« Tiananmen y el día de mantenimiento de Internet | Portada del Blog | Internet y la nocilla en China »

Las Torres Gemelas de Pekín

    viernes 7.jun.2013    por Natalia Martín Cantero    4 Comentarios

Justo enfrente de mi casa están las Twin Towers, las Torres Gemelas de Pekín, un hotel de lujo gigantesco insensible a las connotaciones de su nombre. Los dos edificios, con sendos carteles luminosos que anuncian el nombre, se convirtieron cuando llegué en mi principal punto de referencia para orientarme cuando el taxista se saltaba la salida de la autopista, lo cual sucedía a menudo.

Ahora ya no me pierdo para llegar a mi casa, pero las Twin Towers continúan siendo una referencia, aunque de otro tipo. Todos las tenemos. Me explico. Cuando vas a casa de alguien y te acercas a su ventana, nunca deja de producirse el siguiente ritual: el anfitrión señala con el dedo algún gran edificio frente al suyo, a mayor o menor distancia, y te explica que cuando la contaminación está en 300, o 400, desaparece como por encanto. Yo ya sé que cuando no puedo ver las Twin Towers, la cosa está muy chunga.

Ayer noche, tumbada en la cama, me quedé mirando el perfil de este hotel, que desde hace días sólo identifico por la noche en medio de la bruma gracias a los carteles luminosos. Estos últimos días, como explicaba, han transcurrido entre diferentes tonalidades de gris. De modo que mientras hacía un rápido balance del día, sentí gran alivio de que mi aventura china llegue a su final.  

El caso es que justo ahora, cuando me quedan pocas semanas por aquí, mi Ayi, la mujer que cocina y hacer la limpieza, ha aprendido a hacer croquetas de atún y queso y tortilla de patatas, de forma que en casa últimamente ya no comemos setas con ojos. Hace unos días me dio dinero para el regalo de cumpleaños de mi hija, una cantidad exorbitante en relación a su salario que, a pesar de mis protestas, se negó a rebajar. “La amabilidad de los extraños, como el tiempo mismo, al final es lo que cura nuestras heridas”, escribe la autora china Yiyun Li en su fantástico relato titulado “Kindness” (Amabilidad).

Los chinos tienen una palabra de la que maestros budistas como Thich Nhat Hanh hablan con frecuencia: se trata de “nien”. La palabra china para referirse a mindfulness o conciencia plena une “ahora” o “presencia” con “corazón”. En palabras de Thich Nhat Hanh: “La combinación de caracteres significa el acto de experimentar el momento presente con el corazón. Nos ayuda a estar en contacto con las maravillas de la vida, que están aquí y ahora”.

Incluso aquí, en esta ciudad irrespirable donde la única regla para moverse y buscarse la vida parece ser “yo primero”, si uno tiene “nien” bien afilado puede percibir que la amabilidad de los extraños ciertamente cura muchas heridas. Como en todas partes. 

Nian

En Twitter: @nataliamartin
Categorías: Actualidad , Viajes

Natalia Martín Cantero    7.jun.2013 07:54    

4 Comentarios

En unos momentos se puede dar un regalo, para siempre..Enseñar a cocinar un platillo diferente y nuevo es un regalo, preciado.
La "Ayi" posee el don de poder ofrecer a sus próximos empleadores, las delicias de un platillo exótico y diferente que con el paso de las semanas/meses/años/vidas será modificado y pasara a ser un platillo + de la muy variada comida china...
Desde el lejanísimo oriente recibimos unos presentes que nos dejaron una/otra/diferente/interesante IDEA de la CHINA de hoy...y su vida cotidiana.
En las próximas semanas/meses/años/vidas el recuerdo tomara forma y cuando se diluyan los humos mirar/recordar la vida en CHINA para los mayores y para los menores ocupara un lugar en la mochila.......y vivirá tanto cuanto se disfrute la experiencia...o como el ultimo dolor de muelas, será parte de los olvidos.
Gracias x sus notas desde china y x la paciencia de mantener el contacto (terapia bidireccional) q implica la egoísta experiencia de disfrutar un tiempo personal....como la lectura o la música q nos da la pausa, indispensable para seguir trabajando.
En unos días espero q tengan un buen viaje...después de vender/embalar/regalar sus propiedades orientales...todas, menos las ideas.
PM. Es tarde, muy noche, casi madrugada...me quedan unas pocas horas de tarea y después de un café..cerrar el chiringuito y regresar a palacio...mirar el fiordo, en la lluvia y al amanecer es un buen recuerdo para la mochila.

viernes 7 jun 2013, 11:25

Y
respecto a lo dicho en una nota anterior...recordar(me) que algunos meses/años atrás.., mencionamos que la RED es una herramienta política e intentaba explicar que como todos los servicios, su flujo depende del dueño...se puede cortar (con querer/sin querer) la energía eléctrica, el agua o el teléfono....lo mismo pasa con la RED.
Alguna aldeas se da, en forma de MANTENIMIENTO y en otras" xqSI", se publica que el ZAR puede conocer el trafico telefónico de una empresa(¿ Solo 1)
http://www.nytimes.com/2013/06/06/us/us-secretly-collecting-logs-of-business-calls.html?partner=rss&emc=rss
o que pueden ingresar en los servidores de interesantes y "muy de moda" servicios del + variado pelaje..
http://www.nytimes.com/2013/06/07/us/nsa-verizon-calls.html?hp&_r=0
y conocer alguno de los hábitos y deseos del perraje.....x q me gano el pan con la IT les dejo mi mensaje...(el que quiera entenderlo, que lo tome)
"Todo lo que se puede escribir digitalmente (texto/sonido/imagen)....
SE PUEDE LEER y PUNTO"
PS. en viaje a casita....

viernes 7 jun 2013, 14:54

Hola Natalia!
Como siempre nos haces ver otro país desde la distancia.
Yo que desde Octubre dejé de fumar , cosa difícil ya que fumaba un paquete o más al día durante 30 años, ahora estoy en un plan de aire sano y puro. Y me molestaría mucho estar en un lugar con excesiva contaminación.Ahora me fumo algún cigarrillo suelto cada 15 días y noto sabor a petóleo como si masticara el humo del tubo de escape de un coche.
Que te sea leve y lo pases bien el fin de semana.

sábado 8 jun 2013, 11:16

Gracias El Lobo, por tus comentarios (y paciencia!). No lo había visto así, como "un regalo". Pero es cierto, ojalá le sirva en el futuro. Yo soy muy perezosa para estas cosas y no he aprendido a cocinar ningún plato chino. En fin, supongo que todavía estoy a tiempo.

Gracias, Olga, por la atención. Yo me escapo dentro de poco, pero lo siento por toda esa parte de la humanidad (creciente, por desgracia) que tiene que vivir bajo esta nube tóxica.

Un saludo y buen lunes,
Natalia

lunes 10 jun 2013, 11:09

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Natalia Martín Cantero

Bio Vuelta y Vuelta

Este blog ha dado tanta vueltas como su autora. De Madrid a Pekín y vuelta. Hablo de bienestar integral: si lo consigues, me cuentas cómo.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios