¿De dónde vienen tus zapatos?

    viernes 26.feb.2016    por Natalia Martín Cantero    0 Comentarios

Esto es lo que se dice ponerse en los pies de otro. Un vídeo para no perderse.   

 

Para saber más puedes pinchar aquí

Otros posts que te pueden interesar:

Comer menos carne, usar el ascensor y otras maneras sencillas de cuidar la Tierra.

Camisetas a dos euros en el Dia Mundial del Comercio Justo.

En Twitter: @nataliamartin

Cadapaso

Natalia Martín Cantero   26.feb.2016 15:48    

"Mi trabajo consiste en dar esperanza"

    lunes 22.feb.2016    por Natalia Martín Cantero    3 Comentarios

Jane-goodall-01
Cada día trae consigo su enseñanza, dice Jane Goodall. Para mí la enseñanza de hoy es este precioso vídeo, en el que la activista de 80 años dice que su trabajo consiste en “dar esperanza”, y recuerda palabras de Gandhi tan certeras como poco escuchadas: “Este planeta puede satisfacer nuestras necesidades, pero no nuestra avaricia”. 
 
El vídeo forma parte del documental Human, una oda al ser humano que recoge entrevistas a 2.020 personas de 60 países. Lo han visto ya cientos de miles de personas en YouTube, donde está disponible en varios idiomas. Los participantes del documental responden a las mismas 40 preguntas filmados con un plano fijo y un fondo negro.  Es la primera película que se estrenó en la Asamblea General de las Naciones Unidas. Dirigida por Yann Arthus-Bertrand (también autor del documental Home), presenta desde la opinión de granjeros de Malí hasta los relatos de condenados a muerte en Estados Unidos o las opiniones del expresidente uruguayo José Mujica, uno de los fragmentos que más visionados ha tenido. Una obra de arte. 

"Soñé con una película en donde la fuerza de las palabras refleje la belleza del mundo. Los hombres me hablaron de todo y es toda esta belleza de la palabra humana que está en el corazón de HUMAN. Esta película lleva la voz de todos los hombres y mujeres que me confiaron su historia. Se vuelve su mensajero”, señala Bertrand.

 
Otros posts que te pueden interesar:
 
La historia de la chocolatina que ha emocionado a medio mundo. La escritora francesa Francine Christophe protagoniza el vídeo que ha emocionado a medio mundo, una muestra de cómo un pequeño gesto puede llegar a salvar la vida de una persona.

Un cuento chino. Este cuento chino comienza cuando Jin Bing ve un programa de televisión, un Quién sabe dónde versión china, que narra el caso de una mujer gravemente enferma que tiene un último y único deseo: volver a ver a la hija a la que dio en adopción cuando tenía solo 20 días.

Dinosaurio. Un micro relato que habla de hasta qué punto nos marca lo que nos dicen de pequeñitos y de cómo lo que creemos –o dejamos de creer– nos acompañará para siempre.

¿Su bolsa o tu vida? No es síntoma de buena salud estar plenamente adaptado a una sociedad enferma. 

En Twitter: @nataliamartin

Categorías: Actualidad

Natalia Martín Cantero   22.feb.2016 13:31    

Un rincón para respirar en cada casa

    miércoles 17.feb.2016    por Natalia Martín Cantero    8 Comentarios

Si Hércules viviera hoy, seguramente una de las 12 pruebas que tendría que superar sería comprar online en menos de cuatro horas un billete de tren. Yo llevo toda la mañana y no lo he conseguido. En este jornada prometedora he sufrido, además de los de Renfe, los desplantes de un par de tarugos. ¿Qué hacer? ¿Pego a los tarugos en la cabeza con un martillo? ¿Le piso la cola al gato, que no tiene la culpa? ¿Me lío a dar portazos? Otra opción es ventilar la frustración sentándome en el "rincón de respirar".   

El maestro Zen Thich Nhat Hanh recomienda convertir una habitación de la casa en la “habitación de respirar”. Si no se dispone de una habitación, como probablemente sea el caso, basta con una esquina. “Todas las casas, sin importar su tamaño, pueden tener una rincón para respirar. Esta esquina se transforma en un espacio sagrado. No hace falta ningún mueble. Puede que un cojín o dos y quizás un altar o una mesa con flores frescas”, señala.

He improvisado un “rincón de respirar” en mi casa. Sobre la mesita cubierta por un pañuelo morado, mi color favorito, hay unas flores de papel hechas por mi hija, una foto con el texto “Respira, todo irá bien” y un dibujo que una amiga me regaló años atrás. Obviamente no necesitamos ningún rincón para respirar, ya que lo hacemos todo el rato. Pero como a la mente –al menos, a la mía– le chiflan las rutinas y los recordatorios, ya sabe que cuando se sienta ahí ha de portarse bien. ¿En qué consiste portarse bien? Simplemente, observar que está respirando. Lo demás viene solo.

Como dice Thich Nhat Hanh, “una vez que estás en la habitación de respirar, estás protegido de las frustraciones y enfados dentro y alrededor de ti. No hay charlas, discusiones, ni elucubraciones en la esquina de respirar. Simplemente te sientas y respiras. Si tienes un rincón de respirar, tienes un santuario, un lugar donde siempre puedes volver a casa, volver a ti mismo y restaurar la sensación de paz”.

Ahora ya estoy lista para intentarlo de nuevo con Renfe. Y para dar a los tarugos una respuesta más civilizada que la que recibí.

Poesia
Hay que salir de la isla para verla.
No nos vemos si no salimos de nosotros mismos.

 En Twitter: @nataliamartin

Natalia Martín Cantero   17.feb.2016 14:08    

Internet, las relaciones de pareja y la psicoanalista

    miércoles 10.feb.2016    por Natalia Martín Cantero    4 Comentarios

Adopta_tio

Supermercado citas

Icono y eslogan de la web Adopta un Tío.

Pues sí, soy una antigua. Esto del supermercado de las citas (como la web Adopta un Tío, que viene a ser como el Mercadona), me parece que tiene un punto diabólico. Un tío, por muchas barbas que tenga, no es una merluza. Por eso me ha gustado hablar con la psicoanalista Mariela Michelena (autora de Mujeres Malqueridas, entre otros títulos) y escuchar lo que piensa al respecto, que se resume así: los seres humanos estamos hechos para la era de las cavernas. 

Michelena cree que de chollo, nada. Es un problema sobre todo femenino, porque el hombre no tiene reloj biológico. Es decir: está muy bien ligar un rato y pasarlo bien, pero los vínculos que se crean a través de Internet suelen ser frágiles. “Eso de ´si no queda satisfecho le devolvemos su dinero´ está bien para El Corte Inglés, pero lo usamos en las relaciones con la ilusión de que hay una oferta ilimitada. Funciona hasta que suena el reloj biológico y buscas al padre de tus hijos. Tu tic-tac no te deja dormir, y cuando una de estas citas escucha este reloj sale corriendo”, señala la psicoanalista.

De nuevo: estamos hechos para cavernas. “La maternidad requiere compromiso. Un padre para sus hijos. Una mujer requiere del apoyo de otra persona que le acompañe en el embarazo y la crianza”, apunta. No siempre es así: la psicoanalista cree que durante dos épocas (antes de pensar en retoños y a partir de los cuarenta y tantos) lo que buscan ellos y ellas puede ser lo mismo.

La psicóloga y sexóloga Lorena Berdún, por su parte, cree que las aplicaciones para sexo son “una opción fácil y rápida para obtener un sexo igualmente rápido. Es una forma de consumir la sexualidad que no exige ninguna otra implicación, aquello de currarse lo de quedar, un ratito de conversación, ver si te gusta la otra persona, conseguir gustarle tú, etc”. Es decir, es el fin de la conquista, aunque sea tan sólo para tener sexo una noche.

Respecto a las web de contactos, Berdún ve un gran riesgo: acostumbrarse a teclear en un ordenador, sin alcanzar nunca el cara a cara, o pocas veces. “Muchas personas se aficionan a conocer gente a través de las redes y no pasan de ahí. Las relaciones vía chat cuentan con la distancia infinita de la pantalla de un ordenador y las personas necesitamos mirarnos a los ojos y tocarnos”.

Michelena y Berdún son dos de las ponentes en el I Congreso de Relaciones de Pareja que se celebra este fin de semana en Madrid. Sobre

Posts relacionados: 

Cinco conductas que acaban con una relación de pareja

En Twitter: @nataliamartin

Categorías: Actualidad

Natalia Martín Cantero   10.feb.2016 14:17    

En forma pasados los 50

    jueves 4.feb.2016    por Natalia Martín Cantero    9 Comentarios

Ellen_banco

 

¿Os acordáis de la gimnasta de 90 años que hacía piruetas en las paralelas? Me encantan los ejemplos de mujeres que rompen moldes y desafían estereotipos. Como la profesora de yoga Ellen Johannesen, que vive y enseña en Nepal,. Johannesen celebra su 50 cumpleaños con el vídeo de aquí abajo. ¿Qué no se puede hacer pasados los 50?

 

 “En Katmandú no hay forma de escaparse de las realidades de la vida. Como no hay instituciones que operen para mantener a los enfermos, los locos y los viejos fuera de las calles, estamos constantemente frente a frente con el sufrimiento de los seres humanos: vagabundos, gente enferma… Están junto a nosotros recordándonos nuestra vulnerabilidad y lo impermanente de la vida. Sin embargo, esto es un recuerdo para estar agradecido por lo que tienes y tratar de hacer algo con significado con ello. Solo una mente estable es feliz, independientemente de las circunstancias". 

También te puede interesar: 

El ejemplo de la gimnasta de 90 años. Johanna Quaas tiene 90 años y al parecer es la gimnasta más anciana del mundo.

Si yo fuera una mujer joven ahora. “Mujeres más jóvenes, meteos esto en la cabeza: ¿Por qué perder tiempo y energía en inseguridades? No tengo ninguna duda de que cuando tenga 80 años miraré las fotos de mí misma cuando tenía 60 y pensaré en lo joven que era entonces, llena de dicha y belleza”. 

De qué se arrepienten los moribundos. Las cinco principales cosas de las que se arrepienten los moribundos, de acuerdo con la enfermera australiana Bronnie Ware.

¿Cuánto dura un minuto? El libro 30 razones para vivir recopila las reflexiones de más de 1.000 personas de más de 65 años de todos los estratos sociales y niveles educativos a los que se plantea la cuáles son las lecciones más importantes que han aprendido a lo largo de tu vida.

¿Demasiado sexy? La instructora de yoga Briohny Smyth muestra su exquisita técnica vestida con lo mínimo. 

En Twitter: @nataliamartin

 

Natalia Martín Cantero    4.feb.2016 14:50    

Cinco conductas que acaban con una relación de pareja

    viernes 29.ene.2016    por Natalia Martín Cantero    10 Comentarios

Congreso_pareja

 

 

 

 

 

El famoso experto en relaciones de pareja John Gottman asegura que le basta con ver entrar en su consulta a sus clientes y observar cómo se acomodan los primeros minutos para adivinar si estos tienen o no un futuro juntos. Yo, la verdad, no me atrevería a visitar a este gurú, porque las profecías me asustan y además Seattle, que es donde pasa consulta, no me pilla de paso. Prefiero acercarme al I Congreso de Relaciones de Pareja, que se celebra en Madrid los próximos 13 y 14 de febrero, y escuchar a expertos como la psicoanalista Mariela Michelena, la sexóloga Lorena Berdún o el psicólogo Gonzalo Hervás.

El caso es que Gottman, uno de los pioneros en el estudio de la relación de parejas, cree que hay una serie de conductas que predicen el fracaso de una relación. Lo cual merece tenerse en cuenta, y mucho, para poner pies en polvorosa cuando se nos acerque alguien que nos trata así. No es tan fácil, claro, y por eso conviene que alguien desde fuera nos lo recuerde. Ese alguien puede ser Silvia Congost, otra de las ponentes en este congreso. La psicóloga comparte la visión de Gottman y, como este experto, se refiere a  conductas comunes en las relaciones "condenadas a muerte": 

1- Críticas destructivas: Comentarios que son un ataque directo a la persona. Le transmiten al otro rechazo y le producen dolor. Se trata de críticas que no aportan nada positivo, ni ayudan al otro a tomar conciencia.

2- Despreciar al otro: Burlarse, humillar, hacer sentir inferior, ridiculizar, etc. Quien nos trate así, dice Congost, es evidente que no nos quiere y deberíamos irnos sin dudarlo.

3- Estar a la defensiva: Son esas personas que nunca jamás asumen su parte de culpa o responsabilidad en aquello que sucede. Tienen claro que el culpable siempre es el otro. Esto es sumamente desgastante y frustrante para el que está a su lado.

4- Ningunear.  Es muy humillante estar al lado de alguien que nos trata con indiferencia, este es el peor mal y siempre acaba por marchitar el amor.

5- No aceptar al otro: No dejarle ser, exigirle cambios o que actúe como uno quiere, manipular, obligar, ordenar. Esto nos hace perder a nosotros mismos y de esta forma no vamos a ser felices en ningún caso.

"Lo contrario del amor no es el odio, es la indiferencia", dice Congost.

En Twitter: @nataliamartin

Natalia Martín Cantero   29.ene.2016 11:53    

Bebés empantallados y sus consecuencias

    lunes 25.ene.2016    por Natalia Martín Cantero    12 Comentarios

Pimentero

El empantallamiento que padecemos como sociedad traerá consecuencias a medio y largo plazo difíciles de prever, o no tanto. Aunque hoy resulta difícil imaginarse el mundo sin ellos, lo cierto es que los móviles llevan con nosotros muy poco tiempo. Pero ya se suceden las investigaciones sobre cómo nos afectan. Una de las más recientes estudia cómo maltratan los móviles los cerebros de los bebés. La combinación es explosiva: de un lado un niño pequeño, del otro un móvil: ¿cuál de estas dos máquinas de consumir tiempo y atención sale ganando?

El estudio, publicado en la publicación científica Translational Psychiatry, muestra cómo la falta de atención afecta negativamente el desarrollo de los pequeños, y en particular su capacidad de procesar el placer. Suena raro decirlo, pero el estudio, de la Universidad de California, se hizo con ratas.  ¿Ratas consultando Whatsapp? No, pero casi. Los investigadores se las apañaron para simular el efecto de los móviles sometiendo a las roedoras a condiciones de vida que les obligaban a estar más distraídas y menos pendientes de sus bebés rata.

En conclusión: la falta de una atención consistente afecta a la habilidad de los animales y presumiblemente de los humanos para desarrollar conexiones emocionales saludables. “Necesitamos ritmos y una exposición a las atenciones predecible y consistente para que se desarrolle el sistema emocional”, señala Tallie Baram, principal investigadora, a la revista Time.

En el caso de los humanos, sostiene Baram, hay un periodo que resulta crucial en el que los bebés necesitan contar con la atención fiable y consistente de sus padres para tener un desarrollo emocional saludable. Esto incluye el conocimiento de que a ciertas horas cada día, por ejemplo, va a ser alimentado, o que si aparece un juguete la mamá va a jugar con la criatura. Si la mamá o el cuidador de turno está distraído consultando sus mensajes en el móvil, este patrón se interrumpe y el aprendizaje que iba a ocurrir no se produce.

Baram está analizando las interacciones entre madres y niños, con ayuda de escáneres cerebrales para observar diferentes regiones del cerebro, para determinar hasta qué punto las alteraciones en el comportamiento debidas a un elemento que roba la atención afectan a los niños.

Un pimentero con pinta normal y corriente que, además de para aderezar pastas, sirve para desactivar móviles, tabletas y hasta el televisor. Es decir, para que las comidas familiares vuelvan a ser lo que eran (para bien y para mal).

En resumen: La sociedad está empantallada. ¿Quién la desempantallará? El desempantallador que la desempantalle buen desempantallador será. 

Posts relacionados en este blog:

Cosas que hacíamos antes del móvil.

Cómo librarse del móvil usando un teléfono.

Otros artículos recomendados:

La minoría oprimida de los sin móvil.

No sin mi móvil (en inglés).

En Twiter: @nataliamartin

Categorías: Actualidad , Ciencia

Natalia Martín Cantero   25.ene.2016 13:26    

El revisor de billetes de tren que cambió la vida del escritor

    miércoles 20.ene.2016    por Natalia Martín Cantero    6 Comentarios

La bondad de los extraños puede cambiar nuestro destino. Yo estoy convencida de ello, y esto es lo que muestra esta aventura del escritor británico Bernard Hare en 1982. Es un relato que tenía en el tintero desde hacía tiempo y que comparto hoy por eso del frío y de la cuesta de enero, que igual a algunos se les hace pronunciada.

Hare era un estudiante pobretón que vivía en el norte de Londres cuando recibió una llamada de su padre. Su madre, que estaba muy delicada de salud, estaba ingresada y los médicos no esperaban que sobreviviese la noche. “Ven a casa, hijo”, le dijo el padre.

De forma que acudió a la estación. El último tren a Leeds, donde vivían sus padres, había salido ya. Había otro tren que llegaba hasta Peterborough, pero perdería la conexión al tren de Leeds por 20 minutos.

“Me compré un billete a casa y me subí al tren de todas formas. Era un estudiante que subsistía con lo mínimo y no tenía dinero para un taxi, pero tenía un destornillador en el bolsillo y unas cuantas llaves maestras. Estaba tan desesperado por llegar a casa que había planeado robar un coche en Peterborough, hacer autostop, robar algo de dinero, algo, cualquier cosa. Sabía por el tono de voz de mi padre que mi madre iba a morir esa noche y tenía que llegar a casa a toda costa.

´Billetes, por favor´, oí decir mientras miraba la oscuridad tras los cristales. Busqué mi billete y se lo di al revisor cuando se acercó. Lo selló, pero justo entonces se quedó ahí parado, mirándome. Había estado llorando, tenía los ojos rojos y seguramente tenía cara de asustado.

´¿Estás bien? ´, preguntó.

´Por supuesto que estoy bien´ respondí. ´¿Por qué no iba a estarlo? ¿Y a ti qué te importa, en todo caso?´

´No tienes buen aspecto. ¿Puedo hacer algo para ayudarte?´

´Puedes largarte y ocuparte de tus asuntos´, respondí. ´Eso sería una gran ayuda´. No tenía ningunas ganas de conversar.

Era un tipo pequeño, y él debió de leer las señales de peligro en mi lenguaje corporal y tono de voz. Pero de todos modos se sentó enfrente y continuó hablándome. ´Si hay un problema, estoy aquí para ayudarte. Para eso me pagan´, dijo. .

Yo era un tipo grande, así que por unos momentos pensé en enviarle, físicamente, a la porra. Pero de alguna forma no parecía lo apropiado. No estaba haciendo nada malo. Yo estaba atravesando todas las etapas de la pena al mismo tiempo: negación, rabia, culpabilidad; todo menos la aceptación. Era una olla exprés de emociones a punto de estallar y él se había colocado justo enfrente de mí, en línea de tiro.

La única otra manera de librarme de él era contarle mi historia.

´Mira, mi madre está en el hospital, muriéndose. No sobrevivirá la noche. Yo voy a perder la conexión de Leeds hacia Peterborough, y no estoy seguro de cómo voy a poder llegar a casa. Es esta noche o nunca. Np tendré otra oportunidad. Estoy enfadado. No me apetece hablar, así que te agradezco que me dejes en paz. ¿De acuerdo?´

´De acuerdo´, dijo, levantándose finalmente. ´Lo siento mucho, hijo. Te dejo solo, entonces. Espero que llegues a casa a tiempo´. Después se dio la vuelta y marchó por donde había venido.

Yo continué mirando por la ventana a la oscuridad. Diez minutos después, se sentó de nuevo a mi lado. Oh no, pensé, aquí viene. Esta vez realmente le voy a dar un puñetazo.

Me tocó el brazo. ´Escucha. Cuando lleguemos a Peterborough, corre a la Plataforma Uno tan rápido como puedas. El tren a Leeds estará allí´, dijo. Me quedé mirándole asombrado. No entendí lo que quería decir. ´Repite de nuevo´, dije. ´¿Qué quieres decir? ¿Se ha retrasado el tren?´

´No, no se ha retrasado´, dijo a la defensiva, como si le molestase que los trenes pudiesen retrasarse. ´No. Acabo de avisar por radio a Peterborough. Van a mantener el tren en la estación para ti. Tan pronto como subas, se marcha. Todo el mundo se quejará por el retraso, pero no nos preocuparemos de ello en esta ocasión. Llegarás a casa y eso es lo principal. Buena suerte´.

Y se dio la vuelta por el vagón pidiendo billetes de nuevo.

De repente me di cuenta de lo zoquete que había sido y le perseguí por el tren. Quería darle todo el dinero que tenía en el bolsillo, mi permiso de conducir, las llaves, pero sabía que eso le ofendería. Finalmente le alcancé y le agarré del brazo. “Oh, eh, yo sólo quería,,,” de repente, me faltaban las palabras.

´Está bien´, dijo. ´No pasa nada´. Tenía una cálida sonrisa en el rostro y compasión en sus ojos. Era un hombre bueno y no quería nada a cambio.

´Ojalá tuviera forma de recompensarte. Estoy agradecido por lo que has hecho´.

´No pasa nada´, dijo de nuevo. ´Si tienes necesidad de agradecerme, la próxima vez que veas a alguien apurado, ayúdale. Esto me compensará de sobra. Proponle que te pague a ti de la misma manera y pronto el mundo será un lugar mejor´. 

Estaba junto a mi madre cuando murió esa madrugada. Incluso ahora, muchos años después, no puedo dejar de pensar en ella sin recordar al revisor de tren de aquella noche y, hasta ahora, nunca se me ocurriría decir nada malo sobre los trenes británicos. Mi encuentro con este hombre me transformó. De un egoísta, potencialmente violento hedonista en un ser humano decente, aunque llevó su tiempo. 

Le he pagado mil veces desde entonces, y continuaré haciéndolo hasta que me muera. ´No me debes nada, nada de nada´, digo a los jóvenes con los que trabajo. Y si crees que me lo debes, te doy el mismo consejo que recibí del revisor. Pasa la bola”.

Renaldi

Fotografía de Richard Renaldi perteneciente a su libro Touching Strangers. Los sujetos del libro -como los de esta imagen- no se conocían de nada antes de que Renaldi les parase por la calle y les pidiese que interactuasen.  

Post relacionado: 

La amabilidad de los extraños. Una investigación documenta las bondades de fiarse de los extraños.

En Twitter: @nataliamartin

Natalia Martín Cantero   20.ene.2016 10:27    

En forma en 30 días (con Kumbhakasana)

    sábado 16.ene.2016    por Natalia Martín Cantero    7 Comentarios

Sí, pelín sensacionalista, pero hoy voy al grano en una versión muy muy abreviada post-polvorón de los propósitos para el nuevo año a los que me refería en el post anterior. Lo cierto es que 30 días después de practicar la plancha –llamada Kumbhakasana-  uno se pone, si no en forma, al menos mucho más fuerte de lo que estaba. Esta postura, que forma parte de la secuencia tradicional de los Saludos al Sol, resulta perfecta para fortalecer el torso en un tiempo récord sin hacerse daño.  

 Plank

 

Ventajas: la plancha es un ejercicio en el que el cuerpo actúa como peso sencillo y efectivo. Permite desarrollar fuerza en los músculos del torso, además de hombros, brazos y glúteos. Como es estático, no requiere equipamiento y se puede practicar en cualquier sitio. Esta es la postura básica que permite después hacer otros equilibrios sobre los brazos más complejos.

El desafío: hacer este ejercicio durante 30 días seguidos. Este es el más popular  de la web de desafíos de ejercicios en 30 días, que asegura que lo han acometido más de 800.000 personas en 12 meses. Se trata de hacerlo cada día e ir incrementando poco a poco el tiempo de permanencia, comenzando por 20 segundos y terminando en dos minutos o más.  

Cómo hacerlo: Coloca las muñecas directamente sobre los hombros, dejando un pelín más de distancia entre las manos. Los dedos están firmemente extendidos en la esterilla, como una estrella. Apoya los dedos de los pies y asegúrate de que las piernas están muy activas. Mantén el cuello en línea con el resto de la columna mirando a un punto en el suelo a una distancia de unos 20 centímetros más allá de las manos. Es importante mantener todo el cuerpo en línea, sin dejar que las caderas colapsen.

Si te cuesta, puedes comenzar por apoyar las rodillas, como muestra la foto de aquí abajo. Esta modificación hace el ejercicio mucho más llevadero para los principiantes. Si te molestan las rodillas, coloca una manta debajo.

 

Yoga_PlankPose_300x350

 

Contraindicaciones: las personas con dolores en las muñecas han de evitar esta postura. Pueden apoyar los antebrazos, una variación excelente para fortalecer el torso.

Forearm-plank-yoga

Para más información sobre cómo hacer la postura correctamente, puedes ver este vídeo de YogaJournal, o este otro de Yogashala (ambos en inglés).

En Twitter: @nataliamartin 

Natalia Martín Cantero   16.ene.2016 09:57    

Seis pasos para establecer una práctica diaria (de cualquier cosa)

    lunes 11.ene.2016    por Natalia Martín Cantero    2 Comentarios

Has comenzado el año con la intención de sentarte diariamente a meditar, practicar Tai Chi, escribir tus memorias o aprender a tocar el saxo. Pero tienes la nevera vacía, la ITV de tu coche expiró hace un mes, tu hijo necesita gafas nuevas (en clase ya no sabe dónde sentarse) y tienes 125 correos electrónicos sin leer, la mayoría de tus compañeros de trabajo. Así que aparcas tu proyecto creativo/musical/saludable hasta el día siguiente. Y así.

Las posibilidades de que aquello que viene bien de verdad, como alguna de las actividades del párrafo anterior, se quede enterrado en el fragor del día a día van creciendo en enero, a pesar de las buenas intenciones, tal y como lo hacen días. Salvo que estemos muy, muy atentos, lo urgente aparcará lo importante. Por  eso me gusta el plan en seis pasos de Anna Cushman para establecer y mantener una práctica de cualquier cosa, desde el yoga y la meditación, a escribir una novela

1.Ten claras las intenciones.

¿Para qué quieres aprender a tocar el saxo? ¿A tu edad? Tener muy claras las razones y escribirlas puede ser de gran ayuda cuando te entren dudas del tipo ¿yo, a mi edad, tocando el saxo? Cuanto más específico seas, mejor. Para mí, por ejemplo, la práctica de yoga, la actividad a la que soy más fiel desde hace más tiempo, me permite descansar en el centro cada vez que me escapo hacia el pasado o huyo hacia el futuro, porque el cuerpo, al que vuelves con una práctica como esta (hay muchas otras, a cada uno la suya) sólo sabe vivir en el presente. Por experiencia tengo muy claro, además, que si no practico con diligencia mi cuerpo pronto comenzará a protestar con pequeños dolores de espalda o de caderas. Si no escucho, estas molestias se transformarán en un incordio que me impedirá hacer vida normal.  Este conocimiento es lo que, entre otras cosas, me impulsa a practicar casi cada día. 

2.Establece un recordatorio

Ligar la actividad que se quiere iniciar a algo concreto es una gran ayuda. Lo más sencillo es fijar un momento: voy a meditar de 7 a 7.30 de la mañana, por ejemplo, antes de que se levanten las personas con las que convivo (yo esto nunca lo he conseguido). También puede ser un recordatorio ligado a una actividad. En mi caso, los días que trabajo desde casa suelo hacer 45 o 60 minutos de yoga tras dos o tres de horas de actividad mental, tipo escribir un artículo o preparar una clase. Lo escribo en el calendario del PC y así establezco el compromiso conmigo misma.

3.Haz preparativos

Asegúrate de que tienes todo lo que necesitas a mano, para que su ausencia no sirva de excusa. Durante algún tiempo, uno de mis pretextos favoritos para no practicar en casa era el desorden en la habitación o los ruidos alrededor. Así que me propuse practicar por la mañana, cuando estaba sola, y mantener un espacio siempre recogido. Estos días con la práctica ya integrada y un bebé alrededor he aprendido a abstraerme y podría practicar en medio de la autopista. No así con la práctica de meditación, para mí mucho más difícil de mantener. Por eso siempre tengo cerca lo que considero necesario, como una manta para el frío o un vaso de agua. Y aún así muchas veces me falta algo que se convierte en la excusa para dejar de meditar.

4.Sigue un plan prefijado

Para que no te entren dudas a mitad de camino, es importante tener claro de antemano lo que vas a hacer con la mayor exactitud posible, y durante cuánto tiempo. En mi caso, tengo la inmensa ayuda de YogaGlo, un sitio online de yoga al que estoy suscrita desde 2009, tal y como contaba aquí. Me propongo hacer 60 minutos de yoga, casi siempre del mismo estilo y de la misma intensidad, y lo cumplo.  

5.Recompénsate a ti mismo.

Aunque la práctica debería ser su propia recompensa, en un empeño nuevo la recompensa puede convertirse en un empujoncillo valioso, siempre que no vaya contra el espíritu de la actividad en sí, claro. Sirve algo sencillo, como prepararse una taza de té o café una vez has terminado o comprarse un pequeño capricho. 

6. Monitoriza tu progreso.

Mantener un registro ayuda a tomar más responsabilidad de lo que has hecho o dejado de hacer. Puedes usar una agenda bonita para ir apuntando las mejoras, o si lo prefieres bajarte a una de las apps disponibles para monitorizar los hábitos (con el grave inconveniente de que acecharán las sirenas de Whatsapp; yo prefiero lápiz y papel). Tampoco hay que fustigarse si se falla un día.

Como dice Cushman, “a partir de pequeños cambios en la rutina, tu vida entera puede cambiar de rumbo. Recuerda disfrutar del viaje”.

Otros posts relacionados en este blog:

Abajo los propósitos, arriba las intenciones. ¿Qué ocurriría si, en lugar de medir los éxitos por lo que consigues o no consigues, dieses similar o mayor prioridad a una forma de vivir respetuosa con tus valores?

Empezardenuevo

Las diez excusas más comunes para romper los buenos hábitos. Si cambiamos nuestros hábitos, cambiaremos nuestro destino.

La trampa de "una sola vez" y otras excusas para no cambiar de hábitos (II)

Cómo acabar con las excusas que nos impiden cambiar de hábitos. Al igual que ocurre con los propósitos de Año Nuevo las excusas de siempre suelen estar al acecho para frenar empeños de transformación. Los cambios son una amenaza para el ego, que ve cómo peligra su territorio.

Seis hábitos para ganar en gratitud.  La gratitud tiene un impacto sobre el sistema inmune y el cardiovascular. Y, como acaban de probar los investigadores, también tiene un impacto sobre el cerebro. Parece existir un hilo conductor que opera tanto a través de los pequeños actos de gratitud, como abrir la puerta a alguien, como de los grandes, como donar un riñón.

Lunes y miércoles, yoga en Los Ángeles. Todos los lunes y miércoles, temprano por la mañana, me pongo una malla y una camiseta, me recojo el pelo en una coleta, despliego mi esterilla azul de yoga y me dispongo a seguir las instrucciones de mi profe preferida del estudio YogaGlo de Los Ángeles.

En Twitter @nataliamartin

Categorías: Actualidad

Natalia Martín Cantero   11.ene.2016 13:35    

Natalia Martín Cantero

Bio Vuelta y Vuelta

Este blog ha dado tanta vueltas como su autora. De Madrid a Pekín y vuelta. Hablo de bienestar integral: si lo consigues, me cuentas cómo.
Ver perfil »

Síguenos en...