4 posts con categoría "Cine"

Imaginación y lógica: ¿mujer o avestruz?

La imaginación al poder, que dicen. La frasecilla me parece crucial estos días: si el que tenemos no nos sirve, habrá que buscar alternativas. “La imaginación es más importante que el conocimiento. El conocimiento es limitado. La imaginación da la vuelta al mundo. La lógica te llevará de la A a la Z; la imaginación te llevará a cualquier sitio”, que dice Einstein.  

En Moonrise Kingdom, la última película del cineasta Wes Anderson, dos niños de 12 años se inventan un universo a la medida de su aventura. Yo salí feliz de la película, como me ocurre tantas veces con filmes que muestran de manera brillante que para que el mundo cambie, hay que imaginárselo de otra manera.  

He leído críticas que recriminan precisamente eso, que el director haya montado un universo estético e irreal como telón de fondo de una historia de amor juvenil. Esto me choca. ¿Qué es real? ¿Lo que leemos en los periódicos? ¿Lo que uno experimenta mientras se baña en la playa? ¿Lo que vive un enfermo de cáncer? ¿Lo que siente un niño mientras se balancea en un columpio?

Cada uno tiene que apañárselas e inventar su realidad porque, parafraseando a Mark Twain (hoy me salen las citas por las orejas), no puedes depender de tus ojos cuando tu imaginación está desenfocada.

Para enfocar la imaginación:

Imaginacion

Visto en RebelleWellness

Categorías: Actualidad , Cine

Natalia Martín Cantero   26.jul.2012 09:36    

Un minuto de vida

En los últimos días me he topado con varios vídeos en los que los autores, cada uno a su estilo, recogen los primeros años de vida de sus hijos en un "fast forward" que dura unos pocos minutos. Esto quiere decir que vemos al niño en la cuna, regordete y sonriente y, un momento después, con acné y cara de malas pulgas. Ahora que cada vez más personas supuestamente amigas me recomiendan que me tiña el pelo, y cuando todo ha de resumirse a los dichosos 140 caracteres, estos vídeos me causan desasosiego.

¿Cómo sería tu vida si tuvieras que resumirla en unos cuantos minutos? ¿Qué momentos escogerías? ¿Qué asuntos vitales quedan pendientes? ¿Y qué has tachado ya de la lista, como la mosca de aquí abajo? El árbol, el hijo, el libro, ¿están pasados de moda?  

 

De mosquita muerta, nada.

Mi ruta de los 140 caracteres: @nataliamartin

Categorías: Actualidad , Cine

Natalia Martín Cantero   16.may.2012 18:23    

Obesidad mental

Es el título de un polémico libro escrito en 2011 por Andrew Oitke, un profesor de antropología de Harvard, que dice que la obesidad mental –el exceso de información “basura”, que sustituye al conocimiento sostenible y duradero– es el principal problema de la sociedad moderna.

A pesar de que lleva tiempo rulando por Facebook y otras redes sociales, el libro no existe. Y el profesor, tampoco (al menos, hasta donde he podido averiguar). Pero eso no quiere decir que no sea interesante:

“Nuestra sociedad está más abarrotada de preconceptos que de proteínas; más intoxicada de lugares comunes que de hidratos de carbono; la gente está viciada de estereotipos, de juicios apresurados, de prejuicios, de pensamientos tacaños, de condenas precipitadas; todos opinan de todo, pero no saben de nada”, dice el supuesto libro del supuesto profesor.

Ignoro cuál es la fuente, pero imagino que la idea de colocar en un texto corto las palabras mágicas Harvard + antropología + profesor + “obesidad mental” ha obrado el milagro de lo viral. Su propia existencia es una prueba más de la necesidad de hacer dieta mental.

Leer los diarios es, desde hace tiempo, deprimente. Días de poco, vísperas de nada, nos repiten machaconamente, una y otra vez, sin dejar alternativas a ninguna otra posibilidad.

Pero siempre es posible mirar hacia otro lado. Sin ir más lejos yo ayer miré a la pantalla para ver Blackthorn (Sin destino). El genial Sam Shepard interpreta a un envejecido Butch Cassidy, el ladrón de bancos de “Dos hombres y un destino”. Cassidy pierde su fortuna cuando el caballo, cargado con las alforjas  llenas de dólares, sale corriendo asustado. Y entonces dice algo así como “estoy en posesión de mi mismo. No hay ninguna riqueza superior a esta”.

  Blackthorn12x
En los Western –incluído este– siempre hay alguien que dice algo así como "este es un día tan bueno como cualquier otro para morir". Claro que son vaqueros sin hijos, ni iPhone ni perro que los ladre. Es otra opción. Y de obesos, nada; flaquitos, flaquitos. 

Categorías: Actualidad , Cine

Natalia Martín Cantero    4.may.2012 14:24    

Muerte en la pantalla

A dos metros bajo tierra, para quien no esté familiarizado con la serie, transcurre en torno a una casa funeraria en Los Ángeles. Se centra en los líos de la peculiar familia de clase media propietaria del negocio y, como indica el título, en la muerte. Mucho dolor, pero mucha vida también. El pistoletazo de salida de cada capítulo lo da un fallecimiento arbitrario. Así que, cuando tras los créditos iniciales la cámara enfoca a una persona, ya podemos ver por detrás a la muerte afilando su guadaña. Algunas veces es un anciano enfermo, anclado a una cama de hospital, y entonces el espectador suspira aliviado: es lo que toca.

Pero en otras ocasiones la cámara implacable apunta a un joven espléndido que se estrella contra el fondo de su recién estrenada piscina. O incluso a un niño sano y travieso que juega con un revólver que el azar ha puesto en sus manos. Y entonces te cabreas con los realizadores de la serie. Si los tuvieras cerca, les darías un puñetazo por su falta de corazón. ¿Pero qué culpa tienen ellos? Como dice Casciari, "esta es una historia sobre nuestra muerte, la que vendrá, cualquiera sea. Y nos pone el espejo de nuestro futuro en los ojos". 

En Doctor en Alaska -mi favorita de todos los tiempos- recordaréis quizá ese famoso capítulo en que preguntan a los del pueblo quién planea morir a lo largo del invierno. Es importante prevenirlo porque después, cuando el suelo esté completamente helado, será muy difícil cavar esos dos metros bajo tierra.

En ambos casos se trata la muerte con total naturalidad. Pero, en el primero, el finado pasa por una sala blanca, fría, con esos aparatos para sacar los entresijos que dan tanto repelús. En el segundo, el espectador asiste al final de un ciclo y comienzo de otro. Cuando la palman, los afortunados pobladores de Cicely retornan a esa naturaleza bíblica. Y uno piensa que fundirse con esos lagos y esas montañas tampoco está tan mal. 

Categorías: Cine , Televisión

Natalia Martín Cantero   16.nov.2011 13:08    

Natalia Martín Cantero

Bio Vuelta y Vuelta

Este blog ha dado tanta vueltas como su autora. De Madrid a Pekín y vuelta. Hablo de bienestar integral: si lo consigues, me cuentas cómo.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios