229 posts con categoría "Viajes"

Uclés, de castillo a monasterio de la Orden de Santiago

78352383_2557536334360549_4398184899245244416_o
Foto: Facebook Monasterio de Uclés

Antes de iniciar su viaje para dar la vuelta al mundo, el portugués Fernando de Magallanes fue nombrado caballero de la Orden de Santiago. El emperador Carlos V, maestre de las Órdenes Militares, le concedió la petición, y lo premió con el título de Comendador de la Orden. Ahora el Monasterio conquense de Uclés, ha diseñado el concierto narrativo-pictórico Caballeros en la Mar, para conmemorar el quinto centenario de la primera circunnavegación a la tierra.

Durante una hora Alfonso Delgado transmite al espectador todos los sentimientos que afloraban en los marineros que participaron en aquella gesta. Sus miedos, sus sueños, sus dramas, su desesperación ante una travesía que parecía no tener fin. Pero sobre todo, el guión de Andrés Alés, nos introduce en la íntima relación de aquellos hombre con el mar.

Le acompañan un grupo de músicos que se han unido para esta ocasión bajo la batuta de  Luis Carlos Ortiz. La música renacentista nos acompaña en un viaje a través de tres océanos  y cinco continentes. Es interesante repasar el periplo de la Expedición al Maluco antes de asistir a la representación para poder vivir más intensamente la historia que nos relata Caballeros en la Mar.

 

La música nos traslada por el Atlántico hasta Brasil, para continuar hacia el sur y sufrir en la travesía del estrecho de Magallanes, en la Patagonia, conocer el esfuerzo de llegar a Filipinas, sufrir la muerte del portugués y disfrutar con la llegada a las islas de la especiería, las Molucas.

Un ambiente que recrea magistralmente la ilustradora Ana Yedros, zarandeando las naves y el espíritu del espectador en un ambiente surrealista, en continuo cambio, llenando el escenario, vaciándolo, inundándolo, dejando a los músicos a la intemperie o tras un velo transparente de luz tenue.

El drama de unos marineros abocados a una quimera, a una muerte atroz o a una supervivencia desesperada sumerge al espectador en un pasado ignorado y desconocido en muchas ocasiones. "Caballeros del Mar", tiene una segunda parte optativa, una cena basada en productos que aquellos aventureros ni siquiera pudieron soñar, y que seguramente tampoco probaron a pesar de tenerlos al alcance de la mano.  

78637485_2552857998161716_8562592658394972160_o
Foto: Facebook Castillo de Uclés

Ahora son los propios espectadores los que se encuentran en el interior de una nave. Forman parte  imaginaria de aquella expedición. El escenario marino inunda el claustro alto del monasterio, para convertirlo en la cubierta de un navío, y los comensales permanecen sentados en mesas alargadas, compartiendo el menú como si se tratara de la tripulación de la nave. Se inicia entonces, un viaje geográfico y cultural, siguiendo la estela de la nao Victoria. 

El menú consiste en degustar sardinas ahumadas al horno con jengibre y tocino ibérico, dos tipos de quesos, acompañados con ciruelas pasas y mermelada de manzana y calabaza, lomo de orza con alioli de habitas y bacalao con ahumados y frutos secos. Se continua con ceviche de atún rojo, aguacate y crujiente de batata o charlota de manitas de cerdo, nuez moscada, anís estrellado y crema de yuca. para finalizar con pudin de té verde y mouse de arroz con leche. Todo ello maridado con vinos de D.O. Uclés, mientras una soumiller explica detalladamente cada plato  degustado. 

Con el patrocinio de Fernando Núñez, los gestores del edificio quieren convertir el lugar en un referente cultural para Castilla La Mancha. Situado a un centenar de kilómetros de Madrid, el año pasado pusieron en escena otro espectáculo musical, Carmina Burana, un éxito de público, y este año conmemoran el 500 aniversario de la vuelta al mundo, con Caballeros en la mar, una idea que no descartan trasladar a otros lugares de España.

Un castillo-monasterio en Uclés

 

77224373_2559161660864683_9214449615959490560_n
Foto: Facebook Monasterio de Uclés

Esta fortaleza del siglo IX es la sede de la Caput ordinis (cabeza de la orden), como se le denomina en latín, y con este acto, la nueva gestora rinde un homenaje a aquellos hombres que surcaron los mares durante siglos. La orden religiosa y militar es más conocida por sus actuaciones en tierra participando en acciones bélicas, exploraciones y actividades de investigación, también tuvo galeras surcando el Mediterráneo al servicio de la corona española.

Por su posición estratégica el edificio fue controlado alternativamente por árabes y cristianos y lugar de refugio de judíos hacia finales del siglo XV, tras su expulsión, ordenada por los Reyes Católicos. Pertenece a la Órden de Santiago desde 1174. Como otras órdenes fue suprimida por la primera República, restablecida durante la Restauración fue de nuevo disuelta por la segunda República y reinstaurada -junto a las ordenes de Catalatrava, Montesa y Alcántara, como asociación civil con la democracia.

El castillo está ubicado sobre un peñasco, lo que le permitía contolar un basto territorio, y a la vez es visible desde más de 20 kilómetros de distancia. Las dos torres más importantes son la del homenaje y la de la plata. La tercera torre es de planta cuadrada. El edificio religioso-militar quedó destruido completamente en 1528 y se reconstruyó como monasterio, de estilo herreriano, con detalles platerescos y churriguerescos.

El histórico edificio ha sido castillo, monasterio, escuela de secundaria, noviciado, colegio de agustinos, hospital provisional, cárcel de presos políticos y seminario. Fue destruido en el siglo XVI, y fue saqueado durante la desamortización del s. XIX y en la Guerra Civil.

Monasterio de Uclés, un paseo por la arquitectura

 

A punto de cumplir su quinto centenario en 1529, de la primitiva fortaleza quedan tres torres y se conservan las murallas defensivas. Sus diferentes estilos arquitectónicos permiten repasar una parte de la historia del arte en nuestro país. El ala este, principalmente las ventanas, es plateresca, el monasterio barroco y la fachada churrigueresca.

En ese paseo por el arte, en la fachada oriental, frisos, pilastras y columnas, encontramos motivos alegóricos, conchas y calaveras. También cruces. Destacan la bóveda de crucería de la antigua sacristía y el artesonado de madera del refrectorio. Está formado por treinta y seis casetones que se corresponden con todos sus maestres, priores y caballeros y una aterradora frase bajo una calavera: "vosotros, nobles barones, sabed que a nadie perdono".

El monasterio es también conocido como el Escorial de la Mancha, es de estilo herreriano. Su iglesia, de cruz latina y una sola nave, fue construida por un discípulo de Juan de Herrera. Tiene setenta y cinco metros de larga y doce de ancha y el crucero acaba con una cúpula en linterna. Destaca también su retablo mayor de estilo greco-romano con mezcla barroca. En su cripta se cree que estuvo enterrada doña Urraca, Jorge Manrique y diferentes personajes de la Orden de Santiago. También se cree que estuvo preso el escritor Francisco Quevedo.

La antigua sacristía es la actual Sala Grande y se ha convertido en un teatro, donde ya se han realizado diferentes actividades culturales. Otro de los atractivos del edificio es el patio de dos pisos con galerías y el superior cerrado con balcones. El claustro tiene 36 balcones, en una clara referencia a los canónigos del monasterio.

La fachada principal de estilo churrigueresco fue construida por Pedro de Ribera, que utilizó motivos artísticos que muestran leones, guerreros, delfines, moros encadenados un ejemplo de como los redujeron a la esclavitud. Corona la fachada una cruz de Santiago.

Iluminación especial, para un monumento peculiar

 

20191115_185549-1024x576

Hace un año y medio, tras realizar un proceso de renovación de la iluminación ornamental, se instalaba la nueva iluminación exterior de la portada principal del lienzo sur del monasterio ucleseño que resalta, por un lado, el volumen de la fachada y, por otro, los detalles arquitectónicos del monumento.

Tanto los vecinos de la población conquense como los visitantes pueden apreciar mejor los volúmenes del trabajo esculpido, la textura de las paredes y los detalles de la ornamentación churrigueresca. También se ha ampliado la iluminación de la torre del homenaje del castillo de Albar Llana, la antigua fortaleza árabe situada frente al monasterio.

La combinación de ópticas y temperaturas de color de los proyectores seleccionados ayudan a la puesta en valor de sus elementos singulares. Para conseguir los efectos deseados se han instalado luminarias de tecnología LED que reducen la potencia total en un 55%, lo que supone disminuir el gasto energético y reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera. Esto ha permitido realizar un alumbrado por inundación (que destaca el volumen general de la fachada), y una iluminación puntual enfocada a resaltar los detalles arquitectónicos, del frontispicio.

@angelaGonzaloM
@Viaje_Itaca_
Instagram: @Audioguíasturísticas

Categorías: Música , Religión , Viajes

Ángela Gonzalo del Moral   18.nov.2019 01:21    

Berlín, la ciudad que tumbó el muro

Aussenausstellung_copyright_stiftung_berliner_mauer_j._hohmuthFoto: stiftung berliner mauer J. Hohmuth

De una ciudad dividida a un referente mundial de la  libertad. Una enorme cicatriz fantasma recorre todavía hoy, la capital alemana. Convertida en una marca en el suelo, es el testigo permanente de una tragedia humana y una locura política.

El 13 de agosto de 1961 era domingo, y poco después de la medianoche, miles de soldados y policías de la RDA, iniciaron la denominada "operación rosa". Empezaron a levantar un muro antifascista, para protegerse del occidente capitalista. La realidad es que intentaban evitar el éxodo de sus ciudadanos hacia el oeste. Desde 1950 hasta aquel año habían abandonado el país más de dos millones y medio de personas.

En un intento de olvidar el pasado, el gobierno alemán, se apresuró a retirar los restos del muro que hoy en día están esparcidos por domicilios, en pequeños trozos se regalaban con diarios, o se podían comprar como souvenirs. La mayor parte del trabajo la realizaron los "pájaros carpinteros", cazadores de recuerdos que armados con martillos, cinceles y sierras eléctricas, demolieron rápidamente la odiada construcción.

Pero no puedieron impedir que el recuerdo continúe durante generaciones. La ciudad mantiene todavía levantados algunos bloques de cemento, como la East Side Gallery, o la Bernauer Strasse, una pared vertical que conmemora a las víctimas que intentaron cruzar sin éxito hacia la entonces denominada República Federal Alemana. En esa misma calle se ha readaptado un espacio abierto, conocido como la Franja de la muerte, una zona hipervigialada que debían atravesar los que intentaba huir. 30 metros de anchura, aunque en algunos lugares llegaba al medio metro, como en la Potsdamer Platz.

Lugares emblemáticos del muro de Berlín

Gbm_mauernachzeichnung_2500

Ciento cincuenta y cinco kilómetros de bloques de cemento de casi cuatro metros de alto rodeaban la parte occidental de Berlín y se convirtió en el símbolo de la división de la Guerra Fría. Casi todos los recorridos turísticos empiezan en la puerta de Bandeburgo, pasando por la Postdamer Platz, siguiendo por la Niederkirchner strasse (la antigua frontera entre Berlín Este y Oeste) y terminando en Checkpoint Charlie, el antiguo puesto fronterizo.
Escuchar la historia del muro es hablar de su sorprendente construcción, de las huidas exitosas a lo largo de esta frontera más divisoria de lo que normalmente son las fronteras, sin olvidar a los que murieron al intentarlo.

Los y las guías, tanto personas como libros, nos hablan de las torres de vigilancia, las rutinas y deberes de los guardias fronterizos, la presencia de fuerzas soviéticas y aliadas a uno y otro lado de la pared, la guerra fría y los papeles que jugaron las Stasi y la CIA, las técnicas y equipos de vigilancia de la temible policia secreta germana, de las estaciones fantasma, que conformaron el considerado muro bajo el muro.

El metro de Berlín, uno de los más antiguos del continente, se convirtió involuntariamente en protagonista, ya que se tapiaron todas las estaciones que atravesaban el sector oriental. Se cerraron dos líneas la U8 y la U6. Aunque los convoyes no se detuvieran, la empresa debía pagar unos impuestos por continuar circulando para poder dar servicio a los ciudadanos del Berlín occidental que vivían al otro lado del muro. ¿Qué debían sentir las personas que viajaban diariamente por la zona, y que incluso podrían tener familiares al otro lado de aquellas paredes? En la estación Nordbahnhoff, hay una exposición permanente que explica toda la historia del muro subterráneo.

Senderos del muro

Camino del muro en Berlín junto a Topografía del Terror (fragmento del Muro original) en Niederkirchnerstrasse (Imagen_Senatskanzlei)
Foto: Senatskanzlei

Aunque hay un sendero que recorre el mismo trayecto que la pared que dividía la zona oeste y oriental, de más de 40 kilómetros de largo, hay varios obstáculos que no permiten realizarlo en todo su recorrido siguiendo el paisaje urbano actual. Las hileras dobles de adoquines en el centro de la ciudad, marcan el curso de casi seis kilómetros de la histórica tapia. Cada ciertos metros hay una placa de metal en el suelo donde se lee la inscripción: Berliner Mauer 1961-1989. Es de doble fila, porque también lo erael muro, tanto el denominado Grenzmauer que lindaba con Berlín Occidental como el Hinterlandmauer, que estaba en la parte oriental. Algunos de esos adoquines han sido ocupados por la naturaleza y otros por propiedades privadas que se han adueñado de la zona militar a ambos lados de la pared.

El Sendero se extiende siguiendo las antiguas fortificaciones fronterizas alrededor de 160 kilómetros de la mitad occidental de la ciudad. Hay partes que son sendas ciclistas y de peatones paralelos a las carreteras Zollweg o Kolonnenweg, construidas por las patrullas de la RDA para vigilar la denominada franja de la muerte (Todesstreifen) una zona militarizada que trataba de disuadir las fugas.

Camino del Muro en Berlín. Kommandantenstrasse Foto_Senatskanzlei
Foto: Senatskanzlei

Hay carteles colocados en todo el itinerario y mapas que proporcionan una visión general, fotografías y textos relatando la historia ocurrida en cada sitio particular y, que sobre todo, sirven para orientar al caminante o ciclista.

Para facilitar la planificación en recorridos a pie o en bicicleta, la ruta se divide en catorce secciones de entre 7 y 21 kilómetros, a los que se puede acceder fácilmente en transporte público. 

Los responsables de turismo han diseñado 4 Tours. Desde la Postdamer Platz al Checkpoint Charlie; de Wollankstrasse a Nordbahnhof; desde Postdamer Platz a Warschauer Strasse, acabando en Schönewiede.

Camino del Muro en Berlín - Mauerrest Niederkirchnerstraße Foto_Senatskanzlei
Foto: Senatskanzlei

La Postdamer Platz era la plaza más grande de Europa y fue allí donde Berlín se dividió en dos mitades. Hacia el sureste se puede seguir un recorrido de siete kilómetros a lo largo de los cuales encontramos una exposición temporal, dos placas de la milla de la historia del muro y una torre de vigilancia de la patrulla fronteriza oriental, ahora ya oculta por nuevos edificios. En las confluencias de la Niederkirchnerstrasse y la Zimmerstrasse, se conservan unos 200 metros del muro original. Allí el edificio Martin Gropius muestra la exposición "Topografía del Terror", y las dobles hileras de adoquines.

La ruta continúa por la Friedrichstrasse, donde se encontraba el control fronterizo de personas o Checkpoint Charlie. Cerca encontraréis un edificio de unos 15 metros de alto en forma de caja negra, es la Black Box o Panorama del Muro de Berlín, (U6) donde el artista Yadegar Asisi plasmó palabras que expresan los sentimientos de aquella incomprensible historia que duró casi 30 años. Fragmentos de vídeos con testimonios de audio y voces, complementan la representación en la que también se puede ver un tanque soviético T-62 o un dosímetro de radiación.

En las inmediaciones está el Museo del Muro. Era el último edificio antes de la frontera y desde allí se podía controlar lo que ocurría fuera desde un ventanuco. Ahora el centro informa de los intentos de fuga, de las víctimas y se puede comprobar hasta donde llegó la imaginación de los que intentaban huir utilizando minisubmarinos o globos aeroestáticos.

Sightseeing_East_Side_Gallery©visitBerlin_Philip Koschel
©visitBerlin_Philip Koschel

Antes de llegar al museo Trabi que nos muestra la vida cotidiana de los ciudadanos, nos topamos con el edificio Axel Springer, un control fronterizo de carga y del correo, situado en la Heinrich Heine strasse. Aquel lugar por donde pasaban los diplomáticos hacia el interior de la alambrada, es hoy un supermercado. Cerca está el Museo alemán del Espionaje, en la Leipziger Platz, que presenta la tecnología que utilizaban los servicios secretos.

La otra ruta más visitada es la que va de Wollankstrasse a Nordbahnhof. En ella podemos conocer el túnel subterráneo, el muro bajo el muro y las estaciones fantasma. Durante las décadas del 60 al 90, Wollankstrasse era una única parada intermedia de la línea de tren del norte para los ciudadanos que viajaban a Heiligensee y Frohnau. Estaba al otro lado de la frontera urbana, pero los berlineses occidentales podían utilizarla. Para los orientales estaba prohibida. Ellos viajaban en una línea interurbana anticuada.

Al año siguiente a la caída de la ignominiosa pared, los japoneses regalaron a los berlineses un cerezo que ahora se conoce como la avenida del cerezo.

Desde la pasarela entre Behmstrasse y Mauerpark se puede ver el muro posterior que separaba estas instalaciones ferroviarias cerca de la frontera berlinesa. En el paseo por esta ruta se cruza el parque del muro, adyacente al estadio Friedrich Jahn. Al final del jardín, el muro giraba hacia el oeste y allí abrieron tres calles Eberswalder Strasse, Oderberger Strasse y Schwedter strasse. Desde ese lugar se saludaban los familiares de las dos Alemanias. Allí encontramos también placas conmemorativas que recuerdan la muerte de los que intentaron huir. El mejor lugar para comprobar el sufrimiento de las familias que habían sido separadas de la mañana a la noche, es el Monumento a las víctimas, la capilla de la reconciliación y el centro de documentación. Esta es una ruta especialmente interesante para todos los amantes del ferrocarril.

Restos del Muro en cinco continentes

Muro-madridFoto: Twitter

Eran 155 kilómetros de bloques de cemento de casi cuatro metros de alto que rodeó la parte occidental de Berlín y que se convirtió en el símbolo de la división de la Guerra Fría.  Después de derrumbarlo, algunos bloques de hormigón se regalaron a personalidades mundiales como Ronald Reagan o el Papa, pero otros se vendieron. En Montecarlo se subastaron unos 81 bloques, con sus grafitis incluidos, por unos 5.000 euros.  

Incluida Berlín, 20 ciudades guardan restos del histórico muro. Ciudad del Cabo, Buenos Aires, Taipei, la indosenia Depok, Canberra, Tokio, Seúl, Moscú, la israelí Ein Hod, San José de Costa Rica, la capital jamaicana, Kingston, Guatemala, México, Sofia, París, Bruselas, Londres,  y los tres bloques del parque de Berlín en Madrid. Algunos fragmentos pueden verse en el el Archivo de la Guerra Fría de Los Ángeles, o el Museo presidencial Franklin Roosevelt (en el Hyde Park de Nueva York). También hay un bloque en el Westminster College de Missouri, en el cuartel general de la CIA en Washington o en el santuario de Fátima, frente al cuartel general de la CIA en Washington

 También hay un panel del muro en el kilómetro 102 de la AP15, que une Pamplona y San Sebastián. Al pie del bloque se puede leer una frase de Salvador de Madariaga. "El camino hacia la paz en Europa debe pavimentarse con piedras arrancadas del Muro de Belín". Porque hay una realidad persistente e inmutable. Cuando un muro se cae o los ciudadanos lo tiran, se abre un mundo.

@angelaGonzaloM
@Viaje_Itaca_
Instagram: @Audioguíasturísticas

Categorías: Actualidad , Viajes

Ángela Gonzalo del Moral    7.nov.2019 14:09    

México comparte con el mundo su Día de Muertos

EIKistEXsAUF6WJ

Celebrar la vida en el día de muertos. Así vive México estas fechas, convertidas en una celebración única en el mundo. Mezcla las tradiciones azteca, maya y cristiana y las convierte en un ritual de color y simbolismo.

Un país que convive diariamente con la muerte menos natural, la provocada por la violencia, comparte con el resto del mundo su manera de entender el final de la vida como un renacimiento.

La tradición establece que entre el 28 de octubre y el 2 de noviembre todos los hogares mexicanos preparan ofrendas y acondicionan los altares para esperar las almas de los familiares difuntos que regresan por una horas para reunirse con sus seres queridos, disfrutando de sus alimentos favoritos y visitando sus hogares. Es como una realidad virtual en la que por unos momentos los mexicanos se reúnen con los allegados que cruzaron las lagunas de los cenotes.

EH_52x9WwAsYrUl

“La muerte está tan segura de alcanzarnos que nos da toda una vida de ventaja.”

Frase popular #DiaDeMuertos

Los que han visto la película Coco, seguro que entendieron una tradición milenaria tan arraigada, que adentra sus raíces en las culturas prehispánicas. Envuelto en alegría y música, también en respeto, es un mundo rico en simbología. Unas relacionadas con la naturaleza y otras, más modernas, con aspectos sociales... y comerciales.

Los 4 elementos naturales agua, fuego, aire y tierra están representados por el agua, las velas y el incienso, el movimiento de los papeles picados y las flores, respectivamente . No pueden faltar las fotografías, objetos personales y calaveras para tener presente a cada familiar fallecido. Además de las sonrisas y los buenos recuerdos rememorar el alma de los muertos viene de una esencia cien por cien mexicana.

El día de difuntos bebe de las raíces mayas y aztecas. Angélica Guerra, investigadora de la universidad de Guadalajara y especializada en herencia cultural, cree que es tradición regresa al siglo XXI transformada con nuevas aportaciones.

El elemento fundamental de toda la festividad es el altar u ofrenda del día de muertos. Como todo lo relacionado con esta fiesta, lleno de simbolismo. Los altares suelen tener de dos a siete niveles, este último es el más habitual. Son los siete escalones representados por los siete pecados capitales. El de dos niveles representa el cielo y la tierra y el de tres añade el inframundo.

En el último piso se coloca el arco de flores de cempasúchil y en la base papel picado de colores variados, que simboliza el viento. Tampoco pueden faltar las velas, para guiar a las almas en su llegada a su antiguo hogar y cuando regresan al mundo de los muertos. Los cirios se ubican señalando los cuatro puntos cardinales, y los vasos llenos de agua o líquidos como el tequila, sirven para aliviar la sed de las ánimas. Para los mayas los cenotes, o cuevas con agua, eran la puerta del inframundo. Las semillas, frutos y otros productos naturales, sirven para que recuerden los buenos momentos disfrutados durante su paso por la tierra. Las flores los reciben de una manera bella. 

Pan de muertos

El marketing no es ajeno a esta celebración cultural. Desde hace siglos se elaboran  calaveras de azúcar, papel picado, velas de cebo, altares o pan de muerto. El panadero Miguel Cardona nos explica la simbología de este dulce tan típico de estas fiestas.

Con su forma espiral, las velas de cebo se colocan en los altares para guiar a las almas. Se encienden el 1 de noviembre, pero están presentes en diferentes actos religiosos a lo largo del mes. Hay quién solo quema las velas hasta el día de muertos y otros que las gastan el mismo día de difuntos. Se dice que las flores de cempasúchil son una alegoría de la fuerza de la luz del sol y de la vida. Las moradas, llamadas "terciopelo" representan el luto. 

DNQLi2DVQAA6JRK-768x432

La cartonería es una de las ramas artesanales que llegaron a México durante la época colonial con algunas piezas tan famosas como las piñatas, muñecas, alebrijes o calaveras. El papel picado recoge toda la imaginería de estas fechas en variados diseños como calaveras, esqueletos, flores, gusanos. Una de las preferidas, y que no puede faltar es la calaca o Catrina, que utilizan de forma ocurrente y burlona para ironizar la muerte.

Este da color y alegría a los altares y sirve para decorar calles, ofrendas, tumbas y fiestas. También está muy relacionado con esta festividad la calavera literaria, que son versos irreverentes en forma de epitafios referidos a personas vivas, como si estuvieran muertas. Es habitual acompañarlos con la imagen de la calavera garbancera o La Catrina. En algunas épocas sirvieron para canalizar el descontento político y por eso algunos fueron censurados o destruidos.

Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central_Diego Rivera

Y sin duda la figura más relacionada con el día de muertos es la Catrina o calavera garbancera, que no tiene una raíz tradicional, sino que procede del siglo XIX cuando el grabador José Guadalupe Posada, creó una caricatura de la dandizette de la época del presidente Porfirio Díaz, que representaba a la mujer de clase alta muy refinada y culta. Era una burla hacia las mujeres que adoptaban modales europeos y rechazaban su origen mexicano. Con el tiempo acabó formando parte de la cultura mexicana como percepción jocosa de la muerte. Fue el muralista Diego Rivera quien la bautizó y popularizó. En las calles de México se suceden desfiles con sus máscaras.

Si dejamos las calle y entramos en el Museo Mural Diego Rivera, en el interior encontramos el cuadro reivindicativo que impulsó este símbolo. Pintada en 1947, Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central es una síntesis de los últimos 400 años de historia de México presidida precisamente por la Catrina que aparece en el centro con golilla de plumas evocando a Quetzalcóalt y cogida del brazo de su creador, José Guadalupe Posada. Cogido de su mano el propio Rivera representado por un niño y detrás Frida Kahlo. Junto a ellos escritores latinoamericanos de la época como José Martí, revolucionarios como Emiliano Zapata, o políticos como el expresidente Porfirio Díaz. También ilustra la conquista, la época colonial, la invasión estadounidense o la intervención europea con figuras de Hernán Cortés, Sor Juana Inés de la Cruz o el emperador Maximiliano.

A veces el colibrí, a veces el cuervo,
a veces el tecolote, nos dice cuándo hemos de irnos.
Pero nosotros los mexica no morimos,
sólo cambiamos de casa, de cuerpo.
Y cada año venimos aquí.

@angelaGonzaloM
@Viaje_Itaca_
Instagram: @Audioguíasturísticas

 

Ángela Gonzalo del Moral   31.oct.2019 16:47    

Gdańsk, la opulenta capital del ámbar

Gdansk Foto_angelaGonzaloM

Hubo un tiempo en que la ciudad de Gdańsk/Danzig vivía en la opulencia. Era la envidia de cualquier forastero.  La casa señorial de Artus era la sede representativa del gremio de comerciantes, es de madera y data de mediados del siglo XIV y era el centro de la vida social y comercial del antiguo Gdansk.

Como decía el escritor Ernst Hoffman ojalá hubieramos podido conocer aquellos suntuosos palacios, en persona, donde los ricos comerciantes ostentaban su riqueza a quien visitara sus casas. De momento nos queda pasear por su arteria histórica, el camino real o entrar en alguno de los salones del palacio de la bolsa o de la casa.

A través de la puerta dorada, entramos en la historia de esta ciudad siguiendo las huellas de alemanes, polacos, judíos, holandeses o flamencos. En la puerta dorada destacan cuatro alegorías: con el telescopio, la sabiduría; con el libro, la devoción; la justicia representada con una balanza y con la flecha rota, la concordia. Esta última toda una premonición para que siglos más tarde recibiera el premio de la concordia Princesa de Asturias 2019. Porque según se lee en el arco "en concordia crecen los estados pequeños y en discordia se derrumban los estados grandes".

Lo mejor de Gdańsk está en una sola calle: ulica Dugla, o camino real, que fue durante años una especie de campo de batalla de ricos contra ricos, luchando por demostrar el poderío económico de cada familia. Parece que paseamos entre casas de muñecas. Pero no nos dejemos engañar, la arquitecta Ewa Stepinska nos dice que lo que más sorprende a los turistas es descubrir qué casas son originales y cuales fueron reconstruidas después de que los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, dejaran el 90% de la ciudad totalmente arrasado.

20190906_181725

Ewa nos recuerda que en la ciudad principal de Danzig, nombre con el que se conoció Gdańsk hasta después de la Segunda Guerra Mundial, todo es largo y dorado. Así encontramos la calle larga, el mercado largo y el muelle largo, o la puerta dorada, las casas doradas y el agua dorada. Dice la leyenda que los ricos para intentar demostrar su opulencia empezaron a tirar monedas a la fuente de Neptuno, y el dios del mar, enfadado, comenzó a triturarlas con su tridente y desde entonces los gedanenses añaden virutas de oro al vodka.

La goldwasser (agua de oro) está elaborada con hierbas medicinales y partículas del preciado metal de 22 kilates. Hay que tomar el chupito de un trago y dicen que  alivia las dolencias reumáticas y dicen que tiene efectos potenciadores de la belleza.

La leyenda de la goldwasser no es la única que tiene Gdańsk. En la calle Mariacka sorprenden sus gárgolas a pie de acera, que tienen funciones de canalización de desagües. Al parecer un gigante se sentó en las torres de la catedral de Santa María y agradecido por el recibimiento de la población empezó a repartir juguetes, que se convirtieron en adornos pétreos.

Cada hora suenan las 44 campanas del carrillón del antiguo ayuntamiento, un edificio que actualmente acoge el museo de historia de la ciudad, con un espectacular salón rojo y en su techo sobresalen cuadros alegóricos del siglo XVII.

Al final de la calle Dluga la puerta verde nos lleva hasta el río Motlawa, donde se concentra gran parte de la vida social y el viejo puerte fluvial. En frente, los graneros que dieron la riqueza a la población. Había más de 300 silos, lo que da una idea del poder económico que llegó a tener. Los antiguos almacenes se han reconvertido en bares y restaurantes, donde se puede degustar la sabrosa gastronomía polaca. Con los pierogi a la cabeza, una especie de raviolis rellenos. Tienen más de 200 variedades de sopas y uno de los pescados típicos es el arenque... también el bacalao.

20190906_120039
Foto: angelaGonzaloM

Dos de los monumentos históricos más importantes de la considerada capital del ámbar, son el molino grande, que tiene tres funciones: molino de harina, granero y panadería. Un logro técnico para su época como también lo fue la enorme grúa medieval de madera flanqueada por dos torreones, capaz de levantar cargas que superaban las cuatro toneladas. Se puede visitar desde dentro y ver la enorme polea que ayuda a trasladar la mercancía desde los barcos, que se apostaban en la orilla.

El siglo XX marcó a Gdansk para siempre

20190907_110716

Con más de mil años de historia Gdańsk fue un nombre de referencia mundial en la década de los 80, cuando los trabajadores de los astilleros Lenin, iniciaron una huelga y las posteriores movilizaciones masivas en toda Polonia, comportaron la aparición del primer sindicato en los países del Este, Solidaridad, fue el final de las dictaduras comunistas del telón de acero. El museo y Centro Europeo de Solidaridad recuerda aquellos acontecimientos, igual que el museo de la II Guerra Mundial, recuerda que en esta ciudad se inició la contienda más trágica del último siglo en Europa. Son dos lugares imprescindibles en cualquier visita a Gdansk.

La ciudad en la que nacieron Arthur Schopenhauer, Daniel Fahrenheit, Günter Grass, o Lech Walesa es una metrópolis moderna, centro de ciencia y cultura y un atractivo destino turístico.

La capital del ámbar

20190906_192942

Gdańskes conocida también como la capital mundial del ámbar. Más de 2.000 empresas de la ciudad y sus alrededores venden y diseñan joyas de esta resina fósil que ha asombrado al ser humano desde la antigüedad. En el siglo X los talleres fabricaban abalorios, peones para juegos, amuletos o anillos. A partir del siglo XIV se enviaban las obras de arte a Brujas, Amsterdam, Amberes, Colonia o Venecia.

Nobles, aristócratas, clérigos, reyes y los ricos burgueses, que habían amasado fortunas con la exportación de grano encargaban obras y estaban considerados los regalos diplomáticos más preciosos con los que obsequiar a soberanos de países europeos, zares, sultanes o califas. Una de las obras más importantes que realizaron artesanos gedanenses fue la Cámara de Ámbar, una habitación privada que el rey de Prusia ordenó decorar con el oro báltico. Después de varios traslados, durante la Segunda Guerra Mundial, se perdió su rastro.

20190906_193019

En la ciudad se ha organizado una ruta que incluye el museo de ámbar, situado temporalmente en la antigua cárcel de la ciudad, el altar de la Iglesia de Santa Brígida, y varios talleres y galerías que se encuentran en las principales calles del centro histórico. El triángulo entre las calles Dlugie Pobrzeze y Dluga es conocido como la Quinta Avenida del Ámbar.  En el mes de marzo se celebra la feria más grande del sector donde asisten miles de compradores, diseñadores y artistas.

Uno de esos lugares es la Royal Amber Gallery, donde Paula Tomasheska, experta en ámbar, nos descubre algunos secretos del mundo del ámbar. Esta resina fosilizada de origen vegetal tiene más de 200 colores, aunque los más conocidos son el meloso, amarillo, blanco y verde. Es una piedra semipreciosa utilizada en joyería y como medicina que se produce especialmente en el Báltico, donde se concentra el 80% de la producción mundial.  Y para saber si no es una falsificación, hemos de tener en cuenta que el ámbar flota y no se puede quemar.

@angelaGonzaloM
@Viaje_Itaca_
Instagram: @Audioguíasturísticas

Categorías: Actualidad , Viajes

Ángela Gonzalo del Moral   18.oct.2019 17:26    

La innovación en el ADN de la centenaria KLM

 
Aankomst 787-10 BKA 300619 (Patrick Kop & Desril Santoso Teguh)-11
Foto: Patrick Kop & Desril Santoso Teguh
 
En 1946 la aerolínea KLM realizaba su primer vuelo Amsterdam-Madrid. Hoy, 73 años después la compañía aérea holandesa tiene siete rutas a nuestro país y traslada 1,6 millones de pasajeros anuales, una cifra que se mantiene en los últimos años, y una tendencia de futuro. KLM, que actualmente el grupo Air France-KLM, deja claro que la innovación tecnologíca está en su ADN, por eso mira al futuro y está desarrollando el prototipo de aeronave Flying-V y la primera planta de biocombustible.
 
La compañía aérea, una de las más antiguas del mundo, está de celebración. Cien años, desde que realizó su primer vuelo entre Amsterdam y Londres. Antes ya se realizaba algún otro vuelo entre el continente y el Reino Unido, pero ellos han permanecido todo este tiempo con el mismo nombre, compartiendo los hitos de la historia de la aviación del último siglo. Como compañía,recuerdan su primer vuelo a Nueva York, o cuando iniciaron los vuelos a Asia, con Indonesia como primer destino de ese continente. Luego llegaría África y actualmente tiene conexiones con todo el mundo desde su centro de conexión (hub) de Schipol.
 
Cockpit-beeld-oud-nieuw-iso-v2-002-2

Los responsables de KLM declaran que "somos una compañía centrada en el cliente, innovadora y eficiente, dispuesta a asumir los retos que tenemos por delante". Entre esos retos destacan la innovación y la sostenibilidad "que son imprescindibles para trabajar con todos los actores de este sector y que nos permite volar con responsabilidad", ha dicho en Madrid Elich, poco antes de partir la tarta de cumpleaños en la capital española. Y ha zarandeado al viajero recordando que "todos somos responsables y solo podremos superar los problemas si todos volamos con responsabilidad, incluidos los clientes".

Por otra parte reconocen que transportan casi el mismo número de viajeros a Barcelona y Madrid, aunque en la primera ciudad "trasladamos más turistas y a la segunda más personas relacionadas con los negocios".

Las originales casitas azules de Delft

Las casas azules de miniatura de Delft_Página_1
Foto: Ben Kortman

Desde hace más de seis décadas, las casitas azules de Delft decoran ventanas, oficinas, o neveras de los coleccionistas aéreos. La aerolínea holandesa empezó a obsequiar a sus pasajeros más exclusivos con estas casitas en 1952 y actualmente son joyas de coleccionistas. En 1994, cuando la compañía celebro el 75 aniversario el número de casitas diferentes era esa cifra exacta y se ha mantenido inalterable hasta ahora. Las primeras estaban rellenas de licor o ginebra de las destilerías más tradicionales de Rynbende y Henkes y más tarde, a partir de la década de los 80 se rellenaban con bois Genever. Con los destinos a Oriente Medio se cambió el tipo de obsequio y las casitas se convirtieron en ceniceros, de manera que al colocar el cigarrillo por detrás, el humo salía por la chimenea.

En 1995, las casitas las fabricó la Royal Goedewaagen de Gouda y actualmente casi el 75% de las cerámicas de Delft se fabrican fuera de ese municipio, como consecuencia de la globalización, por lo que el nombre de Delft ya no hace mención a un municipio en concreto, sino al nombre genérico de las casitas. Actualmente las aeronaves de KLM cargan con 725.000 casitas al año, rellenas de Genever y otras 80.000 sin rellenar. Su tamaño máximo es de 5,5 cm X 10 cm.

Las casas azules de miniatura de Delft_Página_2
Foto: Ben Kortman

Las casitas son miniaturas que no entran en detalles, y aunque en ediciones limitadas, representan el palacio real de Ámsterdam, la báscula de quesos de Gouda, el palacio Het Loo de Apeldoorn, el teatro carré de Amsterdam y la sala de los caballeros de La Haya. Por lo que en la actualidad son siempre réplicas de edificios de especial interés histórico y arqitectónico. Solo hay una casita que no hace referencia a ningún edificio de los Países Bajos. La número 85 es un modelo del edificio Penha, la casa más famosa de Curaçao, que forma parte de los Países Bajos. La miniatura del centenario es una réplica del palacio Huis ten Bosch en la Haya y la casa del rey Guillermo Alejandro y su familia.

KLM comprometida con los retos futuros de la aviación

20191010_121300Foto: angelaGonzaloM


Cien años en la historia de la humanidad no es nada, pero en la de la aviación significa superar momentos de intranquilidad, guerras, y la lucha por el mercado, sobre todo a partir de la aparición de las low cost. Ahora el gran reto es la eficiencia energética, la sostenibilidad y el respeto por el medio ambiente. KLM, "mira adelante con optimismo para asumir los desafíos de la sostenibilidad y la innovación en nuestro sector", desarrolla proyectos como el prototipo del nuevo avión Flying-V, junto a la universidad de Delft en Holanda o la primera planta de biocombustible, que se abrirá en Europa en 2022, entre otros proyectos, ha comentado en Madrid, el director de Innovación Tecnológica, Paul Elich.
 
En 2019, cien años más tarde, el grupo aéreo Air France-KLM, que engloba a las aerolíneas Air  France, KLM, HOP! y Transavia, transportó a un total de 79,5 millones  de pasajeros en todo el mundo. En septiembre, el factor de ocupación fue del 89,2%, 0,6 puntos  porcentuales más que un año antes. En cuanto a las rutas, registró un aumento del 2% de viajeros en  las de corto y medio radio, mientras que en las de largo crecieron un  4,5% hasta septiembre. La 'low cost' Transavia contribuyó al crecimiento del grupo con  más de 13,3 millones de viajeros, un 6,7% más que en los nueve  primeros meses de 2018.
 
20191010_125102
Foto: angelaGonzaloM
 
Por regiones, las que más aumentaron el número de pasajeros fueron las rutas desde y hacia Latinoamérica, con un incremento del 6,6%, mientras que a Norteamérica el crecimiento fue del 5,9% y Asia-Pacífico casi un 5%. Disminuyeron otras regiones como el Caribe, el Océano Indico, Oriente Medio y África. En el primer caso la disminución de la demanda fue de un 0,23%, lo que significa casi 3 millones menos de viajeros, y un 2,2% (algo más de 4 millones) en los países de Oriente Medio y el continente africano.
 
Junto a la universidad de Delft, que tiene un importante departamento de ingeniería están desarrollando proyectos como el prototipo del nuevo avión Flying-V, o la primera planta de biocombustible, que se abrirá en Europa en 2022. Elich asegura a "Viaje a Itaca", que "no queremos ser constructores de aviones, pero sí ayudar a solventar problemas. El avión Flying-V supondría no solo una disminución en el uso de combustibles fósiles, sino también en otros aspectos como el ahorro de agua para la limpieza del aparato, o en el uso de pintura para el fuselaje"
 
20191010_121207
Foto: angelaGonzaloM
 
En 2011, el mundo de la aviación quedó paralizado por culpa de un volcán islandés, que durante varios días estuvo lanzando cenizas a la atmósfera, afectando a la seguridad aérea. Centenares de vuelos fueron suspendidos y zonas como Europa quedaron colapsadas. Como un ejemplo de lo que significa adaptarse a las situaciones imprevisibles, reconoce que  "nos vimos colapsados, porque miles de personas necesitaban una respuesta inmediata para saber qué ocurría con su vuelo, y nosotros no teníamos canales suficientes para poder responder a esa situación, así que por primera vez utilizamos Facebook para informar a nuestros clientes" Añade que "a partir de ahí vimos la necesidad de mantener un contacto a través de las redes sociales". Actualmente utilizan todo las redes sociales que existen para llegar a sus usuarios. Desde WhatsApp, Facebook Messenger, Twitter, WeChat a KakaoTalk. Un ejemplo de adaptación a las nuevas realidades. 
 
 KLM utiliza  También es pionera en soluciones digitales para facilitar los viajes de sus clientes. Es una de las primeras aerolíneas en poner en marcha la biometría en los aeropuertos, aunque reconoce que es complicado porque todo eso depende de las normativas de seguridad nacional de cada país "y unos son más estrictos que otros, mientras otros son más flexibles o se adaptan más rápidamente a la realidad social".
 
En la actualidad, KLM ofrece una red de vuelos a más de 160 destinos en todos los continentes y opera con una flota de 168 aeronaves.
 
 
 
 
Categorías: Actualidad , Viajes , Web/Tecnología

Ángela Gonzalo del Moral   10.oct.2019 12:09    

Ribera de Duero, a punto para la vendimia

Ribera de Duero Foto_angelaGonzaloM (2)
 
La vendimia está a punto de empezar en Ribera de Duero. Nervios y trasiego de personas y material para la recolección de un fruto que podrá alcanzar la excelencia, convirtiéndose en un vino de categoría reserva o un crianza.  Hay muchas personas implicadas en este trabajo colectivo, del que se benefician miles de personas, que no solo trabajan en el campo o en las bodegas, también en restauración, hostelería y actividades relacionadas con el enoturismo. 
 
Roberto Pérez nos prepara el globo aeroestático a las afueras de Pesquera de Duero. Nos acercamos en coche a un campo de cereales, que está en descanso tras las siegas de verano y a la espera de que se inicien las tareas de siembra. Roberto nos explica algunos detalles que tenemos que tener en cuenta antes de subir a la cesta en la que viajaremos 16 personas. Hay otras más pequeñas, depende del grupo que lleve en cada ocasión. Desde hace una década dirige la empresa VallaGlobo, y el precio por persona es de unos 160€. 
 
 
En pocos  minutos nos elevamos. Las nieblas de la mañana se agarran a los pocos montículos que hay en la zona y por encima de ellas sobresale el imponente castillo vallisoletano de Peñafiel, una zona que linda con la provincia de Burgos. Es la zona que hemos escogido para realizar nuestra visita a varias fincas de la D.O. Ribera de Duero. Bajo nosotros campos inmensos de viñedos.
 
Ribera de Duero Foto_angelaGonzaloM (7)
Foto: angelaGonzaloM
 
Nuestro piloto nos va explicando los municipios y los detalles de la comarca. "Ahora nos vamos de copas", nos dice, mientras sobrevolamos a escasa altura de las copas de los pinos, donde se dejan ver algunos cervatillos, jabalíes y animales silvestres. Roberto aprieta los calentadores para ascender o descender según el lugar en el que nos encontramos.
 
Es el único sonido que rompe el silencio en el que nos encontramos todos los que disfrutamos del espléndido vuelo. De vez en cuando, el piloto nos explica que también realiza viajes aéreos por capitales castellanoleonesas, lo que permite experimentar las ciudades desde otra perspectiva. Y nos cuenta que ha tenido peticiones de mano, y bodas. 

El vuelo dura una hora, y se nos ha pasado demasiado deprisa. Después de encontrar un lugar para aterrizar, bajamos del globo, pero antes de visitar los viñedos, el coordinador de VallaGlobo,  nos invita a celebrar el bautizo del vuelo... con productos de la tierra.

Viñedos rebosantes de racimos

 

Ribera de Duero Foto_angelaGonzaloM (3)
Foto: angelaGonzaloM

Es momento de adentramos entre los viñedos, donde es inevitable coger algún racimo y picotear las uvas ya a punto para la vendimia. Están dulces y si sostienes un racimo entre las manos se vuelven pegajosas, debido a una especie de ceramen que luego ayudará a la fermentación.

En el municipio burgalés de Roa, nos recibe Conchi Carreras.  Nos dice que aún quedan unos días para iniciar la cosecha. Como en las bodegas de Condado de Haza, toda la Denominación de Origen está ya preparándose para vendimiar. Emocionada nos explica que "este momento es especial porque es el comienzo de un trabajo que hay detrás de mucha gente, y muchos años".
 
Ribera de Duero Foto_angelaGonzaloM (4)
Foto: angelaGonzaloM
 
Lucía Fernández, copropietaria de los viñedos de la família Fernández Rivera, añade más sensaciones "son días de nervios, estás escéptico mirando al cielo de una manera especial, porque si cambio el tiempo todo el trabajo puede venirse abajo".

Visitar las bodegas en plena vendimia parece un buen momento, pero hay que tener en  cuenta que debemos compartir el espacio con muchos trabajadores que laboran sin  descanso para recoger las uvas lo antes posible y en el momento idóneo. Conchi entiende que "para el visitante es muy apetecible ver una bodega en pleno rendimiento, pero es la época más complicada para nosotros y es el visitante no puede ver todo el esplendor de la bodega".

Caminamos entre las vides, comprobando el gusto dulzón de la uva tinta, vestida con sus  característicos tonos azul y morado. A nosotros nos parece que ya están preparadas,  pero nos aseguran que todavía les queda unos días. Lucía Fernández hija, nos transmite lo que significa para ella un racimo de uvas. "Son proyectos futuros, lo que puedes hacer con la uva, lo que te va a dar, si la vas a dedicar a producir un reserva, si los racimos ya están a punto o hay que esperar unos días más".
 
Ribera de Duero Foto_angelaGonzaloM
Foto: angelaGonzaloM
 
Durante todo el año, muchas personas han ido moldeando la uva, retirando los racimos para reconducir la  producción y fortalecer el fruto. Entre un mes y quince días antes de iniciar la vendimia, se realiza un seguimiento de la maduración de los frutos y Dominico Guillén, Domi,  controla al detalle todo el  proceso en los laboratorios de la empresa vallisoletana, uno de los más modernos de España. La responsabilidad es mucha. "Desmesurada, diría yo, porque trabajar con bodegas que tienen tanta historia te presiona un poco"

Las bodegas ultiman los preparativos para el trasiego de recolectores y las personas que tratarán la uva para que inicie la fermentación. En su interior también encontramos las botellas de otras añadas, que continúan su  evolución para alcanzar la excelencia: ser un crianza o un reserva, el punto máximo al que  puede llegar la uva tras varios años de reposo.
 
Ribera de Duero Foto_angelaGonzaloM (5)
Foto: angelaGonzaloM

Estos días los pueblos de la Ribera de Duero están preparados para todo lo que comporta la vendimia. En unos días, con la llegada de los vendimiadores, se convertirán en un  hervidero de gente, y sus calles también recuperarán viejos olores y sensaciones. Como la que nos propone el joven violinista Manuel Urios, que ameniza una cena especial rodeados de viñedos.

El enoturismo no solo es un motor económico de las zonas rurales, sino que es un sector creativo, imaginativo e innovador, que el año pasado atrajo a más de 3 millones de visitantes. Ayuda a reducir la despoblación rural y es un producto turístico que potencia la cooperación y las sinergias. Nunca se visita una sola bodega, o una sola ruta, sino que el turista empieza a conocer una bodega, un museo, un restaurante de una ruta y después se añade a otras actividades.
 
Categorías: Actualidad , Gastronomía , Viajes

Ángela Gonzalo del Moral   24.sep.2019 13:55    

Paseando con Magallanes por Sevilla

Sevilla Foto_angelaGonzaloM
Vista de Sevilla desde la Giralda. Foto: angelaGonzaloM

Viajamos en el tiempo, hasta la Sevilla del siglo XVI, para conocer el puerto de Indias y una ciudad, hervidero de gentes, epicentro del comercio marítimo mundial durante más de un siglo.

Iniciamos nuestro recorrido en el Hotel América, porque ese fue el continente que Fernando de Magallanes tenía en su mente. Era el reto más importante que debían superar para llegar a las islas de las especias. Cristobal Colón ya lo había descubierto dos décadas antes.

Sevilla Foto_angelaGonzaloM (8)Punto de partida del paseo histórico desde la plaza Duque Foto: angelaGonzaloM

Situado en la plaza del Duque, es equidistante de algunos de los puntos que marcan la ruta magallánica en la capital hispalense. A corta distancia del Barrio de Santa Cruz, la catedral, la Giralda, la Casa de la Moneda, la Torre del Oro o el barrio de Triana. Todos ellos lugares estrechamente relacionados con los últimos años de vida de Magallanes.

Además para el viajero actual está perfectamente conectado con la estación de tren de Santa Justa. -Eso nos recuerda que la primera estación del AVE en España, y actualmente es la sede de la red de ciudades AVE del país, a la que pertenecen ya las principales urbes españolas.

Antes de iniciar la ruta Magallanes, vale la pena recordar que algunos de los edificios que todavía existen de aquella época, aunque remodelados, son diferentes a los que vieron los navegantes de las cinco naves que partieron del puerto sevillano el 10 de agosto de 1519. La torre del Oro, no tenía la linterna superior, la catedral estaba inconclusa y aún tenían que construir la parte superior de la Giralda.

Ruta Magallanes en Sevilla

 

Sevilla Foto_angelaGonzaloM (2)
Foto: angelaGonzaloM

El diplomático veneciano Andrés Navajero, detallaba que "las calles de la ciudad  de la ciudad son anchas y hermosas, pero las casas en general no son muy buenas; hay, sin embargo algunos palacios que no los he visto mejores ni más bellos en toda España, dentro de sus muros muchos jardines y solares".

Aunque Magallanes llegó a la ciudad en 1517, los preparativos del viaje no se iniciaron hasta septiembre del año siguiente. Durante dos años el navegante portugués visitó a menudo la Casa de la Contratación, situada en las dependencias del Alcázar. Una institución que, como nos explica nuestra guía, Teresa Buzo, controló todo el tráfico marítimo, los cargamentos y tesoros que transportaban los barcos mercantes durante 250 años.

20190819_204652

Pero sobre todo, como nos recuerda David Ruiz, historiador de ingeniería naval, y miembro de la Fundación Nao Victoria,  inspeccionaba y aprovisionaba las naves que partían, daba instrucciones a las flotas y controlaba el registro de todas las embarcaciones.

Actualmente es un edificio de oficinas perteneciente a la Junta de Andalucía y su patio solo se puede visitar los miércoles. En la plaza se situaban  los capitanes que organizaban expediciones para alistar a sus tripulaciones. Uno de ellos era Fernando de Magallanes.

Sevilla Foto_angelaGonzaloM 12979149471

La Casa de la Contratación estaba situada cerca de la Puerta de Jerez, la catedral, la lonja y los Reales Alcázares. Tres edificios catalogados por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad, y es uno de los 15 lugares que forman parte de la ruta preparada por el ayuntamiento hispalense para rememorar los días en que el explorador portugués y sus hombres paseaban por la ciudad, en busca de gloria y dinero. A lo largo de tres años, Sevilla organizará diferentes actividades, como las visitas teatralizadas que propone "Engranajes culturales".

En la puerta de Jerez, está la capilla Santa María de Jesús, los únicos vestigios que quedan de la antigua Universidad de Sevilla. Si callejeamos encontramos la actual calle Mateos Gago, lugar de residencia de Magallanes y su esposa Beatriz Barbosa. En aquella época era la calle de la Borceguinería, donde tenía sus talleres el gremio de los zapateros.

Otra calle importante es la de los Alemanes, en la puerta del Perdón de la catedral de Sevilla. Se le llama así porque estaba llena de mercaderes de origen alemán. Sus gradas eran el lugar donde comerciantes y banqueros cerraban sus negocios. En esa misma calle, el restaurante don Juan de Alemanes homenajea aquella gesta con un menú magallánico, que debe reservarse con antelación. El chef Jon Ugalde ha querido resaltar el papel de las especias, auténtico objetivo del viaje.

Sevilla Foto_angelaGonzaloM (6)Menú magallánico en don Juan de Alemanes. Foto: angelaGonzaloM

Cuando regresó Elcano, en la calle Alemanes, se negociaron todos los bienes que portaba la nao Victoria e incluso se subastó la embarcación. Cerca se encontraba la lonja de Mercaderes, que posteriormente pasó a convertirse en el Archivo de Indias.

En la catedral rezaron los marineros antes de salir y allí volvieron los 18 supervivientes para agradecer a la Virgen de la Antigua regresar con vida. En aquella época la catedral sevillana era uno de los mayores templos de la cristiandad.

Sevilla Foto_angelaGonzaloM (9)
Iglesia del Hospital de la Santa Caridad. Foto: angelaGonzaloM

Otro lugar imprescindible en la ruta sevillana de Magallanes son las Reales Atarazanas, una de las mayores instalaciones de fabricación de barcos de la Baja Edad Media. En sus astilleros se pusieron a punto las naves de Magallanes.

Situado en el antiguo arrabal de la carretería en los extramuros de la Sevilla histórica, actualmente una parte del edificio está ocupado por la Iglesia y Hospital de la Santa Caridad, del siglo XVII. En su interior se conservan obras de importantes artistas sevillanos. Hay cuadros originales de Esteban Murillo encargados por su gran amigo Miguel Mañara fundador de la Santa Caridad, o copias, que actualmente se pueden ver en museos europeos y americanos, fruto del expolio de las tropas francesas.

Obras de arte de incalculable valor que atrapan al visitante, como ocurre con su absorbente retablo mayor, cincelado en el estilo clásico barroco sevillano. La directora del Hospital de la Caridad, Esperanza Hernández, nos recuerda que en su interior hay obras no solo de Esteban Murillo, sino también de Pedro Roldán, Bernardo Simón de Pineda y Valdés Leal, renombrados amigos de Mañara.

Sevilla Foto_angelaGonzaloM (5)Foto: angelaGonzaloM

Nos acercamos hacia el río para conocer dos elementos arquitectónicos emblemáticos: las torres de la Plata y la del Oro. La primera es una torre octogonal del siglo XIII, era el lugar de custodia de las mercancías procedentes de las expediciones. Nos comentan que allí hacían la primera parada antes de llegar a la Casa de la Contratación donde se registraban todos los productos, incluidas las especias que transportó la nao Victoria, procedente de las islas Molucas.

Estaba unida a la Torre del Oro, por una muralla. Junto al emblemático torreón se encontraba el puerto de las Mulas, desde donde partieron las cinco embarcaciones lideradas por Fernando de Magallanes. Allí regresó la nao Victoria comandada por Juan Sebastián Elcano.


Webs de interés práctico

Ruta Magallanes
Centro Magallanes (Paseo Alcalde Marqués de contadero s/n)
Acuario de Sevilla (Muelle de las Delicias s/n)
Engranajes culturales (visitas teatralizadas)
María Teresa Buzo (guía turística internacional) 
V centenario vuelta al mundo 
Asociación V Centenario 
Red de Ciudades AVE 
Hotel América  (plaza del Duque)


 

Histórico Puerto de Mulas

 

Sevilla Foto_angelaGonzaloM (3)

En el Paseo del Marqués del Contadero, que era el centro principal de la autoridad portuaria, la Fundación Nao Victoria ha instalado espacio I Vuelta al Mundo, que permite conocer algunos detalles de las naves que zarparon desde las orillas del Guadalquivir, y rinde homenaje a todos los que participaron en la gesta. Consiguieron finalizarla 18 marineros que, descalzos, hambrientos y harapientos, regresaron a la capital hispalense, completando la circunnavegación.

Acabamos nuestro recorrido magallánico en la orilla este del río. Allí está el puente de Triana, en aquella época puente de barcas, por donde pasaban las cargas con provisiones y útiles para la larga travesía que iniciaba Magallanes en 1519. Barrio marinero por excelencia, aportó gran número de los tripulantes que participaron en la travesía. La iglesia de Santa Ana, con la talla de la Virgen de la Victoria, dio nombre a la única embarcación que realizó la vuelta al mundo.

Sevilla Foto_angelaGonzaloM (4)Foto: angelaGonzaloM

En la orilla opuesta a la Torre del Oro, está el Muelle de las Muelas o de las Mulas. Desde allí partieron las naves el 10 de agosto de 1519. Actualmente en su lugar está la Plaza de Cuba, junto al puente de San Telmo, donde se ha instalado el monumento a Magallanes, un gigantesco globo terráqueo que simboliza la milla 0 de la Tierra.

** Sevilla forma parte de las ciudades AVE de España, lo que permite llegar a la ciudad en pocas horas desde Madrid, Málaga, Córdoba o Cádiz. También desde Barcelona.


Redes sociales: @sevillaciudad @CiudadesAVE #RutaMagallanes
#Sevilla #VisitSpain #SpainExperience 
@donJuanAlemanes

 


Otras publicaciones sobre la Primera vuelta al mundo, Magallanes y Sevilla


Ruta Magallanes en Sevilla (podcast)
Sevilla capital de las expediciones en el siglo XVI 
Sevilla y Magallanes, 1519 (podcast)
Sevilla, especias y gastronomía magallánica (podcast)
Sevilla, Magallanes y las islas de las especias 
Don Juan de los Alemanes y su menú magallánico
Diario de a bordo de los expedicionarios de la Primera Vuelta al Mundo
Se cumplen 500 años de la Primera Vuelta al Mundo

@angelaGonzaloM
@Viaje_Itaca_
Instagram: @Audioguíasturísticas

Categorías: Gastronomía , Viajes

Ángela Gonzalo del Moral   20.sep.2019 08:51    

El Cronicón de Oña recupera los orígenes de Castilla

Cronicon3

Las paredes del histórico monasterio burgalés de San Salvador de Oña, vuelven a recordar escenas pasadas que parecen haber quedado atrapadas entre sus viejos muros. Los vecinos de la localidad representan por trigésimo segundo año consecutivo una parte crucial de los orígenes de Castilla y se traslada al siglo XI, cuando dominaban esas tierras los reyes Sancho II, el Fuerte y Sancho III, el Mayor, doña Urraca, Alfonso VI , doña Elvira o el mismísimo Rodrigo Díaz, El Cid.

Durante más de 1.000 años el monasterio ha observado y padecido los avatares de la historia castellana y de sus vecinos. Ahora son ellos los que le devuelven, en forma teatral, un relato de aquel lejano siglo XI. En el altar mayor del templo los restos de San Íñigo, confesor del rey Sancho III el Mayor, que seguro conoce cada detalle del relato que nos van a explicar los vecinos de Oña. Todo lo contrario que las figuras del retablo barroco que preside la actuación, realizado en el siglo XVIII, a los que las disputas que vamos a conocer les quedaban lejanas y olvidadas por el devenir de la historia de España. 

59285380_869806180024622_7870695129479118848_n

Foto: Facebook Cronicón

Por unos días Oña se traslada en cuerpo y alma a la Edad Media para recordar aquellos momentos, como si repasaran la historia para no olvidarla. Y la iglesia abacial se une, cediéndoles sus paredes como un escenario, en el que el presente se convierte en pasado, y durante más de una hora, onienses y  foráneos viven en una realidad dual.

El Monasterio de San Salvador acoge el primer panteón real de Castilla, y como si fueran unos espectadores privilegiados, se comparte espacio con algunos de los personajes que protagonizaron la historia real del Cronicón. En la iglesia están los sepulcros condales y reales de Sancho García, conde de Castilla; Sancho III el Mayor, rey de Pamplona, su esposa Muniadona y Sancho II el Fuerte, primer rey de Castilla. Todos están en primera fila, como si quisieran cambiar alguna línea de ese guión que los vecinos han documentado y que ahora comparten con los visitantes. 

Sobre las nueve y media de la noche se levanta un telón invisible que nos traslada a otra época, llena de intrigas y violencia por el control de tierras y gentes. Allí aparece el conde Fernán González horas antes de morir. Su hijo se apresta a tomar el poder y continuar la lucha contra los árabes y su líder: Almanzor.

Escuchar más podcast de angelaGonzaloM en ivoox

Unos 200 vecinos llevan unos días repasando la lección de historia que van a representar. Para la gran mayoría no es su primera cita, pero lo viven como la primera vez. Es una mezcla de nervios, orgullo y dignidad. Tienen una gran responsabilidad: poner voz y alma a aquellos personajes que un día moraron, o visitaron el lugar. Muchos empezaron hace años y e incluso con la edad, han cambiado de personaje.

Impasible, pero como si disfrutara de los adornos y ornamentos, el monasterio de origen románico aunque con una clara evolución gótica, también participa en la recreación histórica, una de las más genuinas y reconocidas de Castilla Leon. Es un escenario 'impagable', majestuoso, suntuoso, único.

Pero volvamos a la representación. Ahora el conde Sancho García planifica hábiles alianzas matrimoniales para conseguir aumentar sus poderíos. A doña Munia, la casa con Sancho el Mayor para avanzar hacia Navarra y a doña Sancha la promete con Berenguer I, con el fin de extender sus dominios hacia el Mediterráneo , convirtiéndola en condesa de Barcelona. Su hija Urraca es la prometida del duque de Gascuña. También quiere influencias en el cielo, y convierte a su hija Tigridia en la primera abadesa del Monasterio de Oña. Estamos en 1011. Seis años más tarde, Castilla se viste de luto.

20190814_213559

Foto: angelaGonzaloM

Las escenas se suceden a buen ritmo y miro a mi alrededor. Cientos de personas siguen atentamente y en silencio, casi maravillado el trabajo actoral de los vecinos, los trajes, la escenografía, el montaje. Algunos repiten, porque reconocen el esfuerzo de los onienses para rememorar unos hechos, a veces complejos de representar, y porque saben que cada año hay alguna sorpresa que marca la diferencia de los espectáculos. Los más sorprendidos, son los que no han asistido anteriormente. Y las caras, gestos y comentarios los delatan. Entre murmullos y bisbiseos, comparten las escenas con sus acompañantes.

Nos habíamos quedado en la muerte de Sancho García, el denominado Conde de los Buenos Fueros y empieza la desgracia de los García. Años más tarde fallece su sucesor asesinado el día de su boda en León y se hace con el condado Sancho III el Mayor. La historia humana circula paralela a los avatares del edificio en el que estamos. Hemos llegado a 1029 cuando se realiza la reforma del monasterio y se nombra abad al ermitaño Íñigo.

64621770_901730413498865_4184070510272839680_n

Foto: Facebook Cronicón

Mientras la iluminación ofrece una tonalidad azul, observamos el interior del monasterio de Oña, donde destacan su iglesia, y fuera del escenario, su sacristía, su refectorio y el impactante claustro. Una de las capillas recuerda que en esta vida es posible redimirse, siempre a través de la penitencia. Para demostrarlo está la historia de María de Egipto, que vivió una juventud disoluta y licenciosa, pero se convirtió durante una peregrinación a Jerusalén. Algunos privilegiados que asisten al espectáculo, pueden disfrutar de unas bellas pinturas góticas que representan a Santa María Egipciaca. En el otro lado, frente a ese fresco, disfrutan de la talla de un cristo románico llamado de Santa Tigridia. El retablo original, el crucero, o la talla románica del Cristo Crucificado son algunas de las joyas más destacadas del templo. Reforzados los colores con la excelente luminotecnia.

68783811_938714276467145_9136182813471539200_o

Foto: Facebook Cronicón

Entre guerras y afrentas familiares discurre la historia de Castilla , Navarra y León. A la muerte del rey Sancho III, los hijos rompen el reino y se reparten las tierras. García avanza hacia Burgos, pero su hermano Fernando le vence en Atapuerca. Es momento de sacar la chuleta que aparece en el programa del Cronicón y repasar los vínculos de esta saga familiar. No hay que perder el papel de vista, a no ser que se conozca al dedillo todo el árbol genealógico.

Al final de la representación, público y actores se unen en una cerrada ovación, y a la salida se mezclan unos con otros, intentando adivinar a qué personaje representa la persona que ya se ha vestido de ciudadano del siglo XXI. Los trajes históricos, realizados por los propios onienses, están ya colgados en la vieja sacristía de la iglesia, preparados para una nueva representación.

Del 14 al 18 de agosto, se realizan cinco pases, un poco antes de las diez de la noche y la puesta en escena impresiona. Es una representación muy aconsejable. La música, el sonido, el vestuario, las luces, las interpretaciones, convierte a los espectadores en cronistas de la época y testigos de unos acontecimientos que aunque pasan a cámara rápida, parece que estén ocurriendo en ese mismo instante. Es una especie de timelapse castellanoleonés.

 

@angelaGonzaloM
@Viaje_Itaca_
Instagram: @Audioguíasturísticas

Categorías: Viajes

Ángela Gonzalo del Moral   17.ago.2019 07:13    

Madeira, la perla del Atlántico

Madeira LifeStyle (4)Foto: Turismo de Madeira

Sus 55 kilómetros de largo y 28 de ancho, no dan una idea de todas las posibilidades turísticas de Madeira.  Con el  sobrenombre de la Perla del Atlántico, es un lugar ideal para los practicantes de deportes náuticos y de montaña. Permite pasear por las levadas o entre bosques de Laurisilva, perderse entre las brumas que rodean los escarpados Pico do Arierio o Ruivo, descender barrancos, bañarse en playas naturales, rodar en bicicleta de montaña, escalar picos o disfrutar del avistaje de delfines y ballenas. También de su rica gastronomía. Su privilegiado clima, especialmente en la isla de Porto Santo, donde nunca llueve y no sobrepasan los 30º, han convertido a este archipiélago en un interesante destino turístico, que ha optado por los servicios de calidad para reducir la masificación.

En 1419, cuando llegaron los marinos portugueses, la isla estaba cubierta de una vegetación impenetrable.... la laurisilva. Una reliquia del pasado, que todavía se conserva en esta tierra, igual que en Canarias, Azores y Cabo Verde: con las que conforma la Macaronesia. Hoy en día es parte del Patrimonio de la Humanidad, reconocido por la Unesco. 

La costa sur refugiada de la brisas es la más tranquila, mientras que la accidentada costa norte sufre los embates del oleaje marcando sus acantalidados, bahías y calas. Sea en un lugar o en otro, siempre rodeados del azul intenso del Atlántico. La agreste orografía del litoral madeirense, comporta que haya pocas zonas de baño. Todo lo contrario que ocurre en Porto Santo. Al norte de la isla, las piscinas naturales de Porto Moniz, permiten un baño refrescante y seguro en un contorno salvaje junto al océano. Otros lugares para el baño son Calheta y Machico, con su arena blanca importanda, Sao Vicente y Prainha, de tierra negra y playas de piedra en otros lugares de la isla.

Madeira es la isla de la eterna primavera, por su clima cálido durante todo el año que facilita el cultivo de muchas plantas tropicales. No baja de los 13 grados en invierno, ni supera los 26 de veran, con 2.400 horas de sol al año. Un o de los fenómenos atmosféricos más llamativos es el casquete o sombrero de San Juan, cuando la niebla cubre únicamente el municipio de  Funchal, mientras a diez minutos mar adentro, luce un sol espléndido. Se produce en el mes de junio cuando las nubes cubren continuamente  la capital de esta región autónoma portuguesa. 

Madeira LifeStyle (5)

Su orografía abrupta y salvaje marca no solo sus microclimas, sino también su vida diaria. Funchal, se asemeja a un anfiteatro natural, rodeado de colinas, que comienza en el puerto y el casco antiguo y va ascendiendo sin parar hasta los 800 metros de altura. Llega a los 1.800 en las montañas del interior. Para facilitar la subida se han instalado varios funiculares, que además de su uso cotidiano, facilitan las vistas panorámicas a los turistas. Para descender se suelen utilizar los típicos carros de cesto Carreiros do monte. Una tradición centenaria, que como todo en la isla es manual, y que permite bajar a toda velocidad mientras dos personas empujan corriendo el carro  arrastrándolo a lo durante dos kilómetros por las calles empinadas de la ciudad. Controlan el vehículo con la fuerza de sus brazos y de los pies. Calzados con botas de suela de neumático, frenan a lo largo del descenso.

Las levadas, unas acequias para senderistas

Jeep Expedition Paul da Serra(1)
Foto: Turismo de Madeira

Los isleños necesitaban plantar sus tierras, pero el único agua que tenían cerca estaba en el interior de las montañas. Por eso en el siglo XV comenzaron el colosal trabajo de construir canales de agua para regar los campos agrícolas. Las levadas, así se llaman esas canalizaciones, conducen el líquido a lo largo de las pendientes. Actualmente hay más de dos mil kilómetros de levadas.... que han acabado convertidas en un gran potencial turístico, para realizar rutas a pie, ya sea por caminos tranquilos, moderados o más salvajes, siempre rodeados de exhuberante vegetación, que permiten conocer fauna terrestre, aves marinas y la flora de la isla. Algunas acequias forman parte de la red europea Natura 2000.

Zapato cómodo y nos adentramos en las levadas. La más conocida es la Levada de 25 fontes con continuas cascadas y saltos de agua y de dificultad media, o la Vereda de los balcones, un camino muy fácil de 3 kilómetros casi plano, con vistas a la Ribeira da Metada. En días de buena visibilidad el turista está rodeado de los picos más altos de la isla, el Ruivo de 1861 metros y el Areiro, un poco más bajo, el pico do Gato, el de das Torres y la Penha d0 Águia.

20190620_112927
Foto: angelaGonzaloM

También se puede caminar por las rutas de Ponta de São Lourenço, Caldero Verde, que sale de Santana y atraviesa el Parque Forestal de Queimadas y cuatro túneles artificiales, con la cascada de 110 metros, que da nombre a la levada. Una de las más complicadas es la vereda de Larano. Puede iniciarse en la fregesia de Machico y tras cruzar la levada dos Maroços, llega al Porto da Cruz, a través de un antiguo camino muy transitado en otras épocas. El mirador do Risco, ofrece una vista de la costa norte y el de Boca da Corrida nos permite ver la isla de Porto Santo, y la punta de São Lourenço y la Penha do Águia. En varios puntos de este difícil recorrido de 12 kilómetros, hay impresionantes vistas del azul marino intenso que nos ofrece el Atlántico.

La de Rabaçal, también es complicada y permite descender el valle dentro del bosque de laurisilva, rodeados de helechos gigantes y una hermosa laguna verde. Pasa por el bosque la del Rey, una de las levadas más bellas de la isla, desde donde se ve São Jorge y Santana. Son unos 10 kilómetros de dificultad moderada. Desde Calheta se puede pasear a lo largo de 8 kilómetros por la levada dos Parezeres, rodeados de acacias, eucaliptos y flores silvestres, hasta la casa do lavadeiro, que era la persona encargada de controlar el reparto y uso del agua. En Câmara dos Lobos y Campanário, está la del Norte, una de las más visitadas de la isla, y une Cabo Girão y Ribeira Brava, en unos 13 kilómetros, fáciles de recorrer. Una distancia similar tiene el camino de Maroços, es fácil y supone unas 3 horas de caminata, que ofrece vistas de Machico y realizar una travesía más cultural a través de plantaciones agrícolas. Aunque estas caminatas pueden realizarse durante todo el año, la mejor época es primavera y principios de verano, que es cuando las cascadas tienen más agua.

Bordados de Madeira, el arte de la perfección

20190619_142851
Foto: angelaGonzaloM

Dedal, aguja, tijeras, habilidad y precisión son fundamentales para tejer los bordados de Madeira. Una tradición en la isla desde el siglo XIX. Feliçbela empezó bordando de pequeña y ya jubilada todavía continúa pasando el hilo siguiendo los puntos azules marcados por los diseñadores. Las mujeres podían contar con un poco de dinero bordando horas y horas durante las noches. Recibían en sus casas los patrones marcados con líneas azules, y los materiales específicos: lino, seda, organdí o algodón y ellas elaboraban sábanas, toallas, pañuelos, vestidos, camisas o manteles, que devolvían a las fábricas, las encargadas de su venta y exportación. Muchas veces era un dinero extra, en momentos de penuria, el sustento de la familia, que se ha convertido en patrimonio histórico y cultural de esta perla del Atlántico. Verdaderas obras de arte. Diseñadores, perforadores, bordadoras, lavanderas, planchadoras.... Todas trabajan a mano y mantienen la identidad de un trabajo artesanal que no ha perdido la autenticidad del proceso manual.

La producción se controla exhaustivamente para comprobar la autenticidad de todos los bordados y conceder el sello de garantía. En el centro de Funchal se pueden visitar las fábricas para comprender el trabajo que desarrollan las bordadoras y lo que ha significado para la isla. Bordal, inaugurada en 1962, es una de las 30 factorías que se mantienen abiertas. El objetivo de los empresarios es reinventar el bordado madeirense, adaptando estas piezas de arte a los nuevos tiempos, y realizando colecciones de diferentes productos. Tienen más de 40.000 diseños, que se pueden ver en su fábrica, así como todo el proceso de costura y fabricación. Allí descubriréis la diversidad, casi infinita, que existe de puntos , algunos tan tradicionales como el punto Richelieu, escada aou Ajour, Ilhós, ponto francés, de crivo, cheio, cordão ou pau, cavacas, caseados o el de areia.

Vino de Madeira, la marca de la isla

BeFunky-collage (3)Foto: Turismo de Madeira

El vino de Madeira ha sido uno de los motores económicos de la isla. Comenzó a cultivarse hacia 1420 con unas cepas cretenses que luego fueron sustituidas por la Sercial, Boal, Verdejo y Malvasía. Era un producto básico para largas travesías en barco. Durante los siglos XV y XVI los marineros comprobaron que las barricas que viajaban a la India ganaban en calidad, ya que las altas temperaturas, la humedad de las bodegas de las naves y el movimiento de las olas, en lugar de estropearlo, lo convertían en licor. Ante el aumento de la demanda, decidieron colocar las barricas en la playa y al aire libre, y luego los pasaban a toneles que mantenían los niveles de humedad y aumentaban la temperatura. Actualmente se mantiene durante tres meses a más de 50º y se madura más rápidamente.

20190619_115615
Foto: angelaGonzaloM

Esta técnica es conocida como estufagem, pero la más tradicional, y lenta es la de Canteiros, que consiste en aislar las barricas del suelo sobre barras de madera y en bodegas cercanas al mar. La fermentación es más lenta y se alarga unos 5 años, y la temperatura media de la isla, unos 20º a lo largo de todo el año, le otorga sus cualidades tan particulares y le da mayor calidad, aportándole aromas especiados y notas dulces afrutados.

¿Qué ver en Madeira?

Dulces en Madeira Foto angelaGonzaloM

La catedral, el monasterio de Santa Clara, las iglesias do Monte, de Sao Pedro, del Sorro y do Carmo son algunos de los lugares que visitar en la ciudad de Funchal. La mayoría fueron construidas entre los siglos XVI y XVIII y en muchos casos están revestidas de los típicos azulejos portugueses. La Sé de Madeira, como denominan los lusos a la catedral, se construyó durante el reinado de Manuel I y es una mezcla de estilos manuelino, flamenco y gótico con un destacado artesonado de madera autóctona. En el caso del Monasterio e iglesia de Santa Clara, se puede observar el estilo mozárabe hispano, su portal gótico de mármol y la pintura decorativa. El objeto más preciado es el sagrario de plata cincelado por orfebres locales. La Igreja do Monte es la más cercana al pueblo, ya que su gran escalinata la convierte en un lugar de peregrinaciones, y donde se celebran importantes fiestas locales y procesiones. Las iglesias de San Pedro y la de San Evangelista, destacan por que tiene casi todas las paredes cubiertas de azulejos del siglo XVII. Otras construcciones religiosas destacadas son las capillas do Corpo Santo, de São Paulo, -de piedra y cal- es la primera que se construyó en la isla, la de Santa Catarina o la Capela da Boa Viagem.

Uno de los grandes atractivos de la capital son los jardines y parques, como el Botánico o el de Santa Catarina. La fachada de piedra negra y encalado blanco del antiguo palacio del Conde Carvalhal, convertido en Ayuntamiento, preside la Praça do Municipio y cerca está el Teatro Municipal Baltazar Dias, con su platea en forma de herradura. Ha sido siempre el centro cultural por excelencia de Madeira. El antiguo hospital de la Misericordia es el actual palacio del gobierno regional, y las viejas aduanas de Funchal o Alfândega, acoge la Asamblea de esta región autónoma. Las fortalezas de Santiago, São Lourenço y São João Baptista o do Pico son tres edificios militares que recuerdan los numerosos ataques que sufrió la isla por parte de corsarios ingleses, holandeses y franceses, que intentaron controlarla, para dominar las opulentas rutas de las Indias y de América. Los amantes del fútbol no podrán evitar visitar el Museo de Ronaldo, sin duda la figura más mediática de la isla. Aunque hay otros museos, el CR7 es el más visitado de Funchal.

Pes espada negro Foto angelaGonzaloM
Pez espada negro (feo pero delicioso) Foto: angelaGonzaloM

El grandioso mercado dos lavradores, inagurado en 1940, es como una pequeña ciudad, con sus calles, escaleras y pequeñas plazas en las que se organizan los diferentes sectores. A un lugar las frrutas, en otra las verduras y en el centro el pescado. Abierto de lunes a jueves, su momento de máxima actividad es a primera hora de la mañana. Sorprende ese pez tan extraño, el pez espada negro, con sus ojos saltones, arrancado de las profundidades marinas y la gran variedad de frutas tropicales que se pueden degustar, aunque los precios son un poco exagerados. Arquitectónicamente vale la pena entrar por la impresionante fachada y observar los grandes azulejos de la zona del pescado pintado por João Rodrigues.

El fácil acceso marítimo permitió a los primeros marineros colonizar la bahía de Câmara de Lobos, un nombre que recuerda la gran cantidad de lobos marinos que había en esa zona, y que la presión humana ha trasladado a las Islas Desiertas. Este municipio pesquero resalta por su excelente temperatura, la animación nocturna, sus pintorescas viviendas y sus coloridas Xavelhas, embarcaciones de pescadores. Del patrimonio de la bahía destacamos la iglesia de São Sebastião, del siglo XVI, capillas como la de Nossa Senhora do Calhau y el convento franciscano de São Bernardino del siglo XV. Aún se conserva el horno de sal y las antiguas salinas. Algunas de las vistas más impactantes de Câmara de Lobos son el Pico da Cruz y los miradores de Churchill o Espírito Santo, el Sancho y el Salão Ideal. También permiten disfrutar del Cabo Girão y parte de la capital.

Girão, una mole que se levanta en picado a 580 metros de altura del mar, es uno de los lugares más visitados de la isla y está considerado el acantilado más alto del Europa y el segundo del mundo. En la cima está la capilla de Nuestra Señora de Fátima y para descender hasta una pequeña playa de Fajã dos Pescadores, y los típicos campos de cultivo aterrazados, hay escaleras o un teleférico, que solo es gratuito para los agricultores.

¿Qué ver fuera de Funchal?

Madeira_Mar (21)Foto: Turismo de Madeira

Recorremos la costa acompañados por el color azul intenso del Atlántico, que deja ver claramente el horizonte, aunque muchas veces la vista confunde el cielo y el mar, cuando aparecen las nubes en la lejanía. Si se viaja en barca, se podrá observar los acantilados con sus marcas geológicas. Desde tierra podemos acercarnos al cabo Girão, a Achadas de Cruz -cerca de Porto Moniz-, a la zona de Encumeada o a Curral das Freiras (Valle de las monjas). Este municipio es punto de partida de varias levadas: la levada dos Piornais, la levada do Burral y Castelejo y la levada da Velha. En todas ellas encontraréis miradores con vistas panorámicas. Uno de los más bonitos es Eira do Serrado que ofrece vistas del Curral das Freiras y de las montañas de alrededor. El Pico Cidão, el Pico Jorge o el Jardim da Serra, también permiten unas espléndidas vistas del paisaje agreste de Madeira.

La geografía y los paisajes de la isla cambian según la orientación en la que nos encontremos. El sur, donde está la península de Sao Lourenço, es un paisaje semidesértico, mientras que el norte está cubierto de verdes valles, con sus bosques de laureles o laurisilva. Un bosque húmedo subtropical, que hará las delicias de los naturistas.

Casa en Santana Foto angelaGonzalomFoto: angelaGonzaloM

Al norte de la isla está Santana, uno de los municipios más importantes de la isla. Es conocida por su pintoresca arquitectura tradicional, especialmente las palhoças, casas triangulares de paja, y sus panorámicas de la isla. Es lugar de salida de varias levadas y puerta de entrada al bosque de laurisilva. Una de las levadas más transitada es la de Pico das Pedras que tiene el mote de "Un camino para todos", a la que pueden acceder personas con movilidad reducida, al tratarse de un sendero ancho y llano.

Las casinhas de Santana destacan por sus coloridas fachadas triangulares en blanco, azul y rojo, y su característico tejado de paja a dos aguas, que en algunas ocasiones casi llega al suelo. Son casas bajas con un interior bastante amplio distribuido en dos pisos. Un gran salón se abre en la planta baja, mientras que los dormitorios se sitúan en la parte superior. En la parte trasera, tienen una escalera con peldaños, que se utiliza de balcón. Algunas tienen sótano, donde guardan la cosecha. Su difícil mantenimiento, hace que muchas estén deshabitadas y que cada vez queden menos. Aunque todavía hay catalogadas un centenar de ellas.

Piscinas naturales en Moniz Foto angelaGonzaloM
Piscinas naturales de Moniz Foto: angelaGonzaloM

Al este, Machico posee un rico patrimonio cultural como la iglesia Matriz del siglo XV, de estilo manuelino y los fuertes de São João Baptista y Nossa Senhora do Amparo, del siglo XVII. Cerca está la praia da Banda Além, de arena fina y los miradouros do Pico do Facho y do Senhor dos Milagres ou da Queimada, desde donde se pueden ver las deshabitadas islas Selvagens.

Fuera de Madeira encontramos Porto Santo, 9 kilómetros de playa dorada y las islas Desiertas y las Salvajes, que están despobladas y son reservas naturales, donde habita la foca monje, una de las especies en peligro de extinción más grande del planeta, y un santuario para las aves marinas.

Fiestas todo el año

Festival del Atlántico Foto angelaGonzaloM
Festival del Atlántico    Foto angelaGonzaloM

Las islas del Atlántico suelen tener mucha actividad festiva a lo largo del año, y Madeira no es menos. Además de las fiestas patronales se organizan procesiones coincidiendo con importantes festividades religiosas, como el 15 de agosto. También organizan la vuelta a la isla en automóviles clásicos, el Rally do Vinho de Madeira, la Festa da flor en abril, o la do Vinho de Madeira en septiembre, sin olvidar el festival de Jazz.

Una de sus fiestas más conocidas es el Carnaval de Funchal muy parecido a las comparsas de Río de Janeiro, con impresionantes carrozas y bandas de música. Una de las celebraciones más populares es el carnaval de la confusión o Trapalhao, que aprovecha para hacer crítica política y social.

La otra gran fiesta anual es la de Fin de año, con festejos que ya se inician en octubre engalanando la ciudad con originales diseños y flores multicolores. Las agradables temperaturas de invierno ayudan a participar en la noche de fin de año, cuando todo se ilumina y los cruceros atracados en el puerto forman parte del escenario, y permite a los viajeros disfrutar de los espectaculares fuegos artificiales, convertido en uno de los mejores eventos pirotécnicos del mundo. y reconocido con varios premios turísticos. Todos los sábados del mes de junio se organiza el festival del Atlántico, un concurso internacional de pirotécnia, que llenan de luz, música y color la bahía de Funchal. En algunos casos el ganador es el encargado de organizar los fuegos artificiales del 31 de diciembre.

Una variada oferta hotelera y gastronómica

Madeira_Mar (13)

El agradable clima, el aire limpio, las aguas cálidas, su temperatura suave y la tranquilidad atrajo a los primeros turistas en el siglo XIX. Por las calles de Funchal pasearon la emperatriz austrohúngara Isabel de Wittelsbach, el emperador austríaco Carlos I, el dictador polaco Józef Pilsudski, y en el siglo XX, Winston Churchill, el dictador cubano Fulgencio Batista o el pintor austríaco Max Rommer, que vivió 30 años en la isla. Unas visitas que muestran la existencia de un turismo de lujo desde hace dos siglos, y que ha aumentado en los últimos años.

Cerca del puerto, al oeste de la ciudad, se encuentran las grandes cadenas hoteleras y los establecimientos hoteleros y de ocio. La oferta es muy variada y se pueden encontrar hoteles con encanto, de cinco estrellas, o más baratos, hasta pensiones o apartamentos. A las afueras, están los establecimientos más exclusivos, como las Quintas, unas fincas con una arquitectura local y generalmente con jardines y grandes espacios, además de vistas increíbles a la ciudad, al mar o la montaña. En estas estancias exclusivas intentan armonizar la tradición y la modernidad, la excelencia y la tranquilidad y no suelen sobrepasar las 70 habitaciones. Para acceder a ellos es imprescindible alquilar un vehículo, que también servirá para poder recorrer la isla tranquilamente.

Palheiro áreas - Golf (2)

Casi todos fueron residencias de políticos, escritores, incluso algún príncipe y aristócratas o burgueses adinerados. Destaca su decoración interior, con importantes obras de arte. Entre sus servicios hay piscinas, saunas, masajes, recintos deportivos y en algunos casos campos de golf, como la Casa Velha do Palheiro, en Funchal: un maravilloso Relais & Châteaux donde podrás desconectar durante tu estancia. En el restaurante preparan una selección especial de pescados, como el “Peixe da ilha”, un pescado salteado de espárragos trigueros y salsa. 

Lugar de ida y vuelta a otros continentes, su gastronomía también está mezclada de influencias africanas, hindúes o caribeñas. El centro de Funchal es un lugar privilegiado para degustar los platos típicos de la isla o cocina internacional. El pez espada negro, el bacalao en sus múltiples variedades (principalmente "gata") y la sopa de castaña, son un ejemplo de la variada gastronomía local. Entre los dulces, el Bolo de Mel, o el Pudim de Maracujá y para beber no puede faltar la Poncha à pescador,  un aguardiente de caña de azúcar, agua, y zumo de limón, que preparaban los pescadores y consumían frío o caliente. La Nikita es una cerveza con helado de vainilla y trozos de piña.

¿Como llegar a Madeira?

20190622_102814

Para viajar a Madeira, solo hay dos tipos de transporte, en avión o en crucero. La mayoría de vuelos llegan al aeropuerto Cristiano Ronaldo, desde Lisboa, pero también hay alguna compañía que realiza vuelos desde Madrid, Canarias, Reino Unido, Alemania o Austria. Tap y Sata viajan a Madrid, Barcelona, Zaragoza, Alicante, Palma de Mallorca, Valencia y Sevilla. Tras la construcción del nuevo aeropuerto, una obra  de ingeniería que obligó a construir una pista sobre la ladera de la isla y ocupando un espacio de mar, cada vez llegan más turistas. 

Para viajar a las playas de arena dorada de Porto Santo, hay vuelos de Binter Canarias, aunque lo más habitual es trasladarse en ferry desde Funchal en una travesía de poco más de dos horas. Lo mejor es hacer noche en la isla, porque es muy complicado regresar el mismo día. No hay ferrys desde Canarias, ni desde el continente, aunque se puede llegar por mar en crucero. Una alternativa que cada vez tiene más adeptos.

Yate VIPDolphin_Foto angelaGonzaloM
Yate VIPDolphin Foto: angelaGonzaloM

Hay autobús hasta el aeropuerto, la línea regular para por los pueblos y el aerobús, más caro y rápido, va directo a la estación de autobuses situada cerca del puerto.

Para moverse por Madeira lo aconsejable es alquilar un coche o bicicletas, en la capital hay autobuses urbanos y buses turísticos, además de funicular para ascender a las zonas más altas y no os podéis perder bajar en los carrinhos de cesto o cestinhos, para descender a tumba abierta desde el barrio de Monte, hasta casi el centro.

Otros post

 

@angelaGonzaloM
@Viaje_Itaca_
Instagram: @Audioguíasturísticas

Categorías: Deportes , Gastronomía , Viajes

Ángela Gonzalo del Moral   13.ago.2019 01:32    

Diario de a bordo de los expedicionarios de la primera vuelta al mundo

Vuelta al mundo

Hace 500 años la vuelta al mundo supuso una proeza por la gran dificultad que comportó para los tripulantes. Navegar siguiendo la estrella del sur, la altura del sol, un peso atado a una cuerda para conocer la profundidad del mar, casi sin cartas náuticas y sobretodo sin previsiones meteorológicas. Interpretaban las nubes, el color del mar, el comportamiento de los animales. Así durante tres largos años, en los que muchos sucumbieron al hambre, las enfermedades o a las tempestades. Un joven lombardo, Antonio Pigafetta, fue el encargado de escribir el diario de a bordo.

Así fue la experiencia de estos exploradores que se embarcaron con la esperanza de enriquecerse, y de los que, a duras penas, llegaron 18, descalzos y maltrechos.

Principales hitos de la expedición de Magallanes

Magallanes vuelta al mundo mapa

Foto wikipedia

Sevilla.- 10 de agosto de 1519, capitaneada por Fernando de Magallanes, cinco naos (Santiago, San Antonio, Trinidad, Concepcón y Victoria) con 239 tripulantes parten desde el muelle de las Mulas de Sevilla, en el lado oeste del actual puente de San Telmo.

La expedición promovida por la corona española, tenía el objetivo de abrir una ruta comercial por occidente hasta las islas de las especias, las Molucas, donde se producía uno de los comercios más lucrativos del siglo XVI. Ponen proa siempre a poniente y deben encontrar un paso o estrecho que uniera los dos grandes océanos del mundo. Algo hasta entonces desconocido.

Aquellos hombres iniciaban una travesía llena de incógnitas y sobresaltos. A lo largo de tres años vivieron toda suerte de vicisitudes y muchos perdieron la vida, incluido Fernando de Magallanes, impulsor del proyecto.

Sanlúcar de Barrameda.- 20 de septiembre. Una vez preparados y equipados para un viaje que se calcula que duraría unos dos años, salen del puerto gaditano buscando los vientos del sudeste.

Tenerife.- 26 de septiembre. Descienden con las naves hasta Tenerife, en las Islas Canarias para coger la fuerza de los vientos y abastecerse de madera y otros materiales. Al cronista de aquella aventura, Antonio Pigafetta le llamó la atención que en la isla española nunca llovía y los habitantes recogían el agua con las hojas de los árboles.

Cabo Verde.- 3 de octubre. Siguiendo su camino al sur, pasan entre el Cabo Verde y la costa de Guinea, esperando varios días los vientos favorables que debían ayudarles a cruzar el Atlántico.

Río de Janeiro.- 13 de diciembre. Entran en la bahía de Santa Lucía, actual Río de Janeiro, tras cruzar la línea equinoccial y dejando atrás la estrella del norte. Fue como llegar al Paraíso, aprisionándose de carne, patatas, frutas y otros alimentos que cambian por productos como cascabeles, naipes y espejos además de baratijas.

'Legua Cero' Homenaje conmemorativo primera circunnavegación en Sanlúcar
'Legua Cero' Homenaje conmemorativo primera circunnavegación en Sanlúcar Foto: Armanado Martín/Wikipedia

Río de la Plata.- 13 de enero de 1520. Bordeando la costa oriental sudamericana arriban a la desembocadura del río de Solís, que había sido descubierta por el explorador Juan de Solís, al que según Pigafetta habían devorado los caníbales de la zona. Actualmente es la desembocadura del Rió de la Plata. Esperaban que el agua les permitiera dar con el paso hacia el Mar del Sur, descubierto por Núñez de Balboa en 1503. Vieron que no era la vía acuífera que esperaban, por lo que continuaron hacia el sur, entrando por primera vez en territorio totalmente desconocido en aquella época.

Puerto de San Julián.- 31 de marzo. Están al inicio del invierno austral y comienzan a pasar hambre y sobretodo frío. A estas dificultades se suma el amotinamiento de Juan de Cartagena que junto a los comandantes de los otros cuatro buques, se oponen a que la expedición sea liderada por un portugués y no por un español. Magallanes ejecuta a uno de los cabecillas y deja en tierra a Cartagena. Por primera vez tienen contacto cn los habitantes de la Patagonia, los patagones, a los que detallas como hombres de cierta estatura.

Estrecho de Magallanes.- 21 de octubre. Los tripulantes se encuentran con un canal, que podría ser el ansiado paso hacia el Pacífico. En el cabo de las Once Mil Vírgenes, los expedicionarios envían a la San Antonio y la Concepción, para examinar esa ruta y comprobar que realmente desemboca en mar abierto. Una noche, la San Antonio, pilotada por Esteban Gómez, deserta y retorna a España, aunque antes recogen a Juan Cartagena. Pierden dos naves, pero continúan su viaje por el incierto y complicado canal, donde permanecen sin ninguna orientación unos 23 días, hasta alcanzar el Mar del Sur.

Cabo Deseado.- 28 de noviembre. Tras varias semanas cruzando el inhóspito y desconocido estrecho consiguen alcanzar el cabo que los llevará hasta el Pacífico. La tripulación llora de alegría. Han conseguido uno de sus objetivos. Pero continúan las adversidades y los imprevistos. La travesía por este océano es más larga de lo esperada y comprueban ante sí una dimensión de agua casi similar al resto del mundo conocido hasta entonces. Durante cuatro meses no tocan tierra, eso agrava la situación de la tripulación, el hambre y el escorbuto mata a gran parte de los hombres que formaban la expedición. La parte positiva es que el mar que atraviesan es tranquilo y, y la ausencia de tempestades y los vientos favorables, facilitan la navegación.

Islas Afortunadas y de los Tiburones.- 24 y 25 de enero de 1521. En el tránsito a un nuevo año, arriban a Oceanía. La primera tierra que encontraron fueron dos islotes deshabitados, dos islas vírgenes, rodeadas de tiburones. Actualmente son la Isla Caroline o Flint.

Milla Cero en Sevilla - Foto Juanogmir

Milla Cero en Sevilla - Foto: Juanogmir7Wikipedia

Islas de los ladrones.- 6 de marzo. Tras cuatro meses de navegación extrema, alcanzan la primera isla habitada: las Marianas y la isla de Guam, donde no son bien recibidos y tienen un complicado contacto con los autóctonos que les roban todo lo que pueden, incluido el esquife de la Trinidad.

Samar, San Lázaro.- 16 de marzo. En busca de una tierra más acogedora siguen rumbo a poniente y encuentran las Filipinas, donde los tripulantes establecen buenas relaciones con los nativos e incorporan el nuevo territorio a la corona española. Enrique, un esclavo de las Molucas, que había viajado con Magallanes, cuando éste trabajaba para la corona portuguesa, les sirvió de intérprete con los nativos.

Limassawa.- 21 de marzo. Es Domingo de Pascua y los tripulantes celebran su primera misa junto a los isleños, con los que han mejorado sus relaciones. Comienza la colonización y evangelización de los nativos, empezando por los reyes y habitantes de Massana.

Isla de Zubu (Cebú). 7 de abril. Magallanes traza una gran amistad con el rey de Zubu intercambiándose regalos y realizando muestras de respeto entre los habitantes de la isla y los exploradores. El intérprete les convence de los beneficios del bautismo y de pertenecer a la corona de Castilla.

Muerte de Magallanes en la batalla de Mactán (grabado del siglo XIX)
Muerte de Magallanes en la batalla de Mactán - grabado siglo XIX

Isla de Matan (Mactán).- 21 de abril. Cerca de Zubu está la isla de Matan, donde su rey está enfrentado al de Zubu, y además se niega a pagar los tributos al monarca español. Magallanes decide desembarcar en la isla para someterlos a la fuerza y demostrar la amistad con el rey de Zubu, pero la batalla se complica ante la enorme diferencia de hombres. 49 españoles se enfrenta a más de un millar de nativos. Durante la refriega Magallanes es alcanzado por una flecha envenenada y muere.
Más tarde el esclavo Enrique se entera de que con la muerte de su protector, él no será puesto en libertad, como le había prometido a su salida de Sevilla, y además tendrá que servir la esposa del capitán portugués. Ante esta situación decide unirse al rey de Cebú al que le aconseja que se apropie de los bienes que transportan las naves. El rey invita a cenar a los altos cargos de las naos y los degüellan antes de los postres. Juan Serrano queda como rehén, y Juan Carvalho da orden de partir, dejando a Serrano y a Enrique en tierra.

Bohol.- 1 de mayo. Ciento quince supervivientes se dirigen hacia la isla de Bohol. Como no son suficientes para controlar las tres naves que les quedan, deciden quemar la Concepción, que es la que se encuentra en peor estado y reparten la tripulación entre las dos naves restantes: la Victoria y la Trinidad.

Isla de Butuán.- Durante el mes de mayo, continúan su travesía hasta llegar a Butuán, donde son recibido con amabilidad por el rey y pueden tomar nuevas provisiones.

Palouan (Palawan).- Junio. Los exploradores buscan la ruta de las Molucas, y van parando en algunas islas del archipiélago filipino, donde pueden aprovisionarse de víveres y otros productos necesarios para la navegación. Se sienten afortunados de haber encontrado estas islas, porque durante unos días pueden reparar las naves y reponerse de la dura travesía.

Isla de Cavite.- Una vez repuestos, en octubre recalan en la isla de Cavite, situada al sur de la bahía de Manila, en la isla de Luzón. Siglos más tarde, fue el lugar donde la Armada Española perdió gran parte de los buques que tenía en el archipiélago, durante la guerra hispanoestadounidense en 1898.

Borneo.- 9 de octubre. Quizá fue el mejor recibimiento que tuvieron en toda la travesía. El rey de Burne los recibió en una gran piragua,con la popa y la proa adornadas con oro, y un pabellón blanco y azul con un copo de plumas de pavo en el asta. Los músicos que le acompañaban tocaban zamponas y tambores y nada más llegar a tierra son trasladados en grandes elefantes hasta el palacio real, donde el rajá Siripada los recibió con todo lujo.

Archipiélago de las Molucas.- 6 de noviembre. A lo largo del mes pararon en varias islas y finalmente en Sanghir, entraron en un puerto donde buscan a alguien que los lleve a las Molucas. El 6 de noviembre de 1521, dos años y dos meses más tarde de partir de Sevilla, llegaron a su objetivo: las islas del clavo, el jengibre, la canela y la nuez moscada.

Tadore.- 8 de noviembre.- Dos días más tarde atracan en la más grande de las islas. Tidore, donde son recibidos con amabilidad, aunque recelosos de anteriores experiencias, se muestran prudentes y evitan grandes convites y el trato directo con los indígenas. Se mantienen el tiempo prudencial para cargar las naves de especias e intercambian regalos y compras en una isla acostumbrada al comercio.

El 21 de diciembre zarpan rumbo a España, pero la Trinidad hace aguas y es imposible repararla. Al mando de Juan Carvalho y con 53 tripulantes deciden que cuando sea reparada regrese por el estrecho de Magallanes, aunque nadie había hecho el tornaviaje. La Victoria, capitaneada por Juan Sebastián Elcano, con 47 tripulantes europeos y 17 indígenas, continúa la navegación por la ruta oriental, desobedeciendo el Tratado de Tordesillas acordado con los portugueses. Es la única nao que sigue en ruta.

Estatua Elcano en Guetaria Foto JUE_WikipediaEstatua Elcano en Guetaria Foto JUE/Wikipedia

Buru.- En los últimos días de diciembre atracan en la isla Buru donde encuentran alimentos en abundancia que les permitirán iniar el retorno. Cargan cabras, gallinas, cerdos, caña de azúcar, cocos y otros productos con los que guisar.

Timor.- 25 de enero de 1522. Bajo orden de busca y captura por la corona portuguesa, la enemistad entre España y Portugal obliga a los tripulantes de la nao Victoria a alejarse de la costa para no ser descubiertos. Atracan en la isla de Timor, donde son recibidos por uno de sus jefes, que les suministra víveres que tendrían que ser suficientes para conseguir su odisea y poder llegar a Sanlúcar de Barrameda, sin escalas.

Océano Índico.- 11 de febrero. Ese día abandonan la isla de Timor y se adentran en el gran mar de Laut-Chidot, o lo que es lo mismo, el Océano Índico. El tercero que atravesarán a lo largo del viaje.

Cabo de Buena Esperanza.- 6 de abril. Tenerse que alejar de tierra, les obliga a una larga navegación, y casi se quedan sin víveres ni agua. Para no ser capturados por los portugueses, deciden permanecer nueve semanas frente al cabo, con las velas plegadas, haciendo frente a tempestades y situaciones meteorológicas adversas. Los portugueses creen que ya no queda ninguna nave de la expedición, pero deben pasar desapercibidos, por eso esperan que soplen los vientos, que les ayudarán en su desplazamiento hacia el continente europeo.

Cabo Verde.- 9 de julio. Todo está en su contra. El escorbuto y la inanición los mata poco a poco. Casi uno por día. Ante la más que real posibilidad de que todos mueran si no toman tierra, deciden descender en Cabo Verde, aun a sabiendas de que estaban en zona enemiga. Engañan a los portugueses diciendo que es una expedición e viaja desde América. Es en esta isla africana, cuando descubren el desajuste de su calendario, ya que con los cambios horarios y solares habían ganado 24 horas. No tienen tiempo de más investigaciones, porque cando los portugueses comprueban que pertenecen a la expedición de Magallanes, deciden huir precipitadamente y dejan a 13 hombres apresados en tierra. Unos meses más tade ellos y los que se habían quedado en Las Molucas regresaron a España.

Sanlúcar de Barrameda.- 6 de septiembre. Habían recorrido casi 50.000 kilómetros, cruzado cuatro continentes y navegado por 3 océanos, siempre hacia el oeste. 18 hombres famélicos y enfermos entran en la bahía de Sanlúcar tras conseguir una proeza: dar la vuelta completa al mundo y demostrar que la tierra es esférica. aunque ese no era el primer objetivo de la expedición.

Sevilla.- 8 de septiembre de 1522. Antonio Pigafetta relata en el diario de a bordo, algunas de sus últimas experiencias. "El lunes largamos el ancla cerca del muelle de Sevilla, y descargamos toda nuestra artillería. El martes bajamos todos a tierra en camisa y a pie descalzo, con un cirio en la mano, para visitar la iglesia de Nuestra Señora de la Victoria y la de Santa María la Antigua, como lo habíamos prometido hacer en los momentos de angustia".

De los 239 hombres que zarparon de Sevilla en 1519, regresaron 35, dieciocho de ellos con la Victoria; doce, procedentes de Cabo Verde, volvieron unas semanas después, y cinco supervivientes de las Molucas, regresaron unos años más tarde. 

Otras publicaciones sobre la Primera vuelta al mundo, Magallanes y Sevilla

Paseando con Magallanes por Sevilla 
Ruta Magallanes en Sevilla (podcast)
Sevilla capital de las expediciones en el siglo XVI 
Sevilla y Magallanes, 1519 (podcast)
Sevilla, especias y gastronomía magallánica (podcast)
Sevilla, Magallanes y las islas de las especias 
Don Juan de Alemanes y su menú magallánico
Se cumplen 500 años de la Primera Vuelta al Mundo

Categorías: Ciencia , Viajes

Ángela Gonzalo del Moral   10.ago.2019 16:01    

Viaje a Ítaca

Bio Viaje a Ítaca

Un viaje nunca se acaba. Queda grabado en el recuerdo, se vuelve a él al ver una película, al leer un libro, al escuchar unas notas musicales, al mirar una fotografía, al saborear una bebida, al disfrutar una comida o cuando el país salta a la actualidad por algún acontecimiento específico. El viajero mantiene siempre un nexo interno con el lugar que un día conoció.... y trenza un vínculo con el nuevo destino que empieza a imaginar. La visita a cualquier lugar, cercano o lejano, tiene tres fases. En la etapa de preparación se sueña, en la del viaje se disfruta lo imprevisible y a la vuelta se reinventa la aventura..... Con los cinco sentidos alerta, anhela que la experiencia sea lo más enriquecedora posible.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios