263 posts con categoría "Actualidad"

El ejemplo de la gimnasta de 90 años

Johanna-quaas-lrg

La señora que aparece en el vídeo de abajo hoy tiene 90 años y al parecer es la gimnasta más anciana del mundo. Al principio pensé que sería falso, una jovenzuela disfrazada, pero no: se llama Johanna Quaas y tiene un club de seguidores donde se pueden ver más fotos y clips de sus proezas.

Cuando achaco esto o aquello a la edad, se me ocurren algunos ejemplos de personas cercanas que me sacan un par de docenas de años y mucha ventaja en las caminatas y paseos en bici, o flexibilidad y fuerza en la práctica de yoga, donde no tengo la excusa de no haberle dedicado el tiempo suficiente. Ahora añadiré a esa lista, que la verdad es que no es muy amplia, a esta señora, que por muy entrenada que haya estado desde la más tierna infancia, como supongo que es el caso, no habría llegado hasta aquí si hubiera perdido la confianza en sí misma y su sueño.

Como viene a decir Christiane Northrup en su nuevo libro Las diosas nunca envejecen, que acaba de salir al mercado en español, son tus creencias, y los comportamientos que se derivan de ellas los que en gran parte determinan tu experiencia del paso del tiempo. 

También te puede interesar: 

Si yo fuera una mujer joven ahora. “Mujeres más jóvenes, meteos esto en la cabeza: ¿Por qué perder tiempo y energía en inseguridades? No tengo ninguna duda de que cuando tenga 80 años miraré las fotos de mí misma cuando tenía 60 y pensaré en lo joven que era entonces, llena de dicha y belleza”. 

De qué se arrepienten los moribundos. Las cinco principales cosas de las que se arrepienten los moribundos, de acuerdo con la enfermera australiana Bronnie Ware.

¿Cuánto dura un minuto? El libro 30 razones para vivir recopila las reflexiones de más de 1.000 personas de más de 65 años de todos los estratos sociales y niveles educativos a los que se plantea la cuáles son las lecciones más importantes que han aprendido a lo largo de tu vida.

En Twitter: @nataliamartin

Categorías: Actualidad

Natalia Martín Cantero   30.nov.2015 16:12    

Seis hábitos para ganar en gratitud

En el día de Acción de Gracias, que se celebra hoy, no voy a poderme a comer el pavo, que además soy vegetariana, pero sí puedo hacer un recordatorio sobre los beneficios del agradecimiento, la madre de todas las virtudes que decía Cicerón.

Es bueno, bonito, barato. Tiene un impacto sobre el sistema inmune y el cardiovascular. Y, como acaba de probar un equipo de la Universidad de Southern California (USC), también tiene un impacto sobre el cerebro. “Parece existir un hilo conductor que opera tanto a través de los pequeños actos de gratitud, como abrir la puerta a alguien, y de los grandes, como donar un riñón”, dice Glenn Fox, investigador de la USC. “Diseñé este experimento para ver qué aspectos del funcionamiento cerebral se activan tanto en esos pequeños sentimientos de apreciación como en los grandes”.  

Los investigadores encontraron que en los cerebros agradecidos hay más actividad en dos regiones del cerebro que se asocian con el procesamiento emocional, el establecimiento de relaciones sociales,  las recompensas sociales y la capacidad de comprender los estados mentales de los demás. Fox se propone llevar más allá los estudios sobre cómo repercute la gratitud en el cuerpo porque, en su opinión, nos coloca más cerca de nuestra dignidad humana y de lo que podemos hacer para beneficiarnos unos a otros.

La gratitud es una herramienta muy potente para incrementar la apreciación y enriquecer lo bueno de la vida. Aclaro desde ya, como hice el año pasado, que la cosa me cuesta lo suyo. Muchos días al levantarme se me olvida que, justo debajo de mi ventana, discurre un arroyuelo de aguas cantarinas entre piedras cubiertas con musgo brillante; tampoco me acuerdo de que tengo un par de ojos, oídos, brazos y piernas que, a fecha de hoy, funcionan la mar de bien. Por olvidar a veces hasta se me olvida mi precioso bebé. No es que no recuerde su presencia física, por supuesto; pero sí toda la ternura, felicidad y significado que aporta en mi vida.

 La ingratitud también puede ser colectiva, como cuando no tenemos en cuenta que, a pesar de los pesares, España cuenta con uno de los mejores sistemas de salud del mundo, o cuando se pierde la vista la suerte que tiene uno de vivir en un país rico (esta es la realidad, compatible con los deseos de mejorarla). 

La práctica de la gratitud es tan simple como enormes los beneficios que aporta a nivel físico y emocional. Los científicos señalan que las personas que practican la gratitud de forma consistente tienen sistemas inmunes más fuertes; presión arterial más baja; un mayor nivel de emociones positivas; mayor alegría, felicidad y optimismo, y menor percepción de soledad y aislamiento. Ayuda, además, a sufrir menos en tiempos de vacas flacas, ya que nos permite ser conscientes de todo aquello que no está en la larga lista de problemas a solucionar.

Si pese a todo te cuesta, como a mí, rescato estas seis recomendaciones para ganar en gratitud del Centro para el Bien Común de la Universidad de Berkeley, que dispone de un gigantesco almacén de recursos sobre el tema:

 1. Piensa en la muerte y la pérdida de vez en cuando

Esto es un clásico, aunque a simple vista parezca que me estoy confundiendo de post. Pensar que puedes perderlo todo –como, de hecho, ocurrirá en última instancia– te hace ser más consciente de lo que tienes. Intuitivamente todos lo hemos experimentado, pero estudios como este, en el que se pidió a los participantes que visualizasen su propia muerte, muestra con datos cómo esta es una manera de incrementar la gratitud. Lo mismo ocurre cuando los participantes imaginaron que sus parejas desaparecían.

Uno de los principales escollos para la felicidad es la llamada adaptación hedonística, la capacidad para acostumbrarnos a todo de forma vertiginosa y, consecuentemente, darlo por hecho enseguida. Recordar que somos perecederos es una manera de frenar esa tendencia.

 2. Saborea

Disfruta del olor de las castañas asadas, de la sopa calentita, el sol de otoño en la espalda. El psicólogo de la Universidad de Loyola Fred Bryant prueba con sus investigaciones quesaborerar las experiencias positivas  hace que adquieran más consistencia, a la vez que incrementa sus beneficios para nuestra psique. Añadir un ritual, como unas palabras de agradecimiento antes de comer, incrementa el placer que proporcionan los platos, de acuerdo con un estudio publicado en Psychological Science.

 3. Observa las cosas buenas con un regalo, no como un derecho

El opuesto de la gratitud es creerse con derecho a todo. En este caso, no hay razón para estar agradecido. ¡Es mi derecho! El antídoto, dice Robert Emmons, director del Proyecto Gratitud, de Berkeley, es ver cómo necesitamos a otros para sobrevivir, observar la vida con los ojos de la interconexión. “La persona humilde dice que la vida es un regalo por el que estar agradecido, no un derecho que reclamar”, escribe Emmons. 

 4. Estar agradecido a la gente, no solo a las cosas

Mi riachuelo nunca sabrá lo que siento por él. No así las  personas. Mostrar agradecimiento al camarero que te sirve el almuerzo, al amigo que te hace un pequeño favor o a la persona que te cede el paso es una forma de tomar conciencia de esa interconexión de la que hablábamos. Cuando das las gracias a alguien, el cerebro toma nota de que ha pasado algo bueno.

 5. Sé específico

Cuanto más, mejor. La expresión de gratitud es así más auténtica, y revela que estás prestando atención, señalan las investigaciones de Berkeley. Las apreciaciones más ricas tendrán en cuenta la intención (ese zumo de naranja que me preparaste por la mañana cuando me viste cansada) y los costes (a pesar de que tuviste que desayunar a toda prisa para no llegar tarde al trabajo).

 6. Agradecer lo que etiquetamos como negativo

Esto ya es para nota: agradecer al novio que te dejó o al jefe que te echó del trabajo. ¿Por qué?  “Es fácil sentir agradecimiento por las cosas buenas” escribe Emmons. “Nadie se siente agradecido cuando ha perdido un trabajo o una casa”. Sin embargo, en esos momentos la gratitud se convierte en un proceso cognitivo muy importante, una manera de interpretar el mundo que puede ayudarnos a convertir ese aparente desastre en un paso adelante. En esos momentos, podemos encontrar un motivo para estar agradecidos incluso a aquellos que nos han hecho daño. Al jefe por forzarnos a enfrentar nuevos desafíos, al novio por poner fin a una relación que no funcionaba.

“La vida es sufrimiento. Ningún ejercicio de pensamiento positivo podrá cambiar eso”, señala Emmons. “Procesar una experiencia vital a través de las lentes de la gratitud no equivale a negar la negatividad. Lo que supone es darse cuenta del poder que tenemos para transformar un obstáculo en una oportunidad”. Encuadrar las pérdidas en potenciales ganancias; ahí es nada.   6101003565_4cc39015fb_z

 Otros artículos sobre la gratitud en este blog:

 La felicidad y el dolor de muelas. El maestro Zen Thich Nhat Hanh habla de la necesidad de reconocer que estamos rodeados de lo que él llama “condiciones de felicidad”. No sólo poder caminar, ver o escuchar, son condiciones de felicidad; también tener agua caliente en casa o no padecer dolor de muelas.

Los dos ladrillos. Fijarse en lo malo, aunque sea un pequeño detalle, versus agradecer lo bueno. 

El lado chungo de las cosas. Estamos naturalmente predispuestos para fijarnos en el lado chungo de las cosas. O, dicho de otra manera, nuestros cerebros están optimizados para sobrevivir, pero no necesariamente para ser felices. 

El arte de amargarse la vida: practica la ingratitud

En Twitter: @nataliamartin 

Categorías: Actualidad

Natalia Martín Cantero   26.nov.2015 09:32    

Comer menos carne, usar el ascensor y otras maneras sencillas de cuidar la Tierra

El destino de un número desconocido de especies de plantas y animales depende de la Conferencia de las Naciones sobre el Cambio Climático, que se celebra en París al final de este mes. El estado de la cuestión es tan alarmante que uno se bloquea y mira hacia otro lado. Y, sin embargo, es posible reducir el impacto de la huella ecológica con pasos sencillos y que, además, tienen ventajas añadidas, como utilizar la escalera en lugar del ascensor o reducir el consumo de carne.

Esta página, la versión en español del Tratado de paz con la tierra, contiene sugerencias útiles que puedes imprimir, rellenar y colgar después en algún lugar visible de la casa, a modo de recordatorio. 

 

Yo, ______________________________________ me comprometo a:

• Caminar o ir en bici al trabajo___días a la semana.
• Caminar o ir en bici a lugares no más lejos de 3 kilómetros.
• Compartir mi vehículo para ir al trabajo o usar el transporte público.
• Reducir mis viajes en avión a menos de___horas de vuelo al año.
• Donar a una ONG que plante árboles para compensar mis emisiones de CO2.
• Hacer un día sin coche a la semana.
• Hacer un día sin coche al mes.
• Trabajar en casa un día a la semana.
• Reducir mis trayectos en coche en un___%
• Utilizar las escaleras, evitando ascensores y escaleras mecánicas.
• Hacer un día sin electricidad un día a la semana.
• Hacer una revisión de eficiencia energética de mi casa.
• Comprar e instalar paneles solares en mi casa.
• Comprar electricidad de fuentes renovables.
• Secar la ropa al aire libre, sin usar la secadora.
• Reducir el uso de secadores del pelo y otros pequeños electrodomésticos.
• Comprar directamente a productores locales, productos locales.
• Comprar comida con poco kilometraje.
• Tener una huerta en mi jardín o mi terraza. 
• No usar pesticidas ni herbicidas.
• Comprar un___% de productos biológicos.
• Buscar y apoyar a cooperativas de agricultura biológica y distribución local.
• Reemplazar las bombillas en casa por bombillas más eficientes.
• Eliminar el uso de aire acondicionado en casa.
• Reducir la temperatura del aire acondicionado en casa a___grados.
• Reducir la temperatura de la calefacción en casa a___grados.
• Instalar un termostato programable en casa.
• Aislar eficientemente paredes y ventanas.
• Comer solo comida vegetariana.
• Comer solo comida vegana.
• Conducir un vehículo híbrido o de gran eficiencia en emisiones.
• Evitar comprar productos envasados con muchos envoltorios.
• Reemplazar el uso de platos de papel, servilletas papel, y rollos de papel de secar manos por otros reutilizables.
• Usar la biblioteca en vez de comprar libros, siempre que pueda.
• Usar bolsas de tela o cestas reutilizables para hacer la compra.
• Usar productos de limpieza biodegradables.
• Hacer compost de los desechos orgánicos de la cocina.
• Animar a la gente a reciclar en mi oficina o en mi escuela.
• Compartir revistas y catálogos donándolos en centros médicos, en dentistas...
• Reutilizar y reciclar todos los productos que pueda.
• Comprar ropa de comercio justo o en tiendas de ropa de segunda mano.
• Plantar especies autóctonas que resistan la sequía.
• Plantar___ árboles en mi vecindario.
• Apagar el ordenador cuando no lo use.
• Programar el ordenador para hibernar después de 10 minutos de inactividad.
• Reducir mi gasto en agua caliente en un___%.
• Tomar duchas cortas no muy calientes.
• Instalar un calentador de agua solar.
• No estirar completamente de la cadena al orinar, solo la mitad.
• Cerrar el grifo mientras me lavo los dientes o me afeito.
• Reducir mi gasto en agua en un___%.
• Recoger 10 papeles al día en la calle o mientras corro en un parque.
• Animar a una amiga/o a que lea esta lista y a que tome un compromiso.
• Aprender más cosas sobre ecología y medio ambiente.
• Escribir artículos, o historias para que otra gente reconecte con la Tierra.
• Meditar una vez a la semana sobre mi relación con el ecosistema en el que vivo.
• Meditar una vez a la semana sobre cómo puedo reducir mi consumo.
• Escribir a políticos locales y nacionales para una legislación más efectiva.
• Escribir a empresas y compañías multinacionales expresando mi preocupación por sus actividades y animándoles a cambiar.
• Apoyar a ONGs por el medio ambiente, en mi localidad o ciudad.

Añado mi propio compromiso aquí.

Tomo el compromiso de practicar los apartados que he señalado anteriormente para reducir el impacto ecológico en mi modo de vida y proteger la vida de nuestro planeta Tierra.

Firmado:______________________________________ Fecha:___________________

Para añadir tus compromisos en la página y ver los de otros, para que podamos inspirarnos mutuamente, puedes visitar la web en inglés: www.earthpeacetreaty.org 

Tierra

 

En Twitter: @nataliamartin 

Categorías: Actualidad

Natalia Martín Cantero   19.nov.2015 12:24    

Cinco apuntes sobre los atentados de París

1.Las viñetas. Están teniendo un gran impacto, como ya pasó con Charlie Hebdo. Hay toneladas de dibujos sobre lo ocurrido en París (pincha aquí para ver algunos). Esta animación es la que mejor resume, creo yo, lo que está pasando. En París y en todos lados.  Hate

 2. ¿Malvado o ignorante? El filósofo griego Sócrates equiparaba la inteligencia a la virtud. Nadie es verdad inteligente si no es una persona virtuosa, entendido como virtuoso aquel que sabe cómo alcanzar sus metas sin perjudicar a otros. La proposición de Sócrates también se puede formular en sentido contrario: no hay malvado que en el fondo no sea un ignorante, ya que no es plenamente consciente del alcance de sus actos y del daño que producen. “Percibir como ignorante a un malvado no le quita peligrosidad, pero reduce la carga afectiva y nos permite actuar de forma más ecuánime”, recuerda Andrés Martín Asuero en su último libro.  

3. La interdependencia. Los grandes sabios, como el ya mencionado Sócrates, Buda o Jesucristo o, en tiempos más recientes, Gandhi o Thich Nhat Hanh incluyen la interdependencia entre sus enseñanzas. Una de las citas más bellas y conocidas que nos recuerdan esta realidad es la de Carl Sagan, en su libro Un punto azul pálido, una en referencia a una fotografía de la Tierra tomada por una sonda espacial desde una distancia de 6.000 millones de kilómetros. Dice así:  

"En él (este punto azul pálido) se encuentra todo aquello que amas, todo aquello que conoces, todo aquello de lo que has oído hablar, cada ser humano que existió y que vivió su vida. La suma de todas nuestras alegrías y sufrimientos, miles de confiadas religiones, ideologías y doctrinas económicas, cada cazador y recolector, cada héroe y cobarde, cada creador y destructor de la civilización, cada rey y cada campesino, cada joven pareja enamorada, cada madre y padre, cada esperanzado niño, inventor y explorador, cada maestro de moral, cada político corrupto, cada "superestrella", cada "líder supremo", cada santo y pecador en la historia de nuestra especie vivió ahí, en una mota de polvo suspendida en un rayo de luz del sol.

La Tierra es un pequeño escenario en una vasta arena cósmica. Piensa en los ríos de sangre vertida por todos esos generales y emperadores, para que, en gloria y triunfo, pudieran convertirse en amos momentáneos de una fracción de un punto. Piensa en las interminables crueldades visitadas por los habitantes de una esquina de ese pixel para los apenas distinguibles habitantes de alguna otra esquina;  lo frecuente de sus incomprensiones, lo ávidos de matarse unos a otros, lo ferviente de su odio. Nuestras posturas, nuestra imaginada auto-importancia, la ilusión de que tenemos una posición privilegiada en el Universo, todos esos paradigmas son desafiados por la realidad de ese pequeño punto azul pálido.

Nuestro planeta es una mota solitaria de luz en la gran envolvente de la oscuridad cósmica. En nuestra oscuridad, en toda esa vastedad, no hay ningún indicio de que la ayuda llegará desde algún otro lugar para salvarnos de nosotros mismos.

La Tierra es el único mundo conocido hasta ahora que alberga vida. No hay ningún otro lugar, al menos en el futuro próximo, al cual nuestra especie pueda migrar. Visitar, sí. Colonizar, aún no. Nos guste o no, en este momento la Tierra es el lugar donde estamos obligados a quedarnos.

Se ha dicho que la Astronomía es una experiencia de humildad y construcción de carácter. Quizá no hay mejor demostración de la tontería de los prejuicios humanos que esta imagen distante de nuestro minúsculo mundo. Para mí, subraya nuestra responsabilidad de tratarnos los unos a los otros de un modo más amable, y de preservar este punto azul pálido, el único hogar que conocemos". 

Punto-azul-palido

4. Las buenas historias. Habrá otras; a mí me ha gustado Deshaciendo el entierro de un hijo, que comienza así:

"Cuando Alberto Pardo se conectó a internet, leyó la noticia de su muerte. Fue a primera hora de la tarde del domingo 15 de noviembre. Abrió Facebook y se encontró en su muro varios mensajes. Te recordaremos siempre, Alberto, le decían. Descansa en paz, escribía otro".

3. #PorteOuverte o #casaabierta. La etiqueta de Twitter creada por parisinos dispuestos a abrir las puertas de sus casas a quienes lo necesiten. 

Categorías: Actualidad

Natalia Martín Cantero   16.nov.2015 14:01    

25 lecciones para aprender a vivir felices

“La llevamos buscando desde hace tanto tiempo, esa felicidad, que a veces llegamos a dudar de su existencia o del interés que supone perseguirla. Entonces, retomamos el curso de la vida cotidiana, ni totalmente infeliz ni completamente dichoso. Hasta que, de nuevo, se nos impone la intuición de su existencia, como una cuestión que debe resolverse, un imperioso misterio que debe dilucidarse”.

Así comienza El arte de la felicidad. 25 lecciones para aprender a vivir felices, del psiquiatra francés Christophe André. No es un libro de esos de recetas rápidas para espantar todos los males en media hora que abarrotan las librerías. Esta es una pequeña obra de arte en la que André reflexiona con gran elegancia partir de veinticinco pinturas para extraer estas lecciones.

La primera de ellas es Mirar al cieloPara ilustrarlo utiliza Rama de almendro en flor, un cuadro que Van Gogh pinta para su ahijado, recién nacido, poco antes de morir.   Cuadro de Rama de almendro en flor de Van Gogh 90x60cm

“Un impulso hacia el firmamento azul. Flores de almendro se elevan impulsándose hacia el cielo. Tan solo el blanco de los pétalos y el azul del cielo; como una encarnación de la felicidad: fuerte y frágil como la vida misma. Con un escorzo magnífico y fulgurante, Van Gogh, agotado por su caos interior y su lucha contra la enfermedad psíquica, se concentra en lo esencial: el impulso de la vida hacia la trascendencia y los cielos.”

Esta es la primera lección, a partir del cuadro de Van Gogh: mirar al cielo. La naturaleza nos ayuda a comprender la felicidad y a acercarnos de ella de muchas maneras. Nos enseña a no esperar nada preciso: solo estar ahí y aprovecharla. “La naturaleza procura una armonía por conexión y por pertenencia: simplemente, sentirse vivo entre todas las formas de la vida, y comprender que es una suerte”.  

Dice André que el cuadro de Van Gogh también hubiera podido titularse Nacimiento de la felicidad, ya que todo está ahí: la fragilidad y la fuerza, el arraigo en la vida y el impulso hacia la trascendencia. "La felicidad al completo se origina en tales momentos de gracia. Detenerse, cllar, observar, escuchar, respirar. Admirar. Esforzarse tranquilamente para percibirlas dondequiera que se encuentren. Primera y primordial lección: mirar al cielo". O, como expresó tan bellamente el chamán Jorge Gil Henao, "sólo por oír soplar el viento, merece la pena haber nacido".

Otros posts que te pueden interesar:

Felicidad Zen para dar la bienvenida al otoño. La felicidad no se puede encontrar con gran esfuerzo y fuerza de voluntad, porque ya está aquí, en el ahora, en la relajación y el dejar ir.  Así comienza el bello poema del Lama Gendun Rinpoche.

Que el día de mañana sea mejor que el de hoy. La felicidad guarda cierta coherencia entre lo que hacemos y lo que nos hubiera gustado hacer, entre lo que nos pasa y lo que nos hubiera gustado que nos pasara.

Trastorno por déficit de naturaleza. Las salidas al campo han constituido un remedio clásico para las enfermedades psiquiátricas. Pero ahora se plantea de otra manera. Alejarse de la naturaleza es lo que crea trastornos como la hiperactividad o la obesidad.

La felicidad de limpiar el baño. Mientras limpias tu baño puedes agradecer que lo tienes, a diferencia de los más de 2.500 millones de personas en el mundo sin acceso a retretes. 

La felicidad y el dolor de muelas. “Si pudieras escribir las condiciones de felicidad que te rodean, una página no sería suficiente. Ni dos ni tres. Necesitarías un libro entero”, recuerda el maestro zen Thich Nhat Hanh.  

En Twitter: @nataliamartin

Categorías: Actualidad

Natalia Martín Cantero   10.nov.2015 12:12    

El capitalismo y la desigualdad en seis viñetas

Ayer pasé frente al famoso Primark de Madrid, donde se pueden comprar bragas a un euro, y me quedé sin palabras. Bueno, sin palabras y casi sin respiración. Es un gran ejemplo de capitalismo salvaje: primero os empobrezco y cuando no podáis vestir decentemente a vuestras familias os venderé varios calcetines por 1 euro (elaborados en condiciones de extrema explotación, se entiende).

Una vez recuperé el aliento, seguían sin venirme a la cabeza las palabras, así que me acordé de unas cuantas imágenes. "Se pueden escribir toneladas de papel, gastar océanos de tinta y que los grandes pensadores del orbe estrujen su masa gris y desgajen el sudoku del actual aquelarre en el que hoy flotamos: el capitalismo", dicen los amigos de Strambotic, de donde están tomados algunos de los ejemplos de más abajo. "Pero con menos tinta, pocas palabras y muchísimo arte, los humoristas gráficos explican de forma concisa y didáctica el meollo del asunto que tratamos hoy". 

Observemos, por ejemplo, esta propuesta de portada de hace unos años del dibujante Chris Ware para la edición de las 500 empresas más poderosas de EEUU de la revista Fortune. Ware se salió por peteneras y dejó al emperador en pelotas con una portada que es una crítica feroz a las fuerzas del mal:

(pincha dos veces en la imagen para verla ampliada)

 

Si te fijas en los detalles, verás que hay de todo. Los rascacielos que dibujan el número 500 aplastan una ciudad en ruinas. Sobre ellos, codiciosos ejecutivos bailan mientras extraen billetes de la Reserva Federal (FED) con helicópteros. Tenemos desahucios y viviendas hundidas, hectáreas de activos tóxicos, préstamos en efectivo con el cartel de "cerrado", la industria automovilística de Detroit en quiebra...

…El Tesoro de EEUU bien dispuesto a rescatar a los banqueros de Wall Street con el dinero del contribuyente:

Fortune sustituyó la portada anticapitalista por otra inspirada en lingotes de oro, un diseño que da la exclusividad y el glamour que busca la publicación. Pero los lingotes no impiden que la portada subversiva dise la vuelta al mundo unos años atrás.  

"Solo observo la realidad. La realidad es tan retorcida, loca y absurda. Pongo estas informaciones en mi cabeza, y espero los resultados. En nuestro tiempo es muy fácil", dice el dibujante polaco Pawel Kucynski, autor de la viñeta de aquí abajo. "Me gusta observar a la gente y sus relaciones. Hemos vivido juntos en este mundo durante un montón de años, pero seguimos cometiendo los mismos errores. Guerra, pobreza, hambre, racismo, ecología, dinero… Me gusta dibujar sobre estos temas, porque son tan inmortales y atemporales como el arte".  

Pawel Kuczynski - Prace - Cartoons

Aquí van otros ejemplos de cómo estos artistas interpretan el mundo que te rodea.

capitalismo

 

polyp_cartoon

Autor: Polyp.

harolds-planet

Autor: Lisa Swerling y Ralph Lazar.

andysinger _

 Autor: Andy Singer.

Por concluir el post con una nota amable -y recuperar la confianza en el ser humano, que se eso se trata- léase esta noticia sobre un empresario nipón que propone olvidarse de los accionistas y buscar la felicidad de los empleados.

Otros posts que te pueden interesar:

El experimento sobre desigualdad que debería enseñarse en todos los colegios.

El caso Asunta, sin palabras.Las esclarecedoras viñetas del dibujante polaco  Pawel Kuczynski. 

El golf del medio millón de dólares.

Trabajo decente y pasta gansa.  ¿Cómo se las arregla uno para amasar, partiendo de la nada y sin haber leído un libro en su vida, 300 millones de euros?

En Twitter: @nataliamartin

Categorías: Actualidad

Natalia Martín Cantero    6.nov.2015 13:16    

Cuando tu hijo se aburre en clase (pero no debería)

Horas

Mi hija se aburre en el cole, y yo no sé qué decirle. No hay más colegios alrededor. Y, si los hubiera, dudo que ofrecieran algo diferente al actual, un centro público muy amable y familiar donde conviven niños procedentes de diferentes estratos sociales y que sería ideal si no fuera porque utilizan las fórmulas estándar (exámenes, libros de texto, deberes, memorización, etc) cuya efectividad para ayudar a los niños a mantener su curiosidad y la ilusión por aprender está más y más en entredicho. ¿Parto en bicicleta en busca de otras alternativas más exóticas, lejos de casa?

Eso es lo que hicieron  Diego, Diana y su hija Jara, que entonces tenía dos años. Una familia canaria normal y corriente si no fuera porque en la primavera de 2014 emprendió un viaje de siete meses en bicicleta para visitar proyectos de educación alternativa. “Aprender y vivir deberían ser siempre tan apasionantes como un viaje en bicicleta”, dicen ellos. Bajo esta premisa, visitaron escuelas de ocho países, desde la Tinkering School de San Francisco, en Estados Unidos, hasta dos Waldkindergartens o escuelas al aire libre de Alemania. Crearon la web Estonoesunaescuela.org y, sobre la marcha, filmaron las escenas para montar un documental sobre formas de educar poco conocidas en este país que comenzarán a montar ahora.

“Con escasa experiencia de viajar en bici, pertrechados con un GPS y material de filmación, y subidos a unas bicicletas plegables, recorrimos ocho países en busca de escuelas al aire libre, escuelas activas y democráticas, escuelas innovadoras y escuelas libres, tanto públicas como privadas. Pero en el camino descubrimos algo más: un movimiento silencioso que está transformando la forma en que criamos y educamos a nuestras hijas e hijos, y cómo nos miramos en ellos”, señalan. Tras entrevistar a decenas de niños, madres y padres, educadores y expertos fueron observando lo alejado que puede estar el mundo adulto de aquello que los niños y jóvenes necesitan. “Con sus voces sin artificio y directas al corazón, las chicas y chicos nos piden que les escuchemos, y nos ofrecen claves para encontrar una educación que no apague lo mejor que hay en cada uno de ellos. Que les haga partícipes. Que les devuelva la libertad”.

"Un proyecto maravilloso para volver a enamorarnos del futuro, ese lugar que tendrán que crear y habitar nuestros hijos” ~ Carlos González, Entre Maestros

Pedaleando cuesta arriba

Otros posts que te pueden interesar: 

La educación es la fortaleza por la que hay que batirse.

El ladrillo y la educación. El problema del actual sistema educativo, argumenta en este popular vídeo el experto en educación Ken Robinson, es que fue diseñado, concebido y estructurado para una época diferente: en la cultura intelectual de la Ilustración, y en las circunstancias económicas de la Revolución Industrial. Dirigido por un imperativo económico de la época y la visión de inteligencia de la Ilustración que identificaba dos clases de personas: académicas y no académicas, gente inteligente y gente no inteligente. Y la consecuencia de esto es que muchas personas brillantes piensan que no lo son.

El cole. Dispongo de tres colegios públicos a diez minutos andando desde mi casa. Cualquiera de ellos parece cumplir con los requisitos por los que, de haber continuado viviendo en Estados Unidos, ahora estaría pagando un mínimo de 1.200 euros al mes durante los próximos tres años.

Para saber más: Documentales sobre educación alternativa 

En Twitter: @nataliamartin

Categorías: Actualidad

Natalia Martín Cantero   27.oct.2015 12:08    

El último deseo antes de morir en seis imágenes

En la película Ahora o nunca, dos hombres gravemente enfermos (a los que interpretan Jack Nicholson y Morgan Freeman) toman la decisión de abandonar el hospital y emprender un viaje para hacer, en el poco tiempo que les queda antes de estirar la pata, aquellas cosas pendientes que siempre quisieron. Nicholson es un millonario excéntrico que se lo puede permitir todo. En la realidad, la gente solemos buscar cosas sencillas cuando se aproxima nuestra hora final. Como comer un helado, contemplar un cuadro favorito o ver el océano por última vez. Estos son algunos de los deseos de los moribundos a los que la organización holandesa Ambulance Wish Foundation ayudó en sus últimos momentos.

La organización nació hace ocho años de la mano del conductor de ambulancia Kees Veldboer. En 2006, según señaló a la BBC en este artículo, estaba llevando a un paciente muy enfermo de un hospital a otro. Pero cuando estaba a punto de llegar al nuevo, les informaron de que se había producido un imprevisto y tendrían que esperar. El paciente no tenía ningunas ganas de volver a la cama donde había pasado los últimos meses, así que el conductor le preguntó dónde quería ir. El paciente, un marinero retirado, le pidió que le llevase al puerto de Rotterdam, para verlo por última vez. Era un día soleado y pasaron un buen rato en el muelle. “Se le escaparon lágrimas de felicidad. Le pregunté si le gustaría navegar, pero me dijo que sería imposible, confinado como estaba a la camilla”, señaló Veldboer.  

A Veldboer se le ocurrió entonces una idea que se convertiría en la semilla de la organización. En uno de sus días libres, pidió prestada la ambulancia, concertó una cita con una empresa especializada en tours alrededor del puerto de Rotterdam y, con la ayuda de una colega, fue a buscar al antiguo marinero al hospital para llevarlo a navegar por última vez. “Es tan bueno que haya gente que se preocupa por los demás. Puedo decir por experiencia que un pequeño gesto puede tener un impacto enorme”, señaló el paciente antes de morir.   

La organización ha crecido hasta los 230 voluntarios y seis ambulancias, y en estos años ha ayudado a cumplir los deseos de cerca de 7.000 personas, desde una bebé de diez meses, a la que los padres querían ver en casa aunque solo fuera unos momentos, a una señora de 101 años que ansiaba montar a caballo una última vez. The 101-year-old whose last wish was to go riding one more time

Último deseo: comer un rico helado. 

Último deseo: visitar el zoo.  

Mario receives a lick from the giraffe

Último deseo: asistir a la boda de su nieta. La mujer falleció esa misma noche. 

Último deseo: contemplar su cuadro favorito, de Rembrandt. 

A woman whose last wish was to see her favourite Rembrandt painting

Último deseo: despedirse del mar. 

Otros posts relacionados que te pueden interesar: 

¿Qué quieres hacer antes de morir? Pensar en la muerte ayudar a clarificar la vida. 

De qué se arrepienten los moribundos. Las cinco cosas de las que se arrepienten los moribundos según una enfermera australiana. 

Si yo fuera una mujer joven ahora. “Mujeres más jóvenes, meteos esto en la cabeza: ¿Por qué perder tiempo y energía en inseguridades? No tengo ninguna duda de que cuando tenga 80 años miraré las fotos de mí misma cuando tenía 60 y pensaré en lo joven que era entonces, llena de dicha y belleza”. 

Reflexiones de Oliver Sacks antes de morir.

Un año para vivir. 

 En Twitter: @nataliamartin

Categorías: Actualidad

Natalia Martín Cantero   23.oct.2015 11:24    

Cuando el estrés es bueno para ti

El estrés es una especie de coco al que se atribuye la culpa de prácticamente todos los males. Una búsqueda rápida en Amazon arroja más de 12.000 resultados de publicaciones relacionadas con el estrés, por no hablar de la lluvia de artículos que cada día nos empapa en las redes sociales. Sin embargo yo, que estos días vivo en un entorno poco estresante, rodeada de vacas y otros animalillos, a menudo lo echo de menos.

¿Es tan malo el estrés? La psicóloga de la Universidad de Wisconsin Kelly McGonigal se lo plantea en su libro The Upside of Stress (La cara buena del estrés). El resumen de la cuestión, fruto de un estudio en el que participaron cerca de 30.000 personas a lo largo de ocho años, viene a ser este: más que el estrés en sí mismo, lo que cuenta es lo que pienses de él. Si crees que es malo para ti, entonces te hará daño, mientras que si lo consideras como algo positivo (tal y como veremos a continuación), puede convertirse en un elemento que te energiza y te pone las pilas.  

“Durante mucho tiempo, he dicho a la gente que el estrés nos hace enfermar”, dice McGonigal en la charla de abajo. “Que incrementa el riesgo de todo: desde un resfriado común a enfermedades cardiovasculares. He convertido el estrés en un enemigo. Pero me equivoqué. Ya no quiero que te deshagas del estrés, sino que lo manejes de otra forma”.

6273248505_43d0b56424_o

Estrés. Imagen de Bernard Goldbach en Flickr. 

El germen de la idea surgió a finales de los 90, cuando un equipo de investigadoras comenzó a observar cómo hombres y mujeres respondían  de forma diferente al estrés. Mientras que ellos se escondían en sus oficinas, ellas se esforzaban por ser más amables en las reuniones departamentales. En lugar de la clásica reacción de “lucha o huida”, optaron por “atender y proteger”. Estas investigadoras observaron que el 90 por ciento de las investigaciones publicadas sobre el estrés se había hecho con hombres, y en estudios posteriores mostraron cómo el estrés también puede incrementar la cooperación y la compasión. La teoría se expandió para incluir a los hombres como objeto de estudio y mostrar que el estrés no sólo sirve para defenderse mejor, también para proteger a la tribu. Una de las ideas a las que se ha prestado menos atención, explica McGonigal es que el estrés nos hace más sociables.

Desde un punto de vista evolutivo, es importante contar con recursos como la valentía, la audacia y la esperanza. Si creemos que no hay nada que podamos hacer, nos rendiríamos. Si el miedo nos paraliza, no haremos nada ante situaciones extremas. “La respuesta de ´atender y proteger´ versus salir corriendo o luchar es un estado biológico diseñado para reducir el miedo y activar la esperanza´”, indica la investigadora. 

Para comprender esto, dice la autora, es importante entender cómo la respuesta de ´atender y proteger´ afecta al cerebro. Para ello entran en juego tres componentes:

- La oxitocina, la hormona que no sólo nos convierte en más empáticos y amorosos, sino que también inhibe los centros del miedo en el cerebro;

- La dopamina, un neurotransmisor que incrementa la motivación y el optimismo, a la vez que predispone a la actividad física, una forma de asegurarnos de que el miedo no nos paralice;

-La serotonina, neurotransmisor que activa la percepción, la intuición y el autocontrol.

En otras palabras, la respuesta de “atender y proteger” nos hace seres más sociales, valientes e inteligentes, algo muy útil para proteger a nuestros seres queridos a un nivel muy básico (la mamá osa velando por sus oseznos). Una vez activado el sistema, sin embargo, tu valentía sirve no sólo para proteger a tu bebé sino para cualquier desafío con el que te encuentres. La gracia es que cada vez que decides ayudar a otros, pones en marcha este mecanismo que implica mayor valentía y coraje.

“Tanto si te encuentras abrumado por tu propio estrés o por el sufrimiento de otros, la manera de encontrar esperanza es conectar, no escapar”, señala. “En cualquier situación en la que te sientas impotente, hacer algo para ayudar a otros puede permitirte sostener tu motivación y optimismo”. 

Aclaración importante: esta teoría no dice que el estrés siempre conduzca a preocuparse de los demás. Con gran frecuencia, cuando nos estresamos estamos llenos de ira y a la defensiva (y de ahí que todos esos libros continúen vendiéndose). Pero también puede activar sistemas del cerebro que dan lugar a sentimientos de esperanza y coraje. Transformar el estrés, el hombre del saco, en un catalizador para incrementar la valentía y la conexión con los demás: ahí es nada.

Mi frase favorita de esta charla llega justo al final: “Buscar significado es mejor para tu salud que tratar de eliminar las molestias. Creo que esa es la mejor manera de tomar decisiones. Ir tras lo que crea verdadero significado en tu vida y después confiar en ti mismo para manejar el estrés que conlleva”. 

Otros posts relacionados que te pueden interesar: 

Meditación y estrés

La ansiedad es enemiga de la empatía

Calma: una vuelta al mundo buscando los secretos de la serenidad

Contra el estrés, colorea

En Twitter: @nataliamartin 

Categorías: Actualidad , Ciencia

Natalia Martín Cantero   20.oct.2015 18:20    

La historia de la chocolatina que ha emocionado a medio mundo

 Human

La escritora francesa Francine Christophe protagoniza el vídeo de aquí abajo (subtitulado en español) que ha emocionado a medio mundo, una muestra de cómo un pequeño gesto puede llegar a salvar la vida de una persona. Christophe, que ahora tiene 82 años, cuenta una anécdota que vivió cuando tenía solo 8 y estaba encarcelada en un campo de concentración nazi.

El vídeo forma parte del documental Human, una oda al ser humano que recoge entrevistas a 2.020 personas de 60 países. Lo han visto ya cientos de miles de personas en YouTube, donde está disponible en varios idiomas. Los participantes del documental responden a las mismas 40 preguntas filmados con un plano fijo y un fondo negro.  Es la primera película que se estrenó en la Asamblea General de las Naciones Unidas. Dirigida por Yann Arthus-Bertrand (también autor del documental Home), presenta desde la opinión de granjeros de Malí hasta los relatos de condenados a muerte en Estados Unidos o las opiniones del expresidente uruguayo José Mujica, uno de los fragmentos que más visionados ha tenido. Una obra de arte. 

"Soñé con una película en donde la fuerza de las palabras refleje la belleza del mundo. Los hombres me hablaron de todo y es toda esta belleza de la palabra humana que está en el corazón de HUMAN. Esta película lleva la voz de todos los hombres y mujeres que me confiaron su historia. Se vuelve su mensajero”, señala Bertrand.

 

También te puede interesar

Un cuento chino. Este cuento chino comienza cuando Jin Bing ve un programa de televisión, un Quién sabe dónde versión china, que narra el caso de una mujer gravemente enferma que tiene un último y único deseo: volver a ver a la hija a la que dio en adopción cuando tenía solo 20 días.

Dinosaurio. Un micro relato que habla de hasta qué punto nos marca lo que nos dicen de pequeñitos y de cómo lo que creemos –o dejamos de creer– nos acompañará para siempre.

¿Su bolsa o tu vida? No es síntoma de buena salud estar plenamente adaptado a una sociedad enferma. 

Categorías: Actualidad

Natalia Martín Cantero   15.oct.2015 13:05    

Natalia Martín Cantero

Bio Vuelta y Vuelta

Este blog ha dado tanta vueltas como su autora. De Madrid a Pekín y vuelta. Hablo de bienestar integral: si lo consigues, me cuentas cómo.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios