelaGonzaloM

Ángela Gonzalo del Moral   21.abr.2022 19:38    

Sonidos de Pasión en el corazón de Andalucía

 

IMG20220317100629Foto: angelaGonzaloM

 

A las seis y media del viernes santo, en Puente Genil, los romanos parten en busca del Terrible, Jesús Nazareno, para leerle su condena. En esta ciudad cordobesa nos introducimos en la Semana Santa del corazón de Andalucía, para conocer desde dentro algunas de las tradiciones, curiosidades y glosario que envuelven las procesiones, una mezcla de devoción religiosa y cultura popular. Pero sobre todo vamos a conocer sus silencios y los múltiples sonidos. 

La saeta cuartelera de los pontanos es un diálogo a dos voces a modo de plegaria. Nos explica Juan Miguel Granados, ex presidente de la Agrupación de Cofradías y corporaciones bíblicas de Puente Genil, que tienen cuatro sonidos  autóctonos y únicos. 

La calle Santos es conocida como la "de los cuartelillos", donde tienen la sede las corporaciones bíblicas, porque en la Mananta como se llama la Semana Santa pontana, no solo participan cofradías también estas corporaciones -oficialmente no religiosas- pero con siglos de tradición en la ciudad. Sortean entre los hermanos  quién lleva el rostrillo, la peluca y la vestimenta, mientras los romanos se pasean desordenadamente, para demostrar que ellos son el poder y hacen lo que quieren.

 

 

Tambores libres también en Baena. Los judíos redoblan siguiendo cierto compás, pero cada uno toca por su lado. Se dividen en colinegros y coliblancos.  El joven José Manuel Osuna nos deja claro que "entre los dos grupos de judíos prefiero los colinegros, porque salen a tocar todas las noches de viernes de cuaresma, mientras que los coliblancos, solo tocan en semana santa".

El sonido chillón del tambor recuerda los gritos e insultos que el pueblo lanzaba a Jesús. Es el alma y motor de esta población cordobesa, dándole sonido y color.

IMG20220318100906Foto: angelaGonzaloM

 

Durante la Semana Santa, muchos pueblos de España sacan a la calle un rico y variado patrimonio religioso, mostrando la belleza de la imaginería de las tallas de Cristos y Vírgenes. El bordado de los mantos, el dorado de los cascos de los romanos, el terciopelo de los ropajes, los colores de las velas, los capirotes o el plateado de sus candelabros.

En Lucena, el orfebre José María Gradit mira con orgullo los candelabros que portan algunos tronos que él ha restaurado en su taller durante los últimos meses. Emilia Gálvez sabe que todos los candeleros regresarán ennegrecidos a sus parroquias.

 

IMG20220318193827

 

El característico tilín del muñidor es el sonido más singular y sobrecogedor de la semana Santa. En la mayoría de las procesiones el manijero es el que comanda los pasos de la estación de penitencia y asume la responsabilidad de la cuadrilla a lo largo del recorrido. En Cabra, Frank Gómez nos detalla la importancia de los muñidores y de las campanillas en las procesiones del silencio, que suenan como rasgando la noche.

Durante la Cuaresma y los miércoles y jueves de Semana Santa, muchas cofradías y hermandades abren sus puertas a forasteros y vecinos para que puedan disfrutar de las imágenes que más tarde procesarán por las calles. También es un buen momento para conocer un entorno que se nos escapa a los neófitos, y que es rico en palabras, expresiones y puestas en escena del cortejo procesional.

Impresionan los ajuares, las sayas, el manto de salida de la Virgen, las coronas, los tronos, las potencias de Cristo, los cordones, la cruz de guía, el hilo de oro, las varas, los ciriales, el simpecado…. Cada detalle tiene un sentido religioso.

 

20220317_184058Foto: angelaGonzaloM

 

En la casa hermandad museística Nuestro Padre Jesús de la Columna y María Santísima de la Esperanza de Lucena, Rafael Sánchez nos introduce en la vestimenta del santero o costalero. La mayoría de cofrades lo son por tradición familiar y luego van pasando por diferentes estatus.

Todos empiezan de monaguillos, para pasar a ser penitentes, camareras, costaleros, vestidoras, aguadores o capataces., pero Frank le pone un poco de humor a esta estrecha relación social que se vive en las hermandades.

En España hay unas 11.500 hermandades  y cofradías que marcan el paso religioso y social de muchos municipios a lo largo del año. Y sobre todo cuidan con esmero las obras de arte que protegen, manteniendo este patrimonio cultural en perfecto estado de conservación. Se calcula que a lo largo del año sacan a las calles unas 17.000 imágenes y grupos escultóricos.

 

20220319_094206Foto: angelaGonzaloM

 

En Alcalá la Real escuchamos los pasos mímicos, cantados o pregonados que son la marca de identidad de esta población jienense, junto con el simulacro de la Santa Cena portando la mesa del sacrificio, el gallardete,- una lámina que representa la tercera caída de Jesús- y el cuadro del Flagelado, que expone la Hermandad del Señor del Ecce-Homo.

En Carmona una saetera se planta junto a uno de los pasos… para interpretar una saeta carcelera… mientras otro prepara una por seguiriyas. La dificultad de este cante es que no tiene acompañamiento musical y el intérprete no tiene referencia para finar la voz. Los saeteros ponen la afinación, la ejecución y la potencia que consideran oportuna en cada momento.

 

20220319_095130Foto: angelaGonzaloM

 

Las notas del órgano de cuatro caras de la iglesia de los Descalzos de Écija nos envuelve en un ambiente más interior y sobrecogedor.. mientras admiramos su fantástico faldón que representa a unos ángeles tocando sus variados instrumentos. Tan heterogéneos como las múltiples maneras de celebrar la Semana Santa.

Acabamos nuestro recorrido por diez municipios de la Andalucía Central, en las provincias de Córdoba, Sevilla y Jaén, escuchando las campanas de Santiago el mayor del siglo XIII, en Utrera. En esa iglesia y en la de Santa María de la Mesa los arriesgados campaneros voltean los bronces subidos a la campana y mientras tiran y aflojan las cuerdas, entre repiques y tañidos, salen al exterior del hueco manteniendo la campana, de más de mil kilos  en balanza sobre el vacío… una tradición que han conservado a lo largo de la historia y que repiten algunos festividades,

La ruta "Caminos de Pasión" aporta una Semana Santa rica en matices religiosos y culturales que no deja indiferente ni a los fieles ni a los curiosos.


 

Escuchar otros temas relacionados

 

 


 

@angelaGonzaloM
@Viaje_Itaca
Instagram: angelaGonzaloM
Programas RNE-R5 
10.000 lugares para viajar con Ángela Gonzalo
Spotify 
10.000 lugares para viajar
Ivoox: angelaGonzaloM

 

Categorías: Actualidad , Religión , Viajes

Ángela Gonzalo del Moral   13.abr.2022 06:42    

Gastronomía de cuaresma en Andalucía central

 

IMG20220316211133Foto: angelaGonzaloM

 

Aunque en cuaresma los cristianos están obligados a mantener ayuno rememorando la falta de comida de Jesús en el desierto, el acervo popular ha ido sorteando la prohibición de comer carnes rojas para reinventar una gastronomía muy rica y variada. En España es tradicional comer bacalao y espinacas, pero también muchos dulces típicos. Hoy conoceremos la cocina de cuaresma del denominado Camino de Pasión en la zona central de Andalucía y que abarca diez municipios de tres provincias: Sevilla, Córdoba y Jaén.

Empezamos la visita gastrocultural en la sevillana iglesia de la Colegiata de Osuna, con su sorprendente panteón de los duques que le dieron nombre, una de las familias más ricas de España entre los siglos XVI al XIX.  Fue construida por Diego de Riaño y Martín de Gaínza y en su interior hay importantes esculturas, pinturas, retablos y orfebrerías. Algunas de estas obras fueron realizadas por José de Ribera, Juan de Zamora, Martínez Montañés, Pedro de Ribadeo o Juan Mesa. En la entrada hay un interesante zócalo de azulejos del siglo XVIII que permanece intacto y que nos adentra en el impresionante panteón.

 

20220317_143854Foto: angelaGonzaloM

 

Junto a la colegiata, el vetusto edificio de la Universidad con sus cuatro torres que le dan forma de castillo defensivo. Enfrente el soberbio monasterio de la Encarnación. Ya en el centro de la ciudad es imprescindible pasear por su casco antiguo, especialmente la calle San Pedro para disfrutar de sus casas palaciegas del renacimiento y el barroco, iglesias y edificios monumentales.  Llama la atención el alineamiento de las fachadas como también  ocurre en las calles de Sevilla y de La Huerta.

En Osuna Teresa Jiménez, cocinera de Casa Curro, prepara para cuaresma, repapalillas de bacalao, croquetas y otros platos, basados en el bacalao y las espinacas, las reinas de esta época del año.  Ramón Díaz añade las tapas de cuaresma, que llevan nombres relacionados con esta época del año en Osuna, como el capuchón, la chicotá, la tulipa, la manola, el simpecado o las delicias -postres típicos de cuaresma-.

 

 

Utrera ha sido históricamente un paso entre Sevilla y los puertos de Cádiz y Málaga, y fue la segunda ciudad del reino de Sevilla, durante el reinado de Felipe II. La capital del flamenco ha sido cuna de la ganadería de reses bravas y estaba en el camino de Santiago que unía Málaga con la Vía de la Plata. Allí han nacido importantes artistas  como Fernanda y Bernarda de Utrera o Enrique Montoya. También son famosos sus bares, donde muchos cantantes y cantaores han hecho las delicias de los vecinos.

Uno de los artistas actuales es Fernando, vocalista de Los Centellas y el bar de tapas el Ambigú. La responsable de la cocina es Reyes, que de lo primero que habla es de una oliva característica de la zona: la gordal. También prepara unas croquetas de cuaresma con bacalao tomate, espinacas con piñones y gambas al ajillo. 

 

IMG20220318211638Foto: angelaGonzaloM

 

Después de la comida podemos pasear por sus calles disfrutando de sus casas palacio de los siglos XVI al XIX, o por las plazas de la Constitución y el Altozano donde en Semana Santa, se colocan los palcos para ver la carrera oficial de las cofradías. Cerca está la calle Niño perdido, que fue la antigua judería y a la que se accede por un arco con dos conchas del camino de Santiago y una cruz en la clave o dovela central de la bóveda.

Uno de los monumentos más interesantes es el palacio de Vistahermosa, el actual ayuntamiento, sin olvidar la iglesia de Santiago el Mayor con su puerta del perdón y Santa María de la Mesa. En las torres de estas dos iglesias los campaneros vuelan al exterior de los orificios de la campana en unas arriesgadas piruetas.

No podemos dejar Utrera sin probar su dulce típico, el mostachón, una torta esponjosa y plana.

IMG20220316140314Foto: angelaGonzaloM

 

En Cabra el dulce típico de Cuaresma es el Gajorro, un canutillo de huevo, aceite, canela y ralladura de limón, entre otros ingredientes. En esta ciudad cordobesa se debe visitar el castillo de los condes de Cabra –edificado por los árabes sobre una construcción romana-, las murallas defensivas, la espada del Cid, la ermita de la Virgen de la Sierra, la patrona  y la parroquia de la Asunción y Ángeles.

En esta iglesia, que mantiene la estructura de la antigua mezquita, a partir del domingo de Ramos se convierte en una especie de museo de la imaginería de la ciudad, ya que unas 16 hermandades montan allí sus palcos y palios que permanecen hasta el jueves cuando se inician las procesiones de Semana Santa.

 

20220317_211400Foto: angelaGonzaloM

 

Lucena fue conocida como la ciudad de las tres culturas. En la torre del homenaje fue encerrado el último emir de Granada, Boabdil. Pero también allí vivieron judíos ilustres como el gran Maimónides. Tiene la única necrópolis judía que se puede visitar en España. El castillo del Moral, del siglo XI nos traslada a la época de la reconquista al que añadir el palacio de los condes de Hust, del siglo XVI.

En el ámbito religioso destacan la parroquia de san Mateo, la de san Pedro Mártir de Verona y la capilla de nuestro padre Jesús Nazareno. Y como ejemplo de esa historia encontramos el restaurante  Tres culturas.  La propuesta culinaria recrea el pasado cultural de la ciudad mezclando las tres tradiciones judía árabe y cristiana.

Lope López, gerente mancomunado del lucense Tres culturas, nos introduce en las especialidades vitivinícolas de la zona, en el que destaca el fino Montilla-Moriles, de uva Pedro Ximénez, un solera con más de 7 años de crianza. Pero donde también encontramos verdejo con matices muy distintos a los de Rueda y un regusto a vino fino, que lo hace muy agradable.

 

20220318_145420Foto: angelaGonzaloM

 

Seguimos por la campiña hasta Baena, para viajar en el tiempo a la época de los íberos en el museo histórico donde están recopilados los restos más valiosos del parque arqueológico de Torreparedones, un lugar habitado desde la Edad del cobre hasta la Edad Media, además de los hallados en el cerro del minguillar y la antigua ciudad de Iponoba. Mantienen en buen estado vestigios de la época íbera y romana, el foro y varios bustos, como el de Claudio.

En la plaza de la Constitución o del Coso, el centro de la ciudad, hay un monumento al judío, que recuerda la tradición de Semana Santa del toque de tambores de los coliblancos y colinegros. También está el casino, el Ayuntamiento y la casa del Monte. Allí en el mesón, está María Isabel Hidalgo, que nos muestra algunas de las comidas más típicas de cuaresma en la ciudad de Baena. Destaca la ensalada de naranja, bacalao, aceitunas y cebolletas frescas, las berenjenas rebozadas en harina especialidad de la casa y el mojete de papas, un sofrito con huevo batido.

 

IMG20220316175007Foto: angelaGonzaloM

 

Y nada mejor que acabar recordando algunos dulces de las monjas de clausura del Convento de Santa Clara de Carmona. Un edificio que conserva la iglesia y el claustro ejemplos de la arquitectura mudéjar de principios del XVI. Pero sin duda una de las mayores atracciones es degustar los variados dulces como la torta inglesa, pestiños, empanadillas de cabello de ángel o las princesitas de almendra.

Al convento podemos acceder por la puerta de Córdoba, un interesante arco romano y siguiendo la calle llegamos a la imponente puerta de Sevilla y el Alcázar, un complejo defensivo casi inexpugnable con el muro de la cortina, el patio de los aljibes o la Torre del homenaje, desde la que hay una espectacular vista de la ciudad de Carmona y sus alrededores.

La ruta gastronómica de cuaresma de “Caminos de pasión” es un buen inicio para visitar esta zona central de Andalucía durante estos días de Semana Santa y disfrutar de la gastronomía y la cultura popular e histórica de diez ciudades, entre las que no solo están Utrera, Carmona, Osuna, Lucena o Baena. También se incluyen Écija, Priego de Córdoba, Puente Genil y Alcalá la Real.

 


 

Escuchar otros temas relacionados

 


 

@angelaGonzaloM
@Viaje_Itaca
Instagram: angelaGonzaloM
Programas RNE-R5 
10.000 lugares para viajar con Ángela Gonzalo
Spotify 
10.000 lugares para viajar
Ivoox: angelaGonzaloM

Ángela Gonzalo del Moral    3.abr.2022 20:01    

Caminos de Pasión por Sevilla, Córdoba y Jaén

 

20220318_143900Foto: angelaGonzaloM

 

En Carmona los alumnos de la escuela de saeta Paco Moya se preparan para las celebraciones de Semana Santa.  Funciona desde hace diez años y los saeteros y saeteras entrenan intensamente durante cuatro meses para cantar a las imágenes que procesionan los jueves y viernes santo, también llevan su cante a centros cívicos y residencias, acercando ese espíritu religioso.

En esta ciudad sevillana iniciamos un viaje al corazón geográfico y sentimental de Andalucía por diez municipios de las provincias de Sevilla, Córdoba y Jaén, descubriendo la riqueza de la imaginería de sus iglesias, de su gastronomía y su cultura popular e histórica. Las hermandades son las que marcan el paso religioso y social de estas poblaciones a lo largo del año. Y sobre todo cuidan con esmero las obras de arte que protegen, manteniendo este patrimonio cultural en perfecto estado de conservación.

 

 

Carmona celebra varias procesiones empezando por la Dolorosa de la Orden Servita que sale el Viernes de Dolores, como prólogo a la Semana Santa y la cierra la hermandad del Santo Entierro, que sale de la iglesia del Divino Salvador. De su rica imaginería destaca el Cristo de la Coronación de Espinas, una obra del XVII atribuida a Pedro Roldán, el Señor de la Amargura tallado por Jorge Fernández Alemán, el Cristo de la Humildad y paciencia atribuida a Montes de Oca y el Jesús Nazareno de Francisco de Ocampo.

La ruta Caminos de Pasión recorre Écija, Lucena, Osuna, Cabra, Carmona, Priego de Córdoba, Puente Genil, Alcalá la Real, Baena y Utrera. La cuaresma es tiempo de preparación para tener todo apunto para la semana más intensa del año.

En este municipio, Inmaculada García-Rayo, ultima los bordados de un manto que lucirá una virgen por las calles de la ciudad durante la Semana Santa. Un trabajo que siempre requiere mucha atención.

 

IMG20220316120617Foto: angelaGonzaloM

 

El manto de la Virgen tiene una simbología protectora . El color rojo representa el fuego, el amor o la sangre, mientras el negro es el del dolor y la tristeza. El azul es el color mariano por excelencia y recuerda la pureza, mientras el blanco es el de la eternidad, que se relaciona generalmente con los ángeles. En el mismo taller de bordados, Jessica nos explica que otras tonalidades de los mantos son el marrón de la humildad, el púrpura que recuerda el que utilizaba María para la ropa de su hijo, el verde que simboliza la naturaleza y el dorado, que es el reflejo de la divinidad.

Porque el arte religioso no se queda dentro de las iglesias, sino que sale a las calles para revivir, a su manera, los diferentes pasos de la Semana Santa y otras fiestas populares. 

 

Campaneros Utrera_Foto Web Campaners.com
Foto Web Campaners.com

 

En Utrera, conocida como la cuna del flamenco más puro, durante esos siete días procesionan 13 cofradías siguiendo una carrera oficial y en la Plaza del Altozano se instalan palcos y sillas para poder seguir el recorrido de las hermandades utreranas algunas con más de cinco siglos de historia.

Uno de los lugares más emblemáticos es la parroquia de Santiago el mayor del siglo XIII, junto al hospital de la Santa Resurrección. En esa iglesia y en la de Santa María de la Mesa los acrobáticos campaneros utreranos voltean los bronces subidos a la campana y mientras tiran y aflojan las cuerdas, entre repiques y tañidos, salen al exterior del hueco manteniendo la campana, de más de mil kilos,  en balanza sobre el vacío. Una tradición que han conservado a lo largo de la historia y que repiten algunas festividades, como nos explica Isabel Morales, gestora turística de Utrera.

 

Las torres de Écija

 

IMG20220317111449

 

Desde la distancia se distinguen algunas de las once torres del patrimonio eclesiástico de Écija. El siglo XVIII fue su siglo de oro. Varias de ellas sufrieron graves daños por el terremoto de Lisboa y los muros de algunas iglesias se vinieron abajo y han quedado inacabados.  En la iglesia de la Purísima Concepción están las conocidas como las gemelas, la de Santa María tiene un campanario inspirado en el modelo de la Giralda y la de San Juan es la más elegante de todas ellas.

Junto a la fachada del convento de la Filipensas, sede del consejo de hermandades y cofradías, encontramos al alcalde David Javier García Ostos que nos explica que los ayuntamientos acuerdan con estas entidades el lugar de paso de las figuras para acondicionar las calles y no afectar al funcionamiento de las procesiones.

 

IMG20220317100741Foto: angelaGonzaloM

 

En Écija procesionan 13 cofradías, una de ellas es la Virgen de la Alegría, llevada exclusivamente por costaleras. De los interiores de conventos e iglesias destaca la de los Descalzos, del barroco tardío, con una excepcional ornamentación y policromía, sus celosías panzudas, la carpintería ecijana  del siglo XVIII y su cúpula representativa del cielo, con angelitos cantores y músicos.

Pero sin duda lo más sorprendente es su magnífico órgano a cuatro caras, uno de los más bellos del mundo. Mila García destaca también una representación del salmo 150, que está en la parte inferior del este sorprendente instrumento.

 

Compartir un camino religioso, artístico y cultural

 

IMG20220317123526Foto: angelaGonzaloM

 

De la majestuosidad de los Descalzos de Écija nos trasladamos a una de las representaciones más fantásticas sobre la muerte. El Sepulcro Panteón de los Duques de Osuna. El edificio, que domina la ciudad, es de gran sobriedad exterior pero de innegable grandiosidad en su interior con una interesante decoración plateresca de artesonado de madera y oro.  La capilla del panteón es una obra maestra del renacimiento sevillano, de planta rectangular con tres naves, muros decorados con grutescos y el relieve del Entierro de Cristo. "Es un canto a la vida eterna", nos dice Beatriz Cuevas, responsable de visitas de este monumento, porque hay muchos temas relacionados con la vida eterna, la muerte y la resurrección del alma". Es una constante en la iconografía del edificio, que fue construido para los duques de Osuna, la familia más poderosa de España entre los siglos XVI y XIX, cuando se arruinaron.

Desde hace 100 años en la población cordobesa de Lucena trabajan la orfebrería religiosa. La temporada alta empieza en Navidad y acaba estos días, y uno de sus talleres, el de la familia Gradit todavía están soldando el aluminio o hierro para la estructura de los palios, mientas la orfebrería se trabaja con latón, bronce, cobre y un baño final de oro de 24 kilates o plata de ley. 

 

IMG20220317174652Ultimando los trabajos de orfebrería. Foto: angelaGonzaloM

 

Una de las ciudades que cuenta con mayor número de cofradías es Cabra, donde durante la Semana Santa desfilan 29 hermandades que mezclan imágenes del barroco y otras más modernas del siglo XX y XXI, como son el Cristo de la Inspiración o el misterio del Traslado al Sepulcro.

Desde el domingo de Ramos, en la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción y Ángeles se pueden ver unas dieciséis figuras que procesionan del jueves al sábado, convirtiendo el centro religioso en una especie de museo temporal. Además una de sus factorías artesanas más importantes es la producción manual de velas. Una tradición que se inició en el siglo XVIII.

 

20220317_185137Foto: angelaGonzaloM

En la plaza del Coso de Baena hay una estatua dedicada al judío. Las turbas judías llevan dos elementos esenciales: el tambor y las crines de cola de caballo en el casco. Son los  llamados coliblancos y colinegros. Desde la víspera de San José, cuando se celebra la fiesta de los candelorios o pequeñas hogueras, se escucha el redoblar ininterrumpido y chillón de los tambores, que dan vida y color a los actos populares.

Uno de sus rasgos más originales es la figura del cofrade judío, los coliblancos y colinegros que llenan las calles de la ciudad cordobesa redoblando ininterrumpidamente y de forma aleatoria sus tambores. Un sonido que se intensifica durante la presencia de los pasos o escenificaciones de las figuras bíblicas.  

 

IMG20220318100704Foto: angelaGonzaloM

 

Llegamos a la cuna del barroco cordobés. En la entrada a la villa antigua de Priego de Córdoba se levanta la iglesia de la Asunción del siglo XVI. De gran sencillez exterior, Lucía González nos llama la atención para que observemos los detalles de su obra más valiosa, la capilla del Sagrario, un octógono con amplia tribuna y una impresionante cúpula gallonada por donde entra la luz a través de sus ocho amplios ventanales.

En el centro, un tabernáculo del escultor Manuel Garnelo, que combina mármoles, relieves y figuras de madera. Lucía nos explica también que los visitantes que acudan a la ciudad podrán llevar como costaleros al Cristo.

 

20220319_121804 ancianaFoto: angelaGonzaloM

 

En Puente Genil, se preparan con una curiosa estampa de la imaginería popular. La vieja cuaresmera, que sostiene en una mano el bacalao  y en la otra una cesta de arenques y verduras, los alimentos típicos de las semanas de ayuno anteriores al lunes de pasión. De su falda sobresalen siete patas, que son un calendario cuaresmal, que se van escondiendo una a una cada sábado tras los desfiles por la ciudad al compás de pasodobles de la banda de música del Imperio Romano, hasta llegar al Sábado Santo.

También se escuchan tambores en Alcalá la Real, la única ciudad jienense de la ruta. Cuna de los imagineros Juan Martínez Montañés y Pablo de Rojas cuenta con ocho procesiones cronológicas y se distingue del resto porque en la procesión del Jueves Santo la hermandad de los apóstoles y los discípulos realizan el simulacro de la Santa Cena, procesionando con la mesa del sacrificio, mientras la hermandad del Señor del Ecce Homo saca su cuadro del flagelado, entre penitentes que desfilan con caretas o rostrillos que cubren la cara.

 


Escuchar otros temas relacionados

 

 


 

@angelaGonzaloM
@Viaje_Itaca
Instagram: angelaGonzaloM
Programas RNE-R5 
10.000 lugares para viajar con Ángela Gonzalo
Spotify 
10.000 lugares para viajar
Ivoox: angelaGonzaloM

Categorías: Actualidad , Religión , Viajes

Ángela Gonzalo del Moral   30.mar.2022 12:41    

Turismo funerario: entre el respeto y la atracción

 

246801151_3188622568067373_2426470778325613151_nFoto: Facebook Sedlec

 

Cada mes de noviembre millones de personas en el mundo se acercan a los cementerios para honrar a sus seres queridos ya difuntos. Coincidiendo con estas celebraciones y con Halloween, os proponemos viajar a lugares, que no son cementerios propiamente dichos, pero que mantienen una relación con la muerte, muchas veces violenta, a causa de guerras o epidemias. Algunos de estos osarios han acabado siendo obras de arte, o en otros casos un recuerdo a barbaries humanas. Viajaremos a la República Checa, Camboya, México, el Vaticano, Aruba o Kenia. 

El osario de Sedlec

 

03-big_Osario webFoto: web Osario Sedlec

 

Unas 30.000 personas murieron durante la peste negra en Kutna Hora, en el centro de la República Checa. La dificultad para enterrarlos obligó a apilar los cadáveres en un pequeño cementerio adyacente a un monasterio  de la orden cisterciense de 1142. El viejo cementerio monástico, volvió a quedar pequeño ante las matanzas religiosas entre católicos romanos y husitas en el siglo XV. Se le conoce como el osario de Sedlec.

Todo comenzó en el siglo XIII, cuando el abad fue enviado a Tierra Santa y regresó con un souvenir muy especial: tierra de la cima del Gólgota, donde había sido crucificado a Jesucristo y la repartió por los terrenos de la abadía. Convertía así el monasterio en una especie de réplica de Tierra Santa y todo el mundo quería ser enterrado allí. Luego llegaría la epidemia de peste en el siglo XIV y más tarde las guerras de religión.

 

248916368_3194042624192034_6345925544102454658_nFoto: Facebook Sedlec

 

La falta de espacio llevó a exhumar los huesos y colocarlos en depósito, hasta que, según la leyenda, un monje medio ciego comenzó a colocarlos formando pirámides de estructuras oséas. “El osario es único, porque se trata de una unidad estructural formada por dos pisos”, dice la portavoz del osario Radka Krejci

 

 

En Sedlec los huesos de los difuntos han servido para hacer arte funerario. Encontramos una gran lámpara de araña creada a base de todos los huesos del cuerpo humano, realizada por Frantisek Rit, en 1870, el ebanista que tuvo que ordenar los miles de restos que se acumulaban en el cementerio. Realizó candelabros, arquivoltas, escudos de armas, crucifijos, adornos.

En 1970 el cineasta Jan Svankmajer realizo un documental de este misterioso lugar.

 

 

Más de medio millón de personas lo visitan cada año. “Muchas personas lo consideran un lugar oscuro, morboso, una especie de casa de los horrores, pero no queremos que lo perciban así. Es una gran tumba, un lugar para reverenciar a unas 60.000 personas”.

 

Las catacumbas de París

 

1280px-Catacombes_De_ParisFoto wikipedia: albany_tim

En París, en el siglo XVIII, una antigua mina caliza de la época romana se convirtió en un gran osario. Se trasladaron huesos de varios cementerios parisinos y se calcula que pertenecen a más de un millón de cadáveres. De sus 300 kilómetros  de galerías, actualmente se puede visitar menos de 1% de las denominadas “canteras subterráneas de París”. En ellas se encuentran grafitis del siglo XVIII y restos de monárquicos asesinados en sus cámaras durante la comuna de París. Los túneles también fueron utilizados por la resistencia francesa durante la Segunda Guerra Mundial y como búnker por los soldados alemanes. Al contrario que en Sedlec los huesos están acomodados en forma de muralla. Aunque todo está identificado, incluidas las calles por las que transcurre, es muy peligroso adentrarse en ellas.  Lo mejor con un guía.

 

Osario franciscano de Roma

 

Rom _Santa_Maria_Immacolata_a_Via_Veneto _Krypta_der_Kapuziner_2Foto wikipedia Dnalor 01 

 

Debajo de la iglesia de Nuestra Señora de la Concepción de los capuchinos de Roma hay una cripta con los restos de 4.000 frailes y otras personas desconocidas. La mayoría cuerpos de romanos pobres que habitaban en la ciudad en los siglos XVI al XIX. En esas épocas la iglesia permitía entierros dentro y debajo de los templos.

Son seis capillas destinadas a diferentes partes del cuerpo y a la resurrección, las paredes están decoradas con restos humanos en lo que podríamos considerar arte macabro. Algunos esqueletos permanecen cubiertos con los hábitos de los monjes. Ya que después de embalsamarlos los guardaban en una urna de cristal y los vestían. La leve iluminación otorga al lugar un silencio y respeto. Para recordárnoslo, una inscripción: “Como vosotros nosotros éramos; como nosotros vosotros seréis".

En Palermo también encontramos la catacumbas de Chapulín, perteneciente a la orden de los hermanos capuchinos. Están bajo la cripta del convento con la intención de preservar las momias. Los sicilianos utilizaban la momificación para mantener una relación permanente entre la vida y la muerte. Las catacumbas contienen restos de unas 8.000 momias separadas por secciones destinadas a sacerdotes, vírgenes, frailes, niños, profesionales, hombres, mujeres y ancianos.

 

Museo del genocidio de Tuol Sleng (Camboya)

 

TuolSlang2Foto wikipedia/ Albeiro Rodas

Tuol Sleng, una antigua escuela de élite francesa, convertida por los jemeres en prisión, es actualmente un museo que visitan camboyanos y extranjeros para conocer de primera mano los horrores que padecieron unas 17.000 personas. La denominada oficina S-21, dirigida por el criminal camboyano Duc, estaba considerada la puerta al infierno... de la que nadie escapaba. Mantiene los espacios tal como los organizaron los jemeres, con un patio a la entrada y las aulas convertidas en pequeñas celdas construidas con ladrillo y donde solo cabía una persona. En la última sala hay un mapa de Camboya construido con los cráneos de las víctimas. Es uno de los 150 centros de ejecución que existían en la antigua Kampuchea. El otro centro de interés es el memorial de Choeung Ek, situado a unos 16 kilómetros de la capital camboyana.  Para recordar a todas las víctimas.

Desde hace años la conservadora textil, Julia Brennan, lidera un grupo de mujeres para recuperar la historia de algunas de esas víctimas a través de las ropas que vestían cuando llegaron al campo o cuando fueron asesinadas.

"La ropa ayuda a no olvidar”, dice Brennan. "En muchos casos nos hablan de cómo eran, cómo les gustaba vestir, yo creo que es algo mucho más personal que conocer los documentos o ver los restos óseos. La ropa dice mucho de una persona, tenemos restos de mujeres, de niños, de ancianos. Cuando ves un vestido te puede recordar a algo que tú has llevado puesto en alguna ocasión”.  Te traen esa memoria palpable y eso es muy poderoso”.  

En el armario donde guardan los pocos tejidos que se han recuperado, señala un vestido rosa… “Está muy degradado pero te cuenta la historia de un niño que murió aquí”.

Julia Brennan comenzó este trabajo hace años en Ruanda, otro país que sabe de genocidios y asesinatos masivos.  “Si no los conservamos, acabaran deshechos por la humedad y los insectos”, dice Kho Chenda, una de sus asistentes, “pero si evitamos que esto ocurra podremos consérvalos para las futuras generaciones”.

 

Extraño origen de las momias del museo del Carmen (México)

 

Sin títuloFoto: José Méndez/EFE

 

En el antiguo colegio del barrio de San Ángel, al sur de al ciudad de México, hay una capilla mortuoria del siglo XVII con 12 momias de las que se desconoce su origen. Las encontraron los monjes -carmelitas descalzos- cuando regresaron al complejo religioso-educativo tras la revolución mexicana. Entre las explicaciones más reales es que los revolucionarios zapatistas las trasladaron hacia ese lugar para recibir cristiana sepultura, o bien que son los cuerpos de representantes de familias benefactoras, o pobladores de los alrededores que fueron sepultados tras la exclaustración de los religiosos en 1861. Todas las momias están vestidas.

Para los investigadores “es un patrimonio cultural muy importante porque arrojan mucha información histórica sobre cómo se vivía en el México del siglo XIX”…. A través de estos cuerpos se conocen las características físicas de la época y las enfermedades más comunes. Al parecer las condiciones ambientales y las características del terreno contribuyeron a la deshidratación de los cadáveres y la descomposición de los tejidos, facilitando su momificación. Convertido en Museo del Carmen, guarda otros interesantes espacios para conocer.

 

Cementerios para recuperar la dignidad humana

 

Homenaje esclavos Gorée
Isla de Gorée. Foto: angelaGonzaloM

 

Hace unos 78.000 años, un niño de unos 3 años fue enterrado cuidadosamente en un pozo poco profundo de una cueva en la costa de Kenia. La cueva de Panga ya Saidi, se ha convertido en el cementerio más antiguo del mundo. Los arqueólogos siguen investigando el lugar y el cuerpo encontrado, para conocer algo más sobre estos primeros Homo Sapiens. “Se colocó allí intencionadamente, porque estos homínidos ya empiezan a tener habilidades cognitivas y emocionales hacia los muertos”, dice Emmanuel Ndiema.

Seguimos descubriendo antiguos cementerios, ahora en el continente americano. En los terrenos del aeropuerto de Oranjestad, en Aruba, los arqueólogos han encontrado un antiguo cementerio de esclavos del siglo XVIII. Es el cementerio de estas características más grande del Caribe. De momento han recuperado 53 esqueletos que podrían ayudar a explicar la historia de los antepasados de los ciudadanos de San Eustacio. "Cada día encontramos cosas nuevas, algo que es muy especial es que tenían regalos, objetos que los familiares colocaban en la tumba. Con el tiempo podremos saber también qué dieta tenían, o que enfermedades contraían".

Y en Estados Unidos los cementerios negros esparcidos por todo el país cuentan la historia de un largo pasado de segregación… también en los camposantos. Las comunidades negras se organizaron para defender la dignidad de sus difuntos y oponerse a las políticas racista de los cementerios. Muchos afroamericanos eran excluidos de los cementerios de blancos y construyeron sus propios lugares de enterramiento. Tony Burroughs, es director del Centro de la Geneología negra en Chicago. En 1975 comenzó a rastrear la ascendencia de su familia y llegó a Oak Ridge. Allí estaban los restos de sus abuelos, tíos abuelos y bisabuelos. “Investigo, porque quiero contar su historia, porque ellos ya no la pueden contar”. “Los negros han tenido que luchar para conseguir la igualdad de derechos en todas las facetas de la vida, incluida la muerte”.

No fueron los únicos excluidos de las necrópolis de los blancos. El cementerio chino de Los Ángeles pudo construirse a través de un grupo de ayuda mutua en 1922, aunque a la población china se le prohibió comprar parcelas para los entierros. Muchas tribus nativas americanas llevan años tratando de enterrar con dignidad a sus antepasados.

 

@angelaGonzaloM
@Viaje_Itaca
Instagram: @Audioguíasturísticas
Programas RNE-R5 
10.000 lugares para viajar con Ángela Gonzalo
Spotify 
10.000 lugares para viajar

 

 

 

Categorías: Actualidad , Religión , Viajes

Ángela Gonzalo del Moral   29.oct.2021 10:35    

Toro fusiona sus joyas artísticas con el arte femenino del siglo XXI

 

20210709_104301Foto: angelaGonzaloM

 

Sentados frente al Pórtico de la Majestad, en la colegiata de Santa María la Mayor de Toro, iniciamos un viaje en el tiempo y en el espacio. Sobrecoge tener delante de nuestros ojos, una obra arquitectónica con su policromía original, muy difícil de encontrar en las portadas de catedrales e iglesias de nuestro entorno.

El parteluz es una imagen esculpida de la Virgen y el niño. Sobre ella ménsulas, tímpano y arquivoltas, representando ángeles, apóstoles, mártires, abades y obispos, santas y vírgenes, músicos coronados y una procesión de fieles que se mueven entre las fauces de leviatán, el purgatorio y el paraíso. En las jambas profetas y arcángeles.

 

20210709_172649Foto: angelaGonzaloM

Impresiona la simetría de sus arquivoltas y las contraréplicas que presenta el conjunto escultórico. Una representación educativa y ejemplarizante de la religión. En el centro por encima de todos ellos, Cristo como juez, a un lado los justos, al otro los réprobos, condenados a las penas del infierno y la representación de algunos de su pecados como la lujuria, la avaricia, la gula, la envidia o la soberbia. En el lado opuesto los bienaventurados. En la puerta del infierno Satán y enfrente, en la puerta del cielo San Pedro. La alegría de unos y los sufrimientos de otros.

Parece tan real que hasta podríamos escuchar los sonidos de varios instrumentos medievales emparejados simétricamente según se trate de cuerdas pulsadas, frotadas, aerófonos, percusión o arpas. Una orquesta que acompaña a las figuras representadas en este impresionante pórtico.

Después de admirarlo en su totalidad, nos colocamos debajo de la columna central para sentirnos sobrecogidos por el peso y la belleza de toda la historia bíblica recogida con toda su policromía y la figuración de este ornamento religioso.

 

 

Podemos imaginar lo que debían sentir los toresanos cuando cruzaban la plaza o pasaban bajo estas tallas camino de sus quehaceres en el campo. Su portada norte muestra al Cristo en Majestad rodeado de los 24 ancianos del apocalipsis.

En la sacristía admiramos el cuadro de la Virgen de la mosca del siglo XVI, una obra de arte flamenco, que muestra a este insecto sobre el manto rojo que cubre la rodilla izquierda de la virgen, sin obviar las esculturas de las pilastras de las naves, las tallas de Antonio Tomé, las figuras de las pechinas del cimborrio, el retablo de los santos Juanes y el de San Julián.

 

20210709_172244 - copiaFoto: angelaGonzaloM

 

El exterior de Santa María la Real de Toro está rematado por un cimborrio, muy influenciado por las catedrales vieja de Salamanca y Zamora. Se les conoce como los cimborrios del Duero, el río situado a un centenar de metros de la colegiata, cuya vega podemos admirar desde el mirador.

En el siglo IX Toro se configuró como una ciudad defensiva con un alcázar, y a partir del siglo XI comenzó a construirse la colegiata. Su importancia estratégica militar, defendida por el Duero y por los barrancos, hizo que los reyes enriquecieran la ciudad potenciando varias edificaciones. Fue una de las ciudades más importantes de la zona hasta el siglo XIX.

Hemos empezado nuestra visita por ese testimonio claro de la importancia de Toro en la Edad Media, que se extiende a lo largo de sus calles centrales.

 


 

Iberoamericana de Toro, una atrevida apuesta cultural

E6APvWZWUAUrweD

 

Siguiendo la calle mayor llegamos a la Torre del Reloj, una esbelta torre barroca de Joaquín Churriguera de 20 metros de alto y visible desde toda la ciudad. En el último cuerpo se encuentra el reloj. En la parte inferior la antigua Puerta del Mercado. La cruzamos para llegar al Palacio renacentista de los Condes de Castrillo, actualmente Casa de Cultura.

Y allí os mostramos el verdadero motivo de nuestro regreso a la ciudad: la exposición Iberoamericana de Toro, una apuesta muy arriesgada para que conversen el arte sacro y el contemporáneo, el arte religioso realizado a lo largo de los siglos por hombres y el arte profano de mujeres del siglo XXI. Una muestra que se centra en el diálogo, entre culturas, entre países, entre artistas, entre una ciudad: Toro y un país, México. Una exposición comisariada por Víctor de Campo que ha hecho posible el equipo de cultura del ayuntamiento toresano, y una apuesta personal del historiador del arte y  alcalde, Tomás del Bien

 

20210709_120426Foto: angelaGonzaloM

 

En una de las salas, en la planta baja, de la Casa de Cultura encontramos el busto relicario de Santa Ana, de madera policromada, trabajado entre los siglos XV y XVII rodeada por las fotografías de la mexicana Susana Casarín. Personas transgénero transformando externamente sus cuerpos externamente con sus vestidos coloridos, que a la vez tratan de acallar sus contradicciones internas, sus silencios. Las primeras, santas y reconocidas socialmente, las segundas, repudiadas...  compartiendo un mismo espacio.

En otra de las salas encontramos la serie "Sinópticos" de la mexicana, chilena, española, Flavia Tótoro, que muestra la relación de cada objeto con su entorno y nos permite descubrir nuestra propia existencia para resituar al ser humano en el cosmos.

 

20210709_121112Obra de Flavia Tótoro. Foto: angelaGonzaloM

 

Ximena Pérez Grobet aporta sus libros de artistas para artistas y junto a ellas siete creadoras del videoperformance muestran su obra englobada en Cuerpo, dolor y sombras, con obras de Ximena Cuevas, Lysette Yoselevitz, Mónica Dower o María Eugenia Chellet.

Nuestro paseo por el pasado y el presente del arte nos lleva a la iglesia museo de San Sebastián de los Caballeros, de una sola sala que acoge habitualmente el retablo mayor original y las pinturas murales del antiguo monasterio de Santa Clara. Susana Guerrero dialoga con estas obras religiosas a través del cuerpo dañado y la necesidad interior de recomponer y aliviar el dolor, a través de la mitología griega, azteca, leyendas populares mediterráneas o afrocubanas y en la hagiografía cristiana.

 

20210709_123026Foto: angelaGonzaloM

 

Todas ellas mezcladas con la serie sobre picnic de Natalia Pintado. Un homenaje a sus abuelos y al importante papel educativo de la Institución Libre de Enseñanza durante la República. "Un homenaje a esas personas que vivieron un exilio interior", nos dice Natalia.

La iglesia del Santo Sepulcro fue la sede del vicario general de la Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén hasta el siglo XV que pasa a la Orden de Malta. En su interior destaca la figura del Cristo barroco de la Expiración y varios de los principales pasos de la Semana Santa. Pero hasta el 15 de septiembre, la obra más llamativa es la lagarterana.

El arquitecto Tomás Alía nos destaca la simbología de esta mujer castellana de ascendencia judía y como consigue interaccionar con las obras de artesanas y artistas actuales. Las espirales, casi infinitas, de la gallega Mercedes Vicente son uno de los atractivos temporales de la sala. También las obras de Idoia Cuesta, Marina Anaya e Inés Cuesta.

 

20210709_132524Foto: angelaGonzaloM

 

Camino del monasterio de San Agustín, paramos para conocer la iglesia de San Lorenzo el Real de estilo románico-mudéjar a finales del siglo XII. El retablo gótico del siglo XV realizado por el hispano-flamenco Fernando Gallego dialoga con la obra de Rut Olabarri que ha quedado asombrada de la estrecha relación que mantiene el retablo con sus escapularios y sus figuras ancestrales de tela.

El sepulcro de don Pedro de Castilla y Doña Beatriz de Fonseca, esculpidos hacia 1474, interpela a la obra de Gloria García Lorca que con sus esculturas trata de marcar el camino a seguir. Resalta la madrileña el hecho de que "una iglesia tan seria, antigua, hecha de ladrillo, parece aceptar el barro nuevo que yo le traigo".

 

20210709_133333Foto: angelaGonzaloM

 

El monasterio de San Agustín fundado a mediados del siglo XVI, acoge una colectiva de varias artistas, y allí encontramos a una de las personas que ha ideado estos diálogos inimaginables entre las obras sacras y profanas, del arte de siglos pasados y el más actual. La museógrafa de exposiciones Inés Vila, sobrina nieta de la gran artista toresana Delhy Tejero, a quién se homenajea también en esta primera Iberoamericana de Toro. 

Con esta arriesgada apuesta cultural, Toro, como dice su alcalde, Tomás del Bien, "los ciudadanos de las zonas rurales también tienen derecho a conocer el arte actual", y la ciudad convierte su patrimonio histórico-arquitectónico en un valor añadido, que aporta riqueza económica. 

 

 

Nuestra visita a Toro ¿es o no es un viaje en el tiempo?

 


Más información en

 


 

@angelaGonzaloM
@Viaje_Itaca
Instagram: @Audioguíasturísticas
Programas RNE-R5 
10.000 lugares para viajar con Ángela Gonzalo
Spotify 
10.000 lugares para viajar

Categorías: Actualidad , Religión , Viajes

Ángela Gonzalo del Moral    7.ago.2021 17:51    

Viaje a Ítaca

Bio Viaje a Ítaca

Un viaje nunca se acaba. Queda grabado en el recuerdo, se vuelve a él al ver una película, al leer un libro, al escuchar unas notas musicales, al mirar una fotografía, al saborear una bebida, al disfrutar una comida o cuando el país salta a la actualidad por algún acontecimiento específico. El viajero mantiene siempre un nexo interno con el lugar que un día conoció.... y trenza un vínculo con el nuevo destino que empieza a imaginar. La visita a cualquier lugar, cercano o lejano, tiene tres fases. En la etapa de preparación se sueña, en la del viaje se disfruta lo imprevisible y a la vuelta se reinventa la aventura..... Con los cinco sentidos alerta, anhela que la experiencia sea lo más enriquecedora posible.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios