« Los dos ladrillos | Portada del Blog | Antes y después, o cómo meditar embellece »

Septiembre y el camino al infierno

    viernes 13.sep.2013    por Natalia Martín Cantero    7 Comentarios

Septiembre es, junto con enero, un mes de arranque vital en el que solemos proponemos cosas. Desde hacer ejercicio hasta aprender ruso, alimentarnos mejor o retomar con nuevas fuerzas nuestro trabajo. Mientras que a los niños se les encienden los ojos con sus nuevos estuches y rotuladores de colores, los mayores reelaboramos la lista abandonada de propósitos de fin de año. O, como ocurre con cada vez mayor frecuencia en estos tiempos revueltos, hacemos balance para decidir cómo enfrentar nuevas dificultades o cambios de vida imprevistos. Un momento apropiado, en suma, para analizar las intenciones detrás del curso de acción que vamos a emprender.

Siempre me llamó la atención ese dicho popular que afirma que el camino al infierno está sembrado de buenas intenciones. Creo que, en realidad, sería más acertado si dijese exactamente lo contrario, como es el caso de otros tantos refranes que reflejan ignorancia más que sabiduría popular. Entre los que más rabia me dan: “Favor harás y pronto te arrepentirás”; “donde hay celos hay amor, donde hay viejos hay dolor” o “quien bien te quiere te hará llorar”.

El camino al infierno está sembrado con intenciones descuidadas, malas, poco habilidosas. Creo que la mala reputación de las intenciones procede de que no por ser buenas son necesariamente apropiadas para las circunstancias. Por otra parte, con frecuencia entendemos mal el contenido de nuestras propias intenciones. Confundimos una intención mixta con una buena, por ejemplo, y nos decepcionamos cuando obtenemos resultados igualmente mixtos. Una tercera razón, tal y como apunta el monje budista estadounidense Thanissaro Bhikkhu, es que con frecuencia interpretamos de forma equivocada la manera en que las intenciones arrojan resultados. Esto sucede cuando, por ejemplo, los resultados dolorosos de una mala intención en el pasado oscurecen los resultados de una buena intención en el presente, pero aún así echamos la culpa a nuestra intención presente por el dolor ocasionado. El resultado de todo ello es que nos desilusionamos con el potencial de las buenas intenciones, y nos hacemos más cínicos y dejamos de preocuparnos por ellas.  

El resultado es desastroso, ya que las intenciones quizá sean el principal factor en dar forma a nuestra vida y, desde luego, constituyen una importante fuente de cobijo y de fortaleza. Como dice Philipp Moffitt, quien debió reconectar fuertemente con sus intenciones más sinceras cuando decidió abandonar la dirección de la renombrada revista Esquire para convertirse en profesor de meditación a tiempo completo: “Sólo recordando tus intenciones puedes reconectar contigo mismo en tiempos emocionalmente tormentosos. Esa conexión da un sentido a tu vida, independientemente de que hayas alcanzado esos propósitos o no”. 

Thanissaro Bhikku, por su parte, sugiere que contemplemos la mente como un comité: el hecho de que haya miembros del comité que propongan acciones indignas no significa que nosotros seamos indignos. “No tenemos que asumir responsabilidad por todo lo que ocurre en el comité”, señala. “Nuestra responsabilidad está en nuestro poder para vetar las mociones”. Con ello, contaremos con más herramientas para saber cuándo nos estamos engañando a nosotros mismos.

Nada fácil cuando, desde niños, aprendemos a ser deshonestos con nuestras intenciones como una herramienta de supervivencia: “No lo pude evitar”; “no quería hacerlo” o, mi favorita, “ha sido ella/él que se ha puesto en medio”. Los niños no tardan mucho en creerse sus propias excusas y habituarse a no articular sus intenciones cuando se enfrentan a una elección, o –como nos sucede de mayores–, rechazan considerar las consecuencias de sus intenciones o incluso niegan, para empezar, que tienen una posibilidad de elegir.

En los asuntos del día a día es tanto o más importante aprender a conocer nuestra intención, y sobre todo, las diferencias entre la intención y la acción. Este verano tuve ocasión de experimentar con todo esto cuando acudí a un retiro de meditación. En un retiro, cuando el tiempo se derrite lentamente, es más fácil observar los vaivenes de la mente y percibir que entre la intención y la acción hay un espacio, y que en este espacio reside tu libertad. La libertad de decir no antes de levantarte e ir hacia la despensa a por patatas fritas, encender un cigarrillo o no enviar un email de respuesta incendiaria, como apunta Andrés Martín Asuero.

La intención es el pensamiento que precede a la acción y es, por tanto, íntima y personal, mientras que la acción es pública e irrevocable, señala Martín Asuero, director del susodicho retiro de mindfulness, o atención plena. Una persona es dueña de sus intenciones pero responsable ante otros de sus actos. Tomar conciencia de las intenciones hace que nuestras acciones sean más coherentes, precisas y mejor enfocadas, respondiendo mejor a lo que demanda cada situación”, apunta.

¿Y qué dice el refranero castellano del mes de septiembre, volviendo al inicio de este post? Nos regala con un sinfín de dichos, pero para la ocasión voy a elegir este: “Septiembre es bueno si de primero al treinta pasa sereno”. 

Natalia Martín Cantero   13.sep.2013 14:46    

7 Comentarios

Esto es lo que se llama UN TEMA COMPLICADO...muy complicado, revisar en detalle las INTENCIONES de un propósito es complicado, pueden ser muchas y solo el objetivo es único...complicado, demasiado complicado. Y tratar de descubrir todas y cada una de la intenciones no es nadita de fácil...muchas permanecen ocultas, no son visibles a tus ojos..¿Como las evalúas? imposible.

Solo se pude tener claridad en El Objetivo, como se logra, tratando de no DAÑAR a nadie pero si en la negociación, alguien pierde ¿Qué diablos puedes hacer?

Me huelo que tendremos muy poca participación...

Lo que es mucho + simple es "Seguir el Dinero"..como en las novelas.

¿Pensó alguna vez, cuanta información dejamos en la RED cada vez que compramos algo y lo pagamos con dinero de plástico?
Si revisa su Estado de Pago (las cuentas) puede ver Día a día, Hora en hora, que y cuando compro que cosa..

INTERESANTE.

¿Se imagina que alguien revise esa información y FABRIQUE PROPAGANDA personalizada a sus gustos y requerimientos?
Bueno, eso es muy simple, basta con tener la Base de Datos (su banco) o enterarse con temor que otros TAMBIEN TIENE esa información:
http://www.spiegel.de/international/world/spiegel-exclusive-nsa-spies-on-international-bank-transactions-a-922276.html

Si, toda la información.
y con certeza pueden decir QUE TE CONOCEN
la manera + simple de copiar esos datos esta en un extraño lugar..."SWIFT" que está en una aldea donde TODOS los bancos concurren para intercambiar información...

http://www.swift.com/index.page?lang=en

Interesante, desde aquí puedes tener TODAS las transacciones intra-bancos de todas las aldeas del mundo mundial......¿qué tal?

y ahora.....¿Cuales son la INTENCIONES de ese GRAN HERMANO?

Complicado, no cree. Esta información nos deja medio camino del INFIERNO.

domingo 15 sep 2013, 17:39

Buen post de Natalia y buen comentario del Lobo.

"El camino al infierno está sembrado de buenas intenciones". Entiendo la metáfora y hay muchos ejemplos. Por ejemplo ves a una pareja amiga que están reflexionando sobre su relación y claro, tú eres el amigo de los dos, tus intenciones de ayudar son buenas, pero... te puede esperar un infierno si intentas mediar entre los dos. También en lo material. Tratar de conseguir mucho dinero (honestamente) para vivir bien puede parecer una buena intención. Pero ¿cuántas familias han dejado de hablarse por el dinero?. Hermanos que se odian... un infierno.

Pero Natalia también tiene razón y podríamos decir "el camino al paraíso está sembrado de buenas intenciones". O quizás lo contrario sea "el camino al infierno está sembrado de malas intenciones". Como dice El Lobo es muy complicado, que no complejo. A nivel sentimental es simple, el corazón bueno (o cuando es bueno) tiene intenciones buenas y realiza actos buenos.

Cabría preguntarse si el conocimiento aumenta esa bondad. Y entonces es complejo. Porque responder afirmativamente conllevaría decir que los doctores o catedráticos son las personas más buenas del mundo. Pero también es cierto, o eso creo yo, que el auto conocimiento ofrece una bondad o un amor con mucha más calidad. Si la cuestión tuviera respuesta universal no haría falta el ser autodidacta, pero me temo que no hay respuesta universal.

En definitiva creo que la intención no basta cuando el resultado previsto involucra a otros. Cuenta y mucho la intención de otros y las circunstancias individuales y colectivas... Y la intención del GRAN HERMANO también podría contar, vender información al mejor postor.
;-)

domingo 15 sep 2013, 22:04

Las intenciones no dejan impronta, sólo son ideas sin materializar, y para recordar las intenciones hay que estar repitiéndolas de manera obsesiva, o anotándolas. La libertad no tiene ubicación no espacio. Entre la intención y la acción existe dos estadios, determinación que nos lleve de una a la otra o lagunas donde quedarnos varados.
http://www.youtube.com/watch?v=fZnSivJBReo
Lacrimosa - Durch Nacht und Flut

martes 17 sep 2013, 03:42

@El Lobo: así es, nadie dijo que fuese fácil. Sin embargo, como se suele decir, lo que resistes, persiste. De forma que mejor sacarlo a la luz, ¿no? Con respecto a los links que añades, todo eso es escalofriante, efectivamente. En este caso reconozco que vivo feliz en la ignorancia.

@CiudadanoNick: ¿Igual todo es mucho más simple y lo complicamos innecesariamente? Ahí que la preguntita.

@Zoe: Gracias por el link.

Un saludo y buen día,
Natalia

martes 17 sep 2013, 12:29

Un poco más y me pierdo post tan interesante.
A veces somos impotentes frente a nuestras intenciones,deseos, necesidades o impulsos, y eso provoca un tormeto a menudo intolerable.
Me quedo con la frase de Nick:"el corazón bueno tiene intenciones buenas o realiza actos buenos".
Con todas las ventanas que dejáis abiertas seguiré reflexionando.
Saludos.

miércoles 18 sep 2013, 11:05

Si la Sra. Editora deja la "VARA muy ALTA “ y el Cnick la empuja + arriba...la bitácora deja de ser (solo) entretenida para ser un desafío de búsqueda y reflexión...pero no me rindo.

Desde lo fácil :
En el caso de uno o dos amigos con líos familiares...luego de pisar en todos los escenarios y cometer todos los errores...se aprende que no puedes tomar parte por uno de ellos....lo único que sirve en esas ocasiones es preguntar ¿Cómo te puedo ayudar? y ayudar.

A los más denso.....
y Como las INTENCIONES no dejan impronta ( ZOE Dixit), de ningún tipo...y no me veo revisando una lista de intenciones...me quedo con los objetivos y el camino para lograrlos.... en un espacio mínimo y personal la idea es..."quien puede impedir los sueños"... Nada, Pa'lante y sin titubeos ni gastar el tiempo en enumerar y calificar todos y cada una de las intenciones...se define el objetivo y a por ello, que hoy x hoy las razones sobran.

Ó complicado...
¿Necesitamos un POLICIA mundial?, si el CZar tiene todas las cartas de la baraja (números y músculos) solo por ser el más poderoso ¿lo convierte en el POLICIA del Mundo?...con derecho a "mirar" donde estoy y donde voy..y poner un MISIL donde él quiere y cuando le plazca..
Ese OBJETIVO del AMO, no me lo compro pero ¿Lo puedo evitar?
¿Son sus "intenciones", buenas...malas? ¿Le puedes decir al rey que va desnudo?

¿Si dedico un tiempo a MEDITAR antes de actuar, sirve?...parece que en la próxima nota tenemos una respuesta.

miércoles 18 sep 2013, 15:51

¡Hola! Mi supuesto es que las intenciones son conscientes. Lo que me queda de la nota es la importancia de orientar nuestra intención con un propósito vinculado con el deseo. Lo que tendríamos que hacer consciente es “lo que quiero”. Luego aprender habilidades y desarrollar aptitudes para llevar adelante nuestro propósito.
Ejemplo:
Propósito que orienta mi intención: Quiero conocerme.
Mi intención: Relacionarme con mis emociones.
Preguntas que orientarán la acción: ¿Qué habilidades tengo que aprender para relacionarme con mis emociones? ¿Cuáles son las aptitudes que tengo que desarrollar?
Acción: ¡Hacerlo!
También creo que si las intenciones involucran a un Otro es importante explicitarlas.
¡Cariños!

viernes 20 sep 2013, 03:19

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Natalia Martín Cantero

Bio Vuelta y Vuelta

Este blog ha dado tanta vueltas como su autora. De Madrid a Pekín y vuelta. Hablo de bienestar integral: si lo consigues, me cuentas cómo.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios