« La muerte en una caja de galletas | Portada del Blog | La ciencia del yoga »

¿Hace falta el rosa?

    viernes 21.ene.2011    por RTVE.es    15 Comentarios

Vestidos y zapatos de princesa (rosa), espejitos de princesa (rosa), teléfonos (rosa), peines y horquillas (rosa)... Si dejas que una niña en edad preescolar campe a sus anchas, te encontrarás con un vestuario unicolor y monotemático. Disney lo sabe bien: tiene más de 26.000 artículos de princesas en el mercado, que generaron 4.000 millones de dólares en el año 2009.

En su último libro, titulado “Cinderella Ate My Daughter" (“Cenicienta se comió a mi hija”, sin traducción al español por el momento), la escritora y periodista Peggy Orenstein se dedica a investigar qué viene antes, si el huevo o la gallina. Si esta tendencia es innata o derivada de las influencias culturales y sociales alrededor. O algo entre medias.

"¿Es todo este rosa necesario?", pregunta Orenstein a un representante de la industria en una feria de juguetes para niñas donde impera este color. "Sí, si lo que quieres es ganar dinero", responde el ejecutivo.

Orenstein encuentra una explicación interesante en la psicología evolutiva. Hasta los siete años, los niños están convencidos de que los signos externos (la ropa, el pelo, su color favorito, los juguetes que eligen) determinan el sexo de cada cual. "Tiene sentido, entonces, asegurarte de que vas a permanecer en el sexo en el que naciste y que te vas a adherir rígidamente a las reglas tal y como las percibes", dice Orenstein. Por eso, los niños de 4 años, que están en lo que se llama “la etapa inflexible”, se convierten en sus propios jefes en lo que se refiere a política de género.

Imagen de Nicolasnova


Es en este punto cuando Orenstein comprendió enteramente el porqué de la atracción magnética de las niñas hacia las princesas de Disney. Desde un punto de vista del desarrollo, indica, en la industria son genios, ya que se anticipan a las necesidades en el preciso momento en que las niñas necesitan probar que son niñas, cuando se aferran a las imágenes más exageradas que ofrece la cultura para probar su feminidad.

"Para una niña en edad preescolar, un vestido de Cenicienta es nada menos que un certificado de existencia existencial, un baluarte para fortificar un sentido de identidad todavía tambaleante", dice la escritora.

Influenciar y/o manipular a una criatura de esta edad parece suficientemente sencillo. Pero vayamos un poco más allá. Enlacemos con el documental Comprar, Tirar, Comprar, por ejemplo, y sus referencias a esa mentalidad para la obsolescencia programada, aquella que basa su mismísima existencia en la posesión de un objeto nuevo.

¿Es tan diferente con los adultos? ¿Hasta qué punto nos libramos de los condicionantes que hacen que nos identifiquemos con los artículos de consumo? ¿En qué basas tu identidad?

RTVE.es   21.ene.2011 17:48    

15 Comentarios

caray, Iñaki, gracias, muy interesante. Cualquier año de estos vemos a todas las niñas vestidas de verde manzana, o negro carbón.

Feliz miércoles,
N.

miércoles 26 ene 2011, 10:51

Con tanta creencia y moda van a tener que asociarse con el cine más las autoridades para intercambiar indumentaria que no se haga obsoleta dando más empleabilidad en otros campos con tanto elemento ácido quedan menos hojas.

miércoles 26 ene 2011, 10:57

Natalia a mi es que el rosa no me va, salvo en muy limitadas excepciones, que las hay,.Saludos a esas excepciones y a tí.

miércoles 26 ene 2011, 12:34

Digamos que me van las tonalidades ;) son más REALES vamos más de la pasta que estamos hechos todos.Saludos.

miércoles 26 ene 2011, 12:38

Y mira que lo he intentado... mi última incursión en lo rosáceo fue para ayudar a gente, y han pasado de mí como para comer, ,,,,, el sabio consejo es quien no te quiere no te merece.Buenas tardes.

miércoles 26 ene 2011, 12:44

Antes, las convenciones las ponían los jefes de las aldeas, los chamanes, los sacerdotes o quien tuviera la sartén por el mango, pero afectaban a esa comunidad y era difícil que se extendiera a otras, a no ser que hubiera invasión y guerra de por medio.
.
Ahora tenemos esa arma de destrucción masiva que es la publicidad, que llega a todas las partes del mundo a través de revistas, internet y, sobre todo, televisión (hasta en la más recóndita aldea africana hay uno que tiene una tele, aunque sea a pilas, para ver el fútbol, pongo por ejemplo). Las comunicaciones globales, en lugar de hacer nuestros los problemas ajenos, nos provoca frustraciones debido al recordatorio diario de lo que no somos, no tenemos y no hacemos. En eso se basa la publicidad: en hurgar en nuestras miserias, en nuestros miedos y fobias y presentarlos como evitables gracias a una "mínima inversión" (de dinero, claro).
.
Odio el Disney Channel y su forma sistemática de crear mundos pastosos para los niños que son sólo el inicio de una carrera consumista para cuando sean adultos. Y eso que me gustan las películas animadas de Disney, pero creo que hay que discernir.
.
Valorar a los niños por lo que son y por lo que hacen es, creo, el primer paso para ayudarles a ser personas honestas e íntegras. Así no morirán en vida frustrados, ya en la edad adulta, por lo que no son, no hacen y, sobre todo, no tienen. Con lo fácil que seria mirar dentro de uno y a su alrededor para sonreir ante el regalo de una existencia que muchos se empeñan en cubrir de basura consumista.
.
Es necesario un cambio de conciencia ya!
Un abrazo, Natalia.
J.H.

jueves 27 ene 2011, 08:31

Chapó, J.H.

jueves 27 ene 2011, 09:05

No todo lo rosa es malo a mi Pink Floid y su fluido siempre me gustarán...jejjejeej....bromas aparte... a mi el rosa me gusta como color, pero como todo en la vida si te lo dan todo de rosa lo mas normal es que lo odies....jejejej....
Por ciertos sabíais que el dueño y fundador de disney era de Almeria??? y que com0 Abraham Ben Elazar, para los colegas Henry Kisinger, cambio el nombre, walt disney era de origen español pero por la guerra de cuba tuvo que cambiar su biografia, ademas en los inicios estuvo financiado por los que dirigen a EEUU en la sombra, osease, los IHS, de hecho todo el mundo creo que los judíos son los amos y señores de Wolibud pero la realidad es que los dueños son todos catolicos apostolicos romanos...de hecho el padrino con la fantastika escena de la cabeza de un caballo lo reflejó magistralmente, aunque camuflando la verdad con la mafia....en fin no me enrollo más....

asi que no es de extrañar que el canal disney y todos los parecidos sigan manipulando a niños con peliculas como moises ....luego esos niños cuando son grandes se creen que saben historia porque vieron la peli de moises, y de hecho moises y su éxodo archifamoso no existieron jamás...

un abrazo y beso a tod@s

sábado 29 ene 2011, 17:20

anoche volví a ver LA BRUJULA DORADA otra vez y por tercera vez, a todos los que tengáis niños os la recomiendo y a los qe no tambien....Utiliza una metafora con los Daimons muy interesante...¡¿ que es quitar un daimon a un niño ? yo lo interprete como que es quitar la creatividad, el pensamiento critico, el ingenio, el hacer preguntas...en fin todo eso y mas ...que en la educacion y en las escuelas castran a los niños....y lo peor en las universidades de humanidades y en muchas de ciencias tambien hacen que salgan zombies... OJALA HAGAN LA 2 Y 3 PARTE DE LA TRILOGIA de la brujula dorada pues esta basada en un libro que intentaba explicar la materia oscura y la energia del vacio...a la gente en general....en Inglaterra si no estoy mal informado fue Bets seller....

domingo 30 ene 2011, 10:31

Querida Natalia,
heintentado repetidas veces enviar un comentario, pero, para mi sorpresa, "alguna extraña razón lo impide". Sospecho que el vínculo que incluía a un post de mi blog un tanto crítico, ha sido censurado.
En todo caso, gracias por el aire siempre fresco de tus palabras.
Petros

domingo 30 ene 2011, 18:05

Me enamoran (literariamente) los textos de Natalia y Jackie. Si para hacer felices a los niños debemos engañarlos (Reyes Magos, Papá Noel, Santa Claus o el hombre del saco y similares para asustarlos y que nos hagan caso) ¿qué resultado podemos esperar?, pues eso, adultos que engañan y adultos que se dejan engañar fácilmente (como si fuera una necesidad vital), como una maldición heredada.

Yo creía que todos los humanos creían en Dios, hasta me hicieron monaguillo con 10 años. Mi naciente psicología, bueno, quizás mi espíritu, no aceptaba aquella enorme estatua de la iglesia clavada en una cruz y con sangre por todos lados. Me miraba pero yo no podía hacer nada por ayudarlo. Un año después el hijo de un comunista me dijo que Dios no existía... comenzaba a nacerme otra perspectiva que me llevaría a la crisis existencial más fuerte de mi vida. A partir de entonces desconfié de los adultos. Pero ahora, desde la distancia temporal, creo que fue lo mejor que me pudo pasar. Si hubiera tenido aquella crisis existencial dos años después hubiera sido peor y de adolescente o joven mucho peor y nunca me hubiera repuesto.

Los niños están más preparados que nosotros para recibir las verdades fundamentales que todavía desconocemos, porque sus psicologías están en los cimientos, mientras que las nuestras ya tienen estructura, fachada y cubierta. Tenemos muchísimos más perjuicios que ellos, son más flexibles mentalmente, quizás por ello guardo celosamente una parte de niño y quiero vivir siempre con ella.

lunes 31 ene 2011, 13:40

Querido Petros de panópolis,

No me consta haber recibido ningún comentario tuyo (con ese nombre, creo que me acordaría ;-)). Posiblemente se trate de un error técnico, y no humano. Los comentarios criticos son siempre bienvenidos a este blog.

Gracias por la atención, y un saludo,
Natalia

martes 1 feb 2011, 08:38

coincido plenamente con los comentarios de ciudadanoNick y Jackie... siempre pensé que nunca seremos más avanzados que cuando tenemos seis o siete años. a partir de ahí todo va a peor.

Saludos cordiales!

miércoles 2 feb 2011, 09:36

Tomasín, "la Brújula Dorada" es una preciosidad tanto en la historia como en la puesta en escena. Es una buenísima recomendación.
.
Estoy de acuerdo con lo que dice rosa sobre lo "avanzados" que somos cuando tenemos 6 o 7 años. Quizá se deba a que a esas edades somos mucho más receptivos a las energías que nos rodean. De hecho, con esos años aún no se ha cerrado de todo la fontanela, en la parte superior del cráneo, (lo que los chinos llaman, en acupuntura, el Bai Hui, las Cien Reuniones, por donde recibimos la energía del cielo). Cuando somos niños percibimos cosas que de adultos obviamos por miedo o por ignorancia. Si sabemos mantener esa canalización de la energía y de la percepción podemos llegar, de adultos, a tener la misma sensibilidad que de niños. Para eso están conceptos integrales del ser humano como la meditación, yoga, tai chi o cualquier otra disciplina interna que nos ayude a alinearnos y a volver a conectar con lo que realmente somos: una pequeña porción de algo mucho mayor.
.
Bien, o por lo menos, eso creo yo e intento llevarlo a la práctica diaria.
Un fuerte abrazo.
J.H.

jueves 3 feb 2011, 08:52

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Natalia Martín Cantero

Bio Vuelta y Vuelta

Este blog ha dado tanta vueltas como su autora. De Madrid a Pekín y vuelta. Hablo de bienestar integral: si lo consigues, me cuentas cómo.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios