11 posts de septiembre 2008

Debajo de la alfombra

Es Madrid, sí, según indica el pie de foto de esta imagen publicada esta semana en El Pais. Pero bien podría tratarse de alguna de las zonas más deprimidas de Bahía, por ejemplo. Una recorre las calles limpias y aseadas del centro de la ciudad, atraviesa pasos de cebra sin poner en peligro su vida, hace cola en la oficina de Atención al Ciudadano (y obtiene respuesta satisfactoria a la mayoría de las preguntas), se lleva toneladas de material prestado de la biblioteca pública del barrio, y se olvida de aquellas visiones tan incómodas que esta imagen refleja. Pero todo eso también está aquí, por supuesto, por mucho que nos empeñemos (¿se e...

La Interné

“Sólo dos o tres semanas”, me dice Esperanza, mi bien hallada casera, cuando le pregunto cuánto suelen tardar en instalar la línea de ADSL. Le llamo la atención sobre ese “sólo” y me pone cara rara. Supongo que sí, que desde hace tiempo pertenezco a ese grupo de personas que no sabe vivir sin la red. Lo utilizo para trabajar y comunicarme, es cierto, pero también para consultar el tiempo de cocción de una sepia, si bien hallada se escribe junto o separado o cuánto se tarda en caminar al Retiro desde mi casa. De modo que esas semanas me parecen una enormidad, y más cuando compruebo que Internet inalámbrico no es algo con lo que una se vaya ...

La cabeza me da vueltas

El contrapunto al post anterior lo encuentro en Useu, uno de los pocos pueblecitos de la comarca de El Pallars (en el Pirineo leridano) donde no hay grúas. Pero lo más interesante no es eso (rebuscando mucho se encuentra alguna que otra aldea en el risco de la montaña donde las cabras todavía no han cedido su espacio a las hormigoneras). Lo llamativo es que los vecinos de Useu emplearon sus vacaciones de verano en la mejora de las calles. El ayuntamiento se hizo cargo del material, y los vecinos se ocuparon del resto. Hicieron el trabajo a su gusto, como quien arregla el jardín de atrás de su casa: con más flores y menos cemento, por ejempl...

De grúas y moras

No hay manera de escaparse: mientras esperas el ascensor, te pruebas una falda, aguardas tu turno en el puesto de fruta del mercado de los jueves, te bombardean con el asunto del piso que fulano no consigue vender, la hipoteca que mengano ya no puede pagar. Nada más lejos de mi intención que adentrarme en un tema tan trillado como este. Pero una cosa es oír hablar del dramón de la burbuja inmobiliaria mientras haces bolitas de pan en la sobremesa y otra bien distinta observar de primera mano, respirar incluso, hasta dónde ha llegado el urbanismo salvaje, ese que ya no tiene vuelta atrás. Viajé al Pirineo leridano para desintoxicarme de ...

De cine

La pantalla más grande que he visto en mi vida está en un cine en las afueras de Segovia (en el centro de la ciudad, por cierto, no hay ni una sola sala de cine, por eso causa perplejidad su candidatura como Capital Europea de la Cultura para el 2016). El edificio linda con un bareto donde sirven pinchos de boquerones en vinagre y un campo de fútbol destartalado. La pantalla es tan grande que, cuando acabó la proyección, comparé su tamaño con el de este campo y pensé que igual ni cabría. Pero como no proyectaban “Spiderman 28”, el tipo de filmes que, en mi opinión, mejor encaja con estas gigantescas salas de proyecciones, sino una película...

"Como sois españoles..."

Esta es una coletilla que mi compañero y yo hemos escuchado en múltiples ocasiones mientras íbamos de piso en piso (muchas veces, paradójicamente, de boca de los argentinos a los que me refería en el post anterior ). Quienes la pronuncian suelen dejar la frase en el aire, y el informe telefónico que dan a los propietarios sobre los potenciales arrendatarios de sus viviendas suele comenzar así: “Tengo aquí a una pareja de españoles…”. Esta “españolidad” queda, de este modo, por encima de lo que una piensa que es relevante a la hora de alquilar un piso, que nada tiene que ver con el pasaporte. Un dato curioso, que no guarda relación con e...

El pisito de Chamberí

Me enganché a Idealista desde que lo usé por primera vez, unos meses atrás, cuando vivía en Salvador de Bahía (Brasil). Desde mi ventana veía varias favelas con sus cuestas imposibles, las casuchas de ladrillo a medio hacer desparramadas por las colinas y, a lo lejos, el mar. Pero encendía mi ordenador y allí estaba el piso de Chamberí, con sus tres balcones tan monos y sus dos baños alicatados hasta el techo, o el de Retiro, con su cocina inmensa, su chimenea y sus vistas al parque. Hace unos días, ya en Madrid, comprobé que a los balcones del piso de Chamberí no se asomaría ni el gato, de puro estrechos. Y, en cuanto al de Retiro, el fa...

"¿Te importa que fume?"

"¿Te importa que fume?" Y entonces va ella/él y enciende su pitillo mientras esta comensal aparta sus natillas de chocolate a medio terminar y discretamente empuja su silla unos centímetros más atrás. Consigue escapar del área de influencia de su mesa, pero cae en la de la vecina, donde reposan las cajetillas de Marlboro de dos hombres de mediana edad encorbatados que echan grandes bocanadas mientras charlan animadamente por sus respectivos teléfonos móviles de última generación. Se trata de una pregunta sin salida (hay, claro, quien ni siquiera consulta, no sé si eso es peor). Lo suyo sería decir sí. Me importa. Pero entonces, aunque nadie...

Jamón vegetariano

"Pero el pollo sí, ¿no?" He leído en algún lugar que España es el único país del mundo en el que el jamón se considera vegetariano. Me da la impresión de que lo mismo sucede con el pollo. Las madres, suegras, hermanas (porque continúan cocinando ellas) lo incluyen en su puré de verduras, ese que cocinan especialmente para los descarriados vegetarianos, “para que le dé sabor”. ¿Será que las zanahorias, las remolachas, las coles de Bruselas saben a agua? Como soy segoviana, hay incluso quien me sugiere que haga una excepción con el cochinillo asado. "La piel está tan crujiente, tan jugoso por dentro -me dicen- ¿seguro que no quieres probarlo?...

En bicicleta

El turista que llega de visita a Segovia (como a otras tantas ciudades de la península) se encuentra con flamantes aparcamientos de bicicletas color plata a su disposición. Como crecí acostumbrada a que las farolas del barrio durasen apenas una noche, víctima de los vándalos, esta mejora disparó mi imaginación. De repente creí que estaba en Ámsterdam y llegué a pensar que quizás ahora hubiera una rubia en ligueros tras el escaparate de la tienda de boinas de la Calle Real. (Subí la calle pero sólo encontré, como es natural, madres muy perfumadas que empujaban carritos de última generación). Los ojos me hicieron, en fin, chiribitas, y no sólo...

Calendario de este mes

septiembre 2008
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30