« Aprendiendo alemán IV: Osterhase | Portada del Blog | ¿Dónde quiero vivir? »

Cosas que haces quizá precisamente porque estás fuera

    miércoles 30.abr.2014    por Carolina Jaque    0 Comentarios

Esquinaestadio

Martes 29 de abril 16:00
Seguramente si el Bayern-Madrid se jugara en Madrid a tres paradas de metro de mi casa no me plantearía ir ni loca (seguramente tampoco encontraría entradas), pero como se juega en Alemania, a 150 km de mi casa alemana, pues aquí que estoy, después de una hora y cuarto de tren, en la estación central de Munich donde se habla español en cada esquina. Eso sí, somos minoría, las pelucas y camisetas del Bayern nos superan por mucho, pero ¡partimos con ventaja!
Que conste que no soy muy futbolera, y de ahí el título de la entrada, pero ésta es una de esas oportunidades que no quería dejar pasar. Gracias a mi padre, que ha conseguido las entradas y viene de camino en un avión donde seguramente las camisetas blancas ganan a las rojas, y a que unos amigos me han conseguido babysitter, heme aquí, dispuesta a ser la más madridista entre los madridistas que se gastan una pasta y se piden un día libre para venir al partido, y dispuesta a olvidarme de mis principios y mi discurso sobre lo mucho que ganan estos tipos para lo poco que hacen, lo injusto que es y el sinsentido que me parece el "forofismo" en general.

Teniendo en cuenta que varios de mis amigos que pueden seguir este blog cojean del mismo pie, aclaro que he venido a Munich a ver el partido Bayern-Real Madrid, la vuelta de semifinales de la Champions. Hoy mi entrada va a ser progresiva. Iré escribiendo a lo largo de la tarde noche. 

¡Hala Madrid! (Me voy a ir metiendo en el ambiente...)

Marienplatz

17:00
Ya con mi progenitor en la Marienplatz, el cuartel general del enemigo. Los madridistas, aunque pocos, no se achantan. En frente, los de rojo corean también sus canciones. Todo en un ambiente estupendo y con una temperatura perfecta. Esto me está gustando. Tras un par de vueltas (nunca he sido muy buena con la orientación) llegamos a la cervecería más famosa de Munich. Salchicha con chucrut para mimetizarnos. Nos hemos hecho amigos de los vecinos del Bayern y les hemos deseado suerte, aunque no para esa noche. Cervezas y risas porque para eso es una fiesta, una fiesta del fútbol, como dicen los comentaristas deportivos. 

Rojosencerveceria
En el metro, petado, vamos hacia el estadio. Aquí no es que seamos pocos, es que somos los únicos. Dos españolitos calladitos y cien alemanes en el vagón coreando canciones y aporreando el metro (el civismo no es para días como éste). Me sorprende ver algunos con lederhosen. No es raro que se los pongan en ocasiones especiales, pero a mí no deja de sorprenderme ese orgullo bávaro que exhiben en cuanto tienen ocasión y que considero que los madrileños no tenemos ni de lejos.

Estadiodedia

En torno a las 19

Llegamos al estadio. Una pena que sea de día, porque no está encendido. Habrá que esperar a la salida, a ver de qué humor están mis acompañantes. Por el camino, decenas de personas con carteles de que buscan entradas, algunos claramente son reventas, pero otros muchos son seguidores del Bayern quemando su último cartucho con la esperanza de no ver el encuentro por la tele.

Y entre ellos, los ultras sur. Reconozco que impresiona verles con las bengalas. Parece increíble que existan. Se dispersan en cuanto aparecen veinte policías alemanes corriendo con cámaras de foto y vídeo (supongo que para conseguir pruebas) a registrar mochilas y tratar de pillar a los que han encendido las bengalas. 

Ultras

En el estadio: bebidas, salchichas y patatas. Todo a precio de oro y pagado con tarjeta monedero, supongo que para evitar que haya dinero en el estadio.

 20:45 Esto empieza

Música y entusiasmo al anunciar a los locales y corrección al presentar a los madridistas. Justo después un impresionante minuto de silencio en memoria de Tito Vilanova y de Vujadin Boskov. 68.000 personas totalmente calladas. Los pelos de punta. Estoy en la grada del visitante, aunque delante hay un grupo de alemanes. El nerviosismo se palpa en el ambiente. A mí como, en realidad, ni me va ni me viene, pues me lo paso pipa viendo el estadio a rebosar, al niño de dos filas más alante que ha venido con su padre desde Madrid, a los asiáticos que corean a destiempo y parecen estar alucinados con el espectáculo... y gritando y gritando, votando y votando, que para eso he venido.

Campo

Los primeros 20 minutos son de tensión. De hecho cuando el balón se acerca a una portería se hace el silencio en las gradas y se acaban los cantos. Se corta el aire. A los 20 minutos ya van 0-2 y los músculos se relajan. Los madridistas empiezan a disfrutar de lo lindo.

21:32
Descanso (0-3). En la cola del baño alguien me pregunta y me da hasta apuro contestar. Mi acentazo y mi alemán me delatan. Mi sonrisa también, y eso que a mí me da igual, pero una se contagia. No puedo evitar que me den pena los alemanes. Pobres...

21:47

Comienza la segunda parte y los nervios se han convertido en bromas, los típicos comentarios jocosos del que se sabe campeón prácticamente seguro, del que se siente superior. Eso sí, el partido pierde un cierto interés y se viene bastante abajo. Y muchos de los vítores empiezan a ser insultantes, lo cual me horroriza. Me encuentro con un ambiente que me resulta totalmente desconocido y no me gusta nada. El insulto por el insulto, la ofensa, el revanchismo... No estaré de acuerdo con lo que ganan, ni con que la gente les idolatre, pero de ahí a andar pidiendo a Guardiola que salga del banquillo para pitarle y llamarlo de todo, pues no, la verdad. Para conseguir el respeto total como pedían desde megafonía me parece a mí que al fútbol le queda mucho, porque además en este momento ya no son los nervios, ya está ganado.

22:34 Pitan el final

"Oa, oa, oa, nos vamos a Lisboa". Hombre, yo prefería que ganara el Madrid está claro, pero esta paliza no me la podía esperar ni en broma. Madre mía. Los jugadores se acercan a saludar a la hinchada blanca. Bonito gesto.

Arenailuminado

 Por supuesto que hay humor para la última foto. Genial experiencia. Alianz Arena, hasta la próxima. Y de cara a mañana, ¡aupa Atleti!

Carolina Jaque   30.abr.2014 19:25    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Haciendo el mundo pequeño

Bio Haciendo el mundo pequeño

Seguro que hoy algún español ha salido de su casa, ha dejado su barrio, sus amigos de siempre y a su familia para irse a vivir al extranjero. En 2012 fueron casi 60.000 los que hicieron las maletas. Pero ¿cómo es eso de emigrar en el siglo XXI?
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios