NO DEBERÍAMOS NUNCA PERMITIR QUE LA SENSIBILIDAD Y LA EMPATIA DE LA INFANCIA DESAPARECIERA

    sábado 27.oct.2018    por Rosa Gil    0 Comentarios

Moltíssimes felicitats a Alvaro Abad pel seu relat guanyador "Las amistades estivales". Felicitats també al 7 finalistes

L'ART D'ESCRIURE 27 OCTUBRE 2018

GANADOR

LAS AMISTADES ESTIVALES. Alvaro Abad

Se caló la gorrita, agarró cubo y pala y llegó a la orilla justo a tiempo de ver aquellas sombras abandonar como almas en pena la desvencijada barca para desaparecer zigzagueando entre  toallas y bañistas.

Los alarmados padres encontraron a su pequeña cogida de la mano de una solitaria niña con el mismo color de piel que el pasado que la subió al destartalado bote,  ahora enmudecido. Sentadas en la arena, compartían un silencio casi adulto.

La tomaron en brazos mientras los chalecos rojos se llevaban a su triste amiga. Sus pequeños ojos seguían esperando algo más del inmenso horizonte.

FINALISTAS

NUEVA ERA, Belén Sáenz

Caen, tras la tormenta, pieles de nubes desinfladas, pero a nadie parece ya preocuparle. En los primeros tiempos se barrían las alas rotas de ángel, los casquillos fundidos de estrellas, el polvo colorido del arco iris. Hubo cinco minutos de silencio cuando se apagó el sol, reseco como la yema de un huevo abortado. Desde las azoteas señalamos a nuestros niños el territorio de promisión: grandes aeronaves que flotan convertidas en basura espacial, hongos atómicos, potentes haces de luz proyectada. Dios no da la cara y entretanto se aproxima el siguiente gran paso para la humanidad. Hollar la bóveda celeste.  

CUESTIONES DEL PROGRESO, Juan Carlos Ferrer.

La señora Alfonsina trabajaba allí desde tiempos inmemoriales. Diríase que era tan antigua como aquella vetusta finca. Era apreciada  por todos los vecinos. Todavía me parece verla allí sentada, en su habitáculo,  durante  melancólicas tardes de invierno, envuelta en la penumbra, en un  desvencijado sillón de escay, haciendo calceta. La señora Alfonsina   nos conocía perfectamente. Escuchaba tras las puertas.  Siempre ojo avizor tras la mirilla. Despegaba nuestras cartas con vapor y los asuntos  que no sabía los preguntaba. Con la llegada de aquel trasto electrónico, el presidente  se vio obligado a ejecutar su despido fulminante, llenándonos a todos de nostalgia.

SEGURIDAD VIAL, Mei Morán

Aunque se oponía porque se lo impedía su talante coqueto acabaron regalándoselo. Era de caoba, empuñadura con can, de plata. Lo miró atravesado, pero cuando se fueron discurrió sobre la utilidad del bastón. Pensó en infinidad de cosas: golpear al que se lo mereciera, revolver los batiburrillos de ropa durante las rebajas... Después de mucho pensar alzó el cetro para dar aquellos pasos de baile, que se echaba con un noviete cuando imitaban a Gene Kelly. Su hija la halló el domingo siguiente con la cabeza abierta y una sonrisa en los labios que ella nunca antes le había visto.

TELARAÑAS, Pilar Alejos

Están por todas partes, aunque a nadie parece importarle. Son tan invisibles y silenciosas que se expanden con rapidez. Con hilos envenenados tejen su trampa a nuestro alrededor sin dejarnos ninguna posibilidad de escapatoria. Nos vigilan día y noche. Lo saben todo sobre nosotros. Su poder es infinito.

La resistencia de algunos rebeldes les impide poseer el control absoluto. Son un problema muy peligroso que amenaza sus planes. Temen que pueda ser contagioso, por eso los someten a un asedio insoportable.

Permanecen siempre al acecho esperando su rendición. Tarde o temprano saben que serán suyos si navegan por la red. 

DESDE OTRA ÓPTICA, Ángel Saiz

Había sido felicitado muchas veces. Cada semana evitaba robos y hacía detenciones en el supermercado donde trabajaba como vigilante, era como si pudiese abarcarlo todo con una simple mirada. A él le gustaba decir que tenía un ojo dominante al que no se le escapaba casi nada, aunque esas palabras no fueran suyas, sino el diagnóstico de su oftalmólogo. Nadie se detenía a pensar que, al mismo tiempo y como consecuencia, también tenía un ojo vago, con el que miraba sin querer ver los pequeños hurtos de cierto muchacho reincidente, el mismo al que luego recriminaba, sin éxito, en casa.

PERFECTO FINAL, Pablo Núñez

Al fin había dado con unos personajes dignos de su pluma: desde la infancia, amigos, mas con el tiempo, a causa del deseo de contar con los servicios del mismo mayordomo, rivales. Uno de ellos cayó en una emboscada perpetrada por la mano del otro, e iba tejiendo continuas escenas de aventuras que dejarían al lector hipnotizado hasta la última frase. En pleno duelo, cuidando los detalles, se propuso buscar un final a la altura, pero los espadachines se negaron a seguir el argumento y, en lugar de tirarse estocadas, apartaron los sables y se fundieron en un apasionado beso.

Video Assistant Referee (VAR), Alberto Moreno 

Con tanta polémica nadie se percata, pero ellos tienen información privilegiada: ¡ahí está!, congelando la imagen se distingue claramente, ¡es un ovni! Y ahí, fíjate, tras la portería, es fácil identificar al asesino mientras apuñala a su víctima. O a esa mujer que instala disimuladamente una bomba bajo su asiento. Y lo más sobrecogedor de todo, ese ser diabólico, espeluznante, sólo visible pasando la imagen para atrás, fotograma a fotograma…

Sin embargo, aunque perplejos y petrificados, ellos ahora se deben a la única cuestión realmente urgente y trascendental: aclarar de una vez si ha sido o no ha sido penalti.

 

 

 

 

Rosa Gil   27.oct.2018 16:05    

PROBLEMAS TAMBIÉN CON EL FACEBOOK WONDERLAND

    jueves 25.oct.2018    por Rosa Gil    0 Comentarios

Tampoco puedo entrar y escribir en el facebook.

Me comentan que están revisando políticas de seguridad.....Cuando dicen esto, empiezo a temblar porque siempre pasan cosas graves. Como las que nos pasan. Espero que lo solucionen antes de mañana. De momento ésta es la única forma de comunicarme con vosotros.

Ay la privacidad!

 

Rosa Gil   25.oct.2018 15:48    

WONDERLAND-PROBLEMAS CON EL BLOG Y FACEBOOK

    jueves 25.oct.2018    por Rosa Gil    0 Comentarios

Hola! Como habréis podido comprobar, tenemos un problema generalizado con el enlace del blog vía facebook.

Lo están intentando solucionar.

Muchas gracias por haberlo detectado y habérmelo comunicado.

Si no se resuelve, inventaré alguna cosa para que podáis escuchar la sección de l'Art d'Escriure y ver los relatos ganador y finalistas.

Gracias por la paciencia!

Rosa Gil

Directora de Wonderland

 

Rosa Gil   25.oct.2018 15:35    

LA LECTURA...LA CULTURA COMO SALVACIÓN

    sábado 20.oct.2018    por Rosa Gil    0 Comentarios

Muchísimas felicidades a Lola Sanabria por su relato ganador "Trastornos". Felicidades a los 6 finalistas!

L'ART D'ESCRIURE 20 OCTUBRE 2018

GANADOR

TRASTORNOS, Lola Sanabria

Comenzó hacía años, tantos como llevaba jubilado. Unía el canto de las manos por los dedos meñiques, las subía hasta la altura de los ojos y paseaba por el parque durante horas. Al principio, algunos le preguntaban qué estaba haciendo. Él se paraba y los miraba sorprendido. « ¿No lo veis? ¡Estoy leyendo!», contestaba. Después de un tiempo, nadie volvió a preguntarle. Comentaban que estaba loco y evitaban acercársele, como si pudiera contagiarlos. Ellos hacían lo que había que hacer: reventar palomas con pan hinchado y clamar por un caudillo que metiera en vereda a tantos jóvenes y mujeres descarriados.

FINALISTAS: 6

ALTEZAS Y DONCELLAS, Isidro Moreno

Las jóvenes doncellas, ataviadas con sus más lindas ropas, desfilaban en su paseo dominical hacia la alameda, en la ribera del río.

Los domingos, los sapos exhibían su figura y su croar dejándose ver por la misma ribera.

La hermosa joven capturó un hermoso sapo que, aunque verde, la observaba con grandes ojos.

El hermoso y gallardo sapo, con su afinado croar, su mirada lasciva y su apuesta pose de príncipe azul, se dejó atrapar por la joven doncella.

Tras un largo beso, lo acostó bajo su almohada y, dormida, esperó al alba.

Cuando despertó, el sapo todavía estaba allí. 

ÁRBOLES, Gabriel Pérez Martínez

Por mi trabajo de jardinera, siempre llevaba barro en las botas, tanto que los meses que te fuiste por trabajo, no quise barrer la casa para que la tierra cubriera el suelo. Creció entonces un roble en el cuarto del niño y en el nuestro, una higuera. Yo te esperaba subida a sus ramas mientras nuestro hijo dormía. Llegó el otoño y entraron cumulonimbos por el teléfono. Estuvo lloviendo durante dos semanas y perdieron sus pétalos las begonias del salón. Llegaste en diciembre. Nos encantó que aparecieras con un árbol de Navidad, aunque olieras a perfume. Pero era de plástico.

DON JUAN HASTA LA MUERTE, Luis San José 

Puedo escribir la historia más triste imaginable. Decirte, por ejemplo, que solo queda silencio en este lado de la tapia. Que, al otro lado, me consta que hay gente que se abraza y yo no puedo ofrecerte más que unas manos descarnadas. Que bajo esta piedra de granito sigue latiendo un alma empeñada en recitarte a Neruda en esta noche estrellada. Puedo decirte que te quiero como si estuviera vivo, que necesito tenerte y abrazarte en una noche tan larga. Puedo… quiero decirte que te espero… para que devuelvas a tu marido el puñal que se olvidó en mi espalda.

EN HORAS BAJAS, Marta Navarro

Desde que murió nada ha salido bien. Tan ilusionado como estaba con su nueva condición, tantos trucos como había aprendido, tantos ensayos y al fin... ¡un fiasco total! eso ha resultado. ¿Para esto tanto esfuerzo? refunfuña con amargura, al filo del más sobrenatural ataque de nervios que podáis imaginar. Pese a todo él es un profesional y noche tras noche −esperanzado, infatigable− continúa intentándolo. Apariciones espectrales, rechinar de dientes, espeluznantes chirridos... Pero ocurre que ya nadie cree en los fantasmas y así no hay modo de trabajar. Y sabe que no es su culpa pero ¡ay! es tanta su vergüenza...

LA ESPERA, María José Viz

La niña, con ese único ojo en la frente emitiendo luces de colores, resultaba exótica. Ella no tenía la culpa de que sus progenitores la hubiesen traído de su planeta, Dibo, y la hubiesen dejado en aquel paisaje tan terrenal. Jamás los perdonaría, aunque viniesen arrepentidos, con sus antenas dobladas y sus rostros azulados, su pierna en el estómago y la tercera oreja en la frente. X2O, con tenacidad férrea, hizo la puesta a punto de su ojo luminoso. Cortó gruesos troncos y rompió grandes ventanales con la potente luz. Luego, se sentó a esperar, comiendo una manzana.

VACILANTE, Calamanda Nevado

Me gusta acariciar el tronco de los árboles en otoño, mirar el cielo a través de sus enormes  copas doradas disfrazadas de amarillo, y  disfrutar  del amable espectáculo

 de tus ojos si me miran diferente. Me he rendido  como una adolescente;   de nada protesto, ni de tu engaño, ni de hacerme  rabiar nombrándola en sueños, tampoco huyo.  Ando mansa por fuera, por dentro reventando sangre,  como el viento del mar dormido, los caballos en la dehesa, y esas mujeres  en las esquinas; transfiguradas por su oficio,  sintiéndose cansadas, delgadas, gordas o rotas. Ahogadas por la desigualdad  de este Edén  mustio.

 

Rosa Gil   20.oct.2018 16:05    

POR QUÉ LA INFANCIA DA TANTO JUEGO A LA MALDAD EN EL CINE?

    sábado 13.oct.2018    por Rosa Gil    2 Comentarios

Moltíssimes felicitats a Juan Carlos Ferrer por "Algo más que un juego de niños". Felicidades a los   finalistas!

L'ART D'ESCRIURE-BLOG-13 OCTUBRE 2018

GANADOR

Algo más que un juego de niños, Juan Carlos Ferrer

Con sus manitas de muñeca sujeta una porción  de chocolate  y una rebanada de pan.  En la cocina, mientras hace  los deberes, pone esa carita  de niña buena que encandila a todos. Esta tarde tiene que visitar a esa señora rara que la hace dibujar y le pregunta cosas. Nunca dirá nada. Nunca averiguará nada. Sabe muy bien cómo actuar. Tiene muy claro su objetivo. Hoy ejecuta la prueba definitiva. A hurtadillas  estampa sus labios humedecidos con carmín en el cuello de la camisa. Por la noche, cuando ellos discuten, un fuego de alegría recorre su cuerpo,  iluminándole el rostro.

 

FINALISTAS

EL MUNDO AL REVÉS, Ernesto Ortega

Papá intentaba modular la voz, ponerla ronca si hablaba el lobo o aguda cuando respondían los enanitos, pero lo hacía fatal y confundía las historias: lo mismo le probaba el zapato a Blancanieves que envenenaba a Caperucita. A veces se le escapaba una lágrima y tenía que ayudarle a seguir, hasta que poco a poco me hacía la dormida. Con los ojos cerrados le oía salir del cuarto y encender la tele. Al rato, cuando todo parecía en calma, me asomaba a hurtadillas, apagaba la tele, le quitaba los zapatos, le arropaba con una manta y le daba un beso. 

DOMINÓ, Paloma Hidalgo

Suspiró preocupada y recogió dos cubiertos del suelo. Tras ponerlos sobre la mesa, levantó el único plato que no se había roto. Con cuidado, para no hacerse daño, se encargó primero los fragmentos  más grandes, eran trozos de porcelana y de autoestima de ambos. Después, de las copas rotas y los sueños abandonados, y terminó barriendo el resto, una mezcla de polvo,  palabras vacías del marido, y promesas incumplidas de la mujer. Siguió limpiando mientras la necesidad de buscarse otro trabajo se hacía fuerte en la bayeta: sabía por experiencia propia, que en esa casa estaban a punto de despedirla.

DESEO, Javier Puchades            

Cada día se  acerca, un poco, al borde del abismo donde se esconde del miedo. Hace tiempo que la sonrisa se desdibujó de su rostro, donde el maquillaje no puede ocultar más. Las niñas ya no volverán a molestarle. No tendrá que suplicarles que, escuchen lo que escuchen, no se les ocurra llorar. Temblorosa, limpia los cristales que la lluvia no deja de salpicar. Deben brillar. No hay excusa.

Entonces, la cerradura. Siente penetrar el terror embadurnado con ese pegajoso olor a taberna. Y según avanza, zigzagueante por el pasillo, solo un último deseo: que le aseste el empujón final. 

DISTANCIA, Nuria Rubio

“La niebla londinense humedece los tulipanes de Ámsterdam”, piensa la insomne anciana. Su mundo es un pañuelo que palpita bajo la almohada. Tiene frío. Rasgado por el témpano de la soledad, el invierno abulense es aún más riguroso. Envuelta en un ovillo de ropa, se incorpora de la cama. Contempla el vuelo de coloridos pétalos entre sus dedos y esboza una triste sonrisa. En su mente, los días del despegue de ambos aviones y el eterno tiempo de ausencia… Una noche más, pliega en tela el viejo sueño de reunir a sus dos hijos en casa y se acuesta nuevamente.

SITIOS DIFERENTES, Calamanda Nevado 

Antes de conocerte giraba la vista a todos lados, me embriagaban  las chicas con  cuerpos en flor; su frescura y  perfume penetrante,  sus vestidos de  verano. Una tarde en la cuesta, cerca de la torre, monumental como una giralda, te vi. Mirabas  sin verme; como si fuera  trasparente.  Pensé que como  a las mariposas de colores te  contemplaría como un tonto. Abrí mi corazón esperando el estallido de tu eco; y que tú, mi endiablada diosa, me mires por fin  de cuando en cuando  desde  los cristales de tu  mirador.   Estoy  muy cerca  y silencioso;    observándote y  limpiando  tus ventanas.

 

TRANCES, Alberto Jesús Vargas 

Cuando la abuela se quedó viuda recurrió al espiritismo para seguir en contacto con nuestro difunto abuelo. Sin embargo, cada vez que entraba en trance y hablaban, acababan, como de costumbre, discutiendo. Un buen día, harta de tanta disputa y convencida de que jamás llegarían a entenderse, decidió romper definitivamente con él. Desconsolada, aprovechó su capacidad para comunicarse con el otro mundo y empezó a charlar con aquel pretendiente, que en paz descanse, rechazado por ella tiempo atrás. Desde entonces parece otra mujer, no escatima sonrisas, canturrea canciones por la casa y todos los miércoles reserva hora en la peluquería.

VISTO PARA SENTENCIA, Maria José Viz 

     A Jorge le apasionaba la serie Ironside, ese detective en silla de ruedas con tanto “savoir faire”, emitida en los años setenta. Transcurrió el tiempo y nuestro hombre todavía seguía soñando, día sí y día también, con que se le leían los derechos en un juicio multitudinario y retransmitido por TV, en el que su imagen se divulgaba por el mundo, a gran velocidad.

     Todos los esfuerzos para lograr su objetivo valían la pena: insultar, robar, violar, asesinar. Hasta que llegaba el momento placentero del: “¿jura o promete decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad?”

Rosa Gil   13.oct.2018 16:05    

QUÉ TERRIBLE VERSE OBLIGADO A EMIGRAR

    sábado 6.oct.2018    por Rosa Gil    1 Comentarios

Muchísimas felicidades a Xuan Folguera por su relato ganador "Juguetes". Felicidades a los 6 finalistas!

L'ART D'ESCRIURE 6 OCTUBRE 2018

GANADOR:

JUGUETES, Xuan Folguera

Todos han ido emigrando poco a poco hacia el Norte. El astronauta Buzz Lightyear partió con la intención de que lo contrataran en la NASA pero acabó dormitando junto a un playmobil bajo uno de los puentes del río Hudson. A Epi le colocan billetes en el tanga las noches que baila en un club de alterne. La mayoría de los que consiguieron llegar a Melilla han sufrido hemorragias de algodón cuando las concertinas les rasgaron el fieltro. Y aunque en las aguas del Mediterráneo, un osito de peluche todavía flota a la deriva, ninguno de nosotros recuerda su nombre.

FINALISTAS

ÉPICOS INSTANTES, Isidro Moreno

Descendí los escalones del módulo y, bajo la luz de La Tierra, mi bota marcó la huella en el polvoriento suelo jamás pisado por el Hombre. Luego, embargado por la emoción y con toda la solemnidad que el momento requería, tomé el estandarte reservado para la ocasión y postrado sobre mi rodilla, lo clavé en la playa y, en nombre de Isabel y Fernando, bendije aquel nuevo mundo mientras mi escudero me interrumpía con «que no son gigantes, mi señor, sino molinos».

Después, nos calló una lluvia de guantazos y agua lanzada a mala leche intentando paliar nuestra épica borrachera.

HABLADURÍAS, Rafa Olivares

Que Rosario Camuñas estuviera divorciada y sin hijos, que apareciera poco por la parroquia, que aún conservara una buena figura y que todas las semanas se desplazara a la capital en La Sepulvedana –a veces por tres o cuatro días–, levantó todo tipo de comentarios. Suele pasar en los pueblos en los que todos se conocen. Las conjeturas oscilaban entre si él sería casado o no, si tendría barba o sería barbilampiño, si quién le llevaba años a quién… Solo disminuyeron  cuando se dieron cuenta de que Rosario había perdido peso. Y de que se le estaba cayendo el pelo.

INSACIABLE, Pilar Alejos

Temblando, se acerca hasta el lugar donde se esconde. Aunque le asusta, viene dispuesto a hacerle frente. Descarga de la mochila las armas que trae para defenderse. Le lanza los cuentos para dormir, el balón de reglamento, los coches, los peluches, los cromos de fútbol, los superhéroes y los libros de pintar, junto con los lápices de colores. Aun así, no logra detenerlo.

Cuando cree que ya no le queda nada con lo que luchar, encuentra su fantasía en el fondo de su bolsillo y se la arroja con rabia.

Pero su adulto, de un zarpazo, le roba la niñez.

SWING, Pedro Herrero

Lo conocí en un viaje turístico por Japón. Él estaba golpeando pelotas de golf desde la grada de un estadio, las lanzaba al centro del césped. Había varios jugadores que competían por ver quién lo hacía más lejos. Le dije que aquello no era golf, que después del primer drive tendría que ir a buscar la bola, cambiar el palo para el approach, probar el putt, meter la bola en el hoyo. Creo que no supo de qué le hablaba, pero debí impresionarle mucho porque me agarró por la cintura y me besó apasionadamente. Ya está, no ocurrió nada más.

ARCOÍRIS, Javier Goñi

Todas las mañanas, en el autobús, cruzo la mirada con el mismo chico. Es imposible no fijarse en él; cada día va vestido de un color. Me imagino su armario como un arcoíris. Tengo curiosidad por saber el motivo de dicha tradición, pero cada vez que me dispongo a preguntarle, sus ojos vidriosos me recomiendan posponerlo.

Hoy, después de cenar, me he encontrado con él cara a cara. Por fin me he atrevido a formular la duda y, el chico del espejo, me ha respondido que aún no sabe cómo decirlo, pero él es los seis colores a la vez.

CURRÍCULUM PARA ESCRITOR FALTO DE INSPIRACIÓN, Pablo Núñez 

Matías, viudo. Soy un tipo solitario de mirada melancólica, entrado en años, presente oscuro y futuro algo incierto. Como verá, resulto ideal para dramas: mi tono gris es perfecto para la lágrima fácil, eso sí, sin necesidad de que me haga sufrir demasiado. Si prefiere la comedia, también sirvo. Indague en mi pasado, fui humorista en un espectáculo ambulante de variedades. No obstante, además le puedo ofrecer un buen argumento si lo suyo es la novela policiaca. Le confesaré, bajo promesa de no desvelarlo hasta el final, que tras mi perfil de anciano distraído, escondo al asesino de mi mujer.

Rosa Gil    6.oct.2018 16:05    

L'ART DE PUBLICAR

    sábado 29.sep.2018    por Rosa Gil    1 Comentarios

Inauguramos hoy la sección L'Art de Publicar, dentro de L'Art d'Escriure.

Cada sábado de final de mes, conversaremos con dos relatistas que hayan publicado libros y/o estén a punto de publicar uno. En esta ocasión nos acompañan Carmen Quinteiro Moreno y Antonio Ortuño Casas.  Ambos tienen dos libros en su haber y el tercero está muy cerca de ser publicado. Son nuestros dos primeros Wonderrelatistas de L'Art de Publicar.

Nos gustaría recibir vuestras propuestas: si habéis publicado un libro de relatos, de poesía, de ensayo o ficción...o estáis a punto de hacerlo, escribid a nuestro correo: wonderland@rtve.es. Nos hará ilusión que nos habléis de ellos en nuestro-vuestro programa!

L'ART DE PUBLICAR-29 SETEMBRE


RELATAMENTE CORTOS I- ANTONIO ORTUÑO CASAS
RELATAMENTE CORTOS I- ANTONIO ORTUÑO CASAS
RELATAMENTE CORTOS I- ANTONIO ORTUÑO CASAS
RELATAMENTE CORTOS I- ANTONIO ORTUÑO CASAS
RELATAMENTE CORTOS I- ANTONIO ORTUÑO CASAS
RELATAMENTE CORTOS I- ANTONIO ORTUÑO CASAS

Rosa Gil   29.sep.2018 17:30    

CUANDO LA DUDA Y LA PENA NOS ACOMPAÑAN PARA SIEMPRE

    sábado 29.sep.2018    por Rosa Gil    0 Comentarios

Muchísimas felicidades a Josep Maria Arnau de Bolós por su relato ganador "La duda". Felicidades también a los 5 finalistas

L'ART D'ESCRIURE-29 SETEMBRE

 

GANADOR:

LA DUDA, Josep Maria Arnau de Bolós

Olvidado por Papá Noel y los Reyes Magos, tampoco festeja santo ni cumpleaños. Nadie se acuerda. Siempre es invierno, ya no vienen visitas. Se pasa las horas escuchando el oscuro silencio. Hasta que su madre le hace la amarga pregunta. Él sigue mudo.

Cuando nadie lo ve, va a la habitación de su hermano. Como aquel día soleado. La pelota sigue en la papelera, las bambas bajo la silla y los libros en la mochila. La cama está fría; la ventana, tapiada. Recuerda a menudo esa mañana, pero la imagen se bloquea en el momento que el sol le deslumbró.

FINALISTAS

HUELGA ÁTONA, Javier Goñi Serret

La RAE ha actualizado el diccionario. Otra vez. No les bastaba con dejar a sólo solo. Ahora todas las tildes han perdido el guion, relegadas al cajón (de)sastre.

Están hechas un lío. Tienen crisis de identidad y dudan de si su posición debe ser abierta o cerrada. Algunas incluso están entrenando para poder hacer circunflexiones. Las más asustadizas se han resguardado debajo de la “c”, haciéndola cedilla. Las más lanzadas están organizando una huelga general para dejar de acentuar durante un día. No saben si apuntarse al paro y esperar su oportunidad, o emigrar al francés, que tiene más variedad.

 

PELUCHES, Luis San José

Fue una noche de viento cuando lo vio salir del dormitorio y se levantó sobresaltada. Sintió entonces cómo chirriaba la tapa del arcón donde su hija guardaba su inocencia, sus juguetes, sus sonrisas. El tren de madera, convertido en serpiente, pasaba su lengua pegajosa por las sábanas. Fue una noche de silencios y secretos, de sombras y visillos en acecho, de peluches con respiración entrecortada, de sudor y de taberna, de grandes ojos redondos que se tragaron toda la negritud de la noche. Ella corrió entonces a esconder su silencio y esperar embozada con un grito atravesado en la garganta.

CORPORE SANO, Gabriel Pérez Martínez

El niño escucha un aullido a sus espaldas mientras camina solo por el bosque. Asustado, echa a correr y no ve el pozo que se hunde entre la hierba. Cae cinco metros sin lastimarse. Levanta la cabeza y admira el círculo de luz que está convencido de alcanzar en cuanto Dios lo ayude. Reza tres padrenuestros cuando el cubo que se encuentra fuera se desprende hasta sus brazos. Agarra la cuerda. Está bien sujeta y sólo tiene que escalar a través de ella para salir, pero así como saca un diez en Religión, nunca le había interesado la Educación Física.

NOTICIAS FRESCAS, Mei Morán


Abre el periódico; ojea los titulares de información internacional, sin profundizar demasiado para no empezar el día con cabreo. Sonríe con las tiras de humor, curiosea el horóscopo para ver si coinciden el vaticinio, los deseos y la realidad; ignora la sección de deporte; se fija con hambre de instruirse en la partida de ajedrez. A punto de cerrar el diario descubre en el obituario un Din A4 escrito a lápiz, de trazo flojo, como si fuera a desaparecer. Reconoce enseguida la escritura. Podría tratarse de una esquela más. La frase cursiva, cansada: Lo nuestro ha muerto, descanse en paz.

TIEMPO AZUL, Calamanda Nevado Cerro 

Voy triste por la calle, llega Navidad. Fecha sagrada donde late con fuerza de vendaval, desolación ajena y  pobreza.  Cierro los ojos,  quieta y silenciosa,  observó  mis relucientes zapatos infantiles. Algo  interior me sube a la garganta, manchándola de preguntas y parando  mi reloj  y el sol. La brisa seca da de comer a un niño, con el alrededor de los ojos pintados de gris, una sardina  sin aceite, sin pan, o  gazpacho en un cuenco.

No deseo ni a limpiarme el moco, comienzo a hacer mucho ruido  en el suelo con mis botas  y a gemir como un perrillo.

 

 

 

 

Rosa Gil   29.sep.2018 16:05    

CUALQUIER INTENTO DE SALIR DEL REBAÑO ES ATAJADO RÁPIDAMENTE....pero seguimos intentándolo!

    sábado 22.sep.2018    por Rosa Gil    0 Comentarios

Muchísimas felicidades a Rafa Olivares por su relato ganador "De frustraciones". Felicidades también a los 6 finalistas!

L'ART D'ESCRIURE 22 SETEMBRE

GANADOR

DE FRUSTRACIONES, Rafa Olivares

Ireneo Ripalda ocupaba el puesto H10 en una gran sala diáfana, de paredes desnudas, con un centenar de mesas perfectamente alineadas con orientación norte. En cada una de ellas, una pantalla, un teclado y un teléfono. Ireneo había intentado infructuosamente que la dirección realizara cambios en la distribución o introdujera algún elemento decorativo. Pero aquel día, Ripalda tuvo una gran idea y decidió llevarla a cabo. En un santiamén, giró su mesa ciento ochenta grados y se situó en sentido contrario al de todos sus compañeros. Se sintió feliz durante quince minutos. El tiempo que tardó el resto en imitarle.

FINALISTAS

EL REINO ANIMAL, Mei Morán
Sabía que ella se interesaba por la zoología. Decidió ponerle ejemplos. Le habló de hipocampos, albatros, guacamayos, buitres. Le contó lo de los pingüinos, que dejan una piedrecita a los pies de la hembra que más les gusta. Si ella se digna a aceptarla se convertirán en pareja. Para siempre. Evocó a los cisnes, nutrias, las tórtolas. Citó a los temibles chacales, a los lobos solitarios. Ella se lo temía, no le dejó terminar. Antes de que siguiera con la fidelidad nombró a los delfines y a los conejos. Que no dejan de intimar, promiscuos. Solo por el puro placer.

LA SOLUCIÓN FINAL, Lola Sanabria

Los turistas ya se han ido y nos dejan salir de nuestros escondrijos. Cenicientos y tambaleantes, abrimos los ojos a una luz grisácea precursora de tormenta. Nadie hace recuento. Para qué. Atrás quedan los muertos tras el largo verano de ayuno.  Entre las bajas se cuentan mi padre anciano y el más tierno de mis hijos. Todos los años caen los más débiles. Tenemos hambre. Mucha. Esperanza, la mayor de seis hermanos, se adelanta a coger la piña que cae del cielo. La explosión nos ha alcanzado a todos. Unos ya han muerto, otros, agonizamos sobre tierra agrietada y reseca.

MATRIOSKA, Ángel Saiz

Todos duermen. Ella contempla la muñeca colorida que alguien trajo de su viaje a Rusia. Recuerda el madrugón para preparar ropa y desayunos a los niños, la dura jornada en la oficina. Cuando saca la que sigue le viene a la mente la visita a su madre, mayor, delicada. Al extraer el resto, huecas, cada vez más pequeñas, rememora lavadora, plancha, ayuda con los deberes, marido cansado y cena.

Libera la última, de madera maciza; aunque diminuta, le parece auténtica. Se identifica con ella, la pone junto al teclado. Por fin, puede concentrar las últimas energías en escribir un poema.

PINTO, PINTO, Luis San José 

Con los pies a remojo, intentaban decidir qué cebos eran los idóneos para aquellas aguas. «Creo que lo mejor son las larvas de mosca con anzuelo del ocho para evitar que se mueran demasiado pronto». «No creo. Estas babosas que engordé precisamente anoche con melón y un anzuelo del doce…». «¿Por qué no utilizamos las lombrices de toda la vida? También se agitan lo suyo y parece que no saben morirse». «Pues no sé qué hacer!» «¿Lo echamos a suertes?» Mientras, al chapoteo de sus pies en el agua, acudieron dos barracudas agitando su propia indecisión por debajo del bote.

RUEDA DE RECONOCIMIENTO, Pilar Alejos

Tiembla mientras espera. Se ahoga en su miedo. Será incapaz de articular una palabra. Permanece en estado de shock desde entonces. Recordar le angustia tanto que está a punto de perder el sentido. Imposible olvidar ese terrible día cuando le sujetaban los brazos al tiempo que mantenían su cabeza sumergida bajo el agua. La tortura se prolongó hasta que cayó inconsciente sobre el suelo. Creyeron que se les había ido de las manos, que estaba muerto.Aunque le dicen que no está solo, le aterroriza tener que revivir aquella pesadilla. Teme señalar a sus agresores ante el director del colegio.

UN DÍA MÁS, Juan Carlos Ferrer

Algunas gotas golpean el cristal de la ventanilla  empujadas por el viento. La luz del amanecer  ya lo ha envuelto todo. Viejos bloques del extrarradio,  pequeños  huertos próximos a las chabolas, fábricas desvencijadas, un cementerio de coches  y  áridos descampados. Llega la nada y atraviesa el túnel mientras escucha un pitido,  casi un lamento. El revisor es un equilibrista recorriendo el vagón. Algunas personas  iluminan su rostro con la luz fantasmagórica del móvil. Veintitrés años recorriendo ese paisaje. Esa mañana no se bajará en el apeadero, nunca más. Lo tiene decidido. Cuando finalmente se abren las puertas desciende en soledad.

 

 

 


 

Rosa Gil   22.sep.2018 16:05    

EL SOMRIURE SOTA EL BIGOTI, de Carlota Benet

    viernes 21.sep.2018    por Rosa Gil    0 Comentarios

Els Wonderlands d'estiu no els teniu al podcast del programa. Pep Forns ha volgut consultar l'entrevista reemesa dissabte 1 de setembre. L'hem cercada i aquí la teniu!

CARLOTA BENET

 

Rosa Gil   21.sep.2018 11:24    

Rosa Gil

Bio Wonderland

Aquest és el blog del Wonderland. Aquí hi podreu llegir l'actualitat del programa, els relats guanyadors del concurs de Micro-relats i hi podreu escriure els vostres comentaris."
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios