« Navidades filipinas I: Manila | Portada del Blog | De puente a Tailandia »

¡Viene el Papa!

    martes 13.ene.2015    por Carolina Jaque    0 Comentarios

Image

El tercer país con mayor número de católicos después de Brasil y Méjico está a punto de recibir la visita del Papa. Se esperan al menos 6 millones de personas, en una ciudad con entre 12 y 15 millones de habitantes según la fuente que consultes.

El reto para las autoridades del país es considerable. Por un lado está la seguridad del pontífice, existen todavía facciones islamistas en el sur del país y todos guardan en la memoria el plan para atentar contra Juan Pablo II desmantelado por la policía en su visita en 1995. Se ha decretado el estado de máxima alerta, unos 40.000 soldados y policías vigilarán la ciudad, armados con, entre otras cosas, ¡pañales para adultos para no tener que dejar su puesto ni un segundo! (sin comentarios). Por otro lado, está el riesgo de avalanchas, que puede comprometer la seguridad del pontífice y que casi seguro que compromete la seguridad de los asistentes (que también son hijos de Dios ¿no?).

En las ocasiones en que he acudido a actos multitudinarios, ya sea por trabajo o por locura colectiva, en ciudades como Madrid, Londres o Nueva York, las medidas de seguridad para hacer frente a posibles avalanchas, a la necesidad de evacuar a personas con problemas de salud, para abastecer a los asistentes con lo imprescindible (servicios públicos, lugar donde dormir, hospitales de campaña, agua…) eran increíbles. Quiero pensar que aquí también van a garantizar todo eso. Y no quiero que parezca que confío menos en los filipinos que en los españoles, ingleses o norteamericanos, pero esta ciudad es muy difícil de manejar. Con un tráfico horrible, grandes cantidades de gente por cualquier parte (como digo, entre 12 y 15 millones de habitantes), bastante caos de manera natural, y un fervor religioso que se hace notar en cualquier rincón (hasta los jeepneys llevan escritos mensajes religiosos) no es fácil imaginarse en Manila un paseo del Papa sin daños colaterales.

Recuerdo la visita del Papa Benedicto XVI a Madrid en 2011 con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud. La cantidad de gente era impresionante, el despliegue para asegurar la seguridad (valga la redundancia) no sólo del pontífice sino de los asistentes era brutal. Tengo en la memoria la imagen de Cuatro Vientos el día de la Misa y despedida, aquel recinto llenísimo de gente con áreas claramente marcadas de las que no podías salir para evitar avalanchas, los hospitales de campaña, los servicios. Miles de jóvenes, grupos de religiosos y religiosas y familias enteras habían pasado allí la noche. Pero había entre un millón y medio y dos millones, ¡aquí hablan de seis millones! Afortunadamente aquí no hará tanto calor, y las iglesias filipinas están bien organizadas por lo que me han dicho, así que espero que sean unas jornadas festivas en las que todo el mundo disfrute de la visita del Papa.

Para nosotros también lo van a ser. Se han decretado festivos estos cinco días, supongo que para evitar desplazamientos e intentar reducir el caos de la ciudad. La gente que no piensa ir a ver al Papa tampoco piensa moverse mucho de su zona ni, mucho menos, acercarse al centro. Por supuesto está el debate del coste que supone para las empresas tener que dar a los empleados jueves, viernes y lunes de fiesta, las pérdidas económicas y de productividad que eso conlleva. Pero yo ya me preocuparé de eso cuando sea empresaria. Ahora por el momento, ¡me voy de vacaciones! Gracias Papa Francisco y gobierno filipino por este regalito. Sólo espero que no me afecten las anulaciones en los vuelos y los cortes del espacio aéreo que se van a decretar los días que el pontífice use el aeropuerto.

Bangkok ¡allá vamos!

Por cierto que de camino al aeropuerto hemos visto a cientos de policías a los lados de la carretera. Dos días antes y ya están allí, algunos sentados, otros comprando comida, otros charlando, muchos tapados con pañuelos para evitar respirar tanto humo. No queda muy claro si vigilan a los cientos de vehículos que pasan ante ellos y les miran con curiosidad o si sin fans que han ido a coger sitio.

Carolina Jaque   13.ene.2015 15:10    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Haciendo el mundo pequeño

Bio Haciendo el mundo pequeño

Seguro que hoy algún español ha salido de su casa, ha dejado su barrio, sus amigos de siempre y a su familia para irse a vivir al extranjero. En 2012 fueron casi 60.000 los que hicieron las maletas. Pero ¿cómo es eso de emigrar en el siglo XXI?
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios