7 posts de octubre 2013

La suerte y los huesos de Santo

Entre los huesos de Santo que inundan las pastelerías –en particular las castellanoleonesas–, los buñuelos, las flores y el mejunje de símbolos, rituales y significados ocultos de Halloween me he topado con nuevo estudio publicado en el Journal of Experimental Psychology que se adentra en observar por qué elegimos determinados rituales, como tocar madera o arrojar sal por encima del hombro, para librarnos de la mala suerte. Parte de la hipótesis –y esto es, en sí mismo, lo que me parece más interesante– de que los rituales son efectivos porque nos hacen creer que estamos apartando la mala suerte: el hecho mismo de llevar a cabo una...

El lado chungo de las cosas

Si no tienes tiempo para seguir leyendo más allá de este primer párrafo, la cuestión se resumiría así: estamos naturalmente predispuestos para fijarnos en el lado chungo de las cosas. O, dicho de otra manera, nuestros cerebros están optimizados para sobrevivir, pero no necesariamente para ser felices. Puedes conseguir el trabajo ideal (bueno, hoy día dejémoslo en trabajo a secas), una pareja maravillosa, ganar la lotería, y todavía encontrar algo (o mucho) de lo que quejarte. ¿Te suena? El neuropsicólogo de la Universidad de Berkeley Rick Hanson expone en su libro Hardwiring Happiness: The New Brain Science of Contentment, Calm, and Confide...

El cuento del gato

Paul Watzlawick da para mucho. A este psicólogo le debemos una historia que habla como pocas de nuestra capacidad para inflar las trivialidades y fabricarnos nuestra propia miseria. Es muy conocida, y circula en varias versiones. Esta es una de ellas: “Un hombre quiere colgar un cuadro. Tiene clavos, pero le falta el martillo. Su vecino tiene uno, así que el hombre decide ir a su casa para pedírselo prestado. Sin embargo, en ese momento comienza a tener dudas. ´¿Y si no quiere prestarme su martillo? Ayer, cuando le saludé, se mostró un poco esquivo. Quizá tenía prisa. O quizá no le apetecía encontrarse conmigo. ¿Entonces qué hago? Nu...

El arte de amargarse la vida

En las últimas horas –por no hablar de días o semanas– me he topado con al menos diez artículos del estilo de 20 claves para ser un poco más feliz o 12 cosas que la gente feliz hace (los artículos que van precedidos de un número al parecer venden más, pero esta cuestión ya la abordaremos en otro momento). El caso es que hoy, que estoy de mal humor y, por tanto, me cuesta seguir consejos del tipo “Aprender de cada situación vivida en vez de sentirte víctima”, también me he topado con un artículo interesantísimo que comienza así: Nos pasamos buena parte de nuestra vida haciéndonos infelices a nosotros mismos. ¿No sería útil obtener c...

¿Cómo andas de empatía?

Si tu pareja te acusa de ser una piedra con ojos, si te falla con frecuencia el radar emocional o tu puntuación está por debajo de 22 en este test de la empatía desarrollado por la Universidad de Cambridge, no desesperes: echa mano de alguna buena novela. Un nuevo estudio publicado recientemente en la revista Science mostró que después de leer ficción literaria –ojo: no sirven los textos de no-ficción y de literatura “popular”– los participantes sacaron mejores resultados en pruebas que miden la empatía, la percepción social y la inteligencia emocional, actitudes que, entre otras cosas, nos permiten leer el lenguaje corporal e infe...

El amor de tu vida, 23 años después

En una sala del MoMA, el Museo de Arte Moderno de Nueva York, sólo hay dos sillas y una mesa. En una de ellas se sienta la artista serbia Marina Abramović durante 7 horas y media cada día. Apenas se mueve, solo mira a la persona que tiene enfrente. El rito se repite durante los dos meses y medio que dura la exposición; en total 700 horas. Siempre vestida con un vestido largo de color rojo, azul o blanco. El pelo recogido en una trenza sobre su hombro izquierdo. La piel blanquísima, como si le hubieran chupado la sangre, y el cuerpo ligeramente echado hacia delante. Lo único que cambia, y es un gran cambio, es el público, cada una de e...

El caso Asunta, sin palabras

Una profesora de periodismo de la Universidad de Santiago ha dicho que renunciará a dar clase en esa facultad en protesta por “la información que hacen –o les obligan a hacer–” esos periodistas que ha contribuido a formar: “Personal y profesionalmente no tengo fuerzas para invertirlas en la formación de personas que sabes seguro que van a convertir en seres morbosos, manipuladores, mentirosos, despreciativos, pagados de sí mismos e irreflexivos”, señala en la nota que ha publicado en su página de Facebook. Ciertamente, si nos atenemos a la cobertura del caso Asunta, dan ganas no sólo de mantenerse lo más alejado posible del mundo...

Calendario de este mes

octubre 2013
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31