« "Guardando las distancias", José Manuel Dorrego, guanyador de la setmana | Portada del Blog | Guanyadors del trimestre »

Alguien, de José Manuel Dorrego Sáenz, guanyador de la setmana

    sábado 4.jun.2016    por Rosa Gil    0 Comentarios

Hi ha ferides de guerra causades per bales que ningú no ha disparat. O les ha disparat algú? Aquí teniu els relats, i podeu tornar a escoltar la secció tants cops com volgueu!

 

L'ART D'ESCRIURE 4 JUNY

 

Guanyador:

Alguien, de José Manuel Dorrego Sáenz
En una guerra, siempre resulta complejo precisar quién dispara la primera y quien la última de todas las balas. En nuestra contienda, ignoramos al artífice de la primera, pero todos pudimos escuchar la última sobre el silenciado campo de batalla. El proyectil le alcanzó de lleno a alguien, que cayó fulminado en el acto. El informe de la forense resulta de lo más inquietante. Así, en la línea 12 del mismo, leemos:
—Orificio limpio de salida de dos milímetros.
Dos renglones más abajo, la demoledora conclusión:
—No hallándose orificio de entrada, todo apunta a que el disparo fue realizado desde dentro.


Finalistes:

Blancanieves, Javier Puchades.
“Espejito, espejito. ¿Quién es la más guapa?” se preguntaba Blanca cada noche frente al espejo, su respuesta siempre igual “tú no, gorda”. El ritual era vomitar, subirse a la báscula y mirarse al espejo.

Su piel mostraba sus huesos, pero ella como en una atracción de feria se veía gorda.

Estaba contenta, engañando a su madrastra logró pasar el día con solo una manzana, había rebasado la marca roja que tenía dibujada sobre la báscula, menos de 40, haría felices al grupo de Facebook.

Estaba cansada, se acostó, se durmió…

A ella, por desgracia, ya no la despertaría ningún príncipe.


Coherencia, Rafa Olivares.
Siempre apuró todo antes de darlo por amortizado. No cambiaba de coche hasta que las facturas mensuales de su mantenimiento superaban la cuota del préstamo para comprarse otro. Lo mismo le pasaba con las prendas de ropa; hasta que se perdían en la lavadora hilachas y colores no dejaba de usarlas. Y de los zapatos solo prescindía cuando los calcetines empezaban a rozar el suelo. Por eso nadie se sorprendió cuando, tras tres infartos y con noventa y ocho años, se levantó de la mesa de operaciones, tomó el corazón en una mano y dirigió sus pasos hacia el cementerio.

Confuso Aleteo, M. Belen Mateos.
Una vulgar mosca, de patas peludas, azabache color y abdomen amarillento. Un díptero volátil de alas transparentes capaz de succionar la sangre y los deshechos más nauseabundos, nadaba en mi suculenta sopa de fideos, navegando desafiante encima de esa larguirucha pasta.
Traté de apartarla, intenté sumergirla en ese caldo humeante y delicioso, pero asomó su trompa sorbiendo mi sabroso manjar, saboreando con placer cada gota salada. La atrapé, con cierto empeño, y degusté cada región de su cuerpo.
Creo que aún habita en mí, siento aletear minúsculas alas en mi estómago y estoy seguro de que yo…yo, no estoy enamorado.


El domador de ácaros, Lola Sanabria.
Los guardaba en un trapo de limpiar polvo, dentro de una caja de zapatos. Cada vez que se abría un bote de jarabe, recogía las arandelas de plástico que se separaban de los tapones, las colocaba frente al trapo y ordenaba a sus invisibles amigos que saltaran por el aro. A mí aquello me parecía excesivo pero mi madre lo tenía muy consentido y lo dejaba hacer. Cuando comencé con estornudos, lagrimeo y congestión nasal, ella tuvo que intervenir. Me dio algo de pena ver a mi hermano llorar mientras miraba el trapo girando dentro del tambor de la lavadora.

Descubrimiento, Miguel Ibáñez.
Siguiendo los botes sin control de su saltarina pelota a través del largo pasillo, Juan acabó sin querer en la habitación de sus padres. Le pudo la curiosidad y abrió la puerta un poco para poder fisgar lo que pasaba dentro. Allí fue la primera vez que vio a la bestia; una criatura espeluznante que desgarraba el cuerpo de su madre entre terribles aullidos y zarpazos.
Cuando ya creía que era un mal sueño de la infancia, muchos años después, volvió a encontrarse con ella, pero esta vez cara a cara. Estaba reflejada en los temerosos ojos de su mujer.

El sexo puede cambiarlo todo, Gabriel Pérez.
En esa casa recién construida no vive Mizuki Tanaka, aunque no le habría importado: es amplia y con unas vistas preciosas del atardecer en el país del sol naciente.
Mizuki nació una calurosa noche de un cinco de agosto, dos meses antes de lo previsto y fue directa a la incubadora. En cuanto la vieron sus padres, a pesar de que habían elegido el nombre que le pondrían desde el tercer mes de embarazo,
comenzaron a llamarla Shōjo, que significa “pequeña muchacha”, lo mismo que “Little Boy”, pero en femenino: el monstruo que la privó de sentir su primer atardecer.


Incomunicación, Angel Sáiz.
El contestador reprodujo de nuevo la voz enlatada, un mensaje que había ayudado a grabar a su padre varios meses atrás, antes de mudarse por cuestiones de trabajo a la otra punta del mundo. Hablaban casi cada noche, pero dejaron de hacerlo tras una discusión por una nimiedad, en la que el hijo, que había tenido un mal día, lanzó sin pensar unos dardos terribles. Poco después intentó disculparse, pero al anciano le afectaron seriamente aquellas palabras. Llevaba días sin coger el teléfono, volcado en dar de comer a su gato hambriento, al menos hasta que descubrieran su cadáver mordisqueado.

Rosa Gil    4.jun.2016 17:44    

0 Comentarios

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido registrado. Los comentarios no aparecerán hasta que sean aprobados. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Los comentarios están moderados y no estarán visibles hasta que sean aprobados.

Mi comentario

Rosa Gil

Bio Wonderland

Aquest és el blog del Wonderland. Aquí hi podreu llegir l'actualitat del programa, els relats guanyadors del concurs de Micro-relats i hi podreu escriure els vostres comentaris."
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios