7 posts de noviembre 2013

Proyecto Nu: desnudos honestos

Mientras veía las fotos se me escapó un ´mira, tiene la panza como yo´. ¡Yo, que siempre creí que no seguía estereotipos, me di cuenta de cuan afectada estoy por la imagen que nos quieren imponer! Y pensar que esa parte de mi cuerpo era 'anormal' (Denisse). Me parece perfecto que se muestren las realidades y que nos dejemos de tener cuerpos estereotipos “inventados” que denotan perfección. En la mayoría de los casos son imposibles de llegar a tener, frustan a muchas jóvenes o las llevan a la muerte… la anorexia, ¡el 90-60-90 ya tiene que ser cosa del pasado! (Nina) Hablando de no amargarse la vida, que es de lo que se trata, traigamos a c...

Practica la ingratitud. El arte de amargarse la vida (III)

¿Fracasaste con las recomendaciones anteriores para alcanzar la maestría en el arte de amargarse la vida? ¡No hay problema! Los caminos para alcanzar la desdicha son numerosos y variados (y eso sin contar con la ley de Murphy). Como hoy se celebra el Día de Acción de Gracias, comenzamos con un importantísimo consejo: 5. Practica la ingratitud. Como se ha dicho tantas veces, la gratitud es la madre de todas las virtudes. Cuando tu corazón está lleno de agradecimiento, eres una persona positiva y amable. Conviene, por tanto, huir de la gratitud como de la peste. Centrarte en lo que tienes y dar gracias por ello en lugar de en lo que percibes ...

El arte de amargarse la vida (II)

Tan fascinante asunto como el arte de amargarse la vida requería una profundización. Así que aquí presento una primera entrega con estrategias que nos permitirán acercarnos a la cima de la desdicha sin necesidad de vivir en un lugar donde arrasan los tifones, las epidemias o las hambrunas, como sucede en buena parte del mundo (las huelgas de recogedores de basuras me temo que no cuentan). No hace falta practicarlas todas; con emplearse a fondo en una o dos recomendaciones conseguirás amargar tu vida y de paso, la de tus semejantes, lo cual es tanto o más importante. Quizá eches de menos caminos obvios como darte a las drogas o destrozar a ma...

No discutas con idiotas

Seguro que te ha ocurrido a veces. O, si participas en discusiones online -y no digamos ya en política- toneladas de veces: la sensación de que nada de lo que digas o hagas hará que la opinión de la otra persona cambie, puesto que su punto de vista es inmutable e impermeable a la realidad. Escuché alguna vez por ahí que ni siquiera la muerte es capaz de curar la idiotez, y vaya si es cierto. El caso es que es fácil –y tremendamente frustrante– verlo en los otros, pero apreciar esta tozudez mental en uno mismo ya es harina de otro costal. Y, sin embargo, ¿cuántas veces nos hemos tirado al agua y dejado tragar por el cocodrilo? Yo rec...

El músculo de la atención

Buscaba una excusa para incluir el gráfico de aquí arriba cuando me topé con esta entrevista a Daniel Goleman, el gurú de la inteligencia emocional, de visita en España para promocionar su nuevo libro, titulado Focus. "Vivimos en un mundo en el que es prácticamente imposible prestar atención a algo, una sola cosa, por vez -dice Goleman. En ese sentido, es el momento más difícil de la historia de la humanidad. Y lo único que puedo decir es que la atención es un músculo de la mente y que, como tal, se puede ejercitar con el fin de fortalecerlo". Goleman insiste en que la mente sólo puede centrarse en una cosa al tiempo. "Cuando hacemos varia...

Las María Josés de mi vida

Cuando leí el discurso de George Saunders sobre Ellen, esa niña que tenía por costumbre meterse un mechón de pelo en la boca y masticarlo, convirtiéndose así en la burla de sus compañeros de clase, recordé a María José. María José era la niña fea de mi curso. Con el cabello tan sucio que podría freírse un huevo en su coleta, la ropa siempre vieja y masculina (porque María José tenía, entre sus desgracias, la de ser la única niña en una familia numerosa pobre) las patillas de las gafas remendadas con varias vueltas de celofán, los ojos asimétricos, no había por dónde cogerla, como una versión sin salero ni futuro de Rossy de Palma. Sie...

¿De qué me arrepiento? El discurso de George Saunders

Aquí no se llevan (todavía), pero a mí me atraen como un imán los discursos de final de curso que tanto gustan a los estadounidenses. Si, además, lo da uno de mis autores favoritos, como el maestro de las historias cortas George Saunders, y dice lo que dice (recientemente, en la Universidad de Syracuse, donde Saunders da clase), me siento en la obligación de compartirlo (no lo encuentro en español, a pesar de las vueltas que ha dado en inglés). Traduzco parte de una charla que, sin duda, merece la pena leerse en su integridad, no una, sino muchas veces: “(…) Algo útil que puedes hacer con una persona vieja, además de pedirle dinero ...

Calendario de este mes

noviembre 2013
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30