« Bailando yoga en Navarra | Portada del Blog | Abandona toda esperanza de un pasado mejor »

El dragón y el dinosaurio

    jueves 16.sep.2010    por RTVE.es    8 Comentarios

"El dinosaurio ha reemplazado al mito del dragón", dice un catedrático de paleontología en una entrevista publicada el jueves. Quizá porque llueve y llega el otoño o porque es altamente improbable que encuentre un dragón sobrevolando el cielo gris de la ciudad, el titular se me quedó pegado al cuerpo desde que lo lei.

El del dragón siempre me pareció un símbolo muy bello. Los dinosaurios, en cambio, no me dicen mucho. Esos bichos de plástico fabricados en Hollywood y replicados hasta el infinito por la industria juguetera no pueden compararse con los dragones poderosos, fieros, humeantes, temibles y redentores que dormitan en nuestra imaginación. Como dijo la poetisa Muriel Rukeyser, el universo está hecho de historias, no de átomos.

Una historia tradicional sueca:

Por culpa de una metedura de pata de sus padres, una joven princesa ha de casarse con un temible dragón. El rey y la reina informan a su hija de lo que le espera, y la princesa queda, como es natural, aterrorizada. Pero en cuanto se recupera del susto, corre a pedir consejo a una mujer sabia que ha criado 12 niños y 29 nietos y que lo sabe todo sobre los dragones y los hombres.

La mujer sabia dice a la princesa que, efectivamente, ha de casarse con el dragón, pero que lo haga siguiendo sus recomendaciones. De modo que le da ciertas instrucciones para la noche de bodas: concretamente, ha de llevar diez bonitos vestidos, uno encima del otro.

Y así, llega el día de la boda. En el palacio se celebra un gran banquete. Después de hartarse, el dragón lleva a la princesa en volandas a sus aposentos. Pero cuando, ya allí, se acerca a su esposa, ella le frena y le explica que, antes de entregarle su corazón, ha de desprenderse cuidadosamente de su traje de novia. Y, siguiendo las instrucciones de la mujer sabia, la princesa le explica que también él debe desprenderse de su indumentaria. El dragón accede de buen grado.

"Con cada capa que me quite, tú también has de quitarte otra", dice la princesa a su esposo. Entonces, tras deshacerse del primer vestido, la princesa observa cómo el dragón se quita la capa de fuera de su armadura escamosa. A pesar de que es doloroso, el dragón está acostumbrado a hacerlo periódicamente. Pero entonces la princesa se quita otro vestido, y otro y otro. Y cada vez el dragón encuentra con que debe despojarse de capas más y más profundas. Cuando llega a la quinta capa, el dragón comienza a llorar copiosamente. Pero la princesa continúa.

Con cada capa, la piel del dragón se va haciendo más y más tierna, y su forma se suaviza. Se hace más y más ligero. Cuando la princesa llega a la última capa, el dragón se deshace de los últimos vestigios de su forma de dragón y emerge como un hombre. Y, tratándose de un cuento tradicional, he aquí que aparece un apuesto príncipe con ojos brillantes como los de un niño. La princesa y su nuevo marido se dedican entonces a seguir el último consejo de la mujer sabia de los 12 hijos y 29 nietos. Y, por supuesto, a ser felices y a comer perdices.

RTVE.es   16.sep.2010 07:59    

8 Comentarios

!!!!!!!!Qué lindo!!!

viernes 17 sep 2010, 10:35

Natalia pa el sabado tarde o domingo tarde....encuentro bloguero divertido....

tomasin1912@hotmail.es


posdata: no hablare seguidas mas de dos frases....

viernes 17 sep 2010, 21:01

Tienen suerte de que no pasara un Rex por ahí... :)

PD: Aunque cuatro mil quinientas pelas por ¡pan y vino! haría que cualquiera eche fuegos! y no es necesario que sea un dragón!

viernes 17 sep 2010, 21:54

No estoy muy seguro, pero esta historia tan bonita de la novia vestida con diez refajos la contaron en una cena Ibicenca a la que fuí en un viaje del IMSERSO con mi esposa y que nunca olvidaré por que me costo cien euros.


Clica sobre mi nombre

domingo 19 sep 2010, 09:22

La historia, muy bonita. Dragones o diplodocus, cada uno tiene sus gustos. Pero con la poetisa que citas, Natalia, creo que no estoy de acuerdo, o es que andaba un poco despistada cuando lo dijo. Los cuentos implican misterio, magia, miedo, una curiosidad de niño hambriento (de historias). Y los átomos (como su opuesto, el universo) están llenos de todo esto. ¡Ojala nos contaran más historias de lo muy pequeño o muy grande!

domingo 19 sep 2010, 18:11

Que me perdone el catedrático Sr. Sanz y todos los Sres. Saurios, pero ningún Dino desbancará, ni le llegará nunca a la altura de la pezuña a la legendaria y romántica figura del Dragón, a veces temible y otras tierno, que siendo de ficción, tiene la honrosa distinción de que le guarden espacio en su imaginería, ancestrales culturas, tan dispares y recónditas como la Maya o la China.
.
Como mucho se le otorga el privilegio de haber sido la inspiración de tan espeluznante como mítica criatura y siendo benévolo, de ser un pelín más agraciado que el Sr. Sapo, que pal cuento no es lo mismo.
Saludos.
.
PD:Más espeluznante que el Sr. Dragón, me ha parecido el precio del gazpacho. UAU!!!

lunes 20 sep 2010, 12:00

Precioso!!!!!

lunes 20 sep 2010, 13:59

Sí, es un cuento precioso. En definitiva el dragón o el propio cuerpo, defensor o cazador, es como una nave que en el interior lleva lo que nos hace humanos, que ello es lo que debería tripular a todo cuerpo o dragón. Y por supuesto ni punto de comparación, el dinosaurio apenas tiene un siglo entre nosotros; y con los dragones se hace incalculable el tiempo, porque nos adentramos en nuestra propia Prehistoria. Y por cambiar algún matiz del post, le "diría" a Muriel que los átomos podrían ser también una maravillosa historia ;-)

jueves 23 sep 2010, 14:03

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Natalia Martín Cantero

Bio Vuelta y Vuelta

Este blog ha dado tanta vueltas como su autora. De Madrid a Pekín y vuelta. Hablo de bienestar integral: si lo consigues, me cuentas cómo.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios